Check the new version here

Popular channels

La posta del Día de la Memoria: olvido de los otros golpes

Hola virgos taringueros! Aprovecho el finde largo para traerles la posta sobre lo que debería conmemorarse en el día de la memoria. Pero antes, una advertencia:






Este post no pretende ningunear o rebajar al último Golpe de Estado. Por el contrario, toma de éste y del Día de la Memoria el punto de partida para repasar, también, otros golpes que la Democracia y la República han sufrido a lo largo de la historia moderna de nuestro país.

Ahora sí, gracias por su atención.

______________________________________________________________________________________________




El finde largo por el Día de la Memoria funcionó, por lo menos para mí: me hizo recordar que en este País hay y hubo muchas cosas mal hechas; actos que sólo sirvieron para beneficiar a unos pocos y para el sufrimiento de muchos.

Hoy disfrutamos de un finde largo y vemos por la tele o en la calle un sinfín de actividades que recuerdan al último golpe de Estado... pero, ¿y el resto?





¿Cuántos golpes de Estado hubo en la Argentina en el siglo XX?









Veamos cuándo ocurrieron, cómo, y quiénes fueron los protagonistas...











1930

Primer Golpe de Estado en Argentina




El presidente derrocado fue Don Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica Radical. Ocupaba el Sillón de Rivadavia por segunda vez cuando el 6 de septiembre de 1930 fuese depuesto por




el general José Felix Uriburu, muy ligado a los sectores conservadores que no veían con buenos ojos al gobierno radical.

El 10 de septiembre, Uriburu fue reconocido como presidente Provisional de la Nación por la Corte Suprema mediante la acordada que dio origen a la doctrina de los gobiernos de facto y que sería utilizada para legitimar a todos los demás golpes militares.



Yrigoyen había continuado con la política Radical de fortalecer al Estado y de brindarle a las clases media y baja la participación que tantos años les fue negada por los gobiernos aristocráticos.

Los sectores conservadores, al ver que su poder podía esfumarse, le dieron su apoyo a Uriburu para realizar el golpe. Los sectores económicos -ganaderos, terratenientes y empresas internacionales- lo terminaron de convencer.




Este Golpe de Estado inauguraría la triste costumbre de deponer a los gobiernos legal y legítimamente elegidos por el pueblo y avalados por la Constitución...






1943

Segundo Golpe de Estado en Argentina




La primera dictadura había instalado en nuestro país una democracia ficticia basada en el fraude y en la dedocracia de los candidatos. La Historia bautizó a este periodo como La década Infame, y fue al último de los presidentes de estos 10 años de fraude

Ramón Castillo

a quien derrocaría La Revolución del 43, como fue llamado este golpe.



Sus líderes fueron:


Arturo Rawson, presidente de facto por tres días




Pedro Pablo Ramírez, presidente de facto por casi un año




Edelmiro J. Farrell, presidente de facto por casi dos años


En esta dictadura tomaría poder e influencia el General Juan Domingo Perón, como Secretario de Trabajo.






1955

Tercer Golpe de Estado en Argentina



El peronismo había calado hondo en la sociedad argentina. Tanto, que la historia no sería la misma después de éste.

Al igual que con el radicalismo, esta nueva corriente había movilizado a las masas y sus políticas estaban dirigidas a la clase obrera argentina.

Y, como en 1930, los sectores oligárquicos y conservadores no soportaron que esto siguiese así:



El 16 de septiembre de 1955, Eduardo Lonardi primero,


y Pedro Eugenio Aramburu después

fueron los cabecillas de la autoproclamada Revolución Libertadora; que, según ellos, limpiaría al país de la lacra peronista.

El Partido Justicialista fue proscrito y toda actividad democrática fue controlada.








1962

Cuarto Golpe de Estado en Argentina




Este golpe fue realizado el 29 de marzo de 1962, y el presidente constitucional depuesto fue

Arturo Frondizi,de la Unión Cívica Radical Intransigente


Su sucesor de facto fue

José María Guido, el único presidente de facto que no era militar: era abogado.



Este Golpe de Estado demuestra la influencia que tenían las fuerzas armadas -y los grupos de poder y económicos representados por éstas- para manejar a su antojo a los gobiernos democráticos:

Frondizi tuvo que soportar durante su mandato los interminables y sucesivos planteos que las fuerzas armadas le hacían, incluso en la propia Casa Rosada, y que llevaron -miren el poder y la influencia que tenían- a que Frondizi nombrara a Álvaro Alsogaray como ministro de economía, hombre ligado a los sectores económicos a los que respondían los militares golpistas.

Los planteos terminaron con el Golpe de Estado, y con Frondizi detenido en la Isla Martín García.







1966

Quinto Golpe de Estado en Argentina




Este es el penúltimo Golpe de Estado, y el derrocado presidente fue Arturo Illia, también Radical.


Los golpistas fueron


Juan Carlos Onganía


Roberto Levingston, y



Alejandro Agustin Lanusse, último presidente de facto de esta dictadura autoproclamada Revolución Argentina.


La Revolución Argentina ya no se presentó a sí misma como «gobierno provisional», como en todos los golpes anteriores, sino que se estableció como un sistema de tipo permanente. Este tipo de dictaduras militares permanentes se instalaron por entonces en varios países latinoamericanos en esos años.


____________________________________________________________________________________________




La Sexta Dictadura Militar es la más conocida, y la que da origen a todo el movimiento memorista actual.

Obviamente no debemos olvidarnos de los 30.000 desaparecidos y de los delitos de Lesa Humanidad, pero así como hubo víctimas entre los años 1976 y 1983, también las hubo durante gran parte del pasado siglo.

Recordemos esto para siempre:











Pero, ¡por favor!, recordemos esto también, porque también sucedió durante dictaduras militares y también fue nefasto para el País:





La noche de los Bastones Largos (1966)





El Cordobazo (1969)

y tantos otros hechos que no sólo le costaron la vida a muchos argentinos, sino que también destruyeron la vida institucional y política de este país.




La memoria debe ser extensiva y duradera.

Nunca más cualquier tipo de gobierno militar.
[/b]
0
0
0
3
0No comments yet
      GIF
      New