Check the new version here

Popular channels

la verdad sobre la bomba atomica de hiroshima y nagasaki




Hola amigos taringueros! hoy les quiero hablar sobre un tema importante, uno que todos sabemos pero que pocos entendemos, hoy les voy a hablar de las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.




Bomba atómica

La bomba atómica es un dispositivo que obtiene una enorme energía de las reacciones nucleares. Su funcionamiento se basa en provocar una reacción nuclear en cadena no controlada. 
Se encuentra entre las denominadas armas de destrucción masiva y su explosión produce una característica nube en forma de hongo. La bomba atómica fue desarrollada por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, y es el único estado que ha hecho uso de ella (en 1945, contra ciudades japonesas).






Proyecto Manhattan


El Proyecto Manhattan era el nombre en clave de un proyecto científico llevado a cabo durante la Segunda Guerra Mundial por los Estados Unidos con ayuda parcial del Reino Unido y Canadá. El objetivo final del proyecto era el desarrollo de la primera bomba atómica antes que Alemania la construyera. 


La investigación científica fue dirigida por el físico Julius Robert Oppenheimer mientras que la seguridad y las operaciones militares corrían a cargo del general Leslie Richard Groves. El proyecto se llevó a cabo en numerosos centros de investigación siendo el más importante de ellos el Distrito de Ingeniería Manhattan situado en el lugar conocido actualmente como Laboratorio Nacional Los Álamos.

El proyecto agrupó a una gran cantidad de eminencias científicas (física, química, ciencias informáticas). Dado que tras los experimentos en Alemania previos a la guerra se sabía que la fisión del átomo era posible y que los nacionalsocialistas alemanes estaban ya trabajando en su propio programa nuclear se reunieron varias científicos pacifistas e izquierdistas en su mayoría. Exiliados judíos muchos de ellos, también hicieron causa común de la lucha contra el fascismo y trabajaron para conseguir la bomba antes que los alemanes.
El primer ensayo atómico exitoso ocurrió en el desierto de Alamogordo, en Nuevo México. El artefacto se llamó Trinity y se trataba de una bomba-A de plutonio del tipo Fat Man, el mismo tipo de bomba que sería lanzada sobre Nagasaki días después. En la actualidad este lugar está marcado por un monolito cónico negro de silicio resultado de la fusión de la arena bajo el efecto del calor provocado por la explosión.
En la carrera por la bomba nuclear, los alemanes tenían el Proyecto Uranio y los soviéticos la Operación Borodino.


En la década de los cuarentas el gobierno estadounidense utilizó como conejillos de indias a sus propios ciudadanos para determinar los efectos del plutonio radiactivo sobre el cuerpo humano con fines militares. Al menos 18 personas, entre los que se contaban hombres, mujeres y niños fueron inyectados con plutonio sin su consentimiento. La mayoría eran personas pobres, con pocos estudios o afroamericanos negros. Cinco décadas mas tarde las autoridades admitieron que tales experimentos tuvieron lugar pero solo accedieron a revelar los nombres de algunas de las víctimas bajo el Acta de Libertad de Información.
Un caso típico y bastante conocido fue el trabajador del ferrocarril Elmer Allen, de raza negra y con estudios básicos. En 1947 el hombre de 36 años se presentó en un hospital con un dolor en una pierna. Los médicos le hicieron firmar unos papeles cuyo contenido no comprendía completamente. Acto seguido se procedió a inyectarle plutonio en la pierna, lo que derivó mas tarde en la amputación del miembro. Hasta su fallecimiento Allen sospechó que fue víctima de algún tipo de experimento. Pero dado que el gobierno lo negaba todo, tales sospechas solo sirvieron para que fuera diagnosticado de paranoia por los psiquiatras. Al revelarse la verdad después de su fallecimiento, la nieta de este comparó su caso con algunas de las víctimas de los campos de exterminio que también, según el gobierno estadounidense, supuestamente habrían sido sometidas a diversos experimentos.




En la foto vemos como un pais supuestamente liberador y anti-racista usa a los negros como ratas de laboratorios, ironico no?






Creación de la bomba


La bomba atómica abrió una nueva etapa para la Humanidad, al conocer que un invento del ser humano era capaz de acabar con la vida en el Planeta. El propio Oppenheimer explicó que aquel día era “el agente de la muerte y la destrucción”.

Los alemanes y los japonenes estaban investigando sobre la fisión nuclear desde los años 30.  En el año 1939, los judíos húngaros Edward Teller, Leo Szilard y Eugene Winger huyen de su país y se integran en el selecto comité estadounidense coordinado por el también judío exiliado Albert Einstein que pretende lograr la bomba atómica antes que los alemanes (y utilizarla).

