Check the new version here

Popular channels

La Muerte: Info y Test


La Muerte


La muerte es en esencia la extinción del proceso homeostático, por ende el fin de la vida.

La muerte como evento

Suceso obtenido como resultado de la incapacidad orgánica de sostener la homeostasis. Dada la degradación del ADN contenido en los núcleos celulares, la réplica de las células se hace cada vez más costosa.
Por lo que los recursos energéticos cada vez se centran más en tratar de conservar el ADN bueno, desechando el malo, en detrimento de otras funciones homeostáticas (se degrada el sistema inmunológico, cardio-vascular, linfático, nervioso, circulatorio, etc). La tendencia a enfermar aumenta y la gravedad de las enfermedades son mayores. Se muere por norma general, como resultado de una enfermedad que interrumpe el proceso homeostático. En este caso muere el organismo pero sobreviven algunas células y órganos, los cuales pueden ser utilizados para trasplantes, pues en caso contrario mueren en un período corto al encontrarse sin un anfitrión compatible. Se dice que Platón afirmó: "Las personas dan un paso al mas allá...donde su alma, que es el ser ,se separa del cuerpo, que es un accidente" , contradiciendo la teoria de aristoteles de que el cuerpo y el alma son una sustancia.

La muerte de una parte del organismo

También llamada necrosis, es la incapacidad de un miembro de sostener sus funciones homeostáticas locales. Por norma general suele acontecer por interrupción de la alimentación del órgano, sección corporal y/o miembro. Dado que el sistema circulatorio es el principal cauce de alimentación, cuando es interrumpido de forma localizada, es cuando acontece la necrosis local.
Por ejemplo, es posible para una célula individual e incluso para un órgano el morir, y aún así el organismo como un todo puede continuar viviendo. Las células de un organismo por lo usual viven por un tiempo corto, por lo que mueren y son reemplazadas por otras nuevas continuamente.

La muerte como contraste

Es el fin de la vida, opuesto al nacimiento. El evento de la muerte es la culminación de la vida de un organismo vivo, mientras que el estado es lo que sucede a dicho evento. Sinónimos de muerto son occiso (muerto violentamente) y difunto.
Se suele decir que una de las características clave de la muerte es que es definitiva, y en efecto, los científicos no han sido capaces hasta ahora de presenciar la recomposición del proceso homeostático desde un punto termodinámicamente irrecuperable.
Sin embargo, hay muchas religiones que no están convencidas de que la muerte sea siempre y necesariamente irreversible, y por ello algunas personas creen literalmente en un poder sobrenatural capaz de resucitar después de la muerte, mientras que otros tienen fuertes esperanzas en el desarrollo de procesos que paralicen el deterioro termodinámico de un cuerpo orgánico sin la función homeostática, almacenarlo y aplicar técnicas de reanimación perfectamente plausibles desde ese punto de deterioro. La criónica es uno de los más investigados.

Consecuencias psicológicas de la muerte humana

Para la mente humana, las consecuencias psicológicas de la muerte se derivan de la ruptura entre lo esperado y lo obtenido. Obligan al cerebro a cambiar fisiológicamente las conexiones sinápticas de las neuronas. El impacto es tan fuerte que, al no poder usar los esquemas sinápticos habituales, el cerebro puede inhibir el riego sanguíneo a la región implicada entrando en lo que se denomina estado de shock y posible perdida de conciencia (mareos, vómitos, mal estar general, nerviosismo, desmayo, cefaleas, migrañas, etc.). Cuando el organismo sale de ese estado, comienza a asumir la realidad desde un punto energéticamente sostenible (en los casos en los que no se sostiene, suelen acabar en depresión crónica, suicidio o cualquier otra alteración de la personalidad), reconstruyendo el mapa sináptico por caminos alternativos, que marcarán a la persona para el resto de su vida (en muchos casos no acaba reconstruyéndose definitivamente). El dolor emocional de la muerte es el resultado de la pérdida del ser amado que durante su existencia ha marcado e influido en la vida de sus seres allegados y , a partir del momento de la muerte, dicha presencia dejará un vacio irremplazable. El dolor esta ligado a la fortaleza de los lazos afectivos. Así, aunque el dolor de cada individuo es único, dentro de ese individuo el dolor será mayor si los lazos afectivos con el fallecido han sido mas fuertes. El dolor emocional guarda tambien relación con el concepto que los allegados tengan sobre la vida y la muerte. Aunque, por supuesto, el dolor emocional es inevitable, si la persona que pierde un ser querido en la muerte, piensa que la muerte no es el fin de todo, es posible que su dolor le sea mas soportable, dependiendo de cuan sólidamente fundamentada esté su creencia.

