Canales populares

Los 20 francotiradores más letales de la historia





Los francotiradores más letales y/o más famosos de la historia los vas a encontrar en este post. Desde Chris Kyle (recientemente homenajeado en American Sniper) a Vassili Zaitsev, el más famoso de la historia, para mi. Solo puse los 20 que a mi entender son los que lograron una "hazaña" dentro de "x" guerra,

Aclaración: Los francotiradores no están ordenados por rangos, o por muertes adjudicadas.




1. Craig Harrison



Craig Harrison (nacido en 1975) es un cabo de Caballería perteneciente al 'Blues and Royals RHG/D' del ejército británico.

Este hombre no es famoso porque haya sobrevivido en una situación extrema o porque haya eliminado una enorme cantidad de hombres, es famoso por haber roto un récord, pero no cualquier récord, si no el que ahora está en la cúspide de los francotiradores: mayor distancia de haber eliminado un objetivo.


AWM 338, designated L115A3

El Cabo de Caballería del Ejército Británico, Craig Harrison, eliminó a dos guerrilleros talibanes a 2,475m de distancia con un rifle L115A3. Las condiciones para lograr el tiro fueron ideales, pues el calibre que usaba, .338 Lapua Magnum, solo tiene un alcance efectivo de 1600 m. Harrison menciona que era un día claro sin viento y la visibilidad era magnifica. Su observador y calculador Cliff O´Farell le informa de dos guerrilleros; decide ajustar su mira y después de unos minutos de cálculos hace el primer disparo, dos segundos después el primero cae, inmediatamente realiza otro disparo y el segundo cae también.



2. Rob Furlong



Rob Furlong (nacido el 11 de noviembre 1976), es un ex francotirador de la 'Infantería Ligera Canadiense de la Princesa Patricia'.

Mejor conocido por el récord anterior del francotirador con disparo más largo, 2430 m (aunque otros declaran que fueron 2657 m). El disparo de Furlong, tomó lugar en Shah-i-Kot Valley, durante la Operación Anaconda en marzo de 2002, superó el récord anterior establecido por su compañero de equipo Master-Corporal, Arron Perry, por 120 m (130 m). El registro de Furlong fue superado en noviembre de 2009 por el francotirador británico Craig Harrison que le disparó a dos combatientes talibanes consecutivamente en un rango de 2.475 m (2.707 m).


McMillan Tac-50

Video hecho por 'History' contando la hazaña del canadiense.





3. Chuck Mawhinney



Charles Benjamin "Chuck" Mawhinney (nacido en 1949 en Oregon), sirvió en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos como francotirador durante la Guerra de Vietnam. Tiene el récord de muertes de un francotirador del USMC, después de haber registrado 103 muertes confirmadas y 216 muertes "probables" en sus 16 meses de acción


El rifle de Mawhinney, el M40-A1, se encuentra en el 'National Museum of the Marine Corps', en Triangle, Virginia.



4. Timothy Murphy



En 1777 el fusilero Timothy Murphy fue seleccionado junto a 500 tiradores para apoyar el pelotón del General Daniel Morgan del ejército norteamericano, que partía hacia Nueva York con el propósito de parar el avance del ejército invasor inglés a cargo del General John Burgoyne. La resistencia causó gran estrago al ejército inglés, lo que produjo su reubicación en Saratoga. Esta medida fue motivada y ejecutada por el Brigadier General Simon Fraser, la cual fue advertida al Gral. Morgan. La decisión de Morgan no se hizo esperar y dio orden a su mejor fusilero para que despachara al Gral. Fraser. Timothy Murphy tomó posición sobre un árbol y con su fusil Kentucky, de cañón largo, apuntó a su objetivo, a una distancia aproximada de 300 yardas; segundos después el general caía de su caballo.


Pennsylvania, America, usado entre el 1700 y 1900.

