Popular channels

libro de v8 primera parte

V8 es un sentimiento

Dedicado a todos aquellos fieles seguidores que creyeron en V8 apoyando su existencia, y a quienes pese a no haber tenido la ocasión, por su corta edad, de presenciar una sola de sus actuaciones, hoy en día se sienten identificados con su obra, manteniéndola viva.


La colaboracion de las siguientes personas posibilitó la realizacion de este trabajo. Para ellos vaya mi agradecimiento:

Pedro Lentjew, Alberto Zamarbide, Ricardo Iorio, Marcelo Tommy, Daniel Britos, Norberto Galvano y Señora, José Ben, Frank Bulmetti, Norberto Verea, Andrés Violante, Marcelo Fisore, Claudio O´ Connor y Señora, Juana Mansilla, Joaquin Amat, Marcelo Caputo, Jorge Pistochi, Jose Luiz Oliva, Gonzalo M. Gil, y en especial a mi madre y a mi hija.


Prólogo
El presente libro es el resultado de mi personal investigación basada fundamentalmente en testimonios aportados por quienes decidieron participar, siendo importante destacar la totalidad de los principales involucrados recibieron la oportunidad de expresarse.
La libertad con la que el cuento al no ser parte de ningún medio periodístico en particular que me condicione a callar la realidad de su historia, me permite volcar la información recogida aguardando el mayor respeto posible, pero sin dejar que esto me impida develar los acontecimientos que perjudicaron, demoraron o desvirtuaron la senda de V8.
Solo resta decir que quienes se sientan dolidos aguanten el peso de la verdad.



Años 1978 y 1979

Durante toda la mañana de un sábado del mes de julio del año 1978, los pobladores de las zonas lidiantes de Santos Lugares escucharon por altoparlantes la publicidad que anunciaba la proyección por única vez, de la película "La canción es la misma" de Led Zeppelin.
Fundamentalmente atraidos por el deseo de verse reunidos en un tiempo que mezquinaba oportunidades, los rockeros de todas las edades se convocaron en el cine de Santos Lugares-
Allí, aquella especialmente fria noche de invierno, un chico de 16 años llamado Ricardo Iorio conoció a un tal Ricardo Moreno, de 18, a través de cuya amistad se organizaría la creacion del grupo más pesado, rebelde y contestatario de la escena musical argentina: V8


Ricardo "Chofa" Moreno:

Habia nacido en Capital Federal, viviendo hasta los 10 años por la Av. Entre Ríos, dad en la que se trasladó a la localidad de Caseros, provincia de Buenos Aires.
Hijo de madre soltera, su niñez soportó sin conocer el molde de la figura paterna, pero con toda la dedicacion de su madre, quien trabajaba en los quehaceres domésticos de una casa de familia, conformada por un matrimonio mayor que adoptó espiritualmente a Chofa, considerandolo como un nieto y brindándole la poca seguridad económica que le ofrecía el panorama de su vida.
Pero la personalidad de Chofa quedaría sellada definitivamente al padecer de asma crónica, cruel enfermedad que arrastró consigo desde muy temprana edad, prohibiendole saltar y correr libremente en su infancia, posteriormente, en su adolesencia cortándole más de una diversión, al no permitirle nunca olvidar la inferioridad de sus condiciones fisicas.
No resultaba extraño entonces que fuese un muchacho introvertido, de pocas palabras, celoso de sus sentimientos y dueño de un espiritu ligeramente burlón, gustandole extraer de la gente sus caracteristicas más pronunciadas y satirizarlas.
Su paso por la secundaria duró unos tres años, cursados en un par de escuelas de enseñanza industrial, en zona noroeste del Gran Buenos Aires.
Al dejar esta etapa atrás, ya le atraía la musicay así es como poco tiempo después, logra comprarse una guitarra Faum usada y ante la necesidad e imposibilidad de adquirir un equipo, arma uno mediante sus conocimientos de electrónica, adaptándolo al chasis de un televisor.
Notando la buena relación creada entre él y su instrumento, Chofa advierte que cuenta con algo no muy común llamado talento, e intuye que tal vez no todos los caminos le estén vedados, por lo que dedica todo su tiempo a tocar la guitarra, siempre y cuando el vamos con el firme convencimiento de hacer rock bien pesado.


