Check the new version here

Popular channels

"Los palestinos son animales que caminan sobre dos piernas"




Siempre bien documentado, Rudi Barnet prosigue realizando una serie de comentarios sobre Palestina, siempre con el mismo objetivo, ¬ęproporcionar una ‚Äúayuda-memoria" a quienes, como yo, se oponen a toda forma de adoctrinamiento y ponen al ser humano por encima de cualquier religi√≥n o ideolog√≠a¬Ľ. Tras examinar la cuesti√≥n de la limpieza √©tnica, Rudi contin√ļa su tarea y somete a Israel al test del apartheid. ¬ŅResponde la ¬ę√ļnica democracia de Oriente Pr√≥ximo¬Ľ a esos criterios? (IGA)

¬°Apenas son personas, os lo digo!


Cuando en 1982, Menahem Begin pronunció esta dura afirmación en la Knesset, sus colegas diputados aplaudieron calurosamente la claridad de su juicio. No estaba lejos entonces el primer ministro de mostrar así su desprecio por los seres humanos originarios del país conquistado. Hacía ya medio siglo que los líderes sionistas consideraban infrahumanos a los palestinos.

Chaim Weizmann , el primer presidente de Israel, no dud√≥, por ejemplo, en declarar ¬ęLos brit√°nicos nos han dicho que hay all√≠ algunos centenares de miles de negros sin ning√ļn valor¬Ľ .

Yizhak Shamir , primer ministro, tambi√©n proclamaba su alta consideraci√≥n por el ser humano, ¬ęAplastaremos a los palestinos como a langostas, aplastaremos sus cabezas contra las rocas y los muros¬Ľ .

Por su parte Ehud Barak advert√≠a hace ya m√°s de 10 a√Īos a la poblaci√≥n israel√≠ de que ¬ęLos palestinos son como los cocodrilos, cuanta m√°s carne les dan, m√°s quieren¬Ľ (Jerusalem Post, 30 de agosto de 2000) .

El gran rabino Yossef Obandia a√Īadi√≥ su exhortaci√≥n (12 de abril de 2001), ¬ęQuiera el Divino Nombre derramar el castigo sobre las cabezas √°rabes, que se pierda su simiente y sean aniquilados ¬°Se prohibe tener piedad de ellos! Debemos lanzarles misiles con alegr√≠a y exterminarlos. ¬°Son malos y est√°n malditos!¬Ľ

Otro rabino, Yitzhak Ginsburg, afirma que ¬ęLa sangre jud√≠a y la sangre de los goys (no jud√≠os) no es la misma¬Ľ, y que ¬ęmatar no es un crimen si las v√≠ctimas no son jud√≠as¬Ľ .

Sin olvidar a Avigdor Lieberman , el ministro de Asuntos Exteriores que en 2009 propon√≠a aplicar en Gaza ¬ęLo que hizo EE.UU. en Jap√≥n al final de la Segunda Guerra Mundial¬Ľ, dicho de otra forma, lanzar una bomba at√≥mica. En cuanto a Eli Yishai, el ministro del Interior actual que lleva adelante una aut√©ntica cacer√≠a de inmigrantes africanos, declar√≥ en junio de 2012: ¬ę¬°Utilizar√© todos los medios para expulsar a los extranjeros porque el due√Īo de Israel es el hombre blanco!¬Ľ . ¬ŅNo os recuerda nada ese discurso sobre la pureza de la raza?

Sería ilusorio creer que esa xenofobia se limita a ciertos líderes políticos o fanáticos religiosos.

Como revela una encuesta publicada en octubre de 2012 por el diario israelí Haaretz, el mal está instalado en todos los niveles del Estado .



Camiseta de la unidad de los francotiradores del batallón Shaked de la Brigada Golani


El 42% rechaza vivir en el mismo edificio que los árabes israelíes y no quiere que sus hijos vayan a la misma escuela que los chicos de origen árabe.

