Check the new version here

Popular channels

Las palabras de un zapatero en Hebrón: 'Estamos aquí porque

Las palabras de un zapatero en Hebrón: 'Estamos aquí porque existimos.'

'Quieren asustarnos y desesperarnos, quieren que nos vayamos de esta área, por eso hacen todo esto. Pero no nos iremos. Por eso estamos aquí, porque existimos.'

Tamir o Abu Taleeb (El Padre de Taleeb) es zapatero y vive en el área H2 de la Ciudad Vieja en Hebrón.



Conocí a Tamir y su familia el día que un grupo de jóvenes voluntarios palestinos y extranjeros se reunieron para recolectar las aceitunas de los árboles de Tamir.

Este grupo de voluntarios fueron a ayudar a Tamir y su familia porque prácticamente viven rodeados por colonos israelíes.

La Ciudad Vieja de Hebrón fue dividida en dos áreas: H1 bajo control palestino y H2 bajo control israelí. Esta es la única ciudad palestina dónde los colonos se asentaron dentro de la ciudad y no en asentamientos al rededor. Las dos zonas están dividas por un puesto de control militar, por el cual toda aquella persona que quiera entrar al área H2 tiene que pasar.

Actualmente hay 400 colonos viviendo en el área H2, que son protegidos por entre 2,500 a 3,000 soldados; y aproximadamente 30,000 palestinos.

Esto ha generado gran tensión en la zona y para Tamir la simple tarea de recolectar las aceitunas de sus árboles se ha vuelo bastante complicado ya que tiene que enfrentar los continuos ataques de los colonos que son protegidos por la policía y ejercito israelí.

Recolectar aceitunas es una tarea laboriosa y que toma tiempo, ya que hay que cortar las aceitunas con las manos, y por esto Tamir este año fue ayudado por este grupo de voluntarios.

Sin embargo, la tarea no fue fácil, la cosecha fue rodeada completamente por soldados israelíes y colonos que constantemente provocaban a los voluntarios palestinos y extranjeros.




Tamir me explicó que en años anteriores cuando él y su familia recolectaban las aceitunas eran frecuentemente molestados por los colonos, quienes les tiraban piedras mientras hacían su trabajo.

Los colonos también roban sus aceitunas, pero el acoso de los colonos no sucede solo cuando es temporada de recolectar aceitunas, también es acosado en su vida diaria.

Tamir explica que los soldados frecuentemente llegan a su casa para hacer inspecciones, por lo regular llegan en la noche en días hábiles. "Entran a la casa revuelven todo, rompen cosas y no dejan dormir a mis hijos que al día siguiente tienen que ir a la escuela, pisan los muebles. Entran a mi casa y nos ponen a todos en una de las recamaras. Siempre que pasa esto al día siguiente mis hijos tienen mucho miedo de salir, ir a la escuela y encontrarse con los colonos."




Sin embargo, Tamir y su familia no solo tienen que enfrentar el acoso de los soldados, sino también el ataque de los colono, me explica que cuando su esposa lava la ropa y la tiende a secar llegan los colonos la tiran al suelo y la pisan.

El año pasado, cuenta Tamir, las autoridades israelíes le dieron permiso de recolectar sus aceitunas solo por un día y por un par de horas, para no ser molestado por lo colonos. Por supuesto el tiempo fue insuficiente, así que el siguió cosechando sus aceitunas fuera de tiempo, hasta que fue arrestado. Arrestado por recoger aceitunas fuera del tiempo que se le permitió.

Entre risas me cuenta que al momento de su arresto el llevaba una cubeta llena de aceitunas, que tuvo que dejar y la cual hasta la fecha permanece en el mismo lugar, ya que nadie puede tocarla por órdenes de los soldados.



Tamir sabe que él solo y su familia no pueden recoger todas las aceitunas en un día y que necesitan ayuda de los voluntarios, sin embargo, confiesa que la presencia de los voluntarios no resuelve mucho el problema, ya que si bien las aceitunas pueden ser cosechadas en un solo día, por otra parte hay más tensión, porque se incrementa la presencia de los soldados y de los colonos cera de su casa, que solo llegan a provocar a los voluntarios, buscando enfrentamientos.

"Cuando hay mucha personas cerca de mi casa, se aumenta la presencia de los colonos e incrementan los ataques", explica Tamir.

Tamir me cuenta que siempre que sus hijos salen de la casa para la escuela o por alguna otra razón se siente preocupado, ya que los colonos los pueden atacar.

Tamir antes vivía en otra casa, en el norte de Hebrón pero Israel le confiscó 30 dunums de sus tierras y después entre el ejército y los colonos hicieron que se fuera, me explica.

La casa dónde vive ahora es rentada. Tamir decidió ir a vivir al área H2, por dos razones: la económica, que si bien es una razón importante, más no la de peso, explica; y porque él considera que si los palestinos se dejan vencer, los colonos cada vez tomaran más casas palestinas hasta que llegue un momento que no habrá un solo palestino en el área H2.



"Vivo aquí para confirmar mi existencia y probar que vamos a arreglar nuestra presencia (de los palestinos) en esta tierra (Palestina)", me explica Tamir.

"Los colonos quieren asustarnos y desesperarnos, quieren que nos vayamos de esta área, por eso hacen todo esto. Pero no nos iremos. Por eso estamos aquí, porque existimos y no les vamos a permitir que nos desalojen de nuestras tierras. Es nuestra tierra y no nos vamos a rendir", dice Tamir con total convicción.

Tamir sabe que esta lucha la tiene que hacer solo y me pregunta "¿dónde están todos esos grandes organismos internacionales de derechos humanos, la ONU? tenemos 40 años de ocupación y ¿dónde están? ¿Qué es lo que hacen?"

Finalmente, Tamir me dice que sueña con el día en que los palestinos puedan vivir seguros en su tierra y los colonos se vayan.
0
0
0
0No comments yet