Check the new version here

Popular channels

La vida después de Bill Gates

La vida después de Bill Gates




Los planes de Microsoft y de su creador, el rol de Google y los vertiginosos avances tecnológicos que seguirán cambiando la forma en que nos comunicamos.

¿Quo vadis, Microsoft? La clásica pregunta latina tiene sentido para la empresa que fabrica el sistema operativo Windows, instalado en el 90% de las computadoras del mundo, luego de una partida de la que tanto se habló, la de Bill Gates, la cara pública de esta compañía que el año pasado facturó 51.122 millones de dólares y ganó 14.000 millones.
La manera en que Microsoft afronte su destino es uno de los grandes interrogantes de la industria de las tecnologías de la información y la comunicación, y que tendrá su repercusión en los usuarios.
¿Tiene la empresa creadora del paquete de software de oficina Office, la dueña del servicio de mensajería MSN Messenger, del correo electrónico Hotmail, de la consola de juegos Xbox, las fortalezas necesarias para enfrentar los desafíos que le plantean Google, el líder de Internet, y el movimiento del software libre? ¿Cuáles fueron los aciertos y los errores de Gates? ¿Podrá mantener Microsoft sin su máxima figura la posición de influencia que tiene en la industria tecnológica? ¿O deberá recurrir al hombre que dejó Harvard cuando tenía 20 años para fundar la compañía en 1975 junto con Paul Allen? ¿Habrá vida para Microsoft después de la partida de William Henry Gates III, tal el nombre real del tercer hombre más rico del mundo?
Repasemos: Gates, quien durante años fue la persona más rica del planeta, con un patrimonio que alcanzó los 100.000 millones de dólares en 1999, abandonó su cargo el 27 de junio. Ese día fue por última vez a su despacho en la sede de Microsoft en Redmond, en un gran campus rodeado de lagos y bosques en el noroeste de los EE.UU. La oficina fue ocupada por su sucesor, Steve Ballmer. Fue el punto culminante de una larga transición que empezó en 2000, cuando Gates dejó su puesto de CEO a Ballmer, y continuó en 2006, cuando designó a sus sucesores técnicos, Roy Ozzie y Craig Mundie. Hace dos años anunció que en 2008 se dedicaría por completo a la fundación que creó junto a su esposa. Pero Gates no cortó definitivamente los lazos con su compañía. Seguirá siendo presidente del consejo, queda como consultor y trabajará un día a la semana para la empresa.
¿Qué legado dejó este hombre, padre de dos hijos y que sufre el síndrome de Asperger, un desorden autístico que provoca una especie de ceguera emocional?
Para Raúl Bauer, director de la consultora Trends Consulting, uno de los grandes méritos de Gates fue masificar el uso de la tecnología: "La acercó al usuario final, eliminando barreras de raza, religión, ideología, género".
Tomás Oulton, ex gerente de Microsoft Cono Sur en las áreas de Hogar y Entretenimiento, coincide: "Bill ayudó a expandir el conocimiento y a que la tecnología estuviera al alcance de la gente común; más aun, que estuviera a su servicio". Fue "el mayor vehículo de popularización del uso de la informática de todos los tiempos", define Enrique Dans, profesor de Sistemas de la Información en el Instituto de Empresa en Madrid. "Nadie ha contribuido como él -admite- a la hora de presentar una solución al alcance de cualquiera, con un precio enormemente reducido, si lo comparamos con las herramientas de la época pre-Windows, y un entorno completamente diferente en planteamiento y amigabilidad de lo que había antes de él."
La visión original de Gates fue "una computadora en cada escritorio y en cada hogar". "Eso -señala Oulton- dicho en los 80 era algo imposible de creer. Las computadoras ocupaban salas enteras y debían ser programadas por analistas con 6 años de formación universitaria. Esa visión de Bill se alcanzó en dos décadas." En 1983 lanzó la primera versión de Windows y en 1988 ya era la primera empresa mundial de software.
Sin embargo, la fama de Gates opacó a otras personas que aportaron al desarrollo de la computación: "Lamentablemente, lo que más se divulga son las fortunas monetarias, y poco se habla de quienes realmente hicieron contribuciones revolucionarias al sistema científico-tecnológico", advierte Beatriz Busaniche, profesora de la UBA y militante del software libre. En ese sentido recuerda, entre otros, a Ray Tomlinson (creador del primer programa de correo electrónico, en 1971), Vint Cerf y Robert Kahn (desarrolladores del protocolo TCP sobre el que se sostiene Internet), Tim Berners Lee (creador de la Web), Linus Torvalds (iniciador de Linux) o Steve Wozniak (fundador de Apple junto con Steve Jobs). "Son nombres que seguramente le suenan a muy poca gente, pero que tienen los enormes méritos de habernos traído hasta donde estamos hoy en el mundo de las nuevas tecnologías", afirma.

