Check the new version here

Popular channels

Las peores para Uruguay hasta el momento




-¿Cuál es la conclusión a primera vista que arroja la participación de Uruguay, que fue la peor desde que asiste a las pruebas PISA (2003/2012) y demuestra que, al menos, nos hemos estancado en esta última década?

-Uruguay ha mostrado importantes mejoras en cobertura educacional en la década. Si el 74% de los alumnos de 15 años estaba escolarizado, en el 2012 ese porcentaje aumentó al 85%. Ahora que Uruguay comienza a asegurar altos índices de cobertura, el foco debe estar en asegurar altos niveles de calidad. El desafío para Uruguay, como para el resto de Latinoamérica, son tres, que son complementarios: asegurar que todos los alumnos logren un nivel de competencias básico, ofrecer más oportunidades para alumnos y escuelas en desventaja social, reducir la segregación social entre escuelas.

-Hubo un altísimo porcentaje de alumnos que no supera los niveles Bajo 1 y 1 (destrezas mínimas) y además es casi residual el porcentaje que se encuentra en los niveles 5 y 6. ¿Qué permite concluir eso?

-Más de la mitad de los alumnos de 15 años de Uruguay no logra los niveles básicos de competencias en matemáticas, y solo poco más de un 1% se encuentra en los niveles más altos. Esto debe ser materia de preocupación tanto porque una gran proporción de alumnos (y futuros ciudadanos y trabajadores) no sabe aprovechar las herramientas matemáticas para solucionar problemas muy simples y muy pocos pueden usar las matemáticas para problemas complejos. Una historia similar ocurre con lectura y ciencias, por lo que esto invita a pensar en qué medida el sistema educacional está entregándole a todos sus alumnos las herramientas para que se desenvuelvan de manera efectiva en el mundo social y económico.

-¿Cómo afecta esto el futuro del país desde el punto de vista del desarrollo?

-La educación -el capital humano- es un factor que permite el desarrollo. Una población más educada y más capaz de utilizar los conocimientos para solucionar problemas, será ciertamente más capaz de encaminar el país hacia el desarrollo. Pero la educación no es la única vía. El desarrollo depende también de la articulación del sistema educativo con los factores productivos. Reducir el desarrollo a un problema de educación es simplificar la complejidad del desarrollo y puede llevar a tener poblaciones muy educadas y desempleadas o incapaces de hacer uso de sus conocimientos, como es el caso de países del norte de África o España.


-¿Qué conclusiones se pueden sacar
0
0
0
0No comments yet