Medicina forense

En particular, identificar el momento exacto de la muerte es importante en casos de transplante de órganos, ya que los órganos deben ser retirados del cuerpo lo más pronto posible tras la muerte.
Históricamente los intentos por definir el momento preciso de la muerte han sido problemáticos. Antiguamente se definía la muerte (evento) como el momento en que cesan los latidos del corazón y la respiración, pero el desarrollo de la ciencia ha permitido establecer que realmente la muerte es un proceso, el cual en un determinado momento, se torna irreversible. Hoy en día, cuando es precisa una definición del momento de la muerte, se considera que este corresponde al momento en que se produce la irreversibilidad de este proceso. Existen en medicina protocolos clínicos que permiten establecer con certeza el momento de la muerte, es decir, que se ha cumplido una condición suficiente y necesaria para la irreversibilidad del proceso de muerte.
Gracias al avance tecnológico de la medicina, hoy es posible mantener una actividad cardiaca y ventilatoria artificial en cuidados intensivos, en una persona en la que el proceso de degradación homeostática se ha tornado irreversible. El protocolo utilizado para el diagnóstico de la muerte en este caso es diferente y debe ser aplicado por especialistas en ciencias neurológicas, hablándose entonces de "muerte cerebral" o "muerte encefálica". En el pasado, algunos consideraban que era suficiente con el cese de actividad eléctrica en la corteza cerebral (lo que implica el fin de la conciencia) para determinar la muerte encefálica, es decir, el cese definitivo de la conciencia equivaldría a estar muerto, pero hoy se considera, en casi todo el mundo, difunta a una persona (aún si permanece con actividad cardiaca y ventilatoria gracias al soporte artificial en una unidad de cuidados intensivos), tras el cese irreversible de la actividad vital de todo el cerebro incluido el tallo cerebral (estructura más baja del encéfalo encargada de la gran mayoría de las funciones vitales), comprobada mediante protocolos clínicos neurológicos bien definidos y soportada por pruebas especializadas.
En estos casos, la determinación de la muerte puede ser dificultosa. Un electroencefalograma, que es la prueba más utilizada para determinar la actividad eléctrica cerebral, puede no detectar algunas señales eléctricas cerebrales muy débiles o pueden aparecer en él señales producidas fuera del cerebro y ser interpretadas erróneamente como cerebrales. Debido a esto, se han desarrollado otras pruebas más confiables y específicas para evaluar la vitalidad cerebral como la Tomografía por Emisión de Fotón Único (SPECT cerebral), la Panangiografía cerebral y el Ultrasonido transcraneal.

El deseo y la capacidad de morir.

Muchos seres vivos incluida la especie humana, experimenta este sentimiento autodestructivo de terminar su existencia, se han visto perros cruzar deliberadamente una autopista para encontrar la muerte, así como seres humanos cometer suicidio. Lo contrario, es el deseo de vivir o Instinto de supervivencia que nos indica el esquivar la muerte.
Algunas especies de arácnidos machos se sacrifican voluntariamente para servir de alimento a la hembra (véase: viuda negra). En la ancianidad avanzada, el cuerpo se prepara para finalizar su existencia deteriorando sus funciones paulatinamente (envejecimiento), el anciano asume la muerte como un evento natural e inesquivable.

"All Is Vanity" por C. Allan Gilbert, sugiriendo el entretejido entre la vida y la muerte.

La muerte en la sociedad humana

En torno a la muerte giran todas las culturas y organizaciones sociales humanas. Así, su concepción de la muerte como fin o como tránsito, su creencia en una vida después de la muerte, en el juicio... actúan como condicionantes para la actuación de los individuos en un sentido u otro. La idea de inmortalidad y la creencia en el Más Allá aparecen de una forma u otra en prácticamente todas las sociedades y momentos históricos. Parece que el ser humano necesita creer en ello como cláusula de cierre que otorgue sentido a su existencia. No existen evidencias concluyentes ni a favor ni en contra de esa vida ultraterrena (véase experiencia cercana a la muerte), por lo que queda al arbitrio de los individuos, en el marco de los conceptos dados por su sociedad, la decisión de creer o no creer y en qué creer exactamente. La esperanza de vida en el entorno social determina la presencia en la vida de los individuos de la muerte, y su relación con ella. Su presencia en el arte es constante, siendo uno de los elementos dramáticos a los que más se recurre tanto en el teatro, como en el cine o en novelas y relatos.

