Check the new version here

Popular channels

La peor aerolínea del mundo.

Air Koryo

Según el ránking de Skytrax, la peor aerolínea del mundo. Se trata de la compañía aérea estatal de Corea del Norte y funciona actualmente de manera normal, si bien al mirar cómo es por dentro parece tener aviones de unos cuántos años atrás…



Fundada en los 50, Koryo resultó de un acuerdo entre Corea del Norte y la Unión Soviética, por lo tanto la mayor parte de sus naves son de origen de la URSS. Tienen 25 aviones de la época soviética.

El ser calificada como la peor aerolínea del mundo es por el estado de las naves y sus pésimas medidas de seguridad: esto lo determinó la unión Europea al poner a Koryo en la lista negra de compañías aéreas.

El usuario de Flickr calflier001 subió fotos de un avión mostrándonos la cabina, el espacio común, las comidas que sirven y hasta cómo es el free shop de uno de los aeropuertos que frecuenta.









¿Cómo se vuela en Air Koryo?

Después de todo lo visto, el lector se preguntará ¿quién usa Air Koryo? ¿Cómo se vuela en esta compañía? ¿Dónde vuelan sus Tupolev, Antonov e Ilyushin? Preguntas lógicas sabiendo cuán opaco sigue siendo uno de los últimos estados que siguen anclados en la guerra fría.

En primer lugar, el pasajero ha de olvidarse de viajar por libre. No se contempla que una persona llegue a un aeropuerto y compre un billete en esa compañía; el gobierno establece un cupo de visitantes anuales y todos estos han de llegar a Pyongyang invitados, en el caso de asuntos de negocios; o bien formando parte de un grupo organizado. La mayor parte de viajeros occidentales vuelan hasta Pekín para desde allí tomar su vuelo en Air Koryo hasta la capital norcoreana. Los vuelos a se operan entre dos y tres veces por semana, las mismas frecuencias que a Bangkok, Macao, Shenyang y Vladivostok. No hay más rutas que esas, y tampoco hay mucha más demanda extranjera, ya que son unos 4.000 los turistas que visitan el país cada año, una cifra impuesta por estrictas cuotas de entrada. El resto de plazas de los aviones, que generalmente van al 90%, las ocupan hombres y mujeres de negocios. Últimamente hay algunas ‘joint ventures’ muy peculiares en sectores como el automóvil (Fiat + Iglesia para la unificación del cristianismo universal + gobierno local) o tecnología (Nokia + empresas norcoreanas)



Salvo para los servicios nacionales, las rutas no están cubiertas por un avión específico, y cualquier aparato de la flota sirve: un día se puede volar desde Macao con un Ilyushin 62, como otro se usa un turbohélice Ilyushin 18 para el enlace con Vladivostok. En los últimos años, se han unido un par de Tupolev 204, bimotores muy similares al Boeing 757, (que, por cierto, son los únicos aparatos de la compañía que no están en la ‘lista negra’ de la UE, aunque aún tienen que certificarse, cosa que en el contexto actual se prevé a largo plazo).





A pesar de tener una media de edad elevada –salvo los TU-204- , todos los aparatos presentan un estado de conservación impecable por el poco uso y la intención de dar buena imagen al visitante. Los técnicos –pilotos y operadores de vuelo- llevan uniformes prácticamente militares mientras que las azafatas van vestidas con un elegante uniforme rojo. Al contrario de lo que se podría pensar, toda la flota está configurada con dos clases: económica y de negocios, y como en cualquier otro avión comercial del mundo, la música ambiental también acompaña los primeros minutos del vuelo hasta que se apaga la señal de cinturones. No obstante lo que suena es siempre música local. Corea del Norte es probablemente el único país del planeta en que los ciudadanos no sepan, por ejemplo, quienes son los Beatles o los Rolling Stones.



La mayor parte de los asientos suelen ir ocupados por ciudadanos chinos que tienen negocios o relaciones económicas con empresas locales. Los locales son fácilmente distinguibles, tanto por su discreción como por el distintivo de su solapa: todos los ciudadanos norcoreanos llevan una insignia con la foto del gran líder. El servicio a bordo no tiene nada de especial: el vuelo Pekín Pyongyang no llega a la hora y media y se sirven refrescos, cervezas y una comida ligera. La comunicación entre pasajeros y auxiliares de vuelo se limita a las frases de cortesía o información puntual, las conversaciones nunca van más allá de los tópicos y en el caso de recibir alguna pregunta comprometida, las auxiliares de vuelo tienen un listado de respuestas ‘neutrales’ para el pasajero, cuando no sencillamente declinan amablemente responder a cualquier cuestión que consideren improcedente. No hay que olvidar que la indisciplina es severamente castigada, ya sea por hablar de más o relajarse en temas como el mantenimiento.



El aeropuerto de la capital asemeja más a un edificio de viviendas que a una terminal aérea, en la parte más alta del edificio hay un gran mural de Kim Il Sung, una imagen que empapela todo el país en las más diversas formas. La plataforma de aviones es inmensa pero está desierta. Solo en un rincón está la mayor parte de la flota aparcada con los motores y ventanas de cabinas de mandos protegidos o incluso desmontados, lo cual hace pensar que solo cuatro o cinco aviones están operativos. Pocos aparatos para los 3.000 empleados de la compañía.



La terminal es sencilla, con una estética anclada en los años 60 y carteles anunciadores de vuelos que, lógicamente, no tienen mucho que contar, con una tienda libre de impuestos muy poco surtida, una consigna para los teléfonos móviles, que solo serán devueltos cuando se tome el vuelo de regreso, aunque esta normativa estaba previsto que se suavizara. También hay una sala VIP y un aparcamiento exterior para vehículos poco concurrido por la restricción de movimientos a los ciudadanos. Cuando los vuelos llegan, los pasajeros son recogidos por la persona que se va a encargar del visitante durante su estancia. No hay taxis, vehículos privados ni publicidad en ningún sitio, una sensación única e irrepetible que durará tanto como quiera el líder actual, perdure la idea Juche... o aguante el pueblo norcoreano, desconocedor, en su gran mayoría, de lo que pasa en el resto del planeta. Un mundo en el que Air Koryo es solamente una anécdota aérea, mientras sus aviones vuelan al servicio de una utopía autárquica.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New