Ricardo Iorio:

Nacio en el Hospital carrillo de Ciudadela el 25 de junio de 1962 y crecio en la zona sur de Caseros, donde hoy se encuentra el barrio Carlos Gardel, Provincia de Buenos Aires.
Fue segundo hijo del matrimonio muy joven de escasos recursos, y desde su infancia manifestó su rebeldía a toda la imposición autoritaria.
Sus estudios primarios dieron muestra de su desinteres y despreocupacion y la etapa de la secundaria la vivio como una interminable pesadilla en la cual sus contunuas manifestaciones de insurreccion y desgano motivaron su paso por varios establecimientos educativos, siempre de enseñanza industrial.
Por el año ´75, Ricardo tenia 12 años y ya escuchaba a grupos como EL Reloj y Manal.
Cursando el 1° año en el ENET N° 1 Italia (San Justo) le llegan rumores señalando la existencia en Lomas Del mirador de la sala de ensayo de EL Reloj.
De ahí en mas Iorio recorre la zona en largas caminatas solitarias, con la ilusíon de poder escuchar algún ensayo de este grupo.
Tras insistentes pedidos finalmente, en junio del ´78 llega a sus manos el primer bajo, un Faim Jazz Bass de color blanco, regalado por sus padres en ocasión de su cumpleaños.
Su interés por la musica despertó a temprana edad, siendo entonces demorado por un impulso predador de todo aquello que lo rodeaba, luego alentado al desarrillar todo su potencial de rebeldía, causa fundamental en esta historia, puesto que el reniegue de Iorio fue bastíon sobre el cual se afirmo la obra de V8.

Un mes despúes de aquel primer conocimiento en el cine de Santos Lugares, R. Iorio encuentra a Carlos Argoné (uno de los amigos que acompañaban a Moreno esa noche) en una disquería de Caseros y comienzan a relacionarse musicalmente.
Como resultado de esto, el 21 de septuembre tocan en una escuela ubicada en las calles Urquiza y Lisandro de la Torre de Caseros, adonde ambos concurrían en horas nocturnas, presentándose bajo el nombre de Alarma acompañados en batería por Sandro Castaña, de la misma división de Iorio.
Poco después de comenzar, la Directora del establecimiento intentó frenar su actuación espantada ante esa música violenta, pero sin poder conseguirlo por la presión que ejercieron los estudiantes presentes, quienes copados, pedían que el grupo continuara.
A raíz de los comentarios de esta presencación rumoreados en el barrio que le llegaron a Chofa, por intermedio de Aragoné, estos dos comienzan a frecuentarse.

