Popular channels

Los asesinos de la caja de herramientas

Lawrence Sigmund Bittaker y Roy Lewis Norris, también conocidos como los asesinos de la caja de herramientas (the Tool Box Killers) son violadores y asesinos seriales estadounidenses que secuestraron, violaron, torturaron y asesinaron a cinco muchachas adolescentes en California del Sur en un periodo de cinco meses en 1979.


Bittaker en 1981

Bittaker nació en Pittsburgh, Pennsylvania, el 27 de septiembre de 1940, fue el hijo no deseado de una pareja que había decidido no tener hijos. Su madre lo llevó a un orfanato cuando era un bebé y fue adoptado por la familia Bittaker. Su padre adoptivo trabajaba en la industria de la aviación, trabajo que obligó a la familia a realizar frecuentes mudanzas por EE.UU durante su infancia.


Bittaker alrededor de los 9 años

Su primer arresto fue por hurto a la edad de doce años. En los siguientes cuatro años fue arrestado varias veces por el mismo delito. Posteriormente Bittaker declararía que los delitos de hurto cometidos durante su adolescencia fueron un intento de compensar la falta de amor por parte de sus padres.

Aunque tenía un cociente intelectual de 138 consideró la escuela una experiencia tediosa y dejó de asistir en 1957. Después de un año de haber dejado la escuela secundaria fue arrestado por robo de auto y por atropellar a alguien y huir. Por estos delitos fue encarcelado en el California Youth Authority, donde permaneció hasta los 18 años de edad. Después de su liberación descubrió que sus padres le repudiaron y que se habían mudado a otro Estado. Nunca les volvería a ver.

En agosto de 1959 fue sentenciado a 18 meses de prisión por transportar a otro Estado un vehículo robado. En 1960 fue liberado pero pronto volvió a delinquir. En mayo de 1961 fue sentenciado a 15 años de prisión por otro robo. Mientras estuvo encarcelado por este delito fue diagnosticado por un psiquiatra como una persona altamente manipulativa y con una considerable hostilidad reprimida.

Fue liberado con libertad condicional en 1963 depués de haber completado dos años de su sentencia. En octubre de 1964 fue encarcelado de nuevo por violación de su libertad condicional. En 1966 pasó por más examinaciones por dos psiquiatras que lo vieron independientemente, ambos le diagnosticaron como casi un psicópata (borderline psychopath), un individuo altamente manipulativo incapaz de reconocer las consecuencias de sus actos. Bittaker le explicó a uno de ellos que sus actividades criminales le dieron un sentimiento de superioridad, aunque insistió en que la coyuntura concerniente a su ambiente de crianza disminuyó su habilidad para resistir cometer crímenes. Le prescribieron una medicación antipsicótica. Un año después fue liberado nuevamente.

En julio de 1967 fue arrestado nuevamente por robo y por fugarse de la escena de un accidente, fue sentenciado a 5 años pero fue liberado en abril de 1970. En marzo del 71 fue arrestado nuevamente por robo. Debido a repetidas violaciones de libertad condicional fue sentenciado a de 6 meses a 15 años de prisión en octubre de 1971. Tres años después fue nuevamente liberado.

En 1974 fue arrestado por asalto e intento de homicidio después de haber apuñalado a Gary Louie, un joven empleado de supermercado. El empleado había visto a Bittaker robar un filete y le siguió afuera hasta el estacionamiento donde calmadamente le preguntó si se había olvidado de pagar, Bittaker respondió dándole una puñalada en el pecho que por poco no alcanzó el corazón. Intentó huir pero fue detenido por dos empleados. Louie sobrevivió, Bittaker fue encontrado culpable de asalto con un arma mortal y enviado a California Men's Colony en San Luis Obispo.


Norris

Roy Lewis Norris nació en Greeley, Colorado, el 5 de febrero de 1948. Fue concebido fuera del matrimonio y sus padres se casaron para evitar el estigma social que había sobre tener un hijo ilegítimo. Su padre trabajó en un depósito de chatarra y su madre fue una ama de casa drogadicta.