La composición de dicho comité
, que más tarde se convertirá en el Comité de la Energía Atómica, es fundamental para conocer quién dio la orden de detonarla: otro judío, Robert Oppenheimer, perteneciente a la familia de comerciantes de diamantes, está al mando científico.
Cuando el Secretario de Guerra Stimson le habla al General Eisenhower de la existencia de la bomba, el popular Ike se entristeció enormemente y negó la necesidad de golpear a Japón con la nueva arma. Tres días después, se va a Berlín a intentar convencer al presidente Truman de que no la lancen.

Truman, por cierto, había llegado al poder tras la repentina y SOSPECHOSÍSIMA muerte de Roosvelt, y su único empleo conocido era ser el jefe de las logias masónicas de Missouri. Stimson pertenecía a los Skull and Bones de la Universidad de Yale.

Contrariamente a lo que nos han hecho creer, Einstein detestaba los derechos humanos y en intercambio epistolar con Freud, se reía de sus convicciones pacifistas. El 2 de agosto de 1939, el “pacifista” Einstein envió una carta a Roosevelt a través del agente Sachs animándole a trabajar en el proyecto de bomba atómica. El tal Sachs era asesor de los hermanos banqueros judíos Lazard y Lehman, y fundó la hoy conocidísima Goldman Sachs.











Albert Einstein
Old Grove Rd.
Nassau Point
Peconic, Long Island
2 de Agosto de 1939
Franklin D. Roosevelt
Presidente de los Estados Unidos
White House
Washington, D.C.
Señor:
Algunos trabajos recientes realizados por Enrico Fermi y L. Szilard, de los cuales he sido informado en manuscritos, me llevan a esperar, que el elemento uranio pueda convertirse en una nueva e importante fuente de energía en el futuro inmediato. Ciertos aspectos de la situación que se ha producido parecen requerir de vigilancia, y si fuera necesario, de una rápida acción por parte de la Administración. Por ello, creo que es mi deber llamar su atención sobre los siguientes hechos y recomendaciones:
En el curso de los últimos cuatro meses ha surgido la probabilidad – a través del trabajo de Joliot en Francia así como el de Fermi y Szilard en los Estados Unidos – de que pudiéramos ser capaces de iniciar una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio, por medio de la cual se generaría enormes cantidades de potencia y grandes cantidades de nuevos elementos similares al radio. Ahora parece casi seguro que se podría lograr este objetuvo en el futuro inmediato. [Nota del traductor: Se lograría endiciembre de 1942].
Este nuevo fenómeno podría conducir también a la construcción de bombas, y es concebible – aunque con menor certeza – que puedan construirse bombas de un nuevo tipo extremadamente poderosas. Una sola bomba de ese tipo, llevada por un barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto por completo, así como el territorio que lo rodea. Sin embargo tales bombas podrían ser demasiado pesadas para ser transportadas por aire.
Los Estados Unidos solo cuentan con vetas de uranio muy pobres y en cantidades moderadas. Hay muy buenas vetas en Canadá y en la anterior Checoslovaquia, mientras que la fuente más importante de uranio está en el Congo Belga.
En vista de esta situación, podría usted pensar que es deseable establecer algún tipo de contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos que trabajan en reacciones en cadena en los Estados Unidos. Una posible forma de lograrlo podría ser comprometer en esta función a una persona de su entera confianza, la cual tal vez podría servir de manera extraoficial. Sus funciones serían las siguientes:
a) contactar con los Ministerios del Gobierno, manteniéndolos informados de los próximos desarrollos, y hacer recomendaciones para las acciones de Gobierno, poniendo particular atención en el problema que supone asegurarse un suministro de mineral de uranio para los Estados Unidos.
b) acelerar el trabajo experimental, que en estos momentos se efectúa con presupuestos limitados de los laboratorios de las universidades, mediante la aportación de financiación si es que fuera necesario, a través de contactos con particulares del ámbito privado que estén dispuestos a hacer contribuciones para esta causa, y tal vez obteniendo también la cooperación de los laboratorios industriales que cuenten con el equipo necesario.
Tengo entendido que Alemania ha detenido actualmente la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia recientemente tomadas por la fuerza. Esta acción podría entenderse teniendo en cuenta que el hijo del Sub-Secretario de Estado Alemán, von Weizäcker, está asignado al Instituto Kaiser Guillermo de Berlín, donde algunos de los trabajos con uranio realizados en los Estados Unidos están siendo replicados. [Nota del traductor: Alemania invadió Checoslovaquia poco antes de que Einstein escribiera esta carta].
Sinceramente suyo,
Albert Einstein


