Popular channels

La más poderosa de Uruguay, mujer, petisa y comunista

Petisa, comunista y mujer.

Olivera se siente conforme, pese a reconocer el déficit en el tránsito y la lentitud del sistema de transporte; la basura salió del foco pero sigue siendo un problema



Para la intendenta Ana Olivera y su sector, el Partido Cominista del Uruguay (PCU), esas tres características de la jefa comunal fueron una mochila durante su gestión. Pese a su autocrítica sobre el tránsito y el fracaso del corredor Garzón, los comunistas destacan los avances de la administración de su camarada en limpieza y descentralización, y advierten que los prejuicios afectaron la percepción de la ciudadanía sobre la dirigente.




“Es una excelente gestión que no ha sido valorada en toda su dimensión y pensamos que el tiempo la va a poner por separado de cuestiones político electorales, de pertenencias partidarias, de pertenencias de género, de características personales." dijo el secretario general comunista, Eduardo Lorier.

Olivera llegó a la intendencia en medio de una crisis del Frente Amplio (FA) en Montevideo.

En la campaña que la llevó a la comuna el tema principal fue la limpieza. En esta campaña que termina el centro de las propuestas salió del tema basura y se fijó en el tránsito.

Pero hubo algo que no pudo modificar en los cinco años: la baja aprobación de su gestión por parte de la ciudadanía.

Basura

Cuando Olivera asumió el 8 de julio de 2010 prometió dar en seis meses “un vuelco en la limpieza de la ciudad”. Aunque la intendenta enfrentó de arranque sobre ese fin de año un prolongado conflicto con los municipales, con el avance de la gestión hubo mejoras en un sistema que había colapsado.

La dirigente admitió en agosto de 2013 “había solo 10 camiones recolectores”.

“En el medio de la campaña electoral llegó un día que había un solo camión sano”, confesó.



Su administración compró nueva maquinaria por US$ 30 millones, destino más personal al área, generó cuatro plantas de clasificado y se redujo la circulación de carritos tirados por caballos. De todos modos, el problema continúa como uno de los principales reclamos de los vecinos según los estudios de opinión pública.



Lo político

La limpieza influyó en la percepción de los montevideanos sobre la gestión. Un estudio realizado por la consultora Equipos entre marzo de 2014 y enero de 2015 señaló a Olivera como la intendenta del país con menor aprobación (31%).

El vínculo con los funcionarios municipales (Adeom) es otro de los reclamos de los ciudadanos. En ese sentido, Olivera vivió tres momentos. Asumió enfrentada a Adeom y decretó la esencialidad para el servicio de limpieza.



Luego tuvo paz sindical e incluso firmó un convenio colectivo cuando el gremio fue dominado por dirigentes comunistas pero, tras las elecciones del último año, el conflicto tocó otra vez la puerta de su despacho.

“Ella hizo un gran esfuerzo pero obtuvo muy pocos resultados. Entre los pocos y los erróneos, si la medimos por los resultados han sido muy pobres. Entre otras cosas porque fue una intendenta sin respaldo político y a partir de eso sin liderazgo, y por lo tanto fue una intendencia sin rumbo. En los grandes temas que tuvo que resolver como la limpieza y el tránsito no pudo”, dijo el diputado de Alianza Nacional, Jorge Gandini, que aspiraba a competir por ese sillón.



Sobre la limpieza dijo que “al final algo se mejoró en base a muhco dinero”, pero advirtió que esa partida debió haber sido invertida desde el comienzo.

Lorier destacó como punto saliente de la gestión Olivera la transferencia de recursos a los municipios. Esas partidas permitieron a los gobiernos locales iluminar plazas y acondicionar espacios públicos.

Tránsito y boleto

El crecimiento del parque automotor y errores en las obras proyectadas generaron un déficit para la administración en materia de tránsito.

La administración frenteamplista proyectó desde 2005 un Sistema de Transporte Metropolitano basado en vías troncales que tuvo su primer fracaso con el corredor Garzón.



Olivera tuvo autocrítica y además removió al director de Movilidad Urbana, Gerardo Urse, lo que generó problemas con el sector del exjerarca, el MPP.La intendenta también incumplió su compromiso de subir una sola vez al año el precio del boleto.



Entre enero de 2013 y el mismo mes de 2015 el precio del tique subió cinco veces a razón de $ 1 por vez.
0
0
0
0No comments yet