Check the new version here

Popular channels

La vasija del alfarero

Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra del Señor, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero?
Jeremías 18:3-6

La vasija del alfarero

Es interesante observar a un alfarero haciendo una vasija. Con los mismos movimientos de hace miles de años, ejerce suaves presiones sobre la arcilla que gira en el torno para así obtener la forma deseada. Si la vasija toma una forma defectuosa, el alfarero recoge la masa y vuelve a fabricar una nueva. Pero cuando se ha terminado la cocción, es demasiado tarde para modificar cualquier detalle: la vasija se utilizará tal como quedó o se desechará.
Del mismo modo, nuestras vidas están en las manos de Dios. Desde Adán y Eva, nuestros primeros padres, tomaron una forma anormal debido a nuestra innata oposición a nuestro Creador. Sin embargo, si reconocemos ante Dios lo que somos, nuestro egoísmo, nuestros errores, nuestra maldad, él nos transforma. Nos da una nueva vida en Jesucristo. Lo único que debemos hacer es aceptarlo antes de que sea demasiado tarde. ¡Es preciso ir a Dios ahora mismo!
Y nosotros, creyentes, ¿consideramos que tal vez nuestra vida ha sido desperdiciada? Debido a nuestra obstinación, a nuestra voluntad que le cuesta someterse a Dios, hemos sido vasijas defectuosas. Somos conscientes de nuestra incapacidad para levantarnos por nosotros mismos. Pero el divino Alfarero, del que habla el profeta Jeremías, no es tomado desprevenido. Cuando nos volvemos realmente a Dios, él puede dirigir nuevamente nuestra vida para su gloria.
0
0
0
0No comments yet