En los primeros días de octubre, R. Iorio se reencuentra con Moreno en la casa de éste, situada en la calle Sudamérica del barrio de Caseros y en cuya puerta pintada de rojo se podía ver la caraxterística "S" de Sabbath. Allí Iorio escucha por primera vez a este grupo, ya que Chofa contaba con todos los discos de Black Sabbath editados en el país
Comienzan ensayando sábados, domingos y en algún otro momento que tuvieran libre junto a Aragoné en 2° guitarra y Castaña en la batería, tocando temas de Sabbath y otros propios, dedicados o inspirados en personajes del barrio, tales como Tarzán el piadoso, o La langosta, y Muerto en vida.
Los instrumentos de hallaban a merced de las necesidades biologicas de 28 gatos, que hacían inevitable una limpieza de los mismos previa a cada ensayo.
Finalmente cuando estaba todo listo y comenzaban a tocar, entraban en escena los vecinos presionando para que dejaran de hacerlo, Uno en particular, Don Pipo, se enfurecía a tal punto que era habitual verlo gritar, maldecir, amenazar y hasta cortar la electricidad en vanos intentos por detener ese "ruido infernal".
Tras la desvinculacion de S. Castaña, varios fueron los bateristas que pasaron por el grupo, entre ellos Daniel Colombres y Carlos Ramos, quien trajera al ensayo a un guitarrista llamado Osvaldo Civile con el cual improvisarían largo rato sin lograr homogeneidad, dado que las informaciones personales y los objetivos no resultaron simpáticos.
Por último en los finales de aquel verano del ´79 llega Pichi Corea, presentado por dos guitarristas de la zona que años más tarde formarian el grupo Retrosatán.
Con esta formación: Moreno, Iorio, Aragoné y Correa consiguieron realizar tres presentaciones, con el nombre de Comunión Humana.
Dos de estas presentaciones fueron durante carnavales en los clubes América y El Triunfo, situados en las inmediaciones de la Av. Mitre y Roosvelt, en el partido de Tres de Febrero.
Como anécdota cabe acotar que aquella noche de Carnaval, concluido el impostergable ensayo de los sábados, un conocido disponía de un camión volcador de la Armada, en el que cargan todo y deciden ir a brindar el show al primero de los clubes anteriormente nombrados, cuyas paredes estaban pintadas coloridamente, y se dejaba leer la siguiente inscripción: "A TODO RITMO CON ROC".
Aquí, previo permiso de responsables, Comunión Humana plantó su precario equipamento y comenzó a entonar sus duros temas, los cuales no agradaron precisamente al publico presente, netamente inclinados por la carnavalesca cumbia. Cuando la situación se torno insoportable fueron forzados a partir y lo hicieron hacia el club El Triunfo donde 6 (seis) fueron los espectadores: dos tomaban un vino, otros dos estaban detrás del mostrador, y una pareja medianamente joven intentaba bailar rock n roll, al son violento e incomprensible del grupo.
Con esta misma formación Iorio y los hermanos Cristofanetti organizan una presentación con aire a festival en el club Italiano Uniti, ubicado en la Avenida San Martin de 3 de febrero, en el mes de abril del mismo año, En esa oportunidad, el escenario fue compartido por cuatro bandas integradas por amigos allegados con diferentes ondas e identificaciones musicales.
Comuión Humana cerró el espectaculo, en el que sólo la voz tuvo reamplificacion pero en el que se contó con algunas luces, aunque de las 50 personas que pagaron la entrada, sólo 20 presenciaron el espectáculo integramente.

Luego de estas actuaciones, tanto Chofa como Ricardo advirtieron intuitivamente la buena simbiosis creada entre ellos, basada tal vez en el respeto y reconocimiento que inspiraba el Chofa y el empuje y la desicion que trasmitía Ricardo, y resuelven abrirse de Comunión Humana
Así es como se gesta la idea de formar una banda muy dura que representara e identificara los sentimientos y las vivencias de los jóvenes (ellos mismos) inmersos en la represora, ignorante y patriarcal realidad en que vivían.

Con este fin, aprovechan cada momento libre juntándose en la casa de Chofa y empiezan a crear temas como Voy a enloquecer (grabado años despues con graves modificaciones bajo el título de No enloqueceré), Muy cansado estoy, Si puedes vencer al temor y Maligno, todos respondieron a la composicion de R. Moreno y a la autoría de R. Iorio.

Luego de dos meses de ensayos, llega el momento de integrar a la banda un baterista, lo hacen por medio de un aviso publicado en la revista Segundamano, al que respondió Gerardo Osemberg, quien contaba con tres puntos a favor: tenia una buena batería, ganas de tocar y disponía de un lugar de ensayo.
Este último era un factor importante, ya que la situacion con el vecindario era insostenible. Las mujeres del barrio los miraban con asco y los niños se asustaban al verlos, por lo que seguramente ha sido una gran satisfaccion que años mas tarde, estos mismos chicos crecidos captaran la idea y el sentimiento de esta música, asistiendo a posteriores conciertos metálicos.
Sin pensarlo demasiado, deciden incorporar a este baterista y pocos dias después comienzan a ensayar en su casa.
El grupo aún carecía de nombre, barajándose en su búsqueda algunos como hydra pensado por Chofa y acompañado por un dibujo en el que se visualiza un hombre-mutante con una guadaña; RGB propuesto por Ostemberg con las inciales de los tres y Bloke, por Ricardo con un dibujo alusivo que contenía una imagen de una mano emergiendo de las profundidades de la tierra con un pedazo de edificio. Volantes de este dibujo fueron repartidos por él en plaza Las Heras y Coronel Díaz donde en aquellos momentos los días domingos se efectuaban todo tipo de canjes relacionados con la música
Una tarde, encontrándose todos en la vereda de Chofa pasó Anibal Britosy antes de alejarse sugirió: "Loco, V8 pónganle, como el motor".
Iorio se entusiasmó de inmediato, pero Moreno se resistía a aceptarlo porque quien lo había mencionado no gozaba de su plena simpatía.
Pero Iorio insistió tanto que lo convenció, acordando que V8 sería el nombre que los identificaría y representaría pues sugería velocidad, potencia y peso.
Lo primero que hizo Iorio fue el logo de V8 con la inscripción Rock pesado arriba (aún no se tenía información de la palabra heavy).