El 33% quiere que el Estado prohiba por ley a los ciudadanos √°rabes votar en las elecciones legislativas.

El 69% se opone al derecho de voto de los palestinos si Israel se anexa la Cisjordania.

El 74% prefiere carreteras separadas para israelíes y palestinos en Cisjordania.

El 58% es consciente del régimen de apartheid con respecto a los árabes pero lo aprueba .

Nada sorprendente si sabemos que desde el jard√≠n de infancia el sistema educativo israel√≠ favorece la segregaci√≥n e intenta convencer a los ciudadanos de que pertenecen a un ¬ępueblo elegido¬Ľ v√≠ctima constante del antisemitismo pero protegido por el ¬ęej√©rcito m√°s √©tico del mundo¬Ľ .


La militarización de la educación

¬ęLos manuales escolares israel√≠es se corresponden con todas las categor√≠as del discurso racista tanto verbal como visual¬Ľ, ¬Ņuna acusaci√≥n antisemita? ¬°No!, es la opini√≥n de Nurit Peled-Elhanan, profesora israel√≠ especializada pedagog√≠a de la Universidad hebraica de Jerusal√©n .

En su √ļltimo libro, Palestina en los manuales escolares israel√≠es: Ideolog√≠a y Propaganda en la educaci√≥n (14), precisa que casi todos los temas contenidos en los programas de ense√Īanza israel√≠es se hallan impregnados de un nacionalismo exacerbado.



Dibujo utilizado en el jardín de infancia para aprender a contar


Ejemplos de la reglamentaci√≥n a observar en una nueva gu√≠a para la preparaci√≥n de ex√°menes de educaci√≥n c√≠vica en las universidades israel√≠es: ¬ęlas chicas israel√≠es deben mantenerse lejos de los palestinos, porque los j√≥venes √°rabes constituyen una amenaza para ellas¬Ľ y ¬ęla relaci√≥n entre j√≥venes √°rabes y chicas jud√≠as constituye una amenaza para la mayor√≠a jud√≠a del pa√≠s¬Ľ.

Un nuevo programa ¬ęDerekh Erekh¬Ľ (Camino de Valores) se va a poner en marcha en 2012 con objeto de inculcar a los estudiantes el sentido del deber y la fidelidad al Estado. Prioritariamente tiende a fortalecer los v√≠nculos entre las escuelas israel√≠es y el ej√©rcito.

¬ęLos maestros est√°n comprometidos a lo largo de toda su vida¬Ľ, ha declarado el ministro de Educaci√≥n, Gideon Saar al presentar dicho programa.




Formación militar de los chicos en una colonia


Para suavizar la mala imagen que da esta política pedagógica, las oficinas de propaganda occidental publican diariamente artículos en los que se muestran escandalizados por la militarización de los jóvenes palestinos.

¬ŅCu√°l es la realidad?

Por falta de dinero la UNRWA (ONU) ha renunciado a organizar en 2012 colonias de vacaciones para los jóvenes de Gaza. Hamás ha tratado de subsanar esta deficiencia y ha organizado campamentos que ofrecen ocupación a una minoría de jóvenes y adolescentes.

Estos campamentos ciertamente tienen algunos aspectos militaristas (especialmente ejercicios tipo comando) y de formaci√≥n pol√≠tica de resistencia a Israel y est√° presente a trav√©s de esl√≥ganes como ¬ęUna mano en la lapicera y la otra en el fusil¬Ľ o ¬ęUna mano estudia y la otra lucha contra Israel¬Ľ .

Aunque se halla limitada a algunos sitios de Gaza, esta iniciativa sin duda es lamentable‚Ķ pero no tiene ninguna envergadura en comparaci√≥n con la magnitud de la pol√≠tica militarista del Estado de Israel, m√°s general y mucho m√°s peligrosa; en la formaci√≥n de los ni√Īos israel√≠es las armas no son de pl√°stico‚Ķ y las balas son aut√©nticas.