En el mismo escenario de batalla, otro alto oficial corría la misma suerte de manos de Murphy; Sir Frances Clarke, ayudante de campo del Gral. Burgoyne, quien galopaba rápidamente llevando consigo un mensaje trascendental a su comandancia cuando, repentinamente, se encontró con una bala disparada por el fusilero de la resistencia. Estos dos tiros infalibles, ejecutados por Timothy Murphy, hicieron más que cualquier cosa para romper la moral de los británicos y para cambiar el rumbo de la batalla más importante de la Revolución Norteamericana.


Monumento a Timothy Murphy en Middleburgh, New York.



5. Vassili Zaitsev



Tras la entrada de los alemanes en Stalingrado, Zaitsev se presentó como voluntario, junto a otros veinte marinos, para ir a luchar a la ciudad. El francotirador fue la llave para acosar y desmoralizar el ataque de las fuerzas alemanas. Los que estaban implicados se convirtieron en héroes soviéticos, uno de ellos era Vassili Zaitsev. Se volvió famoso después de que la prensa descubriera que logró 40 muertes en un período de diez días. Él usaba una ronda de tiros simples cuando elegía sus blancos, esta habilidad la aprendió mientras cazaba ciervos en los bosques cercanos a Elininski, su hogar en las colinas de las montañas de Los Urales, Rusia.


Moisin-Nagant 91/30

Cuando llegó a Stalingrado fue asignado a la 284ª División de Fusileros, pero los oficiales no consideraron conveniente enviarlo a primera línea de combate, ya que no poseía las cualidades de un soldado de infantería. La casualidad quiso un día que, Zaitsev, armado con su rifle Mosin Nagant con mira normal, acabara de un sólo disparo con el operador de una ametralladora alemana que estaba a varios cientos de metros y un oficial de la unidad fuera testigo de este hecho. Inmediatamente ordenó que le consiguieran una mira telescópica y le asignaran a la unidad de francotiradores.

Vassili contando el duelo con el Mayor Koenig.




A lo largo de toda la batalla de Stalingrado su cuenta ascendió a 194 muertes confirmadas (232 según algunas fuentes). Tras la batalla de Stalingrado, Vassili Zaitsev continúo en el frente como francotirador hasta el final de la misma consiguiendo la cifra de 400 muertes, una de las mayores de la Unión Soviética. Recibió dos veces la Orden de Lenin y fue nombrado Héroe de la Unión Soviética. Tras la guerra siguió en el ejército como instructor de francotiradores. De hecho, en la guerra fría, participó en muchos estudios y análisis sobre el uso de los francotiradores en la guerra moderna y es, en parte, responsable del apoyo que el ejército soviético siempre dio a esas unidades. En 1971 se publicó un libro con su biografía "Notes of a Sniper".



6. Lyudmila Mikhailivna Pavlichenko





Cuando los alemanes le declararon la guerra a Rusia, Pavlichenko se unió al ejército, pero una vez en el frente vio una realidad poca halagadora. “Sabía que mi tarea era disparar a seres humanos”, escribió en una nota, “en teoría eso estaba bien, pero hacerlo sería otra cosa”. Aunque Pavlichenko pudo divisar objetivos enemigos durante su primera incursión, no pudo disparar. Pero todo el escenario emocional de esta soldado cambió cuando un joven ruso, cerca de ella, fue abatido por fuego enemigo, “Él fue un gran compañero”, dijo, “y fue muerto justo a mi lado, a partir de ahora nadie podrá detenerme”. Lyudmila alcanzó el grado de teniente y en su haber se confirmaron 309 bajas enemigas, de las cuales 36 eran francotiradores alemanes.


Mosin-Nagant M1891/30

Lyudmila Pavlichenko nació en una pequeña aldea de Belaya Tserkov en Ucrania el 12 de Julio de 1916. A sus catorce años sus padres se trasladan a Kiev, capital Ucraniana, y allí se une al club de tiro. A sus 25 años Pavlichenko se encontraba estudiando historia en la universidad de Kiev, cuando Hitler, en el 1941, da la orden de atacar a Rusia. En 1943 recibió la Estrella de Oro como Héroe de la Unión Sovietica, culminó su carrera de historiadora y comenzó a ejercerla.