Vivió ocasionalmente con sus padres durante su niñez y fue puesto repetidas veces bajo el cuidado de familias adoptivas. Los recuerdos de niñez de Norris están salpicados por maltratos de sus padres biológicos y familias adoptivas con las que vivió. Fue abusado sexualmente estando bajo el cuidado de una familia hispana, lo que le provocó prejuicio hacia este grupo étnico.

A los 16 años de edad visitó a una pariente de poco más de 20 años y comenzó a hablarle de manera sexualmente sugestiva. Ella le echó de la casa y avisó al padre de Norris, el cual amenazó con golpearle. Posteriormente Norris robó el auto de su padre y condujo hasta las Montañas Rocosas, donde intentó suicidarse inyectándose aire en una arteria del brazo, poco después fue aprehendido y llevado con sus padres. Luego de su regreso a casa sus padres le dijeron, a él y a su hermana menor, que ambos nacieron por embarazos no deseados y que tenían la intención de divorciarse cuando ambos alcanzaran la adolescencia.

Un año después dejó la secundaria y se unió a la marina de los Estados Unidos. Fue destinado a San Diego en 1965 y enviado a Vietnam en 1969, no participó de ningún combate durante sus cuatro meses de servicio. Estado ahí experimentó con heroína y marihuana, convirtiéndose en consumidor regular de esta última.

En noviembre de 1969 cometió sus primeras agresiones sexuales conocidas, violación y asalto con intento de violación. En este último incidente intentó entrar por la fuerza en el auto de una mujer que se encontraba sola. Tres meses después, en febrero de 1970 intentó entrar en la casa otra mujer, esta llamó a la policía y Norris fue arrestado.

Unos meses depués psicólogos militares le diagnosticaron personalidad esquizoide severa. Fue dado de baja de la marina por problemas psicológicos.

En mayo de 1970, Norris, en ese momento libre bajo fianza, atacó a una estudiante a quien había estado acechando en el campus de la San Diego State University. Le golpeó repetidamente en la parte de atrás de la cabeza con una roca hasta que cayó y luego se arrodilló sobre su espalda baja y procedió a golpear su cabeza contra la acera. Poco después fue imputado por asalto con un arma mortal; fue sentenciado a un total de cinco años de prisión en el Atascadero State Hospital donde fue clasificado como un agresor sexual con desorden mental.

En 1975 fue liberado, con cinco años de libertad condicional. Fue declarado por los doctores como un individuo que ya no era un peligro para otros. Solo tres mese después de su liberación se acercó a una mujer que iba caminando y le ofreció llevarla en su motocicleta, cuando ella rechazó su oferta bajó de su moto y la arrastró hacia un matorral cercano y procedió a violarla; temiendo por su vida la mujer no opuso resistencia.

Aunque la violación fue reportada a la policía, no pudieron encontrarlo. Un mes después la mujer vio la motocicleta de Norris y anotó el número de la placa de identificación, que inmediatamente llevó a la policía. Fue arrestado, encontrado culpable y enviado a California Men's Colony, donde conoció a Lawrence Bittaker.

Según Norris, Bittaker le salvó de ataques de otros presos en al menos dos ocasiones. En 1978 ambos se habían vuelto muy cercanos y descubrieron que compartían un interés común en la violencia sexual y la misoginia. Norris le había dicho a Bittaker que lo que más le estimulaba era ver a jóvenes mujeres aterradas, añadiendo que esta era la principal razón de su largo registro de agresiones sexuales.

Cuando estaban solos hablaban de violar y asesinar a muchachas adolescentes cuando fueran liberados. Esta fantasía compartida se convirtió en un elaborado plan. Ambos acordaron encontrarse después de salir de la cárcel.

