Check the new version here

Popular channels

Los peores devoradores de hombres en la historia

La mayoría de los grandes animales depredadores son y serán, los humano. Aunque a veces se transforman en la presa adecuada, bajo las circunstancias adecuadas; Sin embargo, los verdaderos "devoradores de hombres", es decir, los animales individuales que prefieren la carne humana por encima de cualquier otro alimento, son muy raros. Esta lista es una selección de algunos de los peores casos de devoradores de hombres registrados en la historia.

10
Los leones de Njombe



Comenzamos esta lista con el peor caso de los leones devoradores de hombres de la historia. Al parecer después del primer hombre que devoraron, sintieron una especial inclinación por el gusto y desde entonces prefirieron la carne humana por encima de cualquier otro tipo de alimentos. Sucedió en 1932, en Tanzania, cerca de la ciudad de Njombe. Una gran manada de leones cometió una muy particular y  brutal matanza. La leyenda cuenta que los leones estaban siendo controlados por el médico brujo de una tribu local, llamado Matamula Mangera, quien los envió a destruirlos, como venganza contra su propio pueblo después de haber sido depuesto de su cargo. Los miembros de la tribu estaban tan aterrorizados con los leones devoradores de hombres que no se atrevían siquiera hablar de ellos, creyendo que una simple mención causaría que aparezcan. Pidieron al jefe de la tribu restaurar el hechicero a su puesto, pero él se negó. Los leones siguieron atacando y, finalmente, tomaron más de 1.500 vidas humanas (algunos dicen que más de 2.000); el peor ataque de leones en la Historia, y uno de los peores casos de ataques de animales jamás registrados. Finalmente, George Rushby, un cazador famoso, decidió poner fin a los ataques. Mató a 15 leones, y el resto de la manada finalmente abandonó la zona, poniendo fin a la pesadilla. Pero, por supuesto, los pobladores estaban convencidos de que los leones dejaron de comérselos, sólo porque el jefe de la tribu finalmente accedió a restaurar a  Matamula Mangera en su antiguo trabajo.

Tom dos dedos



Tom dos dedos era un devorador de hombres más bien oscuro, y hoy en día es difícil saber qué partes de su historia son reales, y cuáles son mitos. Este enorme cocodrilo americano macho se dió en vagar por los pantanos entre la frontera de Alabama y Florida durante los años 20. Había perdido todos los dedos de las patas en su "mano" izquierda, menos dos y dejó huellas muy reconocibles en el barro, por lo que fue apodado "Tom dos dedos" por la población local. Supustamente  perdió los dedos en una trampa de hierro.
De cuatro metros y medio de largo, la gente afirmaba que no era un caimán común, sino un demonio enviado desde el infierno para aterrorizarlos. Tom se hizo tristemente célebre por devorar decenas de vacas, mulas y, por supuesto, seres humanos, especialmente mujeres (arrebatadas mientras lavaban la ropa en el rio). Debido a sus frecuentes ataques, muchos agricultores trataron de matar a Tom, pero las balas tenían poco efecto en él y todos los atentados contra su vida fallaron. Un agricultor incluso trató de matarlo con dinamita; el agricultor había estado persiguiendo a Tom desde hace veinte años, sin éxito, por lo que decidió tirar quince cubos llenos de dinamita en el estanque donde Tom vivía, y, deshacerse del problema de una vez por todas.
La explosión mató todo en el estanque, menos a Tom. Momentos después de la explosión, el granjero y su hijo escucharon un grito horrible y ciertos sonidos procedentes de un estanque cercano. Se precipitaron al lugar y vieron los ojos brillantes de Tom por un momento antes de desaparecer bajo la superficie. Los gritos se explicaron más tarde, cuando los restos de la joven hija del granjero a medio comer aparecieron en la orilla. Es imposible saber si esta historia es verdad o simplemente un cuento popular, pero todo parece indicar que Tom dos dedos era muy real, y que continuara vagando por los pantanos de Florida por muchos años. La gente siempre reportaba haber visto un enorme cocodrilo macho tomando el sol en las orillas del lago, y oían sus rugidos cada mañana. Ellos lo identificaron como Tom por las dos pistas con punta que dejaba en la arena y el barro. La parte más sorprendente de la historia es que, a pesar de que se hizo famoso durante los años 20, Tom seguía aparentemente vivo durante los años 80, cuando se reportó un enorme caimán que tenía dos dedos en una pata en los mismos pantanos donde había vagado toda su vida. Se organizaron muchas partidas de caza para acabar con la leyenda viviente, pero Tom nunca fue capturado.