Justice Robert Jackson, Lyudmila Pavlichenko y Eleanor Roosevelt en 1942. Fue el primer ciudadano soviético en ser recibido por un presidente estadounidense. Además de USA, fue invitada por varios países aliados para dar testimonio de su hazaña la cual ya estaba altamente difundida.



7. Francis Pegahmagabow



Fue un soldado de Ojibwa (grupo de nativos canadienses) que peleó junto a las fuerzas canadienses durante la Primera Guerra Munidal en las Batallas de Monte Sorrel y Passchendaele en Bélgica y Scarpe en Francia, confirmando, como francotirador, 378 muertes. La labor de este soldado fue más allá de su pericia como tirador. No era usual que a un francotirador le asignaran la encomienda de llevar mensajes bajo un incesante fuego enemigo, o dirigir una acción crucial cuando un oficial superior resultara incapacitado, o ir en busca de municiones bajo condiciones de alto riesgo; todas estas acciones, aparte de su misión como francotirador, fueron cumplidas eficientemente por Pegahmagabow.


The Ross Rifle, el juguete de "Peggy" (así lo apodaban afectuosamente sus compañeros) con el que logró matar 378 soldados alemanes, y capturar a otros 300.

Una revista canadiense publicó que Pegahmagabow empleó en la guerra las habilidades que éste aprendió en su niñez, pero el historiador Tim Cook tuvo otra versión sobre la historia de este temible guerrero, al igual que otros nativos canadienses, “Ellos entendieron que por sus sacrificios le darían más derechos dentro de la sociedad”. Entre sus compañeros de armas Pegahmagabow fue considerado un héroe, pero al retornar a su país no dejo una impresión merecedora de estima y agradecimiento ante tal entrega y sacrificio.



8. Adelbert F. "Bert" Waldron III



Fue un francotirador norteamericano que prestó servicio durante la Guerra de Vietnam en la 9ª División de Infantería. Es poco conocido, pero tiene el récord de mayor muerte confirmada por un francotirador norteamericano: 109. Carlos Hathcock tuvo 93, Eric R. England 98 y Chuck Mawhinney 103, todos miembros del Cuerpo de Marines de los EEUU. Waldron fue uno de los pocos a quien se le otorgó, en dos ocasiones, la Cruz de Servicio Distinguido en acciones separadas en el 1969.


El arma de "Bert", M21 Sniper Rifle Leatherwood 3X-9X Adjustable Ranging Telescope (ART).

El Coronel Michael Lee Lanning describe la habilidad de este tirador: “Una tarde Waldron viajaba a lo largo del Río Mekong en una lancha Tango, cuando un francotirador enemigo, desde tierra, disparó. Inmediatamente toda la tripulación se resguardó en la lancha mientras se esforzaban en ubicar al tirador que seguía disparando desde una distancia aproximada de 900 metros, el Sargento Waldron tomó su fusil, apuntó y eliminó al antagonista desde el tope de un cocotero de un disparo, esto desde una plataforma en movimiento. Tal era la capacidad de nuestro mejor francotirador”.



9. Simo Häyhä



Simo Häyhä nació en 1906 en Finlandia, cerca de la frontera con Rusia. Sin dudas es uno de los francotiradores más connotados de la historia de la guerra. Durante su incursión, cuando los rusos invadieron a Finlandia (Guerra de Invierno de 1939-40), Simo solía ocultarse bajo la nieve y acechaba a su oponente de forma meticulosa. Su paciencia y perseverancia lo llevaron aglutinar, en un período de sólo tres meses, un poco más de quinientas muertes rusas; se le conoció como “la muerte blanca”. Utilizaba el fusil M28 Pystykorva, una variante finlandesa del fusil soviético Mosin Nagant. También, generalmente prefería no usar mira telescópica para no aumentar el tamaño del blanco que ofrecía al enemigo durante los combates, y porque con frecuencia, los francotiradores eran delatados por el reflejo del sol en las lentes de estas miras, además, con tan bajas temperaturas podían empañarse o romperse con facilidad.


