Check the new version here

Popular channels

Las nuevas y famosas practicas sëxuales en el mundo!


¿Quieres conocer nuevas palabras para asombrar a tu chico o a tus amigas?
En materia de sexô, la moda y las tendencias son factores que, con el paso de tiempo, se encargan de establecer determinados gustos o preferencias, así como nuevas maneras de convivir en la intïmidad, o incluso aquellas prácticas sexualës que nunca pasarán de moda.
 
Tickling
 El sexô es salud. Y la risa, también. Entonces, ¿por qué no unirlos en busca del placër? En esto consiste el “tickling”, una técnica que, a través de cosquillas ëróticas, lidera el camino hacia un orgasmô explosivo y suma carcajadas al clïmax.
Pero más allá de lo puramente sëxual, esto tiene una justificación científica. El cosquilleo produce risa, lo que -a su vez- genera endorfinas (la “hormona de la felicidad”) y estimula las áreas del cerebro que se vinculan al goce y el deseo. Por eso, incluir esta práctica en el franeleo previo es casi una obligación entre las sábanas.
¿Cómo hacerlo?
Para empezar, no hay un área del cuerpo definida. Todo puede convertirse en una gran zona erógena sensible, del cuello o los pezones a la punta del pie, todo vale. Y lo más importante: que cada uno descubra su propio “punto débil”, algo que también puede ser una parte esencial del juego.
Una vez que descubrieron juntos los puntos más calientes de cada uno, manos a la obra. Y nunca mejor dicho. Pueden hacerse mutuamente las clásicas cosquillas con los dedos, apostar por la sutileza y pasar delicadamente las yemas o… ¡Jugar con plumas!
A todo esto le podés sumar algunos complementos hot como vendar los ojos, atar las muñecas o todo lo que los excite para aumentar la pasión.
Parte esencial de la previa, es fundamental dedicarle tiempo y ganas de descubrirse juntos. ¿Te ánimas a usar el plumero y conseguir ôrgasmos inolvidables?   
 
Abdorgasmos
 
Está demostrado que el sexô no es el único medio para llegar al clímax. Ahí tenemos a los “abdorgasmos” que son producto del ejercicio físico al margen de cualquier práctica erótica. En 1953, Alfred Kinsey realizó un estudio en el que el 5% de las mujeres entrevistadas reconocían haber experimentado ôrgasmos en el gimnasio.
 
Y es que se cree que los músculos abdominales tienen una relación con el placer. Más recientemente, la investigadora Debby Herbenick, codirectora del Centro para la Promoción de la Salud Sëxual de la Universidad de Indiana (Estados Unidos), entrevistó a 300 mujeres de 18 a 63 años. El 19% dijo tener ôrgasmos haciendo bicicleta o spinning, el 9,3% lo logró escalando una cuerda, el 7% levantando pesas y otro 7% haciendo yoga, máquina elíptica o aeróbic. ¡A hacer abdominales, chicas!
 
Dogging
 
No es otra cosa que tener sexô en lugares públicos. Se trata de una práctica sëxual que va en ascenso y que cuenta con numerosos aficionados en todo el mundo. El término proviene de dog –perro en inglés–, y hace referencia al hecho de que estos animales copulan en plena calle sin ningún tipo de complejos. Si mantener relaciones en lugares públicos es para algunos una necesidad, al no tener un espacio propio a dónde ir, para otros es una modalidad más de sëxualidad que une voyeurismo, exhibicionismo y el riesgo de poder ser descubierto in fraganti.
Lo llamativo de esta práctica es que invita a curiosos y mirones a participar en ella. De hecho, existe para los asiduos del dogging una serie de «señales» para señalar de qué forma se puede participar. Los cristales tapados significan que nada de mirones; destapados invita a echar un vistazo; si las luces están encendidas quiere decir que se puede ver de cerca; si el cristal está abierto también se puede tocar y si la puerta también está abierta, la invitación es completa.
En Madrid hay una serie de «puntos calientes» donde se práctica sexo al aire libre muy conocidos por todos, pero hay que tener cuidado, no todas las zonas de la capital invitan a lo mismo. Por ejemplo, el aparcamiento del Templo de Debod, uno de los parques más bonitos de la Comunidad, es famoso por el «cruising», con el que no debe confundirse. En este caso las relaciones son entre personas homosëxuales y no incluye a los voyeurs, al menos explícitamente.
 
Efecto Coolidge
El Efecto Coolidge es un término utilizado en psicología y biología para describir el fenómeno característico de la gran mayoría de mamíferos en el cual, tanto las hembra como lo machos, experimentan un alto y continuo rendimiento sëxual por la introducción de un nuevo compañero sëxual.
En el caso de los humanos, una persona puede estar cansada de mantener relaciones sëxuales con su pareja, pero puede excitarse fácilmente con otro compañero sëxual. La razón: una gran cantidad de dopamina desciende con la pareja debido a la habituación, pero que aumenta con el nuevo compañero sëxual. Conociendo el Efecto Coolidge, ¿podemos salvar nuestra relación de pareja sin tener que ser infieles? Para mantener viva la relación de pareja, podemos crear situaciones sëxuales que acaben con la monotonía y la habituación sëxual.
Nuevo término acuñado por el cantante Morrissey, que con motivo de la publicación de su autobiografía declaró: “Desgraciadamente, no soy homosëxual. Técnicamente soy humasëxual, me siento atraído por los seres humanos. Desde luego, no por muchos”. Aunque la orientación erótica del ex líder de los Smiths no parece muy clara.
 
En 1980 se proclamó más bien un icono de los asëxuales al decir que “nunca había sido una persona muy sexual”, y en 1984 volvió a pronunciarse en contra del instinto básico con esta contundente declaración: “el sëxo es un desperdicio de baterías”.
 
MILF
 
Abreviatura de ‘mother I’d like to fuck’ y que describe a una mujer madura pero que todavía es atractiva sexualmente. El término inglés cougar define a las que buscan una pareja más joven que ellas, como han hecho Madonna, Demi Moore, Kylie Minogue, Sharon Stone, Susan Sarandon o Joan Collins.
 
Sexetarianos
 
El vegetarianismo llevado a la cama es practicado por determinadas personas que no tienen relaciones íntimas con inidivduos que consuman alimentos de origen animal o derivados como leche, miel o queso. Los vegetarianos alegan que su dieta les hace menos propensos a padecer ciertas enfermedades de corazón, derrames cerebrales, diabetes, obesidad o cáncer, y que al estar más sanos, tienen más energía disponible.
 
Aseguran también que su semen sabe mejor. La razón de esta elección, además de ética, es que, a través de los fluidos corporales –saliva, sudor o semen– se transmiten todos esos subproductos presentes en la carne animal –como hormonas– que ellos tratan de evitar.
Además desde esta filosofía de vida aseguran que los vegetarianos son mejores en la cama ya que “El vegetariano suele ser más activo, más vigoroso y más imaginativo. También habitúa a tener mejor forma física, y eso se nota en las erecciones. Por si fuera poco, su semen sabe mucho mejor”, y se nuclean bajo el lema de “si comes carne no vas a probar mi carne”…
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New