Check the new version here

Popular channels

Los Extraterrestres podrían ser Humanos del Futuro.

NUEVO POSTS



Varias son las hipótesis que explican que el origen de los OVNIS son en realidad humanos del FUTURO.
Quienes investigan el fenómeno OVNI, explican que la tecnología que tienen las naves ALIENIGENAS es tecnología de humanos del futuro, y que son capaces de burlar las coordenadas espacio tiempo, el cual ha afectado a algunas personas ya que con la experiencia que han tenido con los OVNIS, no logran explicar del por qué cuando para ellos han pasado unos segundos o minutos para otras personas normales han pasado horas o días enteros sin saber en realidad del por qué. 
Una interesante teoría y ejemplos del por qué la creencia de que los extraterrestres somos nosotros mismos venidos del futuro inmediato




Vídeo Relacionado:





link: https://www.youtube.com/watch?v=j1qBCL46Pyo





No me cabe la menor duda. 

Quienes investigamos a conciencia el fenómeno OVNI sabemos que la tecnología que se oculta tras ellos es capaz de burlar nuestras coordenadas espacio-temporales. 



Tal y como señaló el padre de la ufología moderna, Joseph Allen Hynek, el 45 % de los avistamientos, cesan de forma súbita, como si el "no identificado" se hubiera desmaterializado, abandonando por lo tanto- nuestro universo espaciotemporal, quizá hacia una realidad paralela o quién sabe si hacia otro tiempo.


El análisis científico de muchos fenómenos de la naturaleza han demostrado que el tiempo -una medida humana y relativa- puede "agrietarse" en condiciones especiales. 


El fenómeno OVNI no es una excepción. 


Los investigadores ya han dejado de sorprenderse, cuando oyen testimonios como el de Pedro Mateo Calvete, que recientemente narraba a AÑO CERO, como justo ahora hace treinta años viajaba rumbo al aeropuerto de Barcelona por la autopista que une la Ciudad Condal con Zaragoza. 




Ya en territorio catalán, un objeto esférico y plateado sobrevoló su coche, a plena luz del día. Nadie más pareció haberlo observado. 


Pero su sorpresa aún no iba a tener límite... Cuando llegó al aeropuerto pensó que había perdido su vuelo. 


Salió de su ciudad con un considerable retraso y apuró al máximo su viaje, exprimiendo el acelerador. Al llegar, su avión no había despegado; es más, faltaba una hora para su partida. Había ganado tiempo, al tiempo.




Fenómeno atemporal




Por las razones que sean, durante algunas experiencias relacionadas con OVNIS, el tiempo parece discurrir de forma anormal. 


Otro caso, esta vez protagonizado una noche de agosto de 1991, por cuatro jóvenes que viajaban en coche desde Embid a La Manlanquilla (Zaragoza), refrenda esta idea. 


Se toparon con un extrañísimo objeto compuesto por cuatro luces -diferentes unas de las otras- que desaparecieron de forma súbita. 




Lo más curioso es que, tras la observación, los testigos detectaron que sus relojes se habían atrasado dos minutos, incluso el del coche. 


Aquella "distorsión" no podía explicarse como un simple fenómeno provocado por un intenso campo electromagnético -lo que ocurre muy a menudo en numerosos avistamientos- debido a las diferentes particularidades que poseían los cinco relojes, imposibilitando un desfase idéntico entre ellos. 


Por las razones que fuera, durante aquella observación -que duró más de dos minutos- el tiempo discurrió más lento.


El investigador catalán Pedro Valverde Tort manifestó en una reunión de ufólogos la probabilidad de que el fenómeno fuera atemporal. 


A raíz de aquel reunión, en l993, surgió el llamado "Proyecto Delfos", que dio lugar a un escrito firmado por diversos investigadores donde aseguraban que "el fenómeno es una manifestación más de las múltiples facetas de un plano de existencia o universo oculto, extraño a nuestro mundo material sujeto a las leyes del espacio-tiempo".


Así pues, el tiempo parecer ser una medida ajena a la inteligencia que opera tras los OVNIS.