M28 Pystykorva.

Otra de sus tácticas consistía en compactar la nieve delante de él para que al disparar no se removiese. A su vez, para evitar que el vaho de su aliento le delatase, llenaba su boca de nieve. Su corta estatura, 1,52 m, también le resultó de gran ayuda a la hora de pasar inadvertido en el combate.



Los rusos pusieron precio a su cabeza cuando comenzó a hacerse público que un tipo con su rifle luchaba por Finlandia con una efectividad pasmosa. Se organizaron operaciones únicamente para acabar con él, y en ocasiones, los soldados rusos que iban a cazar acabaron siendo cazados; todos alcanzados por “la muerte blanca”, incluso ataques masivos con explosivos fueron infructuosos.

Häyhä fue herido en la cara por una bala explosiva enemiga, se presume que fue realizado al azar. Tras ser herido mortalmente, los compañeros de Simo le dieron asistencia, quienes relataron posteriormente que la mitad de su cara había desaparecido. El día 13 de marzo, el mismo en que se firmó la paz entre la Unión Soviética y Finlandia, Simo Häyhä recuperó la consciencia. Tras la guerra, fue ascendido de cabo a segundo teniente por el mariscal de campo Carl Gustaf Emil Mannerheim. Ni antes que él ni posteriormente ningún soldado había obtenido un ascenso en circunstancias tan dramáticas en la historia militar de Finlandia.





10. Carlos Hathcock



Charles Henderson, autor de la biografía de Carlos Hathcock, describe que en el 1967, durante la Guerra de Vietnam, Carlos realizó dos disparos con una ametralladora pesada marca Browning M2 calibre 50, diseñada especialmente para atacar infantería sin blindaje o ligeramente blindada, lanchas, fortificaciones y aviones en trayectorias bajas, aunque esta vez esta arma fue utilizada para abatir a un solo hombre; un soldado del Viet Cong que llevaba provisiones a sus compañeros. Según Henderson, Carlos fue el pionero en utilizar un M2 como arma de francotirador. Para conseguir atinar en este blanco a un poco más de dos kilómetros (record sólo alcanzado 30 años después), el propio Carlos realizó modificaciones a esta arma para disparar tiro a tiro y con mayor precisión.


Ametralladora M2 Cal .50 adaptada para disparar de uno en uno por parte de Carlos Hathcock. Con este arma logró un tiro certero a 2,250m.

Hathcock, también conocido como “Pluma Blanca”, consiguió elevar su nombre a la categoría de leyenda gracias a su eficacia y precisión en la agreste jungla vietnamita. Sin embargo, es curioso que las 93 bajas confirmadas, entre los que figuraban altos mandos como generales y oficiales, no lo sitúan entre los francotiradores más efectivos, aunque se comenta que la cifra puede extenderse hasta las 300 bajas no oficiales, ya que para oficializar una baja se debe tener un observador que confirme la baja, y él participó en muchas operaciones en solitario. La destreza de este cazador causó pavor en las filas enemigas, donde no dudaron a la hora de poner precio a su cabeza (unos 50.000 dólares estadounidenses para la época).



11. Christopher Scott Kyle



En Chris Kyle (8 de abril de 1974 - 2 de febrero de 2013) está basado el filme de Clint Eastwood. Fue un marine perteneciente a los SEAL de la Armada de Estados Unidos, famoso por ser el francotirador más letal de la historia militar estadounidense.

Los iraquíes lo apodaron el Demonio de Ramadi durante la invasión de Irak de 2003 y la posterior guerra.
Kyle efectuó en Ramadi acciones mortíferas en su especialidad logrando dar en el blanco a una distancia de 2.100 metros cuando un joven insurgente se dirigía con un RPG a un convoy estadounidense en marcha. Otra de sus acciones fue matar a una mujer con un bebé en brazos que portaba una granada y que se acercaba confundida entre la muchedumbre a un grupo de soldados estadoundienses.