Tradiciones religiosas

La segunda pregunta en surgir de la muerte humana y tal vez la más interesante es: ¿Qué ocurre a los seres humanos tras la muerte?. Realmente, lo que se preguntan es qué ocurre con las facultades mentales de la persona que ha fallecido. Unos creen que se conservan gracias al espíritu que impelía a su mente, elevando su estado de conciencia a realidades aun mayores, otros creen en la migración del alma de un ser humano tras su muerte a un plano físicamente inalcanzable. Preguntas sobre la existencia de la vida después de la muerte o la reencarnación continúan hoy sin resolver, principalmente por su alto contenido de emotividad, aspecto que ciega a los procesos racionales de la mente. Razonar con personas que han depositado sus esperanzas en ideas insostenibles desde el punto de vista racional, provoca violencia, o una lucha interna por conservar sus valores que le permiten a su mente retroalimentarse de la forma que lo hace.
La religión cristiana considera la muerte como el fin de la permanencia física del hombre en su estado carnal, el espíritu abandona el cuerpo físico que se deteriora y que es incapaz de sostenerse bajo las leyes de este universo finito, la unión del espíritu y del cuerpo constituyen el alma.
Según la religión cristiana de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, (Mormona), el espíritu que abandona el cuerpo es semejante en apariencia al que deja en estado carnal, pero en su forma más joven. Los conocimientos adquiridos, la apariencia física se conservan pero en un estado de perfección intangible para este mundo y más puro.
El Mundo de los Espíritus es paralelo al este mundo y su relación con el Ser Supremo es más directa, este mundo tiene una división en un lugar llamado Paraíso, para aquellos que fueron justos y el otro, el de los espíritus encarcelados quienes cometieron pecado, fueron injustos y abominaciones ante Dios, es la última oportunidad de redimirse antes de un llamado Juicio Final. Aquellos espíritus que acceden al Paraíso tienen la oportunidad de volver a ver a sus seres queridos que ya había partido.
El Paraíso es un mundo dinámico donde se realiza una interacción con la obra de Dios para con los hombres en la tierra mediante ministerio de ángeles. Según esta religión la obra de Dios se resume en las siguientes frases: -"Esta es mi Obra y mi Gloria, llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre"-
Muchos antropólogos creen que los entierros dedicados de los Neandertales son evidencia de su creencia en la vida después de la muerte.

El Triunfo de la Muerte
Pintura de Pieter Brueghel el viejo (1562)


Día de los Muertos


El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen indígena mesoamericana que honra a los ancestros el 1 y el 2 de noviembre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Todos los Santos y Día de los Fieles Difuntos, respectivamente. Es primariamente una festividad mexicana y se celebra también en muchas comunidades de los Estados Unidos donde existe una gran población mexicana y centroamericana.

Orígenes

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México (Meshico, era la pronunciación indígena), pueden ser trazados hasta la época de los indígenas de Mesoamérica, tales como los aztecas, mayas, purépechas, nahuas y totonacas. Los rituales que celebran las vidas de los ancestros se realizaron por estas civilizaciones por lo menos desde hace 3.000 años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostralos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.
El festival que se convirtió en el Día de Muertos era conmemorado el noveno mes del calendario solar azteca, cerca del inicio de agosto, y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la "Dama de la muerte" (actualmente relacionada con "la Catrina", personaje de José Guadalupe Posada). Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Escultura de "La Catrina"

Transformación del ritual

Cuando los conquistadores llegaron a América en el siglo XV, se aterraron por las prácticas paganas de los indígenas, y en un intento de convertir a los nativos americanos al catolicismo movieron la fecha del festival hacia principios de noviembre para que coincidiesen con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas. El Día de Todos los Santos, el primero de Noviembre, fue inspirado por el ritual celta pagano de Samhain, el día del banquete de los muertos. Los españoles combinaron sus costumbres con el festival similar mesoamericano, creando de este modo el Día de Muertos.

Calaveritas

Se les llama así tanto a las rimas o versos satiricos como a grabados que ilustran calaveras disfrazadas, descritas a continuación:
Rimas: también llamadas "calaveritas", que constan de versos donde la muerte (personificada) bromea con personajes de la vida real, haciendo alusión sobre alguna característica peculiar de la persona en cuestión. Finalizan con frases donde se expone que se lo llevará a la tumba. Es muy común dedicar las "calaveritas" a personajes públicos, en especial a políticos en el poder. En muchos casos la rima habla del aludido como si estuviera ya muerto.
Grabados: Litografías, generalmente de José Guadalupe Posada, que aunque no dibujó específicamente para día de muertos, se usan en estas fechas por sus alusiones a la muerte.