‚Ķy la ense√Īanza del odio

El estudio de Nurit Peled-Elhanan muestra el verdadero lavado de cerebro que se practica en las escuelas israelíes .

Nunca se presenta a los palestinos como seres humanos‚Ķ sino como un ¬ęproblema¬Ľ, no se usa jam√°s la palabra ¬ępalestinos¬Ľ y les presentan como seres primitivos con pr√°cticas tribales y arcaicas, siempre ¬ęhostiles, agresores o terroristas¬Ľ.

La glorificaci√≥n del r√©gimen es permanente: ¬ęNadie puede comprender nuestra situaci√≥n mejor que nosotros mismos¬Ľ es el principal argumento que explica a los alumnos por qu√© el derecho internacional no puede aplicarse al Estado de Israel.

¬ŅC√≥mo es posible asombrarse de que con semejante pedagog√≠a los j√≥venes soldados israel√≠es se comporten como domadores de bestias en los check point o de que los j√≥venes colonos ¬ęcacen √°rabes¬Ľ sin inmutarse y disparen contra los palestinos como en los alegres tiempos del Far West ?

El texto siguiente basta para tocar directamente esta realidad que estremece a todo humanista.

Zvi Ba rel, veterano periodista del diario Haaretz lo describi√≥ tras el linchamiento de Jamal Julani en Jerusal√©n por una banda de adolescentes israel√≠es, uno de los cuales declaro ¬ępod√≠a morir, me daba lo mismo puesto que era un √°rabe¬Ľ, mientras decenas de mirones y polic√≠as contemplaban la escena sin reaccionar .

La literatura israelí que incita a odiar a los árabes es bastante anterior a la ocupación.

La serie de libros infantiles Danidin, de Shraga Gafni, se halla plagada de ilustraciones y expresiones que marcan el camino al desarrollo del odio a los √°rabes. La colecci√≥n Mikraot Yisrael (Lectores israel√≠es), que se ha utilizado en la ense√Īanza de miles de chicos israel√≠es, se halla igualmente plagada de t√©rminos que incitan al odio.

Tenemos personas que pasan su buen tiempo supervisando el contenido de las obras escolares publicadas por la Autoridad Palestina. Pero no sentimos la necesidad de listar todas las recetas destinadas a desarrollar el odio contra los √°rabes con el que nos han alimentado y ha recorrido en nosotros su propio camino.

De modo que entonces uno siente la tentaci√≥n de defender a esos criminales de Jerusal√©n cuyo ¬ę√ļnico crimen¬Ľ, pens√°ndolo bien, ha sido poner en pr√°ctica la pedagog√≠a israel√≠ y su ethos de ¬ęmuerte a los √°rabes¬Ľ que les han ense√Īado.

Esta mentalidad seguir√≠a formando parte integral de la identidad nacional jud√≠a-israel√≠ aunque la ocupaci√≥n acabase ma√Īana mismo.

Y eso es porque nuestro eslogan ¬ęMuerte a los √°rabes¬Ľ no es el cl√°sico cara a cara frente a alguien que es diferente, tampoco se trata del infame lema de la banda de lo que ellos llaman ¬ęrepresalias¬Ľ. Y tampoco es lo mismo que la xenofobia o el temor a los musulmanes que se encuentra en el racismo europeo.

En nuestro pa√≠s el odio al √°rabe forma parte de las manifestaciones de lealtad a su identidad que un ciudadano debe al Estado. Un Israel√≠ leal es el que dejar√≠a morir a un √°rabe ¬ęporque es √°rabe¬Ľ, y si alguno no act√ļa as√≠ seguro que es ¬ęporque se acuesta con los √°rabes¬Ľ.


¬ŅQue se puede responder a ese viejo patriota periodista?

