Info

Los 10 "horrores" que cometen los hombres al vestirse




Cada temporada las tendencias cambian en la moda, pero el buen gusto de un hombre a la hora de vestir debería mantenerse inamovible. Sin embargo, hay muchos que cometen una y mil veces las mismas equivocaciones. Éstos son los 10 errores más comunes y repudiados:



* Exhibir la ropa interior:


Las mismas palabras lo dicen: ¡ropa interior! Justamente, como estas prendas no fueron pensadas para estar expuestas y ser mostradas en público, la idea es que permanezcan ocultas, ya que a nadie le interesa saber de qué marca son los boxers que un hombre usa o de qué color es el elástico de su slip.


La ropa interior sólo debería ser exhibida en una situación íntima o en la comodidad del hogar, pero jamás debería permitirse que se asome a la calle. Lo recomendable es usar prendas íntimas de tela fresca elastizada, un pantalón que no cuelgue de las caderas y se ajuste a ellas, y sujetar todo con un buen cinturón, un accesorio imprescindible que nunca debería faltar en el look de un hombre bien vestido.


* Calcetines blancos:


Nada puede arruinar más el estilo de un hombre vestido de traje y corbata que, al sentarse, sus calcetines blancos queden a la vista. Incluso, si está vestido de modo informal. Los calcetines siempre deben comprarse en tonos oscuros (como gris, azul o negro) y combinarse según el color del pantalón. Los blancos y de toalla sólo deberían usarse para hacer actividad física.


Si lo que se pretende es darle un toque diferente al clásico look masculino, pueden ser a rayas o con sutiles figuras geométricas, teniendo sumo cuidado de no rozar lo payasesco con los colores y el estampado elegido. Todo hombre debería saber que el estilo de las medias blancas y zapatos negros que inmortalizó a Michael Jackson nació y se fue con él... ¡sin excepciones!


* Un rotundo NO a las chancletas:


No, no y no. Las chancletas sólo deberían ser usadas en la playa y no para andar de paseo, aunque sea pleno verano y la temperatura sea agotadora. Bermudas y chancletas pueden resultar una combinación sumamente cómoda y fresca para pasar el calor, pero no son chic para un hombre que se preocupa por su apariencia.


En verano, ellos pueden usar mocasines de cuero más delgado o de gamuza, o zapatillas de vestir confeccionadas en tela liviana. Otro NO: las sandalias de cuero sólo deberían aparecer en los libros de historia griega o romana.


* Camisa fuera del pantalón:


Salvo que se trate de un adolescente, la camisa de un hombre debe estar siempre dentro del pantalón contenida por el cinturón, que evita que se salga y dé un aspecto descuidado. Una de las reglas principales que un hombre debe cumplir a rajatabla es estar siempre prolijo, independientemente del estilo que tenga.


* Corbata por debajo del cinturón:


Ya sea una corbata convencional o skinny (más angostas que las tradicionales), éstas siempre deben terminar justo encima de la hebilla del cinturón: ni antes, ni después. A la hora de elegirla es importante estar atento a la calidad y al dibujo de su tela. Las ideales y más sentadoras son siempre las lisas, a rayas o con pequeñas y sutiles figuras geométricas. Las que tienen estampas de dibujos animados, animales o globos deberían mantenerse bien alejadas de un hombre elegante.


* Ropa deportiva fuera del gimnasio


Los polos, las camisetas, las zapatillas y las sudaderas sólo deben ser usados para ir al gimnasio, para pasar el día al aire libre o para salir a hacer una caminata. Vestir esa ropa para una salida o para ir a trabajar da un look demasiado informal, que sólo podría ser permitido en el caso de un adolescente. Fuera del gimnasio, los hombres elegantes usan zapatos... ¡siempre!


* Camisa demasiado desabrochada:


Bajo ningún concepto un hombre debería usar más escote que una mujer. Un rotundo NO para las camisetas o sudaderas de cuello V muy profundo o para quienes usan las camisas abiertas mostrando el pecho. Cuando un hombre está de traje y corbata, la camisa debe estar abrochada hasta arriba, jamás se debe dejar desprendido el primer botón. Para el caso de una camisa informal, es suficiente con desabrochar los tres primeros botones.


* Logotipos y nombres de marcas a la vista:


Mostrar las marcas de las prendas de ropa es poco glamoroso. Logotipos y nombres exageradamente grandes deberían permanecer alejados del vestuario de un hombre: nadie necesita saber dónde se viste.


* Mangas demasiado largas o demasiado cortas:


Las mangas de las camisas deben sobresalir de las chaquetas entre 0,5 y 1,5 centímetros, ni más, ni menos. No deben caer sobre la mano, sino permanecer alrededor de la muñeca. El mismo cuidado hay que tener a la hora de usar un saco de vestir: los puños inmaculados son el detalle de un hombre elegante.


* Olvidarse el cinturón:


Nada peor que que ver a un hombre tratando de subir sus pantalones tirando de las presillas, cuando se levanta de una silla o cuando camina. Justamente, esa es la función del cinturón: hacer que el pantalón quede ajustado a la cadera. Este es un accesorio que nunca debe ser dejado de lado, ya sea que se trate de pantalones largos o cortos.