En la segunda batalla por la ciudad de Fallujah, Kyle hizo en un solo día, 40 muertes de insurgentes, los irakies pusieron un precio por su cabeza con una recompensa de US$ 180.000. Kyle fue además herido dos veces por disparos de otros francotiradores y sobrevivió a 6 atentados con explosivos disimulados mientras se trasladaba en vehículos de la Marina. Kyle por sus actos ganó dos Estrellas de Plata y cinco Estrellas de Bronce.
El Pentágono confirmó 160 muertes atribuidas a Kyle, aunque él en su libro informó de un número mayor: 255.

Kyle permaneció 10 años en los SEAL, hasta 2009. Se retiró para poder salvar su matrimonio con su esposa Taya con quien tenía dos hijos.



Kyle fue entrevistado numerosas veces y siempre defendió su labor en Irak con la premisa de que por cada baja de un insurgente iraquí, salvaba varias vidas estadounidenses y que no consideraba a sus víctimas como personas. "La primera vez, ni siquiera estás seguro de que puedas hacerlo (matar). Pero yo no estaba allí mirando a esas personas como personas. No me preguntaba si tenían familia. Solo estaba tratando de mantener a mi gente a salvo", afirmó.

Murió a tiros junto a otra persona identificada como Chad Littlefield, de 35 años, el 2 de Febrero de 2013, en la localidad de Glen Rose, informó el Departamento de Policía de Texas.
La dependencia indicó que un hombre identificado como Eddie Routh, de 25 años, se encuentra bajo custodia de la policía como sospechoso de las muertes.

Texas declaró que el 2 de Febrero sea el 'Día Oficial del francotirador', por Chris Kyle.





12. Abu Yusuf Al-Turki



Ümit Yaşar Toprak, también conocido por su nombre de guerra Abu Yusuf Al-Turki (el Turco) era un francotirador de renombre dentro del Frente al-Nusra que entrenó a los combatientes acerca de cómo ser francotiradores. También fue miembro de la 'Wolf Unit', que fue descrita como una unidad de combatientes de Al-Nusra Front (según documentos encontrados por miembros de la sede en Dubai de la estación de televisión Al Aan).
Al-Turki vivió en la provincia turca de Bursa, dejando atrás cinco hijos para que pudiera luchar por el Frente al-Nusra. El 23 de septiembre de 2014, Al-Turki fue asesinado durante una serie de liderados ataques aéreos por Estados Unidos en Siria.

Participó en la guerra de Irak, en la guerra Civil Siria, y también estuvo en la intervención militar contra el ISIL (encabezada por Estados Unidos).



13. Juba, el francotirador de Bagdad



El francotirador de Bagdad, Juba, cuenta con un historial de 143 bajas estadounidenses que dio a conocer en videos difundidos en Internet y en DVD. En uno de estos videos Juba se adjudica la muerte de 37 soldados estadounidenses con su fusil de francotirador Dragunov.


El fusil Dragunov, de origen ruso, creado por Evgeny Dragunov entre 1958 y 1963.

Juba fue capturado en 2006, cuando ya se había convertido en una leyenda entre los iraquíes que admiraban sus videos. Así lo aseguraron las fuerzas de seguridad iraquíes, quienes presentaron a la prensa a un prisionero sin parte de una pierna y con los ojos vendados como el hombre que había atemorizado a los soldados estadounidenses en Irak.

Los captores de Juba nunca dieron detalles sobre dónde lo encontraron ni de cómo lo detuvieron. Tampoco revelaron su verdadero nombre.



14. Anatoli Ivanovich Chejov, uno de los discípulos de Vassili Zaitsev



El sargento ruso Anatoli Chejov, fue uno de los mejores francotiradores rusos en la batalla de Stalingrado con precisos disparos desde las alturas de los edificios en ruinas, y por fabricar un especie de silenciador para su rifle de francotirador.

Sus hazañas le hicieron un habitual de la prensa soviética, recibiendo la condecoración de la "Orden de la Bandera Roja". Durante el período de octubre de 1942 al 28 de enero de 1943 Chejov abatió 256 soldados alemanes. Por su heroísmo y destreza militar fue promovido a héroe de la unión soviética, máxima condecoración alcanzable.