Un gran acierto, un gran error
Gates pudo capitalizar un momento de inmensa suerte, según la definición de Dans, cuando aceptó desarrollar en 1980 el sistema operativo de las PC de IBM: como no lo tenía, se lo compró a otra compañía por 50.000 dólares, en el mejor equivalente moderno de la venta de la isla de Manhattan por 24 dólares. Así se convirtió en un fenómeno a caballo del éxito de las primeras computadoras. Luego logró superar a otros competidores que habían llegado antes que Microsoft al mercado de los procesadores de textos, las planillas de cálculo, la interfaz gráfica y la gestión del e-mail. "Los fue desplazando -explica Bauer- integrando todo y con una inversión en marketing muy fuerte."
Pero Gates no es una especie de Rey Midas, y cometió errores que pueden convertirse en fatídicos para el futuro de la compañía: "Llegó tarde a demasiadas cosas y no entendió algunas de ellas -afirma Dans-. No fue capaz de ver Internet y su enorme potencial, lo despreció, pensó que el mundo viviría mucho mejor con redes propietarias y no participó en su desarrollo inicial. Cuando quiso darse cuenta, Internet le había pasado por encima, y el foco dejaba de estar en la máquina, que dominaba, para estar en una red en la que no era prácticamente nadie."
Para el profesor español, los errores de Gates se resumen en "no haber entendido las leyes de la economía, fundamentalmente por no tener formación económica: al reducir Internet los costos de transacción y comunicación, la forma de producir software en un mercado pasa a ser más eficiente que hacerlo en una jerarquía empresarial, razón por la cual todo producto producido de esa manera acaba tarde o temprano siendo mejor que sus alternativas propietarias", como ocurre con Windows u Office, por los cuales hay que pagar una licencia a Microsoft.

¿Salida para la filantropía?
Surge entonces la duda sobre si Gates optó por abandonar su cargo para dedicarse a la filantropía o para alejarse de un mercado que ya no es como en los inicios de Microsoft. Oulton cree que el hombre que tiene una fortuna de unos 56.000 millones de dólares se retira porque "encuentra una misión más noble y con resultados superiores a los que podía obtener con Microsoft. La tecnología pierde un visionario, pero ganamos una persona que se dedicará a que la tecnología se aplique a los problemas de los más necesitados". Dans discrepa de esta visión, y advierte que Gates se retira "cuando ve que sus características como líder ya no son las adecuadas en el mundo actual. En muchos sentidos, Gates se frustra cuando comprueba que ha dejado de ser un promotor de progreso y avance tecnológico, y se ha convertido en un freno para el mismo. De hecho -remarca Dans-, al entrar con su fundación en el ámbito de la salud, exige que los proyectos que promociona económicamente compartan sus hallazgos en el más genuino modo del código abierto".
En la Argentina, Javier Bartoli Piñero, gerente de Comunicaciones Corporativas de Microsoft, explica: "Hoy las tecnologías de información y comunicación están permitiendo que sea más fácil para personas y empresas en lugares distantes comunicarse y hacer negocios entre ellos. Esta tendencia, a pesar de representar un reto competitivo para las economías, podría ayudar a que miles de millones de personas superaran la pobreza y formaran un mundo más estable, pacífico y justo. En definitiva, posibilita la inclusión social de comunidades aisladas y en algunos casos marginales. Es por eso que, recientemente, Bill Gates anunció que Microsoft renovó su compromiso con la educación, a través de nuestro programa Alianza por la Educación, al realizar una segunda inversión de cinco años que suma un total de casi 500 millones de dólares en inversiones en el programa alrededor del mundo. Nuestro objetivo es expandir los programas para ayudar a transformar la educación y poder alcanzar a más de 250 millones de estudiantes y profesores durante los próximos cinco años".

