Check the new version here

Popular channels

Llegó la noche de los K.

LAS CINCO ETAPAS DE UNA PÉRDIDA CATASTRÓFICA






El llamado método Kübler-Ross originalmente se aplicó a las cinco etapas por las que transitan las personas que sufren enfermedades terminales. Luego, se extendió a cualquier pérdida catastrófica (empleo, ingresos, libertad, divorcio).


El sistema se aplica perfectamente lo que está ocurriendo con la finitud política que hoy descubre Cristina Fernández.

Lo primero que le ocurre al afectado es caer en la negación. "Esto no me puede estar pasando, no a mí". Se trata, solamente, de una defensa temporal para el individuo.

Cristina la experimentó la noche de su catastrófica derrota electoral, cuando festejó como si hubiera ganado he hizo festejar a todo su equipo que ...no pudo. La foto delata la situación.



Luego, llega la segunda etapa: la ira.

Un par de días luego del colapso, en Tecnópolis, la presidenta arremetió contra la oposición a quién tildó de "suplentes" y pidió hablar cara a cara con los supuestos "titulares".



El tercer segmento es la negociación.

Cuando vio el precipicio tan cerca, la primer mandataria decidió decir: "Dios, déjame vivir en Olivos al menos un poco más, hasta que tenga 70 años y me den prisión domiciliaria".

Por ello, decidió negociar una suba en los mínimos de ganancias, un plan de seguridad con traslado de miles de gendarmes, mandó sus candidatos a desfilar por TN y hasta reconocieron problemas de inflación en el país.




El cuarto esquicio es la depresión.

Hoy, CFK ya mostró su pesar en varios twits. Conoce que se unirán en su contra para hacerla a un lado y que su plazo más largo en la política argentina se reduce a un años y pico.

"Estoy tan triste, ¿por qué hacer algo? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué seguir?"



La última de las escalas es la más difícil: la aceptación.


Esa instancia, aún no llegó.

Podría producirse tras la nueva debacle que se produciría en si no logran detener el drenaje de reservas, siguen emitiendo y se acelera la velocidad de venta de pesos. Improbable hiperinflación, probable enorme descontento.

¿Por qué el Frente para la Victoria quedó tan sorprendido por los resultados de las elecciones mas recientes donde perdió catastróficamente y por las actuales encuestas que les pronostican una muy mala futura perfomance electoral?

Ellos, para quedarse en el poder (en beneficio propio no del pueblo) han hecho muchísimo.


En sólo diez años:

- incorporaron a la nómina estatal en una década un total de casi nueve millones de personas, lo que les genera un núcleo duro del cuarenta por ciento del electorado argentino.

-otorgaron 2,3 millones de nuevas jubilaciones;

-designaron más de un millón de nuevos empleados públicos en la Nación, más las provincias e intendencias K;

-distribuyeron casi un millón de nuevas pensiones graciables;

-aceptaron a 700 mil supuestos discapacitados; premiaron con varios cientos de miles de planes para cooperativas a las agrupaciones políticas afines;

-entregaron 3,6 millones de asignaciones universales por hijo a familias carenciadas.

-otorgaron miles de pensiones a víctimas de detenciones ilegales muchas reales y ogtras falsas.

La ecuación es ATRONADORA; uno de cada dos argentinos estaba recibiendo algún tipo de remuneración o subsidio por parte de la Casa Rosada sin contraprestación alguna.

Pero la vida política es cruel: el votante tiene mala memoria para castigar a los corruptos y malos administradores en el cuarto oscuro, pero también tiene mala memoria a la hora de serle fiel a quién le entregó una dádiva en el pasado reciente.

La consigna kirchnerista de "no darle una caña de pescar al necesitado, sino regalarle un pescado para que nos vote" no contaba con algo elemental: los beneficiarios creen que lo que reciben les pertenece y que candidatos como Sergio Massa, por ejemplo, no le van a quitar nada de lo alcanzado.

La artificial devoción por Cristina cambiará de dueño cuando la chequera quede en otras manos.

Néstor sabía esto, por lo que le borró a la oposición el horizonte de alternancia en el poder, gracias a la reelección eterna de Santa Cruz o al plan "pingüino o pingüina" de Argentina.

Sin miedo, no hay fe.

Puede verse a Carlos Menem casi muerto desfilando en la más absoluta soledad por Comodoro Py.

Apenas, se le acercan su abogado y su hija, Zulemita.

Un buen espejo anticipatorio de lo que le espera a Cristina en un futuro no tan lejano.

Además un periodista Marcelo Lopez Macia investigó y escribió:

El recientemente desaparecido periodista Daniel Gatti, autor de la primera biografía sobre Néstor Kirchner llamada “El amo del feudo”, dio una visión muy particular sobre el matrimonio que gobernaba desde Río Gallegos.

"No son de derecha, ni de izquierda. No son estatistas, ni privatistas. En esencia, son ladrones", me contaba.

Desde su punto de vista, era irrelevante buscar el destino de los fondos, ya que él estaba convencido que nunca íbamos a enterarnos qué pasó con semejante masa de dinero.

Desde entonces, traté de entender la psicología de estos dos tipos que a principios de los años 80 ya eran dueños de más de 20 propiedades, pero cuya voracidad, lejos de ir menguando, crecía y crecía a medida que más bienes y dinero poseían.

Hace una década que escucho a los ingenuos o cómplices políticos de la oposición repetir frases tales como: “Hay que hacerle entender a Cristina” o bien “seguro que la Presidenta se dará cuenta de tal o cuál error”.

En las últimas semanas, comencé a bucear sobre la psicología de los ladrones y encontré a un autor norteamericano, oriundo de Augusta, que dio en la tecla sobre este tipo de psicopatía.

El doctor El doctor Hervey M. Cleckley fue el pionero de la investigación sobre psicopatía y estableció hace ya más de 70 años cómo se genera este trastorno antisocial de la personalidad y cuáles son las características principales de los delincuentes.

Concretamente, los ladrones son personas agresivas e irresponsables a las que el citado médico aborda extensamente en su obra “La máscara de la sanidad”.

El autor explica que se trata de personas que "padecen un egocentrismo patológico e incapacidad para amar al resto". Este profesional estadounidense señala que el ladrón es“altamente agresivo e impulsivo y carece de sentimientos y de culpa (a veces no por completo), y sería incapaz de crear lazos de afecto duradero con otras personas (...) superficialidad emocional, trato social aparentemente agradable e incapacidad para aprender de la experiencia".

Este médico describió con justeza a CFK ya en el año 1941.

Acting-out. “Se trata de la forma como el individuo internaliza en la acción sus fantasías neuróticas particularmente hostiles. Acting out se refiere a la libre, deliberada y a menudo maliciosa autoindulgencia en el impulso, particularmente en la esfera de la agresión”.

¿Ustedes escucharon algún discurso de Cristina donde no termine chicaneando o insultado a algún partenaire de ocasión?

Para el cierre: “Casi todas sus conductas delictivas tienen una significación mágica: exaltar o restaurar un sentimiento primitivo de omnipotencia. Esto le da al ladrón una visión distorsionada de la realidad.

Así, la hostilidad proyectada, es como un mecanismo de compulsión a la repetición. A pesar de su habilidad para aprender cosas, no obtiene provecho de las lecciones de su propia experiencia. Miente aun cuando no exista una razón lógica para hacerlo.

El delincuente-ladrón busca tener cada vez más poder, el cual le hace sentir que él puede decidir qué es malo y qué es bueno".



Quién quiera oír, que oiga. A quién quiera seguir negociando con ellos, que Dios lo proteja.
0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New