Popular channels

La izquierda y el no pago de la deuda



Por Rolando Astarita

A raíz del conflicto entre el gobierno nacional y los holdouts, desde muchos sectores de la izquierda se ha lanzado una campaña por el no pago de la deuda externa, pero acompañada de la nacionalización de la banca y el comercio exterior, y alguna otra medida. La idea es que hay que vincular el no pago a medidas más radicales. Como lo expresa un sitio web del PTS (pero hay muchos planteos similares): “…el no pago debe estar ligado a medidas como el monopolio del comercio exterior y la nacionalización de la banca para evitar las maniobras de las multinacionales exportadoras y los bancos. Esto permitiría importar y exportar en función de satisfacer necesidades sociales y que el crédito vaya a los trabajadores o a los pequeños comerciantes ahogados por el gran capital. La propia dinámica de los acontecimientos impondrá la necesidad de la clase trabajadora de expropiar a las multinacionales, incluso los grandes aglomerados de la burguesía local, que se ubicará del lado del imperialismo. Hay que unirse con los pueblos oprimidos de Latinoamérica y otros continentes para enfrentar el saqueo imperialista. Se inicia un camino de lucha”. Esto se presenta como un programa de “soberanía nacional contra el imperialismo”. Otros proponen “romper todos los lazos económicos y políticos que nos atan al imperialismo”, para formar un club de deudores de países latinoamericanos (declaración de Izquierda Socialista).

Es importante destacar que, a diferencia de los planteos nacionalistas al estilo de La Cámpora o partido Comunista, en estas formulaciones se reconoce que la deuda externa no tiene su origen meramente en los factores externos (capital financiero internacional, imperialismo) sino también en el capitalismo local. Aunque con matices importantes, coincido en este punto.

Sin embargo, lo que no se comprende es quién va a aplicar el programa que se postula. ¿A quién se le exige que rompa con el capital financiero internacional? ¿Al gobierno K? ¿A los partidos de la oposición burguesa? ¿Quién va a llevar adelante estas medidas? Estas son las preguntas decisivas a la hora de agitar una consigna, ya que atañen a quién la va a aplicar, y en qué condiciones. Pero esto es lo que no se aclara. Pareciera que debe quedar librado a la buena interpretación del receptor del mensaje. Sin embargo, es imposible plantear una lucha estratégica si no se aclaran las perspectivas y condiciones en que se van a aplicar la estrategia y el programa. Más precisamente, la cuestión medular es: ¿qué clase va a estar al frente del gobierno que eventualmente deje de pagar la deuda y estatice el comercio exterior y la banca? Si no se define este asunto, el planteo está en el aire.

Por eso, hay que decirlo con todas las letras: un gobierno de la clase capitalista, por más que se declare en default, no va a cambiar la esencia de las cosas. Para expresarlo a través de una pregunta retórica: ¿qué contenido progresista tiene que un gobierno dirigido por Kirchner, Boudou, y similares, se niegue a pagar la deuda, si van a seguir vigentes todas las condiciones que llevaron a la deuda? Mi respuesta es que ningún contenido progresista. No hay que andar con ambigüedades en esto.

Y la situación tampoco se va a modificar en algún sentido progresista (para el pueblo trabajador) con un “club” de deudores latinoamericanos, en tanto esos deudores sean los gobiernos y las burguesías latinoamericanas. Para el que dude, ahí está el ejemplo de Venezuela, que paga religiosamente su deuda externa, aun al precio de dejar desabastecido al país de insumos esenciales. O el de Ecuador, que luego de haber reducido la deuda, acaba de volver (junio de 2014) a los mercados internacionales de deuda, al tiempo que recompone relaciones con el Banco Mundial. Esto sin contar que se ha estado endeudando con China a tasas de entre el 7% y 8% anual (la deuda con China hoy representa el 35% de la deuda total; además, mucha de esta deuda está atada a la contratación de obras con empresas chinas). Por supuesto, los gobiernos de Brasil, Colombia, Chile, Uruguay, para citar algunos otros casos, ni remotamente sueñan con un “club de deudores”, y menos todavía con “cortar lazos con el imperialismo”. ¿Qué sentido tiene entonces esta consigna del “club de deudores”? Estas burguesías saben cómo defender sus intereses, y estos no pasan por andar rompiendo con ningún imperialismo o capital financiero internacional.