Cuando un sistema educativo conduce a los ciudadanos a linchar a otros ciudadanos porque son físicamente diferentes sin suscitar ni protestas ni condenas unánimes, es necesario reconocer que nos enfrentamos a un sistema fascista.

Es in√ļtil tratar de ponerse una venda en los ojos, lo que sucede en Israel no es un racismo circunstancial o limitado a una minor√≠a, como puede suceder en la mayor√≠a de los pa√≠ses occidentales. Es el resultado de la aplicaci√≥n met√≥dica de una ideolog√≠a difundida por los l√≠deres sionistas y es consustancial a todo el sistema pol√≠tico y educativo .

Como testimonian las observaciones de la soci√≥loga Eva Illouz, profesora de sociolog√≠a de la Universidad hebraica de Jerusal√©n, ni siquiera las instituciones judiciales escapan a esta xenofobia, ¬ęlos √°rabes de Israel (un 20%) son ciertamente ciudadanos, pero su ciudadan√≠a es un simple tr√°mite administrativo, no una forma de participaci√≥n activa en la cultura, la pol√≠tica y la econom√≠a de Israel¬Ľ .

¬°Los sionistas rab√≠nicos deber√≠an gritar como locos constatando que la sociedad israel√≠ se halla actualmente gangrenada por¬ę la bestia¬Ľ!


Una democracia… muy peculiar

Como sabemos, la Ley Fundamental ‚ÄďIsrael no tiene una Constituci√≥n que establezca l√≠mites- proclama que se trata de un Estado jud√≠o.

La nueva ley que Netanyahu y Lieberman quieren establecer obligar√° a que todos los ciudadanos, laicos, cristianos o musulmanes, juren lealtad a la identidad jud√≠a del Estado‚Ķ ¬°Bajo pena de expulsi√≥n! ¬°Teocracia casada con democracia! Uni√≥n del gato con el rat√≥n, ¬Ņno?

Por fortuna se han levantado muchas voces contra ese proyecto que ¬ędefini√©ndose sobre bases √©tnicas o religiosas establece la discriminaci√≥n institucional entre los ciudadanos fundada en el origen o la religi√≥n (‚Ķ) El reconocimiento de Israel en tanto ‚ÄúEstado Jud√≠o‚ÄĚ tender√≠a a fortalecer la pretensi√≥n de que Israel representase tambi√©n a los ciudadanos jud√≠os de otros Estados y a convalidar por largo tiempo diferentes tipos de discriminaci√≥n para con ciudadanos israel√≠es no reconocidos como ‚Äújud√≠os‚Ä̬Ľ.

Se puede temer tambi√©n que el reconocimiento de Israel como Estado jud√≠o otorgue bases internacionales legales de un r√©gimen de apartheid, en el caso en que Israel contin√ļe su pol√≠tica de colonizaci√≥n de toda la Cisjordania , negando sus derechos nacionales al pueblo palestino .


Algunas particularidades de este régimen pretendidamente democrático.

- El documento de identidad israel√≠ incluye datos diferentes seg√ļn se sea √°rabe o jud√≠o.

- Solo el casamiento religioso jud√≠o tiene valor de Estado Civil (el que se celebra seg√ļn otra religi√≥n solo se ¬ęreconoce¬Ľ).

- La poblaci√≥n de los territorios ¬ęanexados¬Ľ en 1967 no tiene nacionalidad y los civiles no jud√≠os pueden ser ¬ęjuzgados¬Ľ por tribunales militares.

- La discriminación étnica en la contratación laboral es general para los 1,2 millones de palestinos de nacionalidad israelí.

- Justicia discriminatoria, Un israelí-palestino se hallará sistemáticamente condenado a una sentencia más grave que un ciudadano catalogado como judío .

- Las tierras ancestrales de los beduinos del Negev les han sido confiscadas. Israel los ha establecido en una peque√Īa regi√≥n, el tri√°ngulo de Siyag (Beersheva, Dimona, Arad) y los ha confinado en aldeas .

