Check the new version here

Popular channels

La Odisea - Parte XIV (Final) La muerte de los pretendientes

Los pretendientes se afanaron todos en vano para tensar el arco, el cual fue entonces asido por Ulises disfrazado, mientras los jóvenes se reían sonoramente con desdén, hasta que Telémaco les ordenó que dejaran al anciano poner a prueba su fuerza. Para asombro de todos, Ulises realizó con facilidad la hazaña requerida, y entonces, apuntando hacia Antinoo, el más hermoso y traicionero de entre los pretendientes, atravesó su corazón.

Siguió una escena de salvaje alboroto, en la que Ulises, Telémaco, Eumeo y Atenea, disfrazada de Mentor, combatieron y mataron a todos los pretendientes. Penélope, inconsciente de todo este derramamiento de sangre, dormía en su habitación, hasta que fue gentilmente despertada por Euriclea, con el anuncio del regreso de su tan largamente ausentado marido.




"Despierta, Penélope, querida niña, y contempla
con tus propios ojos al hombre por el que languideciste tanto tiempo.
Ulises ha regresado; aunque tarde,
tu señor está aquí y ha matado al arrogante grupo
de pretendientes que deshonró su casa, e hizo
de su riqueza un botín, y osó insultar a su hijo".

Homero.


Pero Penélope había creído durante demasiado tiempo que su esposo estaba muerto como para creer estas maravillosas noticias, y sólo cuando Ulises le dio una prueba infalible de su identidad, revelándole un secreto que sólo compartía con ella, ella lo recibió.

El último viaje de Ulises

Ulises estaba ahora seguro en casa, tras veinte años de guerra y aventuras, y pudo por fin disfrutar gratamente de la paz y la tranquilidad de la vida hogareña; sin embargo, tras un tiempo, estos insípidos placeres terminaron por cansarle, por lo que decidió reanudar sus andanzas. Consiguientemente, preparó una flota y navegó "hacia el oeste", de donde nunca regresó. Los griegos, sin embargo, afirmaron que Ulises había partido en busca de las islas de los Benditos, en donde vivió en perfecta paz, disfrutando de la constante compañía de héroes tan valerosos y renombrados como él mismo.

"Venid, amigos míos,
aun no es demasiado tarde para buscar nuevos mundos.
Desatracad y, bien sentados en orden, golpead
las sonoras olas; mi propósito es
navegar más allá de la puesta del Sol, y de las bañeras
de todas las estrellas del oeste, hasta que llegue mi hora.
¡Puede que los abismos nos arrastren!
Puede que lleguemos hasta las islas Felices,
y veamos al gran Aquiles, al cual conocíamos.
Aunque muchas cosas necesitemos, y mucho tengamos que soportar,
y aunque ya no tengamos fuerza que en los antiguos días
movía cielo y tierra; lo que somos, somos.
Un mismo temple de corazones heroicos,
debilitados por el tiempo y el destino, pero fuertes en deseos
de esforzarnos, de buscar, de encontrar y de no rendirnos".

Tennyson.


Más mitos y leyendas de culturas grecorromana, egipcia, nórdica, celta, oriental y americana en mi blog: http://thechestofdreams.blogspot.com.es/
0
0
0
0
0No comments yet