Check the new version here

Popular channels

Los peligros de una dieta vegana mal llevada

Los peligros de una dieta vegana mal llevada




Si los pros y los contras del mantenimiento de una dieta vegana son una cuestión que se encuentra continuamente en el candelero, la noticia de la reciente ley italiana que castiga a los padres que obliguen a sus hijos a llevar este tipo de dieta, ha hecho que ascienda en el ránking de temas más comentados.

Seguir este tipo de alimentación es una elección muy personal, que debe tomarse con pleno conocimiento de causa, sin dejarse llevar por opiniones ajenas.

Es totalmente respetable que se opte por no tomar ningún alimento proveniente de los animales, con el fin de no contribuir a un negocio que causa su sufrimiento. Sin embargo, no debemos olvidar que, en caso de no tomarse los suplementos adecuados, este tipo de dieta conlleva una serie de carencias nutricionales que pueden ser muy perjudiciales para la salud, por lo que no es para nada aconsejable imponérselo a personas como los niños, que se encuentran en una edad en la que debe cuidarse mucho la alimentación por el bien de su salud y de su crecimiento.


Peligros de la dieta vegana



Por si hay por ahí algún despistado que no sabe de qué estamos hablando, una dieta vegana es aquella que no incluye ningún alimento de origen animal; como la carne, la leche, los huevos o la miel.

Es cierto que hoy en día la industria alimentaria conlleva la realización de ciertas prácticas que implican el sufrimiento de los animales, por lo que los veganos deciden no participar en ello eliminando estos componente de su dieta. Hasta aquí todo parece normal, pero el hecho es que los seres humanos somos animales omnívoros y, como tales, nuestro organismo requiere para su correcto funcionamiento una serie de nutrientes provenientes tanto de los vegetales como de los animales, por lo que suprimir una de las dos mitades puede acarrear a nuestra salud consecuencias muy perjudiciales que sólo se pueden solucionar con un aporte exógeno de suplementos nutricionales. ¿Pero cuáles son estos componentes?


Vitamina B-12



El primer suplemento que no debe faltar en una dieta vegana es la vitamina B-12, pues se trata de una sustancia esencial para el correcto funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso y para la formación de la sangre y algunas proteínas.

Desgraciadamente sólo se encuentra en alimentos de origen animal, por lo que debe tomarse a través de productos suplementados, como las bebidas de soja o, directamente, como suplemento en forma de pastillas.


Hierro



El hierro, esencial para la obtención de energía y la correcta formación de los glóbulos rojos, se encuentra en algunos alimentos de origen vegetal, pero su absorción es notablemente peor que en los derivados animales, por lo que las dietas veganas y vegetarianas requieren de un aporte exógeno de este mineral para prevenir las anemias.

Por otro lado, también podrán aumentar su absorción tomándolo junto a alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos o el brócoli, permitidos en su dieta.


Ácidos grasos omega-3



Los ácidos grasos omega-3 son muy necesarios para el correcto desarrollo del cerebro y para la salud de los sistemas visual y cardiovascular.

Las dos fuentes principales de este componente son el pescado y los huevos, ambos prohibidos en las dietas veganas, por lo que de nuevo se hace necesario el consumo de productos enriquecidos o de suplementos alimenticios.


Calcio



Como sabéis, el calcio es fundamental para el crecimiento de dientes y huesos, por lo que su consumo, procedente normalmente de productos lácteos, es muy importante.

Al ser estos alimentos de origen animal, no pueden formar parte de la rutina alimentaria de los veganos, por lo que, además de los vegetales de hoja verde, que sí que tienen calcio, deberían tomarlo de nuevo de forma exógena.

Zinc



El zinc es un mineral muy necesario para nuestro organismo, debido a su papel esencial a niveles como el funcionamiento del sistema inmunológico, la síntesis de ADN o la cicatrización de las heridas.

Su biodisponibilidad en los vegetales no es demasiado alta; por lo que, de nuevo, debe formar parte de los suplementos alimenticios tomados por el vegano.


Dieta vegana y niños, una mala combinación



La nueva ley italiana no ha sido impuesta por gusto, sino que es el resultado de la aparición de bastantes casos de niños que han acabado en estado grave en el hospital debido a las carencias nutricionales derivadas del consumo de una dieta vegana.

El caso más reciente fue el de Chiara, una pequeña de dos años que hace poco más de un mes pasó varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos después de llegar al hospital con un índice de masa corporal muy inferior al correspondiente a su edad y valores muy bajos de hemoglobina en sangre.

La niña finalmente quedó fuera de peligro, pero reabrió el debate sobre los peligros que el veganismo conlleva para los niños en caso de no ser sometidos a un seguimiento por parte de un pediatra.

Italia no es el único país en el que se han dado este tipo de casos y de hecho no tenemos que salir de nuestras propias fronteras para conocer eventos similares, como el protagonizado a principios de este año por una niña que fue diagnosticada de escorbuto debido a la carencia de vitamina C derivada de haber sido alimentada con leche de almendra.

Seguro que ninguno de estos padres quería que sus hijos acabasen en el hospital, por lo que es necesario aumentar la conciencia colectiva con respecto al tema del veganismo, pues no es tan malo como lo pintan algunas de las personas que no lo siguen ni tan inocuo como para imponérselo a un niño sin ningún tipo de revisión.


Es maravilloso disponer de libertad para alimentarnos en base a nuestros principios; pero, como dijo Jean Paul Sartre, nuestra libertad termina donde empieza la de los demás. Nunca tratéis de imponer vuestros principios a nadie, y muchísimo menos a vuestros hijos.
0
3
0
0
3Comments