Kesagake


Como he mencionado en una lista anterior, el animal salvaje más peligroso en Japón por lo general se considera que es el Avispón gigante japonés (Vespa mandarinia) de 5 cm. de longitud, que mata a 40 personas al año, en promedio. Sin embargo, el más grande, y  poderoso depredador terrestre en Japón es el oso pardo, y, tal vez el ataque de un oso más brutal en la historia tuvo lugar en el pueblo de Sankebetsu, Hokkaido, en 1915. En aquella epoca, Sankebetsu era un pueblo de pioneros, con muy pocas personas que vivían en un área en gran parte salvaje. La zona estaba habitada por osos pardos, entre ellos un macho gigantesco conocido como Kesagake. Kesagake solía visitar Sankebetsu para alimentarse del maíz cosechado; ese hábito lo convirtió en una molestia, siendo baleado por dos aldeanos por lo que huyó a las montañas, lesionado. Los habitantes del pueblo creían que, después de recibir un disparo, el oso aprendería a temer al ser humano y se mantendría alejado de los cultivos. Estaban equivocados.
El 9 de diciembre de 1915, Kesagake apareció otra vez. Entró en la casa de la familia Ota, donde la esposa del granjero estaba sola con un bebé que ella estaba cuidando. El oso atacó al bebé, causándole la muerte, luego se fue sobre la mujer. Ella intentó defenderse arrojando leña a la bestia, pero finalmente fue arrastrada hasta el bosque por el oso. Cuando la gente llegó a la, ahora vacía, casa, encontraron el piso y las paredes cubiertas de sangre. Treinta hombres fueron al bosque, decididos a matar al oso y recuperar los restos de la infortunada mujer. Encontraron Kesagake y le dispararon de nuevo, pero no lograron matarlo. El animal huyó y se encontró el cadáver parcialmente devorado de la mujer enterrada bajo la nieve, donde el oso la había almacenado para su posterior consumo.
El oso más tarde regresó a la granja de la familia Ota, y guardias armados fueron enviados tras él. Pero esto dejó otra casa del pueblo sin protección, y Kesagake se aprovechó de esto, atacando la casa de la familia Miyoke y vapuleando a todos dentro. Aunque algunas de las personas lograron escapar, dos niños murieron además una mujer embarazada, que, según los testigos sobrevivientes, rogó por la vida de su bebé no nacido cuando el enorme oso avanzó. Por supuesto, todo fue en vano; Kesagake la mató también. Cuando los guardias se dieron cuenta de su error y volvieron a la casa Miyoke, encontraron los cuerpos de los dos niños, la mujer y su feto no nacido todos sobre el suelo cubierto de sangre. En sólo dos días, Kesagake había matado a seis personas. Los aldeanos estaban aterrorizados y la mayoría de los guardias abandonaron sus puestos por temor.
Un cazador de osos famoso fue informado de los incidentes, y se identificó el oso como Kesagake e informó que el oso en realidad había matado antes de los ataques en Sankebetsu. Al principio se negó a participar en la caza pero con el tiempo se unió al grupo y el 14 de diciembre, finalmente mató a Kesagake. El oso era de casi tres metros de altura y pesaba 380 kgs. Restos humanos fueron encontrados en el estómago. Los terribles incidentes no terminaron ahí; algunas de las personas que habían sobrevivientes a los ataques murieron de sus heridas. Uno de los sobrevivientes se ahogó en un río. La región fue pronto abandonada por los aldeanos y se convirtió en un pueblo fantasma. 
Incluso hoy en día, el incidente Sankebetsu sigue siendo el peor ataque de un animal en la historia de Japón, y uno de los más brutales que la historia registra.
7
El Tiburón de New Jersey 



