Check the new version here

Popular channels

Lo que tu Raya proyecta hacia los demás

Existen códigos de imagen a nuestro alrededor que muchas veces pasan inadvertidos; a veces se muestran de manera clara como las proporciones perfectas de una estatua griega; en otras ocasiones, son tan perfectamente disimulados que nos atraen misteriosamente, como la sonrisa de la Mona Lisa.


Uno de estos códigos puede parecer un poco banal, e incluso absurdo: el lado de la raya del cabello. ¿Quieres saber qué tanto influye en la manera como los demás te perciben?
Primero haz un sencillo experimento: Échale un vistazo a estos dos rostros por uno o dos segundos. Luego cierra los ojos y responde, ¿Qué te dice tu intuición sobre ellos?


Ambos modelos tienen aproximadamente la misma edad, el mismo tono de piel, la misma complexión física e incluso la misma proporción facial. Sin embargo, el primero tiene la raya del cabello hacia su derecha y el segundo, a su izquierda.
Antes de continuar, es necesario hacer una aclaratoria para evitar confusiones: cuando te digo que la raya del pelo está hacia la izquierda, no me refiero a tu izquierda, sino a la de tu interlocutor (la que señala a su hemisferio izquierdo).



Según un estudio científico que ha sido repetido varias veces a lo largo de varios años, la llamada Teoría de la Raya del Cabello propone que esta línea en la que el cabello se divide en dos direcciones, tiene un impacto subconsciente en nuestra percepción de las personas.
Esta investigación comprueba que la raya a la izquierda hace ver a la persona sincera y digna de confianza. No es difícil llegar a esa conclusión si nos damos cuenta que es una línea que le da énfasis al lado izquierdo del rostro, el más expresivo y emocional de ambos.
Según las estadísticas acumuladas a lo largo de los años, se ha determinado que menos de un 20% de los líderes a nivel político y financiero se peinan con la raya a su derecha. Uno de los ejemplos más sencillos es el de los 44 presidentes norteamericanos: sólo 6 de ellos tenían la raya a la derecha.



En el caso de las mujeres, existe una fenómeno particular: Como son de por sí más expresivas que los hombres, la raya hacia la derecha no las hace ver poco confiables; más bien le da una especie de equilibrio a su emotividad. Al peinarse con la raya hacia la izquierda, vuelcan ese equilibrio. Lo extraño es que su imagen no se vuelve un “paño de lágrimas“ de hiper-sensibilidad; se vuelve una imagen de poder. Es el ejemplo de Hillary Clinton…

0
0
0
0
0No comments yet