Popular channels

La vida artificial cada vez más lejos de la ciencia ficció

EXPERIMENTO EN LOS ESTADOS UNIDOS



Es una historia apasionante. El científico y empresario Craig Venter, cuyo proyecto privado para descifrar el genoma humano rivalizó con el del gobierno de los Estados Unidos en la década del 90, logró reemplazar la estructura genética de una bacteria por el ADN de otra, transformándola en una especie distinta. Y así creó "vida artificial".

Vida artificial es vida que puede "crearse" en un laboratorio. El experimento, realizado por científicos del instituto sin fines de lucro que Venter tiene en Rockville, Estados Unidos, podría contribuir para crear en el futuro bacterias sintéticas. El grupo de Venter está entre los varios que trabajan desde hace tiempo para "fabricar" una bacteria viva en laboratorio con el menor conjunto posible de genes necesarios para funcionar y reproducirse. Los científicos apuntan a crear microbios que puedan ser empleados para diseñar, por ejemplo, nuevos biocombustibles con características genéticas que los hagan menos contaminantes.

Aun así, los críticos están preocupados ante el posible riesgo de que los microbios creados por el hombre generen peligros desconocidos y advierten que la regulación siempre viene rezagada respecto de los avances científicos. "Esto nos coloca en el papel de competir con Dios en la posibilidad de crear nuevas formas de vida", advirtió Pat Mooney, dirigente de un grupo activista con sede en Canadá, el grupo ETC, que presiona en la ONU y otras organizaciones internacionales para crear regulaciones sobre el desarrollo de microbios sintéticos.

Venter y la empresa de capital cerrado que fundó, Synthetic Genomics Inc., han solicitado patentes en Estados Unidos y otros países describiendo cómo pueden ser creados organismos artificiales. Este mes, su compañía firmó un acuerdo con BP Plc, la empresa de energía londinense, para investigar la estructura genética de los hidrocarburos con el objetivo de aprender a desarrollar una energía limpia y mejorar las tasas de recuperación energética.

"Venter y sus colegas están creando una tarjeta de presentación para una nueva era de biología sintética", definió Arthur Caplan, presidente del departamento de Etica médica en la Universidad de Pennsylvania. "Abre la puerta para el diseño de nuevos microbios con propiedades como secretar sustancias similares al petróleo. Pero habrá controversia".

Para este experimento, en lugar de construir una caparazón de la nada, Venter y sus colegas usaron bacterias existentes como base y luego le insertaron el genoma de un segundo microbio en un proceso complejo. Usaron dos cepas de bacterias conocidas como micoplasmas que infectan inofensivamente a las cabras.

Después de varias rondas de divisiones celulares "el cromosoma original en la célula desaparece y tenemos células conteniendo sólo el cromosoma trasplantado", dijo Venter en una conferencia telefónica con la prensa. El anfitrión se convirtió en donante.

"Imagine que compró una laptop Macintosh y decide que quiere una PC", propuso David Haussler, investigador del genoma y profesor de ingeniería biomolecular en la Universidad de California, en los Estados Unidos. "Entonces carga el sistema operativo en su PC y esencialmente reemplaza el de la Mac. Su laptop se puede comportar como una PC porque el sistema operativo controla el comportamiento de la laptop de la misma forma en que el genoma controla el comportamiento de la célula".

Haussler, que no participó en el estudio, dice que la investigación ayuda a resolver el problema "del huevo y la gallina" en el esfuerzo por desarrollar la biología sintética. "Si usted va a crear un organismo vivo autónomo, por dónde empieza: ¿por el genoma o por la célula?", planteó. "Usted puede sintetizar el ADN pero nadie puede concebir crear una célula" con todas sus complejas estructuras.

El trabajo del equipo de Venter muestra que se puede usar el envase de una célula existente para albergar un nuevo genoma, dijo Haussler. Si su grupo u otro tiene éxito en sintetizar el ADN, en lugar de tomarlo prestado de algo preexistente, este experimento muestra que un "trasplante de ese ADN" puede funcionar conforme el material genético transferido simplemente se apropie del envase en el que se lo colocó.

Rob Waters BLOOMBERG. ESPECIAL

FUENTE:http://www.clarin.com/diario/2007/07/01/sociedad/s-04815.htm
0
0
0
0No comments yet