Estos ataques de tiburones tuvieron lugar en 1916, en un momento en que se sabía muy poco acerca de los tiburones de cualquier tipo, y algunos científicos llegaron a afirmar que los tiburones no eran peligrosos en absoluto. Este es uno de los muy pocos casos de verdaderos "tiburones come hombres" conocidos, aunque la mayoría de los ataques de tiburones fueron incidentes aislados. 
Todo ocurrió a lo largo de la costa de Nueva Jersey; la primera víctima fue un joven llamado Charles Vansant que fue atacado en aguas muy poco profundas, mientras nadaba con un perro; varias personas, incluyendo su familia, fueron testigos del ataque, y un socorrista se apresuró rescatar al joven. El tiburón era extremadamente tenaz y aparentemente siguió al salvavidas a la orilla, desapareciendo poco después. 
Los dientes del tiburón habían cortado las arterias femorales de Vansant y una de sus piernas estaba despojada de carne; murió desangrado antes de que pudiera ser llevado a un hospital. 
Cinco días más tarde, otro hombre, Charles Bruder, fue atacado por el mismo tiburón mientras nadaba lejos de la orilla. En un principio se informó por un testigo de que una canoa roja senhabía volcado; en realidad, la "canoa roja" era la mancha gigantesca de la sangre de Bruder. El tiburón había mordido sus piernas. 
Fue arrastrado hasta la orilla, donde la visión de su cuerpo destrozado aparentemente "causó que las mujeres se desmayen", pero ya era demasiado tarde; estaba muerto para el momento en que llegó a la playa.
Aunque los tiburones habían sido vistos en la zona durante esos días, los científicos que fueron informados de los ataques afirmaron que era poco probable que los tiburones fueran responsables, y dijeron que el culpable había sido probablemente una orca o quizás una tortuga marina! Los próximos ataques tuvieron lugar no en el mar, pero en un arroyo cercano a la ciudad de Matawan. Una vez más, las personas dijeron haber visto un tiburón en el arroyo, pero fueron ignorados hasta que, el 12 de julio, un niño de once años de edad, fue atacado mientras nadaba y arrastrado bajo el agua. Varios habitantes del pueblo se apresuraron a correr a la quebrada, y un hombre llamado Stanley Fisher se zambulló en el agua para encontrar los restos del chico, pero él también fue atacado por el tiburón y murió de sus heridas. La última víctima fue otro joven apenas 30 minutos después del ataque a Stanley Fisher. 
A pesar de que fue gravemente herido, fue la única víctima de sobrevivir.
El 14 de julio, una joven tiburón blanco hembra, fue capturado en la bahía de Raritan cerca de la Matawan Creek. Se dijo que se encontraron restos humanos en su estómago. Pero, a pesar del contenido del estómago de este tiburón, no todo el mundo está convencido. Hoy en día, los científicos creen que, aunque la hembra gran tiburón blanco pudo ser responsable de los dos primeros ataques, los ataques en Matawan Creek fueron probablemente obra de un tiburón toro. A diferencia del gran tiburón blanco, el tiburón toro puede sobrevivir en agua dulce, y es una especie muy agresiva, considerada por algunos como más peligrosa que el gran blanco. Aún así, este fue el comienzo de la terrible reputación del gran tiburón blanco como devorador de hombres. Una vez confirmado que los ataques en Jersey habían sido obra de un tiburón, hubo un gran revuelo mediático y un pánico al tiburón "sin igual en la historia estadounidense". Los incidentes inspiraron la más famosa novela de Peter Benchley, Tiburón, que luego sería adaptada al cine por Steven Spielberg. Incluso hoy en día, una gran cantidad de personas que vieron la película tienen terror a entrar en el agua, y todo empezó en 191


