About Taringa!

Popular channels

Las peores secuelas del cine


¿Las segundas partes nunca fueron buenas? No siempre, pero en algunos casos sí; elegimos diez títulos que no están a la altura, contradicen o incluso arruinan la premisa de una entrega anterior; mirá la selección y opiná


Elegir continuar una historia es un riesgo que se debe correr sólo si se evalúan las consecuencias. Algunas películas son intocables, y a nadie se le ocurriría agregarle un epílogo o una continuación posible a un relato que tiene un cierre perfecto (o que, por el contrario, obtiene su encanto de un final abierto). Cuando algún valiente se anima en elucubrar un segundo episodio, el resultado puede ser más que fructífero, como lo es el relato en paralelo del pasado y el presente de la familia Corleone en El Padrino II, o la vuelta de tuerca dramática que representa El Imperio Contraataca para la saga de La Guerra de Las Galaxias, aunque jamás se podrá decir lo mismo del cierre de la trilogía, mucho menos de las tres precuelas. Pero, claro, a veces el plan simplemente no funciona. Ya sea por ambición creativa o carencia de escrúpulos a la hora de facturar, en reiteradas oportunidades el cine ofreció secuelas que no pueden sino ser recibidas con un interrogante: "¿Para qué?". Por eso, a continuación encontrarán diez títulos que lisa y llanamente salieron mal. Como toda selección, es subjetiva, así que siéntanse libres de coincidir, disentir o agregar más nombres al listado.



El hijo de La Máscara. Todos recordarán: en 1994, Jim Carrey le puso el cuerpo a la adaptación en pantalla del comic The Mask, lo que lo catapultó a la fama internacional. Once años después, Jamie Kennedy tuvo que ponerle la cara a esta entrega "stand alone" (es decir, que toma algo mínimo de su predecesora y puede tomarse como una historia independiente), en la que se profundiza sin éxito en la relación con la mitología nórdica presente en su entrega original. Para colmo, al equipo de guionistas se le ocurrió que era una buena idea hacer que el personaje de Kennedy concibiera un hijo que hereda los poderes de la máscara por carácter transitivo. Innecesaria por donde se la mire.


link: http://www.youtube.com/watch?v=9Ef4UtxBrUY&feature=player_embedded



Karate Kid 4: La nueva aventura. A cada título de la saga de Daniel LaRusso le fue peor. Después de que su tercer episodio fuera destruido por las críticas, Jerry Weintraub, productor de toda la serie, esperó cinco años para reformular la historia. Con sólo mudar la acción de Los Angeles a Boston, el guión convierte a Keisuke Miyagi en el entrenador de la nieta de un ex compañero del ejército (Hilary Swank, queriendo pasar por adolescente a sus 20). Con un argumento pobre y unas actuaciones de igual calidad, la película tuvo un único mérito: su fracaso fue aún más notorio que el de las tres entregas anteriores juntas.


link: http://www.youtube.com/watch?v=eDchGHJdRVs&feature=player_embedded



Psicópata Americano 2. Aun siendo una adaptación incompleta del libro de Bret Easton Ellis, el film original dirigido por Mary Harron en el 2000 logró mantener el aire principal de la novela, en donde los límites entre realidad y alucinación se vuelven cada vez más difusos. Dos años después, Mila Kunis protagonizó esta película que sólo mantiene relación con la obra de Harron por el título (y una mínima alusión a Patrick Bateman). Aquí, la ex That 70's Show interpreta a una estudiante de criminología devenida en asesina serial en busca del crimen perfecto. El resultado final fue tan pobre que no sólo Ellis demandó a los productores por utilizar el título de su obra, sino que la propia Kunis declaró en varias ocasiones sentirse avergonzada por participar de la película.


link: http://www.youtube.com/watch?v=xP7_wJYDKqo&feature=player_embedded



Hannibal. Secuela directa de El silencio de los inocentes, pero que es también su perfecta antítesis. En la película de Jonathan Demme, el suspense domina la situación, y la violencia está más sugerida que presente. En manos de Ridley Scott, la situación se invirtió: el gore se antepone a una trama poco atrapante. Tanto Demme como el guionista Ted Tally y Jodie Foster (encargada de personificar a Clarice Starling en la original) se negaron a participar del proyecto, lo que derivó en que fuese Julianne Moore quien le pusiera el cuerpo a la agente del FBI que persigue al siniestro Dr. Lecter por Italia y Estados Unidos. La franquicia repuntaría recién con la remake de Dragón Rojo, precuela de la saga, para luego volver a hundirse con Hannibal, el origen del mal (sí, precuela de la precuela).


link: http://www.youtube.com/watch?v=eHSYth2wSEk&feature=player_embedded



El proyecto Blair Witch 2: Libro de sombras. Creada como un falso registro documental, la película de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez reformuló el género de terror al volver a poner en funcionamiento la lógica Lovecraftiana: aterra mucho más lo que se sabe que está, pero no se ve. Esta premisa no fue respetada por Joe Berlinger al año siguiente, que optó por un meta-relato: tras ver El Proyecto Blair Witch, un grupo de jóvenes turistas acuden a Maryland para filmar su propio documental en el bosque en donde desaparecieron los tres protagonistas de la historia original. Lo que sigue es una película de terror con aspiraciones oscurantistas. Una bastante mala, para ser más exactos.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=75cjbtUhTjE