Simbolismo

*Calaveras de dulce: tienen escritos el nombre del difunto (o en algunos casos de personas vivas en forma de broma modesta que no ofende en particular al aludido) en la frente, son consumidas por parientes o amigos.
*Pan de muerto: Platillo especial del Día de Muertos incluyen, panecillo dulce hecho con base de huevo que se hornea en diferentes figuras, desde simples formas redondas hasta cráneos, y se espolvorea con azúcar común.
*Flores: Durante el período del 1 al 2 de noviembre las familias normalmente limpian y decoran las tumbas con coloridas coronas de flores de rosas, girasoles, entre otras, pero principalmente de Cempaxóchitl, las cuales se cree atraen y guían las almas de los muertos. Muchos de los panteones son visitados.
*El altar y las visitas: Se cree que las almas de niños regresan de visita el día primero de noviembre, y las almas de los adultos regresan el día 2. En el caso de que no se pueda visitar la tumba, ya sea por que ya no existe la tumba del difunto, o porque la familia está muy lejos para ir a visitarla, también se elaboran detallados altares en las casas, donde se ponen las ofrendas, que pueden ser platillos de comida, el pan de muertos, vasos de agua, mezcal, tequila, pulque o atole, cigarros e incluso juguetes para las almas de los niños. Todo esto se coloca junto a retratos de los difuntos rodeados de veladoras.

Altar de Muertos

Los materiales comúnmente utilizados para hacer un altar de muertos para el Día de Muertos tiene un significado, y son los siguientes:

*Retrato de la persona recordada. El retrato del difunto, sugiere el ánima que los visitará la noche del 2 de noviembre.
*Pintura o cromo de las Ánimas del Purgatorio. La imagen de las ánimas del purgatorio sirve para obtener la salida del purgatorio del alma del difunto por si acaso se encontrara ahí.
*Doce cirios. Aunque pueden ser menos, tienen que ser en pares, y preferiblemente de color morado con coronas y flores de cera. Los cirios, sobre todo si son morados, son señal de duelo. Los cuatro cirios en cruz, representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.
*Cincuenta veladoras medianas (opcional). Estas veladoras servirán para iluminar el camino de regreso a casa del alma .
*Calaveras de azúcar. Las medianas en el nivel superior, son alusión a la muerte, siempre presente. Las pequeñas y en un nivel bajo, son dedicadas a la Santísima Trinidad, y una grande en el mismo nivel, al Padre Eterno.
*Seis candeleros, con boca suficientemente ancha para ubicar los cirios.
*Tres incensarios, pequeños anafres o braceros.
Copal (incienso de tiempos prehispánicos). El copal sirve para que su humo limpie el lugar de malos espíritus y así pueda entrar el ánima a su casa sin ningún peligro.
*Carbón de madera.
*Ceniza de leña. La cruz grande de ceniza sirve para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes. La cruz pequeña de ceniza se pone por si el ánima se encontraba en el purgatorio, ayudándolo a salir de ahí para continuar su viaje.
*Un lebrillo o aguamanil que tenga o no pedestal.
*Jabón de pan.
*Una toalla de cualquier calidad. El aguamanil, jabón y toalla se colocan por si el ánima necesita lavarse después del largo viaje.
*Agua, jarra y vaso, preferiblemente de vidrio transparente para que se pueda apreciar el contenido que será agua natural. El agua en la jarra es para que se moje los labios resecos por el viaje desde el más allá.
*Cazuelas con comida. La preferida por el difunto cuando vivía.
*Ocote en rajas.
*Chiquihuite tortillero.
*Licor, un caballito tequilero, un salero y un platito con un limón partido. El licor, tequila preferiblemente, es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y decida visitar a los vivos.
*Pan de muerto (Dos piezas medianas). La comida tiene por objeto deleitar al ánima que nos visita.
*Flores de cempaxóchitl, según las necesidades. Las flores sirven para adornar y aromatizar el lugar durante el tiempo que esté presente el ánima.
*Mesa, tablas, etcétera, para la base del altar.
*Papel de china de cualquier color, dando preferencia al morado, rosa oscuro y negro, tantos pliegos como superficie se pretenda cubrir.


