About Taringa!

Popular channels

La Negación del Holocausto

Aparentemente en Taringa hay una manada de crédulos que compran cualquier discurso que los libere de su frustración y su odio por no llevar la vida que quisieran o por no vivir en una sociedad ideal. O la sociedad que ellos consideran ideal.

Entonces, como siempre, se buscan chivos expiatorios. Repito, como siempre.

En mis años de secundaria también había de esta gente (digo, esto no es nuevo). En esa epoca leían el pasquín nacionalsocialista "El Bastión" y hacían brainwashing escuchando a Biondini.

Te repartían una copia de "Los protocolos de los sabios de sion" como si fuera la fundamentación incuestionable del plan judío de dominación mundial. En las librerías de la calle Corrientes te encontrabas con textos como "150 genios opinan sobre los judíos" o "El holocausto, mito o realidad".

Lo cierto es que "Los protocolos..." resultaron ser pescado podrido.

Resabios de la derecha milicoide o peronistas hitlerianos.

LA CIENCIA DE LA NEGACION

En los últimos años, los negadores del Holocausto han empezado a recurrir a argumentos "científicos" para "probar" que el régimen nazi no pudo usar cámaras de gas para llevar a cabo un programa de exterminio contra los judíos y los gitanos.



Los "Informes Leuchter y Rudolf" intentaron probar que no había suficientes residuos de cianuro de hidrógeno en las cámaras de gas de Auschwitz como para demostrar que se habían realizado gaseamientos masivos. Friedrich Paul Berg, en su documento "Las Cámaras de Gas de Motor Diesel: Un Mito dentro de un Mito", afirma que es capaz de demostrar que es improbable en el mejor de los casos e imposible en el peor usar los escapes de un motor diesel para matar personas en la manera y el tiempo descritos por testigos oculares en las cámaras de gas de Belzec y Treblinka. Ambos documentos citan experimentos, análisis de laboratorio, compuestos químicos, etc. igual que en cualquier documento científico objetivo - o al menos eso es lo que los autores nos quieren hacer creer.



El peligro de este nuevo planteamiento negador es que pocas personas tienen los conocimientos técnicos necesarios para analizar los documentos y descubrir sus falsedades. Demasiada gente examina los argumentos, ve la palabra "ciencia" e inmediatamente se pierde. Consideran que si es "científico", debe ser cierto. Esta negación del Holocausto obtiene así credibilidad científica.



Por desgracia, hay una diferencia entre la "ciencia" negadora y la verdadera ciencia. El principio fundamental de la verdadera ciencia es éste: cualquier teoría ha de tener en cuenta todos los hechos observables relevantes. Es decir, la teoría ha de ajustarse a los hechos; un verdadero científico nunca niega los hechos simplemente porque no se ajusten a su teoría. El método de trabajo de un científico honesto es en primer lugar realizar observaciones, y sólo después elaborar una teoría que explique lo que ha visto. Si en algún momento los hechos contradicen la teoría, ésta es descartada como falsa, y se ha de elaborar una nueva.




Los negadores del Holocausto invierten este proceso. En primer lugar, deciden cómo quieren que sean los "hechos", en lugar de recurrir a testigos oculares y a pruebas físicas y documentales. Elaboran teorías para "probar" que los hechos "auténticos" son como ellos quieren que sean. Así, todos los documentos verdaderos son falsificaciones o expresan algo distinto de lo que parecen decir, y los testigos de hechos que contradigan sus teorías o son unos mentirosos, o se equivocan, o están locos, o son víctimas de algún tipo de coacción que provocó que dieran un falso testimonio.



Hay otras maneras de distinguir la ciencia auténtica de la charlatanerí
a. Los verdaderos científicos son cautos. Buscan posibles explicaciones alternativas. Buscan posibles fuentes de errores. Explican todas las limitaciones y todos los problemas que tengan sus teorías. Procuran evitar hacer suposiciones, y si tienen que hacerlas, las explican y justifican abiertamente. Todas las conclusiones se basan en hechos y en teorías correctamente establecidas, no en especulaciones y suposiciones sin demostrar.




Cuando se examina la "ciencia" negadora, se descubre que se rompen todas estas reglas. Fred Leuchter simplemente supuso que para matar personas habría hecho falta la misma cantidad de cianuro de hidrógeno que hacía falta para matar piojos. Esto es falso; hace falta mucho más cianuro de hidrógeno para matar piojos, y han de estar expuestos a él mucho más tiempo. También parece que supuso que los gaseamientos tenían lugar con mucha más frecuencia de la real, al parecer considerando las condiciones anormales en el momento álgido de las deportaciones de Hungría como las típicas durante todo el tiempo en el que estuvo abierto el campo de Birkenau.




Cuentan una historia según la cual alguien, utilizando la teoría de aerodinámica, "probó" que los abejorros no pueden volar. Sin embargo, los abejorros, sin dejarse impresionar por este triunfo de la ciencia, se niegan a caminar de flor en flor y siguen volando como lo han hecho siempre.




Los "científicos" negadores del Holocausto están en la misma posición: tratan de probar que los hechos no son hechos. En todos los sentidos, la "ciencia" empleada al servicio de la negación del Holocausto es, en realidad, la negación de todos y cada uno de los principios del método científico - una total negación de la ciencia en sí misma.

Muchachos, el país mejor se logra siendo mejores. Parece una boludez, pero definitivamente no lo es.

Y si no están de acuerdo con el gobierno, metanse en politica, cambien las cosas, pero no difundan ni se morfen cualquier discurso, menos aun los que mas odio tienen.

Justamente, esos son los mas articuladores y los que te convierten en un perro de caza sin darte cuenta.

0No comments yet
      GIF