Check the new version here

Popular channels

La paciencia

La prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.
Santiago 1:3-4

La tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza.
Romanos 5:3-4

                                  La paciencia

Generalmente empleamos la palabra «paciencia» para designar la capacidad de alguien para esperar, ya sea en una vía congestionada, en la fila del supermercado, a su cónyuge que siempre llega tarde…
En los versículos del encabezamiento, la paciencia designa la capacidad espiritual que el creyente puede adquirir para atravesar con serenidad y sin desanimarse los momentos difíciles. Cuando la practicamos así, porque esto agrada al Señor, la paciencia pasa a ser una virtud que nada tiene que ver con el fatalismo o la resignación ante circunstancias que no podemos cambiar.
El creyente sabe que la prueba no viene por casualidad, pues “el Señor prueba los corazones” (Proverbios 17:3). Dios la permite con un objetivo muy preciso: “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” (Hebreos 12:11). Dios también mide la prueba, y no dejará que vaya más allá de lo que podemos soportar (1 Corintios 10:13).
El creyente puede tener paciencia porque confía en Dios, ese Padre todopoderoso y totalmente sabio que lo ama. Por ello acepta sin quejarse las dificultades que se le presentan. Si las vive con el Señor, en sumisión y confianza, puede atravesarlas con serenidad.
La prueba en las manos de Dios hará progresar a sus hijos en el conocimiento de lo que él es, es decir: amor, sabiduría, poder y fidelidad.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New