El error de fondo

El problema que subyace a este planteo de la izquierda radical es que cree que la deuda involucra la “liberación nacional”. Esto es, piensa que la deuda sería un mecanismo de dominación neocolonial, y por lo tanto el no pago sería una medida de soberanía, del tipo “segunda independencia”. La realidad es que no hay nada de esto. La deuda es una consecuencia natural de los mecanismos de acumulación capitalista bajo determinadas condiciones de capitalismo económicamente subdesarrollado y dependiente. Para ponerlo de manera sencilla: si se deja de pagar la deuda, pero sigue la fuga de divisas, esto es, si continúa siendo débil la acumulación ampliada de capital, no hay manera de que las cuestiones de la deuda no vuelvan a aparecer.

Por eso también es ingenuo creer que porque no se pague deuda van a subir los salarios, o las asignaciones para salud o educación popular. ¿Por qué no decir que habrá más dinero para el enriquecimiento del lumpen encaramado al Estado, para la fuga de divisas, y para seguir lucrando a expensas del pueblo con negociados sin fin? De la misma manera, ¿por qué se piensa que con la estatización del comercio exterior las exportaciones e importaciones estarán “al servicio de las necesidades del pueblo”? ¿Desde cuándo las operaciones del Estado capitalista se ponen “al servicio del pueblo”?

Para que se vea desde otro punto de vista: si el 66% de la deuda es interna (el Tesoro con el Banco Central, el Nación y ANSES), y si además buena parte de la deuda está en manos de tenedores argentinos, ¿cómo se puede decir que está involucrada una cuestión de soberanía nacional?

Por otra parte, también es un sinsentido pensar que los intereses de la burguesía argentina (o de cualquier otra) pasan por el fomento de un capitalismo puramente “nacional”, cerrado de puertas adentro. El capitalismo en un solo país es imposible; el capital es “internacionalista” por naturaleza, y ningún capital vive de espaldas a los necesarios vínculos con el capital mundializado, en todas sus formas. Puede haber, a lo sumo, algún arresto de “estatismo nacional”, pero que en estas épocas de globalización será tan breve como vacío de contenido.

Por eso no tiene sentido alentar la más mínima esperanza en que, llevada por alguna lógica de “autodefensa nacional” la clase dominante (o alguna fracción de ella) entre en una dinámica anticapitalista. No le pidan peras al olmo. Si la clase capitalista argentina se beneficia de la explotación de la clase obrera argentina, y si para mantener esa explotación son esenciales sus vínculos con el capital financiero internacional, ¿por qué rayos la clase capitalista argentina va a tomar medidas anticapitalistas para combatir al capital financiero internacional?

En resumen, lo que está en juego hoy no son la “soberanía” ni la “patria”. La clase dominante argentina se endeudó con plena conciencia. Cuando dispuso tribunales internacionales de arbitraje, lo hizo porque pensó que era un buen negocio. Aquí no hay contenido real para una “causa nacional” por la deuda. Para que haya una “causa nacional” tendría que haber una relación de opresión, como sucede en las colonias. Pero no es lo que ocurre en Argentina. Para ponerlo con dos nombres de moda, los Boudou y los Lázaro Baez argentinos no están “oprimidos” por colonialismo alguno. Para ellos (y para todos los Macri, Scioli, Binner, Carrió, Massa, así como para todos los Rocca, Pescarmona, Bunge y Born, y similares) lo que está en juego son negocios, participación en ese botín que los marxistas llamamos plusvalía. Por eso la divisoria no pasa por “patria o buitres”, sino por la oposición de clases, entre explotados y explotadores. Querer unir a la clase obrera con la burguesía “nacional progresista” (supuestamente antiimperialista) detrás de la causa nacional del no pago de la deuda, es como querer unir el agua con el aceite. El no pago de la deuda solo tendrá un sentido progresista si es planteado desde un programa integral de transformaciones sociales y revolucionarias, decidido por los mismos productores directos, los trabajadores. Y para esto, hay que tener poder. De lo contrario, estamos ante palabrerío vacío.
0
0
0
0No comments yet