Estos se han manifestado a lo largo de nuestra historia, pero mientras nosotros hemos ido progresando, estas manifestaciones han sido básicamente similares, como si la humanidad misma fuera acercándose en su desarrollo a la tecnología que expresa el fenómeno. 




Withley Strieber, el popular autor de "Communion" , escribía que "es perfectamente posible que los OVNIS provengan del futuro, de nuestro psiquismo y de otro mundo, todo al mismo tiempo, aunque parezca una contradicción". 




Señalaba, además, que la evolución de nuestra especie parecía encaminada a ser muy similar a la que se manifiesta tras el fenómeno. En esta línea, casi metafísica, se expresaba el investigador cubano afincado en Barcelona, 


Manuel Figueroa, para quien este tipo de entidades podrían ser "recuerdos del futuro, imágenes reflejadas en el espejo de nuestra ilusión".


Con estas premisas cabe preguntarse: ¿son los OVNIS máquinas de otro tiempo? ¿Ese otro tiempo podría ser incluso terrestre? La hipótesis de los OVNIS como viajeros de un tiempo futuro es una de las alternativas al origen del fenómeno.




La futura máquina del tiempo




A ojos de la moderna ciencia, el viaje interestelar a través del espacio implicaría ciertas "paradojas temporales". Fue Stephen Hawking quien en 1988 popularizó el término "agujero de gusano". 




Estos agujeros serían "grietas" que permitirían efectuar viajes de un punto a otro del universo de forma casi instantánea. Paul Davies les llama "túneles-gusano". 




Según este científico, estos túneles tienen como punto de entrada un "hueco" negro devorador de energía y materia. Si un objeto penetrara en él saldría a un "hueco" blanco, en otro lugar y en otro tiempo.




Así pues, teóricamente, el viaje a través del tiempo es posible en el universo. ¿Podrá la humanidad dominar tecnológicamente algún día al tiempo? Parece ser que sí. 


Así lo piensa el científico ruso Igor Novikov que aseguró recientemente en Canarias que "el desarrollo teórico de la máquina del tiempo puede estar listo en veinte o treinta años, pero la tecnología para construirla quizá tarde en llegar cien años". 


Si la previsión de Novikov llega algún día a concretarse, en un futuro podríamos ser capaces de visitar a nuestros ancestros. Y nosotros mismos seríamos los tripulantes de los OVNIS.




¿Quién puede asegurar que esto no haya ocurrido ya? Las "paradojas temporales" asociadas a los OVNIS quizá tengan que ver con esto. 


Como todas las hipótesis explicativas para el fenómeno, plantea dudas, pero también resuelve otras cuestiones que algunos consideran esenciales. 


El decano de la ufología española, Antonio Ribera, señala que "una de las cosas que quedarían más claras es la propia apariencia de los tripulantes: muchos biólogos y antropólogos están de acuerdo en que el hombre del futuro tendrá un gran desarrollo encefálico junto a un escaso desarrollo físico y muscular, lo que encajaría perfectamente con la tipología de los humanoides asociados a las abducciones", los episodios que precisamente mayor número de distorsiones temporales reportan. 




Amén de su morfología, esta hipótesis también explicaría la perfecta comunicación entre humanos y tripulantes de OVNIS que se han dado en algunos casos. 




El más espectacular de ellos es el del niño sordomudo Willian Ortíz, abducido en 1950 en Colombia. Este pequeño de cinco años aseguró que se comunicó con sus "captores" no sólo de forma telepática, sino gestual, con el sistema de comunicación propio de los sordomudos.






Yendo aún más lejos, algunos investigadores han sugerido que los responsables de las abducciones pudieran formar parte de un proyecto cuyo objetivo podría ser el aislar o eliminar algún mal que afectara a la especie humana. 




De ahí que una de las características más propias de estos casos sean los exhaustivos chequeos médicos a los que son sometido los abducidos. 


¿Serían acaso sus responsables "científicos del futuro" que tratarían de detener un mal que les estuviera afectando en su tiempo? La sugerencia -ni siquiera hipótesis- es, al menos, fascinante.




