Popular channels

Los peculiares superhéroes urbanos de México

No vuelan como Superman, ni tampoco se balancean entre rascacielos como el Hombre Araña. Tampoco han salvado a la Tierra, aunque lo intentan a su manera, y en algunos casos su apariencia es muy distinta a las figuras atléticas de los personajes de los cómics.

Superbarrio, el pionero


El primer personaje de esta saga fue Superbarrio Gómez, un enmascarado con traje y mallas rojas, pantalón corto amarillo y capa dorada que surgió de la movilización vecinal que, en los sismos de 1985, se encargó de rescatar a quienes quedaron bajo los escombros.
De lo que se trata es hacer una ciudad que sea más amable para todos y por lo tanto socialmente segura
Ciudadina
Este movimiento se convirtió en una organización ciudadana que reclamó la ausencia de las autoridades en este proceso, primero, y su responsabilidad en autorizar la construcción irregular de edificios que se derrumbaron.

Superbarrio encabezó las primeras marchas para exigir la reconstrucción de casas destruidas, y en la campaña presidencial de 1988 respaldó al candidato de izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas quien años después fue elegido como primer Jefe de Gobierno de la capital mexicana.

Superluz SME, por los trabajadores


Su misión es clara: proteger a los miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quienes en octubre de 2009 perdieron su empleo cuando el gobierno federal cerró la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (CLyFC).

El SME ha sido una de las organizaciones de trabajadores más grandes del país, y aunque no mantiene militancia partidista durante varias décadas apoyó a movimientos vinculados a la izquierda.

Tras el cierre de la CLyFC el sindicato inició una serie de marchas y bloqueos de avenidas en Ciudad de México que se prolongaron durante varios años. Las protestas, sin embargo, no lograron su objetivo de reabrir la compañía.

Superluz SME mantiene el respaldo a los trabajadores en su nueva lucha: el pago a los jubilados y la creación de una nueva empresa que provea electricidad a la zona centro del país.

Superecologista


]Uno de los problemas más comunes en Ciudad de México es la contaminación ambiental, que se intenta controlar con programas para regular el uso de motores eficientes y gasolinas sin plomo.

Pero las acciones para conservar los ríos, impedir el derrame de desechos tóxicos, la emisión de humo y gases de las industrias o procesar debidamente la basura es una de las tareas del Superecologista, personaje vestido de verde que encabeza protestas en favor de un mejor medio ambiente.

El superhéroe aparece con regularidad para promover la conservación de los bosques aunque no se ha vinculado a alguna organización ecológica o causa política alguna.

Peatónito, contra los abusos viales


En una ciudad donde diariamente circulan más de cuatro millones de automóviles hacía falta un defensor de los peatones.
Peatónito defiende a los peatones en la capital mexicana. Foto: página Facebook de Peatónito

Y ese es Peatónito, personaje con máscara y traje oscuros, que se dedica a vigilar que se cumpla el reglamento vial y se permita el paso a quienes cruzan las congestionadas avenidas de Ciudad de México.

El superhéroe surgió en 2012 para denunciar, originalmente, las malas condiciones de algunas calles de la capital pero luego incorporó a su tarea mejorar las hostiles relaciones entre peatones y automovilistas.

Ciudadina: contagiar amabilidad


Es la más joven en la liga de superhéroes urbanos pues apenas hace medio año que inició su lucha: contagiar amabilidad, "una palabra que me parece poco valorada", dice, pero que puede iniciar una cadena de pequeños cambios que construyan una sociedad más segura.
Ciudadina promueve juego y amabilidad para crear una sociedad segura. Foto: cortesía Ciudadina.

Y para conseguirlo recurre a su máscara y traje rosa, con mallas de cuadros multicolores y se monta en una bicicleta rosa, verde y naranja para hablar con niños y adultos.

En su faceta personal Ciudadina trabaja con niños y por eso cree en el poder del juego "y la transformación que puede lograrse porque se vuelve algo divertido". Así, cuando camina o usa el transporte público reparte tarjetas con mensajes como "digamos más: Gracias".



0
0
0
0No comments yet