Check the new version here

Popular channels

La Odisea - Parte VIII - Ulises y las sirenas

Tras concluir las exequias, los griegos, favorecidos con un fresco viento, abandonaron la isla de Circe y navegaron hasta que llegaron al rocoso arrecife donde las sirenas tenían su morada.



Estas doncellas solían sentarse en las rocas y entonar cautivadoras canciones, que atraían a los marineros hasta que se desviaban de su trayectoria, despedazándose sus barcos contra las rocas.

Siguiendo el consejo de Circe, Ulises ordenó a sus hombres que le ataran rápidamente al mástil, hicieran caso omiso de sus gritos y gestos de mando, y siguieran su trayectoria hasta que las peligrosas rocas se hubiesen perdido de vista; pero antes de permitirles que ejecutaran estas órdenes, tapó sus oídos con cera derretida, para que no pudiesen oír ningún sonido, pues sólo él podía escuchar la canción de las sirenas y seguir viviendo.

Los hombres ataron sus manos y pies al mástil, regresaron a sus remos y siguieron remando enérgicamente.

La melodía de las sirenas pronto cayó sobre los oídos hechizados de Ulises, pero, por mucho que ordenó e imploró a sus hombres que le desataran y cambiaran de rumbo, ellos siguieron remando ininterrumpidamente hasta que todo sonido mágico dejó de estar a su alcance, liberando entonces de nuevo a su líder.

Más mitos y leyendas de culturas grecorromana, nórdica, celta, egipcia, oriental y americana en mi blog: http://thechestofdreams.blogspot.com.es/
0
0
0
0No comments yet