Fotoduplicados de este original dieron comienzo a la divulgación de su existencia. El bajista pegaba junto a los timbres de los colectivos adehisvos sellados con esta inscripcion, siendo auténtico pionero de este medio de difusión que, aún hoy, continúa practicándose.
Año 1980

La primera presentación en vivo de V8 tuvo lugar en el club Sahores de Villa del Parque, Capital Federal, en julio de 1980.
La posibilidad de su debut surgió al informarse Iorio de que el grupo Hermes se hallaba organizando un concierto, del cual también participaba Orions.
Ricardo se conecta con el bajista de este grupo, Ronar Bar, quien acepta que V8 se sume como soporte.
La banda integrada por Ricardo Moreno en guitarra, con una Faim tipo Les Paul y un equipo Decound, Ricardo Iorio en bajo y voz, con un bajo Faim blanco y un equipo Shirton y Gerardo Osemberg a cargo de la batería con una Pearl blanca.
Esa noche sonaron por primera vez en vivo, Muy cansado estoy, Voy a enloquecer y otros, ante un pequeño publico entusiasmado y otro mayoritario que los escuchó con respeto, aunque sin entender demasiado, ya que sonaba demasiado diferente a cualquier otro grupo nacional escuchado anteriormente.
La propuesta era bien pesada, definida por la velocidad de su música y la realidad social que denunciaban sus letras en un momento en que el jazz rock imperaba en el espectro de la llamada música nacional contemporánea.

En la primavera V8 ofrece su segundo show, esta vez convocado por Orions, a raíz del interés que la banda había despertado con su actuación en V. del Parque.
Realizado en el salón de la calle Laprida en la localidad de Villa Martelli, y publicitado mediante algunos volantes y afiches de fabricacion casera, a este concierto acudieron mayormente, gente más grande que casi por tradición, concurría a ver qué pasaba.





Ya por este entonces, la imagen que el grupo transmitía a través de sus condenados y perseguidos pelos largos, y de la irreverencia que su bajista ostentaba al usar gorro de la policía con un V8 , en lugar del correspondiente escudo nacional, era una visión excesivamente fuerte y chocante, más aún en una época políticamente difícil en la que copaba el miedo, generando verdadera confusión y fomentando el ostracismo de mucha gente que evitaba relacionarse para no tener problemas.
Aunque V8 no contaba con buenos equipos, el sonido que tenían era suficiente para provocar el rechazo y la mala onda de los dueños de ese lugar.

Los ensayos continuaban en los pocos ratos libres que tenían, dado que las actividades laborales principalmente, y en los estudios, les ocupaban la mayor parte del tiempo.


A menudo, los dias viernes Chofa, Ricardo y sus amigos se dirigían al centro de la ciudad, a ver la proyección de "Never Say Die" (Black Sabbath), luego por supuesto de bancarse interminables videos que no les interesaban en absoluto.
0
6
0
6Comments
      fuma_95

      no sabes de donde se puede descargar ese libro

      0
      juansegx

      http://foros.3dgames.com.ar/musica.167/806733.libro-v8-un-sentimiento-pdf.html
      mas abajo hay un link fijate si te anda

      0
      ChicataringaTuck

      BUENISIIIIIIIMO!!!! v8 vive loco!

      0
      juansegx

      la h nomurio V8no murio civile no murio
      el heavy metal esta vivo locoo

      0
      woomali

      v8 no murio 🤘

      0
      eltyrano

      Despues lo leo, van puntines. 🤘

      0
      Tzatyr

      Excelente libro. Lo leí hace tiempo y a pesar de que no está muy bien escrito, es indispensable para entender el metal en la Argentina.
      Te dejo +10 por tu aporte.

      0
      juansegx

      si lo corregi bastante aunque quedan algunos errores se entiende

      0