Teleportaciones




E enero de 1989, Manuel Cortés, un hombre de negocios castellonense regresaba por motivos de trabajo desde Madrid a su domicilio. Cuando vio que ya se encontraba muy próximo a Castellón respiró aliviado tras el largo viaje. 


En un suspiro se encontró en Oropesa, kilómetros más allá de Castellón. Osea, como por arte de magia superó su destino sin que ni su cuentakilómetros lo advirtiera.




Roser Castellví, administrativa catalana que ya había vivido diferentes experiencias anómalas, se encontraba circulando en su coche cerca de Villafranca (Tarragona) cuando al pasar bajo un puente notó que apareció -instantáneamente- varios kilómetros más adelante. La noche del 6 diciembre de 1990, dos meses después de la experiencia de Castellví, José Miguel Martínez, Lola Monreal y Javier Vidal regresaban desde Monserrat a Barcelona; habían entrado por la Universidad y se hallaban en la calle Diagonal. 


"En un abrir y cerrar de ojos nos encontramos en la avenida Meridiana, sin poder explicar cómo. Fuimos conscientes al instante de lo que había pasado y la verdad, nos asustamos mucho", me explicó José Miguel pocos días después de los hechos.




En los casos anteriores, los testigos fueron teleportados. Es decir, desaparecieron físicamente de un lugar y aparecieron -instantáneamente- en otro más o menos lejano. 




Hace poco más de un año, la publicación especializada en física "Physical Review Letters" publicaba un exhaustivo trabajo de seis científicos de los laboratorios IBM en donde demostraban teóricamente que la teleportación podría ser un hecho científico controlable a largo plazo. 




Pero la casuística paranormal nos ha llevado a la conclusión de que la clave para las teleportaciones puede estar en ciertas e inaprensibles condiciones especiales que provocan que en lugares determinados se abran con frecuencia "grietas" en el espacio-tiempo. Además, en numerosos casos las teleportaciones vienen directamente asociadas a observaciones OVNIS.


Como si el entorno de estos objetos transitara lejos de nuestra concepción del universo.




Según indica Jenny Randles en su obra "Time Travel", una misteriosa niebla que surge de improviso precede casi siempre a los casos de teleportación. 




Bahía Blanca (Argentina) es uno de esos muchos lugares en donde las teleportaciones son habituales. En 1959, un hombre de negocios boanerense había decidido pasar la noche en un hotel. 


Cuando a primera hora de la mañana reanudó la marcha, una extraña niebla "cayó" sobre su auto... Lo siguiente que recuerda es haber aparecido inconsciente, minutos después, en un arcén de Salta, a unos 1000km. de Bahía Blanca. Su coche, sin embargo, apareció muy cerca de su hotel.




Estos saltos espacio-temporales nos hacen presuponer que en ciertos lugares de la faz del planeta y bajo ciertas condiciones aún no determinadas del todo, se abren algo parecido a "túneles-gusano" que quien sabe si algún día podrán llegar a ser dominados por el hombre, como si fueran "puertas" para los futuros crononautas.




La misma Randles señala que "los testigos de teleportación sufren efectos físicos tras los casos, que denotan haber estado sometido a intensos campos energéticos". 




Algunos de estos casos, muy frecuentemente enlazados con experiencias de abducción, nos pueden llevar a la aventurada conclusión de que los crononautas -extraterrestres o no- pueden llegar a provocar las condicione para efectuar un salto en el epacio-tiempo a los que ciertos lugares parecen propensos.




Uno de los más sorprendentes casos es el protagonizado por el cabo chileno Armando Valdés, que en 1977, muy cerca de Arica (Chile) fue impulsado por una fuerza invisible al interior de un objeto desapareciendo ante seis militares que quince minutos después lo vieron surgir de nuevo. 




Pero he aquí lo más interesante: el calendario de su reloj se había adelantado cinco días y, sorprendentemente, mostraba barba de una semana. El tiempo, en este caso, se volvió del revés...
fuente: misterios.8m



0
0
0
0
0No comments yet