Check the new version here

Popular channels

La Morsa cada vez más complicada

El ex CEO de Torneos y Competencias, Alejandro Burzaco, enredó al jefe de Gabinete y otros funcionarios en el escándalo por sobornos en la entidad madre del fútbol mundial. José Luis Meiszner y Pablo Paladino cada vez más comprometidos. Los nexos K que manchan la pelota



El escándalo de corrupción que azota a la FIFA sigue causando coletazos en la política nacional. Ayer, el ex CEO de Torneos y Competencias (TyC), Alejandro Burzaco, declaró ante la Justicia de los Estados Unidos y comprometió a diferentes funcionarios nacionales, especialmente al jefe de Gabinete, Aníbal “La Morsa” Fernández y muchos de sus allegados más directos.

Burzaco compareció en los juzgados de Nueva York ante el juez Raymond J. Dearie alrededor de 25 minutos, y en sus dichos implicó seriamente al gobierno nacional en todo el entramado corrupto para la adquisición de los derechos de las transmisiones de torneos de fútbol.

El candidato a gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria, es el nombre que atravesó en todo momento la declaración del exCEO de TyC, sobretodo luego de que nombrara como sus interlocutores en el caso, al secretario general de la Conmebol y expresidente de Quilmes, José Luis Meiszner, y al responsable de las transmisiones del Fútbol Para Todos, Pablo Paladino, hombres de llegada directa a la Morsa.

Meizner y Paladino son hombres íntimamente ligados al funcionario nacional, y claves a la hora de desenmascarar la corrupción desatada en el caso y por el cual estarían implicados altos funcionarios nacionales por haber actuado como nexos con los implicados, de los cuales Burzaco dio nombres y apellidos ante la Justicia norteamericana, que todavía no transcendieron, aunque todo invita a pensar que el mayormente involucrado sería Fernández.

Temor rosado

La buena sintonía existente entre Burzaco, la Morsa y distintas autoridades nacionales durante largos años, llevaron a que éste fuera un hombre de consulta constante por parte del gobierno a la hora del desarrollo del Fútbol Para Todos, siendo insalvable para muchos funcionarios despegarse de las relaciones que lo unen con el mandamás de TyC.

El empresario afirmó ante la Justicia norteamericana que Meizner y Paladino, junto al actual titular de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Luis Segura, fueron partícipes de todos los hechos delictivos que se imputan en la causa por corrupción en la FIFA.

Vale recordar que el temor que reina en la Casa Rosada por estas horas es muy grande, ya que este caso puede acarrearle una pérdida de votos de cara a las elecciones del 25 de octubre, donde la Morsa es la principal apuesta del kirchnerismo más duro. El oficialismo recela que Burzaco pueda abrir aún más la boca y perjudicar la carrera política del quilmeño, así como el futuro del programa fetiche del kirchnerismo, como lo es el Fútbol para Todos.

Además de Férnández, otras personas que podrían llegar a ser nombradas como nexos entre los involucrados en el caso de corrupción en la entidad madre del fútbol mundial y el gobierno, serían los ex jefes de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y Jorge Capitanich, con quienes Burzaco mantuvo también una íntima relación durante largo tiempo.

Burzaco deberá volver a declarar el próximo 18 de noviembre, donde se espera que ya pasadas las elecciones nacionales en nuestro país, dé nombres más precisos sobre sus contactos en la Casa Rosada y que sumergen a la Morsa y al gobierno en una oscuridad muy grande del cara al futuro cercano.

Otros nombres cuestionados

La fiscal de EE.UU. Loretta Lynch, aventuró que en los próximos días se realizarían más detenciones por el escándalo de corrupción en la FIFA.

Según pudo saberse, otros nombres que Burzaco expuso en su declaración, serían los de Luis Bedoya, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol; Luis Chiriboga, de la Federación Ecuatoriana de Fútbol; y Juan Ángel Napout, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Todos ellos podrían ser llamados a declarar en las próximas semanas para que aporten pruebas por lo dicho por Burzaco y avizorando un futuro complicado en el Fifagate.

Complicaciones extras

La situación de Alejandro Burzaco y de los empresarios Hugo y Mariano Jinkis se complicó el pasado jueves cuando quedaron implicados en una causa por lavado de dinero.

El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó a Burzaco y los Jinkis a partir de una denuncia realizada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) que está radicada en el juzgado a cargo de Daniel Rafecas. La denuncia se centra en cómo las empresas de Burzaco y Jinkis, Torneos y Competencias y Full Play, obtuvieron los derechos exclusivos para transmitir diferentes campeonatos de fútbol.

Burzaco, de 51 años, que se entregó en junio a las autoridades italianas y fuera traspasado a la Justicia norteamericana, está acusado de pagar millones de dólares en sobornos y coimas a dirigentes del fútbol sudamericano para conseguir los derechos de mercadeo de torneos, incluyendo cuatro ediciones de la Copa América.
0
0
0
2
0No comments yet