Bittaker fue liberado el 15 de octubre de 1978, volvió a Los Angeles y encontró trabajo como maquinista, con un sueldo de mil dólares a la semana. A pesar de clasificarse a sí mismo como solitario, se ganó la reputación de ser un hombre generoso y servicial que ocasionalmente donaba dinero al ejército de salvación.

Norris fue liberado el 15 de enero de 1979. Fue a vivir con su madre en Redondo Beach y trabajó como electricista en Compton. Un poco después recibió una carta de Bittaker. Ambos se reunieron a finales de febrero y reiniciaron sus planes de secuestrar y violar adolescentes. Compraron una furgoneta y la llamaron "Murder Mac".


Furgoneta similar a la usada por Bittaker y Norris

De febrero a junio de 1979 Bittaker y Norris alzaron a 20 mujeres autoestopistas, no atacaron a ninguna, lo hicieron a modo de práctica para desarrollar artimañas para hacer que las chicas entraran voluntariamente en la furgoneta y para descubrir lugares apartados. A finales de abril descubrieron un apartado cortafuegos en las montañas de San Gabriel.

El 24 de junio de 1979 mataron a su primera víctima, Lucinda Lynn Schaefer, de 16 años de edad. Fue vista por última vez saliendo de una reunión de jóvenes cristianos en la iglesia presbiteriana St. Andrew, de Redondo Beach. Aproximadamente a las 7:46 pm Norris vió a Schaefer caminando y le dijo a Bittaker "ahí está una linda rubiecita".


Lucinda Lynn Schaefer

Después de intentar si éxito que Schaefer entrara voluntariamente en la furgoneta, abrieron la puerta corrediza lateral y la metieron por la fuerza. Le ataron las manos y las piernas, le taparon la boca con cinta adhesiva y la llevaron al cortafuegos en las montañas de San Gabriel.

A pesar de que inicialmente había gritado, Lucinda Schaefer recobró rápidamente la compostura. En su relato escrito de la noche sigiuente, Bittaker escribió que Lucinda Schaefer "mostró un magnífico estado de autocontrol y aceptación circunspecta de las condiciones sobre las que no tenía control. No derramó lágrimas, no opuso resistencia y no demostró gran preocupación por su seguridad... supongo que ella sabía lo que venía."

Norris fue el primero en violarla, despues de decirle a Bittaker que "fuera a dar una caminata" y que volviera en una hora. Después de volver le tocó el turno, y la violó en ausencia de Norris. En la segunda ocasión en que era violada por Norris, Schaefer le preguntó si tenían intención de matarla, él le dijo que no; ella le pidió que le dieran tiempo para rezar antes de ser asesinada.

Schaefer suplicó por "solo un segundo, para rezar" antes de que Norris intentara estrangularla con las manos. Después de aproximadamente 45 segundos se vio perturbado por la expresión en sus ojos y corrió al frente de la furgoneta para vomitar. Entonces Bittaker la estranguló con las manos hasta que cayó al suelo y comenzó a convulsionar, luego tomó una percha o colgadero de alambre y la estranguló usando pinzas de presión hasta que las convulsiones cesaron. Su cuerpo fue liado con una cortina de baño de plástico y tirado en un empinado desfiladero. Sus restos nunca fueron encontrados.

Dos semanas después de la muerte de Schaefer, Bittaker y Norris encontraron a Andrea Joy Hall, de 18 años, haciendo autoestop en la Pacific Coast Highway. Cuando disminuyeron la velocidad para acercarse a ella, otro vehículo paró y ella subió, la siguieron hasta que bajó del vehículo en Redondo Beach.


Andrea Joy Hall

Norris se escondió en la parte de atrás de la furgoneta para que Hall creyera que Bittaker estaba solo. Ella subió a y él le ofreció una bebida gaseosa del cooler que estaba en la parte de atrás. Norris se abalanzó sobre ella y logró someterla torciendole el brazo detrás de la espalda. La llevaron a un lugar de las montañas de San Gabriel más allá de donde llevaron a Schaefer. Fue violada dos veces por Bittaker y una por Norris. Bittaker la forzó a caminar cuesta arriba y le obligó a hacerle sexo oral. Luego le ordenó posar para tomarle fotos polaroid. Algunas de las fotos tomadas mostraban a Hall con una expresión en el rostro que Norris describió como de "terror puro" cuando ella suplicaba que le perdonaran la vida.