Máxima Velocidad 2. Ok, la película protagonizada por Keanu Reeves no es una obra de cine arte, pero con una premisa muy simple (si el colectivo repleto de pasajeros baja la velocidad, explota) lograba justificar gran parte de su metraje. En esta secuela, el personaje encarnado por Sandra Bullock y su novio (Jason Patric), deben detener el crucero en el que están de viaje después de que su sistema de navegación fuera programado para chocar contra un barco petrolero. Como si fuera poco, UB40 tiene un cameo como la banda del barco, lo que garantiza el naufragio seguro de esta producción.


link: http://www.youtube.com/watch?v=SVsHrIEIlbs&feature=player_embedded



Staying Alive. Si bien su guión es bastante discutible, Fiebre de sábado por la noche fue un gran negocio para John Travolta y los Bee Gees en 1977: al primero le catapultó su carrera gracias a las escenas de baile (hecho que, si sacamos a Pulp Fiction del mapa, no representa un gran aporte); y a los hermanos Gibb los reintrodujo en la escena musical gracias a saber sintonizar con la música disco, que estaba en auge en esa época. Seis años después, Sylvester Stallone (sí, el mismo de Rambo, Cobra y Rocky) coescribidió y dirigió esta secuela, endeble por donde se la mire. El timing de Sly no podría haber sido peor: para 1983, la música disco ya no gozaba de tanto éxito, y su idea de presentar a Tony Manero (Travolta) como un personaje renovado y menos sórdido que en la película original tampoco ayudó a evitar el fracaso.


link: http://www.youtube.com/watch?v=vT79hKLyV98&feature=player_embedded



Grease 2. Y ya que hablamos de Travolta, todos recordarán su protagónico junto a Olivia Newton-John en la adaptación a la pantalla del musical de Jim Jacobs. En 1982, a cuatro años de ese éxito, los productores de la primera película encararon una secuela para contar otra historia ambientada en el mismo colegio que la anterior, sólo que dos años después. Para darle ínfulas artísticas al proyecto, se buscó para el protagónico a Maxwell Caulfield, un incipiente actor en ascenso constante en Broadway. Pero con un guión que sólo servía de excusa para los números musicales de muy baja calidad, la película no sólo fue un fracaso, sino que enterró la carrera de Caulfield, quien llegó a decir: "Antes de esa película, decían que yo iba a ser el próximo Richard Gere. Cuando fracasó, nadie quería tomarme y tardé diez años en reponer mi carrera". Quien sí logró mantenerse a flote después de este fiasco fue su partenaire, Michelle Pfeiffer, en parte gracias a su participación en Scarface al año siguiente.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=BrQpPVS7544



Highlander II. El primer episodio de la saga de los Inmortales protagonizada por Christopher Lambert tuvo un tibio éxito en taquillas, pero creó un culto notable con su estreno en video. A raíz de eso, el director Russell Mulcahy creó una historia ambiciosa que a los viajes en el tiempo sumaba acción interplanetaria. Para eso, la producción se instaló en Buenos Aires en 1989 con el fin de utilizar locaciones como la línea E de subtes y los predios todavía inutilizados del Mercado del Abasto y Puerto Madero. La crisis económica hizo que el presupuesto original del proyecto volase mucho más rápido de lo esperado, por lo que hubo que terminar el film como se pudiese. Conclusión: el resultado final es incoherente, mal realizado y tan insostenible que el propio Mulcahy abandonó la sala en el día del estreno tras quince minutos de proyección.


link: http://www.youtube.com/watch?v=YbTATwUxiSI&feature=player_embedded




El Padrino III. Duele, pero había que decirlo. El final de la trilogía craneada por Francis Ford Coppola mantiene pocas similitudes con las dos entregas anteriores. Sí, el guión fue coescrito con Mario Puzo (el creador del libro original), también está el tema de Nino Rota en la banda de sonido, pero la historia toma distancia tanto en tiempo como en estilo del aire original de la saga, por lo que al final de cuentas El Padrino III es la pieza a la que más le cuesta encastrar en la historia global. Coppola y Puzo pecaron de ambiciosos y trazaron concatenaciones a las teorías conspirativas que existen alrededor del breve papado de Juan Pablo I y sus presuntas asociaciones ilícitas con el Banco Ambrosiano, y el contraste entre las dos películas creadas a principios de los 70 y una tercera filmada veinte años después marca un abismo estético y narrativo (la escena del helicópero es más propia del Scarface de Brian De Palma, por ejemplo). Un final agridulce para una historia que supo elevarse entre su primer y segundo episodio, y que todos esperaban que, aún tras pasar tantos años, tuviera un cierre digno.


link: http://www.youtube.com/watch?v=kCAcWDDPdNY&feature=player_embedded



Esperando la carroza 2. En 1985, Alejandro Doria dirigió esta comedia negra basada en la obra de teatro uruguaya de Jacobo Langsner. Recibida con tibieza al momento de su estreno, la película se convirtió, con el pasar de los años, en una obra de culto. Tal vez por eso mismo, Langnser escribió un guión en 2009 contando la historia de la familia Musicardi 24 años después. A la ausencia de su director original se suma la de cinco de los actores que aparecían en su primera entrega (Antonio Gasalla, Darío Grandinetti, China Zorrilla, Enrique Pinti y Cecilia Rossetto), lo que, junto con una historia en la que los gags se incrustan a la fuerza y carecen de gracia, son motivos más que suficientes para incluir a este film como parte del listado.


link: http://www.youtube.com/watch?v=rxMKD5E9Chw&feature=player_embedded

0No comments yet