Lo que vendrá
La salida de Gates abre interrogantes sobre el futuro de Microsoft. Pese a ser una corporación de 60 mil empleados con presencia en 60 países, "Bill ha sido un líder nato cuya visión ha sido el vector o directriz de la compañía", afirma Oulton. "Si Bill decía que había que ir en una dirección, nadie lo discutía, porque pocos tenían la capacidad de mirar tan lejos", agrega este ex gerente de la compañía, quien reconoce que no está mal que su ex empleador deje de ser "una compañía billdependiente y billcéntrica para ser una corporación con decisiones de directorio". Pero advierte: "Microsoft es una compañía que necesita un líder visionario, alguien que marque un punto en un futuro no diseñado aún y que pueda trazar ese puente mitad real, mitad imaginación". Para Dans, ese lugar le correspondería a Ozzie, director de software y productos, "un hombre brillante y de su tiempo, capaz de entender los condicionantes de Internet y de un mundo construido cada vez más en torno a los servicios y la apertura".
Para el profesor español, a Microsoft "le queda mucho por hacer y decir: es una empresa con grandes ingenieros, con un gran clima de trabajo y una cultura muy fuerte y compartida por sus trabajadores. Ahora -apunta- necesita que ese mismo entorno desarrolle la capacidad de funcionar como una parte del nuevo ecosistema, porque hasta el momento se ha comportado en él manteniendo una actitud completamente predatoria, y la competencia hoy se basa en apertura, en desarrollar plataformas, y en factores que, en general, Google o Yahoo! hacen infinitamente mejor que Microsoft, que se sigue comportando como una empresa del siglo pasado".

Negocios en la nube informática
Los programas de computación tradicionales y las pautas que Microsoft controla en ese mercado resultan menos importantes cuando cada vez más aplicaciones son accesibles a través de un navegador y distribuidas a través de Internet desde gigantescos centros de datos controlados por Google y otras empresas. Este nuevo sistema es definido como "informática en nubes" (cloud computing) y el modelo empresarial que lo rige es la venta de publicidad por Internet y servicios de software. "El fenómeno del cloud computing es el más importante que vivimos en la actualidad -afirma Dans-. Y el lugar del que parte Microsoft es el peor de todos: el de ser representante de la informática del pasado, de la informática vinculada al ordenador en vez de a la Red, de tener como clientes a los vendedores de máquinas y a los usuarios simplemente como víctimas a las cuales intentar obligar a que se compren máquinas nuevas. Posiblemente pueda estar ahí, pero mi percepción es que volverá a llegar tarde, porque mantiene demasiado foco en su negocio tradicional, que permanece intocable."
Sin embargo, Oulton recuerda algunos datos que demuestran la fortaleza de Microsoft en este terreno: "Messenger tiene 800 millones de usuarios que todos los días acceden desde computadoras y dispositivos portátiles e intercambian información chateando, pasándose fotos o archivos 7 días a la semana, 24 horas por día. Los sistemas que soportan semejante tráfico no se hacen de la noche a la mañana. Microsoft tiene los elementos para competir en el mercado de la suscripción de clientes y publicidad, y debe de haber dos empresas más en el mundo con esa capacidad", sostiene Oulton.
Ante este panorama, ¿se puede concebir en el mediano plazo un regreso de Gates a la compañía que fundó? "No lo creo para nada -asegura Oulton-; en un par de años Gates estará profundamente involucrado en las actividades humanitarias de su fundación." Dans coincide: "El sabe que lo que Microsoft necesita es sangre e ideas nuevas, no invocar los fantasmas del pasado". Más cauteloso, Bauer recuerda: "Estamos en un negocio extremadamente dinámico. Todo es posible. Si me entero de que él empieza a vender sus acciones de Microsoft... te juro que lo sigo".

fuentes: http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=5847
0
0
0
0
0No comments yet