Una vez finalizados los combates en Stalingrado fue enviado a Kursk, donde participó en la liberación de Belgorod y Orel. En 1943, cerca de Kiev, Chejov fue gravemente herido por una explosión, perdiendo ambas piernas. Esa fue su última actuación en el frente, Chejov regresó a casa y comenzó a trabajar en una planta Electromecánica encabezando un equipo de trabajadores comunistas.

Allí pasaría el resto de sus días hasta su fallecimiento en 1967. Esta última etapa apenas fue conocida por la sociedad rusa, que lo dio por muerto en los combates.



15. Roza Shanina, alias Tania Chernova



Tania Chernova era una estadounidense que fue a Rusia en el inicio de la guerra para ayudar a rescatar a sus abuelos, los cuáles fueron finalmente asesinados por los alemanes.
Fue entonces cuando se unió a la resistencia, ella y el grupo fueron a Stalingrado, a través del sistema de alcantarillado, así se evadieron de los enemigos.

Se incorporó a la escuela de francotiradores Zaitsev y se convirtió en una buena francotiradora. Este grupo fue llamado "las liebres". Participó en una redada en la sede de alemanes y en los asesinatos de muchos de ellos, en la redada se dice que mató a un agente de seguridad de la S.S. en un mano a mano.

Tuvo una aventura amorosa con Zaitsev, formaron juntos un buen equipo en esa lucha que tenían en común.
Fue herida en el abdomen y quedó incapacitada para tener hijos. En ese momento, Tania y Vasili se separaron y nunca volvieron a verse, ella tenia entonces 22 años.
Mientras Tania se recuperaba en el hospital, le informaron que Vasili había muerto por las heridas causadas por una mina hacia el final de la guerra, y ella no volvió a saber nada de él hasta 1969, cuando un periodísta le preguntó sobre la época en la que pertenecia a "las liebres".

Tanía sorprendida quiso saber como tenía ese profesional tal información sobre ella, la respuesta del mismo la dejó atónita, habia sido informado por el mismo Vasili, no solo no murió sino que se casó y formó su propia familia.
Ella pensó que jamas intentó buscarla, pero lo cierto es que los registros fueron escasos en Rusia después de la guerra.



16. Heinz Thorvald, alias el Mayor König



Heinz Thorvald es el nombre de un supuesto oficial alemán con graduación de mayor, y director de la escuela de francotiradores de las SS en Zossen.

El SS-Standarteführer Heinz Thorvald, se dice que fue asignado por el propio SS-Reichsführer Heinrich Himmler para matar al francotirador soviético Vasili Záitsev que había causado más de ciento cincuenta bajas entre las filas alemanas, la mayor parte de ellas de oficiales de alto rango. Se dice que el mayor Thorvald adoptó el seudónimo de Erwin König, con objeto de evitar ser utilizado por la propaganda soviética si caía en combate. Según la propaganda soviética el supuesto "mayor König" cayó en acto de combate contra Zaitsev en Stalingrado en el año 1942.

Se dice que Heinz Thorvald, (König), fue uno de los mejores francotiradores de la Segunda Guerra Mundial, con 456 bajas confirmadas, otro de los conocidos es el también alemán Matthaus Hertzenahuer, con 375 bajas confirmadas.

Info adicional: Zaitsev sostenía que el duelo tuvo lugar durante un período de tres días en las ruinas de Stalingrado. Lo cierto es que la existencia de Heinz Thorvald jamás ha sido probada.



17. Viktor Medvedev, otro discípulo de Vassili



Medvedev nació el 12 de abril 1922 en la ciudad de Troitsk, región de Chelyabinsk. Viktor fue reclutado por el 'Ejército Rojo' y sirvió como marinero en la 'Flota del Pacífico' en la nave Kalinin. En 1942 Vikor y sus marineros fueron enviados al frente como infantería del Ejército rojo, durante la batalla de otoño de 1942, Viktor era un fusilero antitanque, más tarde se convirtió en francotirador cuando comenzó la batalla de Stalingrado, donde mató 232 soldados y oficiales enemigos y fue galardonado con la orden de la Bandera Roja.