Altar de Día de Muertos

Culto a San la Muerte


Lo encontramos predominantemente en la Provincia de Corrientes, y también en El Chaco, Misiones y Formosa. Su objeto es el de conseguir trabajo o de no perderlo; hallar cosas perdidas; obtener el amor de alguien, vengarse de un desaire, de una afrenta, de un mal recibido o por no ser correspondido afectivamente.

El culto es obviamente pagano, no existe San La Muerte en ningún Santoral, y no tiene fecha especial de celebración, si bien se suele conmemorar el Viernes Santo y el Día de Todos los Muertos.

Este culto como el de SAN CEOMO surgieron a posteriori de la expulsión de los jesuitas de sus misiones en el noreste de la Argentina y Paraguay en 1767, de ellos también derivan el Señor de la Paciencia, El Señor de La Columna o San Ceono que crearon los naturales de la zona ya sin la orientación dogmática de la Compañía de Jesús.

Se lo conoce también con los nombres de Señor de la Buena muerte, y Señor La Muerte. El amuleto que lo representa sólo tiene efectividad si se encuentra bendecido por un sacerdote católico, en una muestra de claro sincretismo.

Acerca de la utilización del amuleto, José Miranda y Juan Pedemonte señalan que para lograr la bendición su dueño lo lleva escondido en la mano mientras le pide al sacerdote que bendiga una estampita, logrando la bendición de ambas cosas.

El paso posterior -agregan- es el de llevar el amuleto durante siete viernes seguidos a otras tantas iglesias. Luego ya se puede utilizar para lograr hacer un "mal" a alguna persona enemiga, a través de oraciones.

Moiras (mitología)


Las Moiras son seres pertenecientes a la mitología griega (su equivalente romano son las Parcas o Fatos). Aunque se las reconoce en ciertos pasajes como hijas de Zeus y Temis, es más probable, sin embargo que sean hijas de Nix, la Noche, diosa que concebía por sí sola.
Las Moiras son tres, Cloto, Láquesis y Átropos, "la que hila", "la que asigna el destino" y "la inflexible". Son la personificación del destino, y su misión en el horizonte mitológico griego, es la de asignar el destino a los seres que nacen, deparándoles suertes y desgracias.
Como diosas del destino velan porque el sino de cada cual se cumpla, incluyendo el de los propios dioses. Asisten al nacimiento de cada ser, hilan su destino y predicen su futuro. Se las representaba como tres mujeres de aspecto severo: Cloto, con una rueca; Laquesis, con una pluma o un mundo y Átropos, con una balanza.
En la Teogonía de Hesíodo, las Moiras son hijas de Nix, la Noche, pero normalmente se las considera hijas de Zeus y Temis.

El Triunfo de la Muerte o Los 3 Destinos. Tapiz flamenco (c. 1510-1520)

En los orígenes del mito estos espíritus estaban relacionados con el nacimiento. Ya que en el momento del nacimiento decidían cual iba ser la vida del nacido, predestinaban sus actos y el momento de su muerte. Posteriormente el mito evolucionó a la forma que conocemos de las tres hermanas. El destino era determinado mediante un hilo de lana blanca o dorada, para los momentos de felicidad, o de lana negra, para los momentos de dolor. La más joven, Cloto, preside el momento del nacimiento y lleva el ovillo de lana con el que va hilando el destino de los hombres; la segunda en edad, Láquesis, enrolla el hilo en un carrete y dirige el curso de la vida y la anciana Átropos, la propia Parca, coge del carrete el hilo de la vida y lo corta con sus tijeras de oro, sin respetar la edad, la riqueza, el poder, ni ninguna prerrogativa, y así ésta llega inevitablemente a su fin.
La representación más comúnmente usada era las tres viejas hilanderas o unas melancólicas doncellas. Shakespeare se inspiró en este mito para crear las tres brujas que aparecen en Macbeth, cuya intervención es determinante en el destino del protagonista.
Son las Parcas de los romanos (Nona, Décima y Morta). La mitología nórdica cuenta con un equivalente: las Nornas.
Otra acepción: La moira se entiende en la mitología griega no sólo como las parcas sino como el destino en si. Es la fatalidad que rige la vida y hechos de los héroes, por ejemplo el ineludible karma que arrastra Edipo.


Test para saber a que edad te va venir a buscar La Parca:


http://www.jmnoticias.com/forms/calculavida.php


Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Muerte
http://www.cuco.com.ar/menu_a.htm
http://www.astroseti.org/index.php
+2
0
0
0
0No comments yet