El oso de Mysore




Aunque los osos suelen ser animales muy perezosos, estos animales suelen mutilar a muchos seres humanos en la India cada año (uno por semana según algunos informes), rara vez se comen a sus víctimas. De hecho, rara vez comen carne en absoluto, y prefieren alimentarse de termitas y frutas, y son especialmente aficionados a la miel. Sin embargo, había un oso perezoso que se hizo tristemente célebre por ser un asesino de hombres. 
Hay algunas leyendas muy extrañas acerca de los orígenes del oso asesino de Mysore; algunos dicen que el oso era un hombre y que había secuestrado originalmente una chica como su compañera. La niña fue rescatada por los aldeanos y el oso empezó una serie de asesinatos en venganza.
Otra versión, más creíble dice que el oso era una hembra cuyos cachorros habían sido asesinados por los seres humanos, y que se convirtió en un asesino de hombres para vengarlos. Sin embargo, la mayoría de los expertos creen hoy, que el oso fue probablemente herido por los seres humanos, y se reaccionó en forma anormalmente agresiva como resultado.
El oso atacó a tres docenas de personas en el estado indio de Mysore.La manera típica de atacar de esta bestia, es rasgar la cara de la víctima con sus garras y dientes, y los que sobrevivieran quedarían completamente desfigurados. 12 de las víctimas murieron, y tres de ellos fueron devorados, algo extremadamente inusual. 
El oso fue finalmente asesinado por Kenneth Anderson, un famoso cazador de caza mayor, aunque la bestia era muy evasiva y necesito de tres partidas de  caza antes de que el animal fuera finalmente derribado.


La Bestia de Gevauden




Uno de los mayores devoradores de hombres, es también el más misterioso de todos. Esta bestia (algunos afirman que en realidad había dos de ellas) aterrorizó la provincia francesa de Gevauden desde 1764 hasta 1767. Aunque a menudo se afirma que había sido un inusual y enorme lobo, la verdad es la bestia nunca fue identificada. Se dice que era más grande que un lobo, con una coloración rojiza y un olor insoportable, así como los dientes más grandes que los de un lobo normal. La criatura mató a su primera víctima (una niña) en junio de 17 Esta fue la primera de una serie de ataques muy inusuales, la bestia se orientaba hacia los seres humanos, específicamente, ignorando al ganado y animales domésticos. 210 seres humanos fueron atacados; 113 víctimas murieron, y 98 fueron devorados. Los ataques fueron tan frecuentes y brutales que muchos creyeron que la criatura era un ser demoníaco enviado por Dios como castigo; otros pensaban que era un loup-garou , un hombre lobo.
Aunque la opinión más extendida es que la "Bestia" era probablemente sólo un gran lobo (o un par de lobos, ya que algunos informes mencionan dos bestias en lugar de una), el hecho es que la descripción de la criatura no parece ajustarse a una Lobo europeo normal, que eran abundantes y bien conocidos por la gente de la zona. Algunos expertos creen que la bestia pudo haber sido una hiena, posiblemente escapada de una casa de fieras. Aunque a menudo visto como carroñeros cobardes, las hienas son en realidad depredadores muy poderosos y que a menudo se aprovechan de los seres humanos en África y algunas partes de Asia. (Una hiena devoradora de hombres aterrorizó a Malawi hace muy poco, lo que obligó a cientos de personas a abandonar sus aldeas). Al igual que la bestia de Gevauden,  las hienas se destacan por sus formidables dientes y un fuerte olor, y también son más grandes y más fuertes que los lobos de talla media. La bestia logró evadir cazadores e incluso al ejército, exhibiendo una legendaria astucia, pero fue muerta en 1767 por cazador local Jean Chastel. La leyenda cuenta que Chastel usó una bala de plata para matar a la criatura, pero esto es un mito. 
Al abrir el estómago de la criatura, Chastel encontró los restos de sus últimas víctimas humanas, lo que confirmó que el animal era el temido devorador de hombres.