- Solamente un 2% de las tierras pueden ser compradas por israelíes-palestinos, ya que una ley autoriza a la agencia judía a oponerse a la venta a los no judíos, etc.


¬ŅApartheid? ¬ŅPero de qu√© hablan?

Todas estas pr√°cticas discriminatorias y de servidumbre m√°s bien pertenecen a un r√©gimen autoritario que a lo que entendemos por democracia, ¬Ņno? ¬ŅC√≥mo se puede tolerar a este Estado lo que condenamos en otros y hallar√≠amos inaceptable en nuestro propios pa√≠s?

Como escribe el israel√≠ Amnon Be‚Äôeri-Sulitzeanu, director adjunto de ¬ęAbraham Fund Initiatives¬Ľ: ¬ęEn 2010 la segregaci√≥n de los jud√≠os y los √°rabes en Israel es casi absoluta. Para quienes vivimos aqu√≠, es algo normal .

El ¬ęTribunal Russell para Palestina¬Ľ (Ciudad del Cabo, noviembre de 2011), que reuni√≥ a renombrados juristas internacionales para juzgar si existe o no un r√©gimen de apartheid en Israel y en los territorios palestinos ocupados, lleg√≥ a la conclusi√≥n de que ¬ęIsrael somete al pueblo palestino a un r√©gimen institucionalizado de dominaci√≥n considerado apartheid por el derecho internacional¬Ľ. Este r√©gimen discriminatorio se manifiesta bajo intensidades y formas variables en relaci√≥n con las distintas categor√≠as de palestinos seg√ļn sus lugares de residencia.

Los ciudadanos palestinos de Israel aunque tienen derecho a voto no forman parte de la naci√≥n jud√≠a seg√ļn el derecho israel√≠, est√°n privados de las ventajas que derivan de la nacionalidad jud√≠a y se hallan sometidos a una sistem√°tica discriminaci√≥n en cuanto a una vasta gama de los reconocidos derechos del hombre, etc.

Si todav√≠a dud√°semos de la existencia del apartheid no hay m√°s que escuchar a Bentzi Gopstein, presidente de la asociaci√≥n Lehava, que ha lanzado una campa√Īa de shock para sensibilizar a los padres israel√≠es sobre los peligros de los matrimonios mixtos: ¬ęHay que poner en guardia a los padres sobre los peligros de enviar a sus hijas al servicio militar con los √°rabes o dejarlas trabajar junto a ellos (‚Ķ) Trabajar con los √°rabes genera un verdadero riesgo de asimilaci√≥n y por eso alentamos el trabajo jud√≠o. Continuamos la tradici√≥n de Ben Gurion y estamos decididos a dar apoyo a los que solo contratan a los jud√≠os¬Ľ .

‚Ķun tal Andr√© Breivik mat√≥ a 77 j√≥venes noruegos que seg√ļn √©l hab√≠an cometido el error de preconizar la asimilaci√≥n.

Como estigmatizaba una vez m√°s el informe de ¬ęHuman Rights Watch¬Ľ de diciembre de 2010: ¬ęLos palestinos son v√≠ctimas de discriminaciones sistem√°ticas debido a su raza y origen √©tnico y nacional, a consecuencia de lo cual se les priva de electricidad, agua, escuelas o carreteras mientras los colonos jud√≠os a su alrededor disfrutan de todos los servicios p√ļblicos.


A√ļn otras discriminaciones

- Encarcelamiento, ilegal seg√ļn el Derecho Internacional y la ley israel√≠, de chicos de 14 a√Īos acusados de arrojar piedras .


Chicos presos


- Ley de ausencia‚ÄĚ que permite apropiarse de la casa de un no jud√≠o al que se ha obligado a huir.

- Privación de agua en territorios palestinos (70 litros diarios frente a 300 para los israelíes).