Bittaker le dijo que iba a matarla y la desafió a que le diera razones para que se le permitiera seguir viviendo, antes de meterle un picahielo por la oreja, luego le metió el picahielo por la otra oreja hasta que el mango se rompió. Después la estranguló y tiró el cuerpo en un barranco.

El 3 de septiembre Bittaker y Norris vieron a Jackie Doris Gilliam, de 15 años y Jacqueline Leah Lamp, de 13. Se encontraban sentadas en el banco de una parada de bus. Ofrecieron llevarlas y ellas aceptaron. Poco después ambas se dieron cuenta de que Bittaker salió de la Pacific Coast Highway y se dirigía a las montañas de San Gabriel. Lamp intentó abrir la puerta corrediza pero Norris logró dominar físicamente a las dos, dejando a Lamp inconsciente con un golpe en la cabeza. Las llevaron a las montañas donde abusaron sexualmente de ellas por dos días. Bittaker torturó a Gilliam perforándole los senos con un picahielo y usando una pinza de presión para destrozarle un pezón. Después de dos días fueron asesinadas. Gilliam murió de la misma manera que Andrea Joy Hall, por heridas causadas por el picahielo metido por ambas orejas. Lamp fue golpeada por Norris en la cabeza con una almádena. Sus cuerpos fueron tirados en el chaparral.


Jackie Doris Gilliam


Jacqueline Leah Lamp

Bittaker y Norris secuestraron a su última víctima, Shirley Lynette Ledford, de 16 años el 31 de octubre de 1979. Ledford estaba parada fuera de una gasolinera haciendo autoestop para ir a casa luego de haber estado en una fiesta de Halloween en un suburbio de Los Angeles. Los investigadores creen que ellla aceptó ir con Bittaker porque este frecuentaba un bar donde ella trabajaba como mesera. Fue violada y torturada con herramientas como pinzas y martillo en la parte de atrás de la furgoneta.


Shirley Lynette Ledford

Los asesinos grabaron a sus víctimas con una grabadora de audio que tenían en la furgoneta. En una de las cintas se puede escuchar a Ledford suplicar que el abuso terminara, y cuando se extraían herramientas de la caja. Luego Norris tomó la almádena y le rompió el codo y le siguió golpeando repetidas veces mientras ella lloraba y gritaba. Luego de aproximadamente dos horas la mataron estrangulándola con un alambre sostenido en los extremos con pinzas. Tiraron su cuerpo en frente de una casa que eligieron aleatoriamente en Sunland. Una persona que hacía jogging la encontró la mañana siguiente.

La autopsia reveló que además de haber sido violada sexualmente sufrió traumatismo por golpe de objeto contundente en la cara, cabeza, senos, y el codo izquierdo. Sus genitales y el recto fueron desgarrados, en parte porque habían metido pinzas dentro de ella. Además su mano izquierda tenía heridas punzantes y un dedo de la mano derecha había sido cortado.

En noviembre de 1979 Roy Norris se reecontró con un amigo llamado Jimmy Dalton, con quien había estado preso en California Men's Colony. Norris le confió lo que él y Bittaker habían estado haciendo en los meses previos incluyendo detalles gráficos del asesinato de Shirley Ledford, la única víctima cuyo cuerpo había sido encontrado hasta ese momento, además de detalles sobre otras violaciones que habían cometido cuyas víctimas habían escapado. Dalton consultó con su abogado, quien le aconsejó que avisara a las autoridades.

La policía notó que el relato de Dalton sobre la confesión de Norris coincidía con reportes policiales de desapariciones de adolescentes y violaciones en los previos cinco meses. Fueron a la casa de una de las víctimas y le mostraron fotos del archivo policial, Bittaker y Norris fueron reconocidos sin duda.

