Check the new version here

Popular channels

Las posibilidades de estrellarse en un avión






Las posibilidades de estrellarse en un avión

Aunque nuestros arrebatos de miedo nos impidan sentirlo así, es cierto que viajar en avión implica menos riesgos para la vida que hacerlo en otros medios de transporte.

Pero no siempre es así. Viajar en determinados aviones comerciales puede comportar un riesgo muy alto. Sobre todo si viajas en líneas asiáticas.



Nada tiene que ver con la tecnología de los aviones de las líneas asiáticas, ni tampoco con sus protocolos de seguridad. Mucho menos tiene que ver con el grado de exigencia que se emplea en las academias donde se instruyen los pilotos de avión.

Todo parece tener que ver con la manera de pensar de los asiáticos.



Las culturas asiáticas se caracterizan, entre otras cosas, por ser extremadamente corteses, respetuosas y hasta vergonzosas, siempre eludiendo lo que realmente piensan, minimizando o suavizando en lo posible lo que se dice y cómo se dice. Los lingüistas usan un término para describir este tipo de lenguaje: discurso mitigado.

Los asiáticos emplean mucho el discurso mitigado, sobre todo si se están dirigiendo a un superior. Esta manera de abordar a la autoridad puede ser muy fructífera en muchos contextos. Pero no lo es en absoluto en el contexto de una cabina de avión durante una noche tormentosa, sobre todo si tu superior es el capitán y está pilotando el avión en ese momento.



Hasta hace poco, si un capitán pilotaba el avión de una línea asiática, las probabilidades de que el avión se estrellara eran mucho más elevadas que en cualquier otra línea aérea de cualquier otra cultura del mundo. Y no es porque el capitán fuera menos diestro con los mandos, sino porque sus ayudantes, la torre de control y, en general, todo el que se dirigía a él no era capaz de expresarle claramente, sin fisuras, que se estaba equivocando en algo.



Aunque el riesgo de muerte fuera inminente, los copilotos preferían emplear un discurso mitigado antes de ofender a su capitán, como han demostrado los análisis de las cajas negras de los aviones accidentados. Preferían morir antes de violar su manera de comportarse, como descubriremos en las investigaciones realizadas al respecto a continuación.



Los lingüistas Ute Fischer y Judith Orasunu plantearon a un grupo de capitanes y copilotos la siguiente situación hipotética para saber cómo reaccionarían:

Usted detecta en el radar meteorológico un área de fuertes precipitaciones a cuarenta kilómetros. El piloto mantiene el rumbo actual en Mach 0,73, a pesar de que han sido informados de tormentas inmensas en su área y de haberse encontrado algunas turbulencias. Usted quiere asegurarse de que su avión no penetrará en esa área. Pregunta: ¿Qué le dice al piloto?
Para responder a esa pregunta presentaban al menos 6 modelos distintos de persuadir al piloto para cambiar de rumbo y esquivar el mal tiempo, cada uno de ellos con un nivel diferente de mitigación:




1. Orden: Gire treinta grados a la derecha. (El nivel de mitigación es cero).

2. Manifestación de una obligación a la tripulación: Pienso que deberíamos desviarnos a la derecha ahora.

3. Sugerencia a la tripulación: Vamos a esquivar el mal tiempo.

4. Consulta: ¿En qué dirección se desviarían?

5. Preferencia: Creo que sería atinado girar a la izquierda o a la derecha.

6. Indirecta: Ese regreso a cuarenta kilómetros no parece aconsejable. (Nivel de mitigación más elevado).

En la prueba se comprobó que la mayoría de capitanes darían una orden: Gire treinta grados a la derecha. Los copilotos, por otra parte, escogieron en su mayoría la alternativa más mitigada de todas.



Combatir la mitigación se ha convertido en una de las grandes cruzadas de la aviación comercial en los últimos quince años. Todas las compañías importantes tienen ahora lo que llaman cursos de “gestión de recursos de la tripulación”, pensados para enseñar a los miembros más jóvenes de la tripulación a comunicarse con claridad y asertividad. Por ejemplo, muchas líneas aéreas enseñan un procedimiento estandarizado para que los copilotos aprendan a desafiar al piloto si piensan que algo ha ido terriblemente mal.



A la hora de evitar accidentes de avión, la guerra contra la mitigación es tan importante como cualquier otro factor tecnológico o logístico. Por esa razón, nadie supo qué ocurría con las líneas asiáticas hasta que se realizaron estos y otros experimentos, así como una comparación exhaustiva entre las cajas negras de aviones accidentados pertenecientes a distintas culturas.



Posteriormente, los miembros de las líneas aéreas asiáticas asistieron a cursos para combatir la mitigación (por ejemplo, siguiendo el paradigma de la falta de mitigación casi absoluta que se respira en las líneas estadounidenses: la forma en la que la torre de control puede llegar a tratar a un piloto que no hace bien las cosas podría poner los pelos de punta a un japonés).




Ahora, gracias a ello, el número de accidentes de las líneas aéreas asiáticas se ha rebajado al nivel de las líneas aéreas de otros países.






0
0
0
0No comments yet