- Carreteras prohibidas a los no judíos.

- El ejemplo m√°s conocido es el de la carretera 60 que corta Cisjordania en dos de norte a sur.

- Restricciones de la circulaci√≥n mediante humillantes controles (ya en 2008 seg√ļn un informe israel√≠ de B‚ÄôTselem, se hab√≠an censado 459 barreras y 66 check points en Cisjordania).

- ¬ęFiltrado¬Ľ por la Seguridad Israel√≠ (Shabak) de estudiantes √°rabes-israel√≠es para excluirlos de las universidades.

- Ley antiboycot de 2011 que prohibi√≥ toda libertad de expresi√≥n, a√ļn no violenta contra la pol√≠tica israel√≠.


Y colaboraciones muy especiales

- A√ļn antes de la creaci√≥n de Israel, los l√≠deres sionistas colaboraron con el r√©gimen nazi .

- Luego el Estado de Israel no ha dejado de mantener apoyo activo a varios regímenes conocidos por su autoritarismo y ha actuado en algunas operaciones poco gloriosas para los Estados que las han perpetrado.


Otros ejemplos para recordar

- Colaboraci√≥n militar con el r√©gimen racista de Sur√°frica, especialmente en el desarrollo de armas nucleares. Al recibir a John Worster , primer ministro en el a√Īo 75, Yitzakh Rabin brindaba ¬ępor los ideales comunes de Israel y de Sur√°frica, dos pa√≠ses que enfrentan una brutalidad y una inestabilidad impulsadas desde el exterior¬Ľ.

- Colaboración del Mossad en el asesinato de Ben Barka bajo la dictadura de Hassan .

- La visita de Shimon Peres a Hassan luego del asesinato de Ben Barka.

- Asesoramiento de la fundaci√≥n de la Savak (polic√≠a pol√≠tica del Sha de Ir√°n) y apoyo t√©cnico del Mossad a la formaci√≥n de ¬ęinterrogadores¬Ľ.

- Colaboración con varias dictaduras latinoamericanas (Pinochet en Chile, Stroessner en Paraguay…)

Estas corrupciones y colaboraciones con poderes autoritarios se hallan clasificadas en los archivos. No se han interrumpido jamás y se siguen produciendo como lo testimonian, entre otros, Richard Wagman, presidente honorario de la UJFP (Unión Judía Francesa por la Paz .


¬ŅNo es un r√©gimen fascista?

Sin embargo es así como calificaron al sionismo unos treinta intelectuales judíos, entre ellos Hanna Arendt y Albert Einstein, ciudadanos de los EE.UU. en un célebre artículo del New York Times en 1948 .

Las tres principales caracter√≠sticas del fascismo, nacionalismo, autoritarismo y etnocentrismo, son caracter√≠sticos del actual r√©gimen israel√≠ que preconiza un Estado ¬ę√©tnicamente puro¬Ľ.

La declaraci√≥n de Lieberman ¬ęvamos a hacer de Israel un Estado √©tnicamente homog√©neo¬Ľ no deja lugar a dudas sobre sus intenciones. Reivindica impl√≠citamente su derecho a oprimir a los √°rabes israel√≠es y a los habitantes de los territorios ocupados, a practicar el apartheid y a afirmar su elitismo de ¬ępueblo elegido¬Ľ. Con esta perspectiva algunas colonias israel√≠es organizan actividades que se parecen furiosamente a los m√©todos de adoctrinamiento de la juventud de Mussolini. Solo les faltan la camisa negra y el pa√Īuelo azul.

Uno de los m√°s conocidos de esos centros es el Caliber3 (colonia de Gush Etzion en Cisjordania ocupada) dirigido por antiguos militares. Luego de varios a√Īos ofrece una ¬ęexperiencia tur√≠stica √ļnica y excitante¬Ľ, aprender a disparar como verdaderos soldados, conocer las t√©cnicas terroristas y aprender a enfrentarlas .



