About Taringa!

Popular channels

¡Las fugas más célebres en México!

FUGAS CÉLEBRES.


¿Se quedó en el “El Limbo”?

El legendario Jesús Arriaga, mejor conocido como “Chucho el Roto” —porque para realizar sus estafas se vestía al estilo elegante de la gente adinerada del siglo XIX, llamados “rotos”—, fue un astuto bandido mexicano que destinó la mayor parte de lo hurtado a ayudar a los pobres.

En 1885 se escapó de la cárcel de San Juan de Ulúa, ubicado en un islote de Veracruz. Aunque por primera estaba preso, logró fugarse metido en un barril que se utilizaba como sanitario, el cual lo arrastró hasta la costa. Nueve años después fue reaprehendido y vuelto a encerrar en San Juan de Ulúa, de donde intentó huir por segunda ocasión, pero fue traicionado y condenado a recibir 200 latigazos en la llamada celda de castigo “El Limbo”.


San Juan de Ulúa.

De ahí fue trasladado a la enfermería del hospital más antiguo de Veracruz, el “Marqués de Montes”, donde se le declaró muerto el 25 de marzo de 1894, a los treinta y seis años de edad, a consecuencia de los golpes recibidos. El cuerpo de “Chucho el roto” sí que salió de San Juan de Ulúa y fue llevado en ferrocarril a la Ciudad de México para ser sepultado. Y se cuenta que quienes recibieron los despojos se llevaron el susto de su vida cuando abrieron el féretro y, en lugar del cadáver, hallaron un montón piedras.

"Chucho El Roto".

“Rebelde” hasta la fuga.

En 1909, Francisco I. Madero fundó el Partido Nacional Antirreeleccionista que se oponía a la Presidencia ininterrumpida de Porfirio Díaz, el cual, merced a elecciones truculentas, venía gobernando desde 1876. Nominado candidato presidencial por este partido, Madero fue encarcelado en 1910, en San Luis Potosí, por orden del gobierno federal, bajo los cargos de rebelión y ultraje a las autoridades.

El político y empresario coahuilense también se rebeló de su encierro y logró escapar hacia Estados Unidos. Desde San Antonio, Texas, promulgó luego el Plan de San Luis, que convocaba a levantarse en armas el 20 de noviembre de 1910, para llevar a cabo el derrocamiento del Porfiriato.


Francisco I. Madero.

Escape del paredón.


Molesto por la brillante carrera de Pancho Villa y con el pretexto del robo de una yegua, Victoriano Huerta procesó al líder revolucionario por insubordinación y ordenó su fusilamiento. Madero intervino y el “Centauro del Norte” fue enviado a la penitenciaría de la Ciudad de México —también llamado el Palacio Negro de Lecumberri—, donde permaneció de junio a noviembre de 1912. En diciembre fue trasladado a la cárcel de Santiago Tlatelolco, pero escasamente permaneció ahí un mes, pues el 25 de diciembre escapó.

Pancho Villa.

Palacio Negro de Lecumberri; ahora Archivo General de la Nación.

Pájaro que voló.

Una de las fugas más espectaculares en la historia de las prisiones mexicanas, es la del traficante de armas David Kaplan, quien cumplía una sentencia de 28 años en el penal varonil de Santa Martha Acatitla. El 18 de agosto de 1971 este estadounidense se escapó volando, en un helicóptero que, pintado de azul, como el que utilizaba el regente de la ciudad, aterrizó en el patio del dormitorio uno del reclusorio.

Joel David Kaplan.

Junto con su acompañante de celda, el venezolano Carlos Contreras Castro, Kaplan huyó, ante los ojos atónitos de los presos y celadores que ni un disparo hicieron.



Un galán de cine.

El primer gran narcotraficante que operó en México, Alberto Sicilia Falcón, exiliado cubano y participante como mercenario en el ataque a Playa Girón, fue recluido en Lecumberri, en 1975.

Por su mal comportamiento y sus continuos pleitos fue considerado como un reo incorregible, pero el 26 de abril de 1976, junto con Luis Antonio Zúccoli, Alberto Hernández Rubí y José Egozzi Bejar, se escapó del Palacio Negro, por un túnel de más de 40 metros de largo, horadado por las noches.

De Sicilia se cuenta que en prisión era un hombre dadivoso con los otros reos, quienes con gusto estaban dispuestos a servirle. Fuera de prisión era considerado un temible asesino, a pesar de que su galanura y porte varonil lo semejaban a un artista de cine al que se le llegó a vincular sentimentalmente con Irma Serrano, La Tigresa, y con Dolores Olmedo.

