Popular channels

La psicología del líder autoritario



Sigue al Doctor @Sigmund-Freud



La psicología del autoritarismo


Aclaración: este artículo fue escrito por Rudolf Hommes

Con motivo de la celebración de los 150 años del nacimiento de Sigmund Freud cobraron vigencia algunos de sus escritos, no tanto los que se referían al comportamiento individual y a los conflictos internos de las personas, sino los que trataban de explicar por qué son tan atractivos los líderes autoritarios, los fundamentalistas y los tiranos para las masas y cómo ejerce tanto poder la personalidad autocrática sobre las mayorías en determinados momentos de la historia.



Para resolver el conflicto interno y las amenazas del mundo exterior, Freud creía que la humanidad había encontrado un número de soluciones, muchas de ellas intoxicantes, que le permiten hacer más soportable o manejar las ansiedades. El alcohol es una de ellas. El amor romántico y apasionado cumple también con el propósito porque el amor crea un sentimiento "de mágico bienestar". Un ser dividido se transforma en uno solo, temporalmente feliz. De ahí surge la conexión con la política.



A Freud le parecía que la relación que forman los pueblos con sus líderes autocráticos es una relación erótica. ¿Qué sucede cuando los miembros de las masas son hipnotizados por el tirano?. El tirano calma las ansiedades. El líder es claro y absoluto. Promulga un código único, hace a un lado las diferencias y los conflictos entre códigos y valores en competencia, que son una fuente de ansiedad para la psiquis.



El líder autocrático, como se toma grandes libertades contra las instituciones y la tradición, también es permisivo. El superego (que es la autoridad que disciplina con severidad) condenaba la violencia, el robo y la destrucción. "El líder las permite, pero en circunstancias prescritas." Para que ese líder tenga éxito tiene que dar la impresión de ser magistral, debe mostrar absoluta confianza y no depender sino de sí mismo.



Va a prometer liberar a la gente de su confusión y a proveer unidad de propósito, para sustituir lo que era fraccionamiento y ansiedad. Pero el precio que se paga es alto, porque la simplificación que ofrece el gran hombre va a involucrar inevitablemente odios y violencia.



Cuando una sociedad relativamente democrática es amenazada por la violencia y el terrorismo, surge una urgencia de unión y la necesidad de defenderse por cualquier medio. El peligro es que "se vuelvan tan feroces, tan monolíticos y tan unificados como el enemigo" y que busquen su gran hombre, se cieguen ante sus defectos y dejen de preguntar y de alegar.




0
0
0
0No comments yet