El campo de tiro de Gush Etzion


Seg√ļn el diario Yediot Ahranot, centenares de turistas la mayor parte procedentes de los EE.UU., llegan todos los a√Īos a Gusk Etzion para seguir cursos de matar palestinos en cartones.

Como declara uno de los dirigentes de Caliber3, ¬ęcombinamos as√≠ los valores del sionismo con la excitaci√≥n y el disfrute del tiro, que vuelve m√°s significativa a esa actividad¬Ľ.


Testimonios de Nurit Peled-Elhanan

(Extractos de un discurso del 9 de junio de 2012)

¬ę25 proyectos de leyes racistas se han presentado este a√Īo, se sancionaron 10 leyes racistas y apenas un pu√Īado de jud√≠os ha salido a las calles. M√°s de 300 personas encarceladas sin un juicio previo iniciaron una huelga de hambre total durante m√°s de dos meses y tambi√©n en este caso solo un pu√Īado de jud√≠os sali√≥ a la calle. Miles de chicos no van a la escuela en Jerusal√©n Oriental porque la ley de ciudadan√≠a racista los convierte en ciudadanos de ninguna parte y nadie sale a protestar. La separaci√≥n de las familias, la expulsi√≥n de habitantes, la confiscaci√≥n de tierras, los chicos sacados de la cama y cruelmente interrogados, las familias expulsadas de sus casas y arrojadas a la calle, los granjeros torturados por brutos con kip√° que act√ļan bajo la protecci√≥n del ej√©rcito y a las √≥rdenes del gobierno, y solo unos pocos salen a las calles.


He aquí la culminación del éxito del movimiento sionista.

El Estado de Israel que ha sido declarado oficialmente como un Estado de apartheid se distingue por lo que siempre ha sido el método más típico y más logrado del racismo: la clasificación de los seres humanos.

Los tres monitos

Todos los testimonios y los análisis lo demuestran: Israel es un Estado gangrenado por el racismo que practica una política de apartheid contra los ciudadanos de origen palestino.

Naturalmente los medios sionistas occidentales m√°s derechistas tratan de ocultar esta nauseabunda realidad ¬ęsolo son una minor√≠a¬Ľ o ¬ęuna gran parte de los estadounidenses tambi√©n lo son, como lo son tambi√©n todos los pueblos del mundo¬Ľ, o tratan de desviar la cr√≠tica hacia otra etnia, ¬ęy qu√© decir de la suerte que los √°rabes reservan a sus minor√≠as √©tnicas o religiosas¬Ľ. Otros medios igualmente sionistas acusan a los partidos israel√≠es de derecha de ser los √ļnicos responsables de esta deriva, siempre minimiz√°ndola y excluyendo totalmente denunciar al r√©gimen.

Por otra parte también se comprueba la apatía de muchas organizaciones occidentales partidarias de la paz. Si éstas se organizaran se producirían muchas manifestaciones voluntarias contra el racismo y el antisemitismo. Pero no se pueden mantener estas iniciativas de acusar claramente al régimen de Israel por propagar doctrinas racistas y prácticas segregacionistas, no está en primera línea de sus actividades.

Es igualmente desolador ver ofuscarse a ciertos progresistas de la cultura jud√≠a cuando se aborda el tema del racismo que impregna el movimiento sionista desde los a√Īos 30 hasta la creaci√≥n del Estado de Israel y la pol√≠tica de limpieza √©tnica siempre en vigor.

Es difícil admitir que el racismo está tan profundamente arraigado en la sociedad civil israelí que la convierte en cómplice de las prácticas xenófobas de sus dirigentes.


Cierro comentarios para evitar lo de siempre
Si el post te gusto no dejes puntos , recomendalo
Gracias

El post esta guardado , si lo bajan lo resubire y resubire las veces que sean necesarias
0
0
0
5
0No comments yet