En Stalingrado, Medvedev casi fue capturado por los alemanes, lo golpearon con un rifle en la cabeza y lo arrastraron en la oscuridad, Vassili Zaitsev y sus hombres alcanzaron y mataron a los alemanes y liberaron a Viktor.

En 1945 Viktor fue enviado de vuelta a la Flota del Pacífico y tomó parte en la guerra contra el Japón imperialista. Viktor fue galardonado con la Estrella de Oro 'Héroe de la Unión Soviética', mató a 362 soldados enemigos, incluyendo 55 oficiales y 35 francotiradores. Después de la guerra Viktor se convirtió en jefe de bomberos. Falleció en 1968.



18. Matthäus Hetzenauer



Matthäus Hetzenauer (23 de diciembre de 1924 en Tirol, Austria - 3 de octubre de 2004) fue un francotirador austriaco en la tercera división de la montaña en el frente oriental de la Segunda Guerra Mundial. Se le acreditaron 345 muertes. Su máxima distancia en la que mató fue reportado en 1100 metros. Hetzenauer también recibió la 'Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro' (en alemán: Ritterkreuz des Kreuzes eisernen). Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro fue otorgado a reconocer la valentía extrema en campo de batalla o el liderazgo militar exitoso.



19. Iván Mijáilovich Sidorenko



En 1941, participó en la Batalla de Moscú como subteniente de una compañía de morteros. Durante la batalla, pasó mucho tiempo practicando como francotirador. Su caza de soldados enemigos tuvo éxito, lo que llevó a que sus comandantes le ordenaran entrenar a otros, quienes fueron elegidos por su visión, conocimiento de las armas y resistencia. Primero les enseñó la teoría y, luego, comenzó a llevarlos a misiones de combate con él. Los alemanes pronto comenzaron a entrenar a sus propios francotiradores en el área de operación de Sidorenko para hacer frente a la nueva amenaza planteada por él y sus hombres.



Sidorenko se convirtió en asistente del comandante en el cuartel general del 1122º Regimiento de Fusileros, donde luchó como parte del Primer Frente Báltico. Si bien se dedicaba principalmente a enseñar, ocasionalmente peleó en batallas llevando a uno de sus entrenados con él. En una de estas excursiones, destruyó un tanque y tres tractores usando municiones incendiarias; sin embargo, fue herido varias veces. La más seria ocurrió en Estonia en 1944, que motivó que permaneciera hospitalizado hasta el final de la guerra. Mientras se recuperaba de su herida, Sidorenko fue condecorado con el título de Héroe de la Unión Soviética el 4 de junio de 1944. Sus superiores le prohibieron volver a combatir de nuevo, dado que era un entrenador de francotiradores muy valioso.

Para el final de la guerra, Sidorenko fue acreditado con alrededor de 500 muertes confirmadas y por haber entrenado a más de 250 francotiradores.

Con el rango de mayor, fue el francotirador soviético más exitoso de la Segunda Guerra Mundial. Utilizó un fusil ruso Mosin-Nagant, equipado con una mira telescópica.



20. Mikhail Ilyich Surkov



Mikhail Ilyich Surkov fue un soviético francotirador en la 4ª División del Rifle Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Nació en un ciudad siberiana de Krasnoyarsk y procedía de una familia de cazadores y tramperos de pieles.

Según fuentes soviéticas, Surkov tuvo 702 muertes confirmadas durante la Segunda Guerra Mundial, un total que lo convertiría en el francotirador más efectivo del conflicto europeo. El francotirador soviético superior es oficialmente Ivan Sidorenko, que se acredita con 500 muertes confirmadas, ya que los hallazgos de la posguerra han demostrado que la figura de Surkov sólo sirvió como propaganda.




0
0
0
0No hay comentarios