Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Lago Natrón



El lago Natron es un lago salado endorreico africano localizado en el Gran Valle del Rift, en Tanzania, en la frontera con Kenia. Junto a él se encuentra el estratovolcán Ol Doinyo Lengai. Su superficie aproximada es de 600-800 km², aunque puede llegar a alcanzar los 1.040 km², y de él se extraen sales de cloro, sodio y magnesio.

Sus aguas están teñidas de rojo por la proliferación de algas. En él se pueden apreciar formaciones de espirales de carbonato sódico que surgen de las profundidades de la tierra a través de géiseres. Estas espirales decoran la superficie de sus aguas, así como la sosa se acumula en las orillas como una espuma blanca.

Sólo los flamencos sobreviven en este peculiar ambiente, ya que devoran las algas filtrando las aguas alcalinas gracias a su pico.




Ubicación


Países:  Kenia -  Tanzania
Divisiónes: Provincia del Valle del Rift (KEN) - Región de Arusha (TAN)

Coordenadas:2°25′20″S 35°59′32″E



Causa de esta Curiosidad

El lago Natron es un lago de agua salada, endorreico (sin salida al mar), ubicado en la región oriental del continente africano, más precisamente, en la frontera entre Kenia y Tanzania, sobre el Gran Valle del Rift. Su superficie tiene entre unos 600 y 800 km², pero en ocasiones logra superar los 1000 km². Este lago salado es uno de los más serenos de toda África, pero al estar tan cerca del majestuoso estratovolcán Ol Doinyo Lengai (“La montaña de Dios”), numerosos son sus complejos compuestos químicos.

Desde este lago se suelen extraer distintos tipos de sales de cloro, sodio y magnesio. Sus aguas alcalinas tienen un increíble pH de 10.5 y es un líquido tan cáustico que puede provocar serias quemaduras en la piel y en los ojos de los animales que allí se acercan y que, lógicamente, aún no han logrado adaptarse.

La alcalinidad de estas aguas proviene, entre otras cosas, del carbonato de sodio y otros compuestos minerales que, desde las montañas circundantes, desembocan en el lago. El carbonato de sodio, uno de los compuestos químicos que más abunda en el lago, es justamente uno de los que más se empleaban en el Antiguo Egipto para la momificación, actuando como un conservante muy eficaz.


Fotos del fotografo: Nick Brandt