Posteriormente la policía puso a ambos bajo vigilancia y notaron que vendían marihuana, por lo cual fueron arrestados por violación de la libertad condicional. En un allanamiento del apartamento de Bittaker fueron encontradas fotografías de Andrea Joy Hall y Jackie Gilliam. En la furgoneta la policía encontró varios objetos de personas que fueron reportadas como desaparecidas. También fue encontrada la cinta de audio de la tortura y asesinato de una joven mujer. La madre de Shirley Lynette Ledford identificó la voz de su hija.

Ante las evidencias Norris confesó, después de lo cual aceptó ayudar en la búsqueda de los cuerpos de las víctimas en las montañas de San Gabriel. Los cuerpos de Lucinda Schaefer y Andrea Hall nunca fueron encontrados. El 9 de febrero de 1980 los cuerpos esqueletizados de Jacqueline Leah Lamp y Jackie Doris Gilliam fueron encontrados. Un picahielo fue encontrado todavía dentro del cráneo de Jackie Gilliam.

El 7 de mayo de 1980 Roy Norris fue sentenciado a de 45 años a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional desde 2010. Todavía sigue en prisión en Donovan State Prison.

El 24 de marzo de 1981 Lawrence Bittaker fue sentenciado a muerte. Hasta hoy (2018) permanece encarcelado en San Quentin State Prison esperando el día de su ejecución.

El detective Paul Bynum, investigador principal del caso, cometió suicidio en diciembre de 1987, tenía 39 años. En su nota de suicidio de diez páginas refirió que los asesinatos cometidos por Norris y Bittaker le afectaron y que temía que pudieran ser liberados.

El cassette de audio de la tortura de Shirley Lynette Ledford es todavía usado por el FBI para la desensibilización de agentes.



______________________________________________________________________________________________


Este es un video de NBC News, a partir de 26:44 se puede escuchar de fondo por unos segundos la grabación de los gritos de Shirley Lynette Ledford.


link: https://www.youtube.com/watch?v=PY4YmVi4_LQ
+4
4
0
4Comments
Anonim01
  • 10
    Grax x tuyos en Serie: Los Pintores 283 Cándido López
    saludos
+1
Patomuylogico

La única cura para esos son 5 gramos de plomo intracraneal aplicados con una herramienta que puede ser marca Colt, Beretta, Browning, Glock, etc.
Es 100 % efectivo. Cero reincidencias. Garantizado.

+1
cassr

Leí la transcripción del audio y es terrible

0
naperia

El mal esta en el ser humano y desde luego justificarse por esto por lo otro por lo de mas alla, pena de muerte es la única cura, a re contra reincidentes que no tienen ningún respeto por la vida de otros, ningún respeto por la ley. Pero “el pacto de San José de Costa Rica” hecho con muy buenas intenciones, pero con un resultado calamitoso para el cono sur

+2
Belisarivs

y si se demuestra que los psicópatas nacen así y no pueden hacer nada para evitar cometer crímenes? O, como en otros casos, por ejemplo Charles Joseph Whitman, un tumor en el cerebro le cambia la conducta y le hace matar? Igual estás a favor de la pena de muerte?

-1
naperia

@Belisarivs En china, los musulmanes les aplican la pena de muerte, y no importa si un enfermo mental, y son mas de mil millones cada uno, y sin contar otros países que también aplican pena de muerte y en muchos caso sin juicios imparciales. El pacto de San José de Costa Rica con muy buena intención no sirvió al contrario creo a los mara salvatrucha y basta mirar lo que pasa en Brasil en México en todo Latinoamérica. Criminalidad producto de leyes permisivas

0
naperia

@Belisarivs No se debe mirar las leyes como castigo, se debe mirar para proteger al mas débil, al pueblo, a la sociedad. si a asesinos seriales con crímenes aberrantes le hubieran aplicado la pena capital, no hubieran matado a tantos

0