En mayo de 1945, mientras Hitler se está rindiendo, los aliados ponen en marcha la ONU en el Hotel Palace de San Francisco. Un pequeñísimo grupo se reúne en un jardín para terminar los estatutos de la hoy conocida organización: el abogado de Wall Street John Foster Dulles (su hermano fue el primer jefe de la CIA), el representante de Estados Unidos Alger Hiss, el revolucionario a sueldo de Wall Street William Nelson Cromwell, el banquero Avery Harriman, que ha pasado los dos últimos años ayudando a Stalin en Moscú (representando a la URSS) y el secretario de estado USA Sttetinus, hijo del socio del banquero J.P. Morgan.
Este último les emplaza para hablar del lanzamiento de la bomba atómica sobre Japón. La conversación se desarrolla en los términos de saber cómo justificar el empleo de dicha bomba si, con la capitulación de Alemania y los llamamientos a la paz del Emperador Hirohito, la guerra está prácticamente terminada.



Entonces, Foster Dulles dice:  “mantened a Japón en la guerra otros tres meses, y podremos usar la bomba sobre sus ciudades: acabaremos la guerra con el miedo desnudo de las gentes del mundo y los tendremos a nuestros piés”. Lanzar la bomba atómica era vital para lanzar la guerra fría, que mantendría a la Humanidad sometida ante el miedo a la destrucción durante la segunda mitad del siglo XX: antes de acabar la la II Guerra Mundial ya comenzaron esta nueva guerra.

Para lo cual, obviamente, los propios banqueros capitalistas pasaron a los soviéticos el secreto de la bomba atómica, a través de “Los cinco de Cambridge”
entre los que estaba el barón Rothschild y el escritor Ian Fleming (James Bond). Entre el grupo que decidió lanzar la bomba, además, había tres políticos/banqueros comunistas que aconsejaban a la Unión Soviética: Hiss, Cromwell y Harriman.
El Proyecto de la bomba atómica es judío desde el inicio. La persona responsable, Bernard Baruch, vivía en Manhattan, de ahí que a ese proyecto secreto se le diera el nombre de “Proyecto Manhattan”. También pertenecían al consejo asesor sobre defensa, el presidente de la Universidad de Harvard, Conant (impulsor del anthrax) y el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, George L. Harrison. El judío lituano Lipman Siew que se cambió el nombre por el de William L. Laurence  y escribía en el New York Times, otro hombre de Baruch. El fue el único civil que pudo ver el test de la bomba atómica en Los Alamos, Nuevo Méjico, y quien se sentó en el asiento del copiloto en el nefasto avión Enola Gay, que lanzó la bomba atómica. 



Baruch, el judío que impulsó a Truman a lanzar la bomba atómica.



Paul Tibbets, piloto del Enola gay.


Lawrence/Lipman, judío, copiloto del Enola Gay.





Little Boy




Little Boy (en españolNiñito o Niño Pequeño) fue el nombre con que se bautizó a la bomba atómica lanzada sobre la ciudad japonesa deHiroshima el 6 de agosto de 1945Little Boy fue lanzada desde el bombardero estadounidense B-29 llamado Enola Gay pilotado por el teniente coronel Paul Tibbets, desde unos 10.450 m de altura. El aparato explotó a las 8:15:45 AM (JST), aproximadamente, cuando alcanzó una altitud de 600 m.

Little Boy era una bomba de diseño sin probar el día del lanzamiento, ya que la única prueba anterior de un arma nuclear (prueba Trinity, realizada cerca de AlamogordoNuevo México) correspondía al diseño de plutonio, mientras la bomba que estalló sobre Hiroshima era de uranio, que no albergaba tantas dudas sobre su fiabilidad.
Presentaba un aspecto de bomba alargada de color verde oliva y chata, con alerones cuadrados de los cuales sobresalían sensores de radar y barométricos. Pesaba aproximadamente 4.400 kilogramos, tenía tres metros de longitud y setenta y un centímetros de diámetro.

Se fijó al avión con unos ganchos especiales y tenía una potencia explosiva cercana a los 16 kilotones, equivalente a cerca de 16000 toneladas de TNT.
Llegada en partes a Tinian el 26 de julio de 1945, una parte fue transportada por el USS Indianapolis (CA-35) y la otra parte por transporte aéreo.

Una vez ensamblada y armada bajo las más estrictas medidas de seguridad quedó a la espera, se requirió hacer al costado de la pista, una pista con foso para depositar en él la bomba. El Enola Gay tuvo que colocarse encima de este foso para que la bomba, mediante gatos hidráulicos pudiese ser levantada y colocada en el compartimiento de la bomba.
El B-29 Enola Gay necesitó de toda la pista para despegar con la bomba. Esta bomba fue armada en vuelo por el técnicoWilliam Sterling Parsons. Esto consistía en colocar los pequeños sacos de pólvora convencional para el cañón, armarla eléctricamente, comprobarla y quitar los obturadores de seguridad colocar unos obturadores rojos y sustituir los verdes.