Para desgracia del narcotraficante, un mes después de su fuga fue recapturado y llevado a la penitenciaría de Santa Martha Acatitla, para luego ser trasladado al penal de La Palma, de donde salió en 1999.


Alberto Sicilia Falcón y la Tigresa.

En zapatos de mujer.

Acusado de secuestro, Guillermo Mendoza Ramírez fue condenado a 33 años de prisión en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente. Sin embargo, no tuvo prejuicio alguno en vestirse de mujer y salir por la puerta del acceso al penal, el 8 de diciembre de 2001.

“Enemigo público número uno”


Ex militar de la Brigada de Fusileros Paracaidistas y ex policía del Batallón de Radio Patrullas del Estado de México (Barapem), Alfredo Ríos Galeana se convirtió, en 1981, en un delincuente, al desaparecer la corporación mexiquense. En su historial criminal, que le ganó el mote de “El enemigo público número uno”, se encuentran los cargos de robo, asociación delictuosa, portación ilegal y acopio de armas de fuego, daños en propiedad ajena, homicidio, falsificación, evasión de reos y ataques sexuales. Cometió alrededor de cien asaltos a bancos e inmuebles y mató a varios policías, pero también secuestró y asesinó a comerciantes y empresarios.

En 1983 se fugó del Centro de Readaptación Social del Estado de Hidalgo, donde estuvo unos meses. Fue recapturado y llevado al penal varonil de Santa Martha Acatitla, de donde volvió a escapar. Ya preso en el Reclusorio Sur, estando en una de sus audiencias, diez de sus cómplices arribaron al área de rejillas de prácticas y arrojaron granadas, haciendo un boquete por el que escapó el delincuente, el 22 de noviembre de 1986.

En 2005 fue detenido en Estados Unidos, donde tenía una nueva esposa y tres hijos, además de que se hizo cristiano y su vida era relajada tras haberse realizado hasta tres cirugías plásticas para modificar su rostro. Ahora se encuentra en el penal federal de La Palma y varios de sus delitos han prescrito, los testigos murieron y los bancos han desaparecido.


Alfredo Ríos Galeana.

El Señor de los Récords

Condenado por secuestro y portación de armas exclusivas del Ejército y la Armada, Nicolás Andrés Caletri López, o simplemente Andrés Caletri —junto con Ríos Galeana— posee el récord de fugas de distintos penales. En enero de 1992 se escapó del de Santa Martha Acatitla.

Ocho meses después fue detenido de nuevo, pero el 30 de diciembre de 1995 se fugó del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, junto con once reos más.

Posteriormente fue detenido y condenado a 28 años de prisión, pero el 8 de junio de 1998 logró salir del Reclusorio Preventivo Varonil Norte. En febrero de 2010 fue recapturado en Oaxaca.


Andrés Caletri

“El Samsonite”


Alfredo Cervantes Ramírez logró escapar del Reclusorio Norte, el 8 de junio de 1998, en el interior de una maleta Samsonite. Luego de someterse a una rigurosa dieta, logró un peso de 50 kilogramos, que bien le permitió acomodarse en el equipaje y ser sacado del penal por su esposa. Fue recapturado en Nuevo Laredo, en 2004.


Un millonario de Forbes

Uno de los hombres más ricos del mundo, según Forbes, pero también de los más buscados, es el famoso narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, quien huyó, el 19 de enero de 2001, del penal de máxima seguridad de Puente Grande, en Jalisco, sin que “nadie” se diera cuenta. De su fuga predominan dos versiones: la primera sostiene que se metió a un contenedor de ropa sucia y que fue subido a un camión de limpia que lo sacó de la prisión.

La segunda versión es sustentada por la periodista Anabel Hernández, en su libro Los señores del narco, donde asegura que la fuga de “El Chapo” fue organizada por funcionarios públicos.

Joaquín "el Chapo" Guzmán.

Ella indica que un día antes de la fecha “oficial” de la huída, adentro del penal hubo un operativo y, cuando los policías entraron, “El Chapo”, vestido con un uniforme que previamente le había sido entregado, salió con el convoy por la puerta principal del penal.

El 22 de febrero de 2014, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto confirmó que Guzmán Loera había sido capturado en un operativo conjunto de la Secretaría de Gobernación, Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.





Fin del post!


Gracias por pasar


No olvides comentar y si gustas dejar puntos!
0No comments yet
      GIF