Mitos

Una de las mentiras que nos contaron es que lanzaron panfletos sobre Hiroshima avisando al pueblo: la realidad es que los lanzaron varios días después de la masacre. El 1 de junio de 1945, Oppenheimer y Byrnes habían decidido que las bombas debían lanzarse sin avisar previamente a la gente.

Otra creencia errónea es que ambas ciudades eran blancos militares.
La realidad es que en Hiroshima había 20.000 soldados (la mitad murieron) y en Nagasaki murieron 150 militares. Es decir, el 4% de los fallecidos.
Mientras tanto, el mencionado Lawrence/Lipman escribía en el New York Times a sueldo del ministerio de Defensa negando que hubiera víctimas por radiaciones.

La noticia de que Hiroshima y Nagasaki habían sido destruidas se celebró entre alborozo por los científicos del Proyecto Manhattan, con Oppenheimer a la cabeza.




Bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki


Los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki (ciudades de Japón) fueron lanzados por Estados Unidos el 6 de agosto y el 9 de agosto de 1945. Estas han sido las dos únicas bombas atómicas con uso militar no experimental de la historia mundial. En pocos segundos, ambas ciudades quedaron devastadas. Se calcula que en Hiroshima, la bomba mató a más de 120.000 personas de una población de 450.000 habitantes, causando otros 70.000 heridos y destruyendo la ciudad casi en su totalidad. En Nagasaki, el número de víctimas causadas directamente por la explosión se estima en 50.000 mortales y 30.000 heridos de una población de 195.000 habitantes. A estas víctimas hay que sumar las causadas por los efectos de la radiación nuclear. De una población de 645.000 habitantes, el número de víctimas pudo sobrepasar las 400.000 o 500.000, de ellas, 200.000 o 250.000 mortales. Es decir de toda la poblacion total hubo un 77% de victimas y un 31% victimas fatales.





Consecuencias


Pasados los minutos se vieron masas de gente viva, con jirones de piel colgando a consecuencia de las quemaduras de tercer y cuarto grado. Había mutilados por los escombros, personas quemadas parcialmente sólo por el lado expuesto a la explosión.... Los incendios se sucedían uno tras otro.
Media hora más tarde empezó a suceder algo extraño: empezó a caer una lluvia de color negro. Esta lluvia traía el carboncillo condensado de todo material orgánico quemado (entre ellos las víctimas humanas), y del material radiactivo de la bola de humo que se había levantado. Esta lluvia causó muchas víctimas días después por anemia, espasmos y convulsiones de origen hasta entonces misterioso. La lluvia negra empezó a caer al noroeste. Sus efectos se sintieron incluso en algunas zonas lejanas.
El caos, el desconcierto y la ruina fueron totales. El paisaje calcinado adquirió un tono gris uniforme, como si el color se hubiera extinguido. El pasto se volvió rojo grisáceo. El 92% de las edificaciones sólidas de Hiroshima quedaron arrasadas.




Críticas


Casi de inmediato después del término de la Segunda Guerra Mundial, y persistiendo, se han cuestionado desde el punto de vista ético los bombardeos atómicos sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

EE.UU. violó la convención de La Haya
, que fueron los tratados estipulados en 1899, 1907 y 1923 (la ley sobre la guerra aérea), que en su acápite 23 trata sobre normas de bombardeos a objetivos militares y que prohíbe expresamente el bombardeo de ciudades con civiles, aunque haya objetivos militares incluidos en su perímetro.

Se calcula que cada ciudadano japonés muerto por el bombardeo atómico costó inicialmente a los EE.UU. entre 5.000 a 8.000 dólares, esta cifra aún sigue decreciendo.
El uso de armas atómicas ha sido calificado de bárbaro. En la actualidad se dice que el presidente Harry S. Truman estaba efectivamente informado de que el emperador Hirohito tenía la intención de rendirse en breve. Además en el momento del ataque el territorio estadounidense no estaba en peligro.






Obviamente al ser un crimen por parte de aliados judíos, NINGUN participante de esta locura fue juzgado por arruinar la vida del 77% de la poblacion japonesa VICTIMA DIRECTA de esta violación a los derechos humanos. Tampoco Japón recibe alguna compensación económica.


pero mientras tanto nos siguen engañando...




Saludos y son todos bienvenidos a dejarme un msj si así lo desean  
1Comment
      GIF
      New