Los demonios de la oscuridad





En 1898, los británicos comenzaron la construcción de un puente ferroviario sobre el río Tsavo en Kenia. Durante los próximos nueve meses, desafortunados  trabajadores ferroviarios se convirtieron en el blanco de dos leones devoradores de hombres (ahora conocidos por haber sido hermanos). Estos leones eran enormes, medían más de tres metros de largo, y, como es habitual entre los leones de la región de Tsavo, eran muy agresivos. Al principio, los dos leones arrebataron a los hombres de sus tiendas, arrastrándolos a las zarzas y los ​​devoraban en la noche. Pero pronto llegaron a ser tan osados, que incluso arrastraban a sus víctimas a poca distancia y comenzaban a alimentarse con su carne a pocos metros de las tiendas de campaña. Su tamaño, la ferocidad y astucia eran tan extraordinarios que muchos nativos pensaban que eran en realidad no los leones, sino más bien demonios, o tal vez la reencarnación de antiguos reyes locales que trataban de repeler a los invasores británicos (la creencia de reyes muertos renaciendo como leones que una vez fue muy común en África Oriental). Los dos  devoradores de carne humana fueron apodados Los demonios de la oscuridad, y los trabajadores tenían tanto miedo que huyeron por cientos fuera de Tsavo. La construcción del ferrocarril se detuvo; nadie quería ser la próxima víctima de los "leones del diablo".
Finalmente, el ingeniero jefe a cargo del proyecto ferroviario, John Henry Patterson, decidió que la única solución era matar a los devoradores de hombres. Él estuvo muy cerca de ser devorado por los leones, pero se las arregló y cazó al primera en diciembre de 1899, y dos semanas más tarde, disparó y mató el segundo. Para entonces, los leones habían matado a 140 personas. Patterson también encontró la guarida de los comedores de carne humana; una cueva cerca de la orilla del río Tsavo, que contenía los restos de muchas víctimas humanas, así como piezas de ropa y adornos. Esta cueva todavía existe hoy en día y, aunque muchos huesos han sido exhumados, se dice que muchos aún permanecen en el interior. Algunos expertos han afirmado recientemente que los leones sólo comían alrededor de 35 de sus víctimas humanas. Pero esto no significa que ellos no mataran muchos otras; al igual que otros comedores de hombres, a menudo se dice que matan incluso cuando no tiene hambre. Hoy en día, los devoradores de hombres de Tsavo (o más bien, sus pieles rellenas) se pueden ver en el Museo Field de Chicago, aunque las autoridades de Kenia han expresado su interés en la construcción de un museo completamente dedicado a ellos, en cuyo caso los demonios de la noche podrían volver a Tsavo, una vez más.

3

El Leopardo de Panar



El leopardo es el más pequeño de los verdaderos "gatos grandes", pero que no por ello es menos letal que sus parientes más grandes. Como cuestión de hecho, el leopardo es quizás nuestro depredador más antiguo; marcas de la mordedura de leopardo se han encontrado en huesos fósiles de nuestros parientes homínidos, lo que sugiere que este gato manchado ya estaba cenando a nuestros antepasados ​​hace más de tres millones de años. Pero aunque cualquier leopardo adulto puede ver a los humanos como presa adecuada bajo las circunstancias adecuadas, sólo unos cuantos de ellos se convierten en devoradores de hombres, prefiriendo la carne humana por encima de cualquier otro alimento. 
El más mortífero leopardo come-hombres de todos los tiempos fue el leopardo Panar. 
Este leopardo macho vivió en el área de Kumaon en la India a principios del siglo XX. Él era el más activo en la provincia Panar, donde mató a más de 400 personas, siendo uno de los mas prolíficos come hombres en la historia.
Parece que el leopardo había sido herido por un cazador, e incapaz de cazar animales salvajes, por lo que se volvió en come-hombres para sobrevivir. Finalmente fue muerto por el famoso cazador y conservacionista, Jim Corbett, en 1910. A pesar de que el leopardo de Panar era el más famoso de todos, había otros que eran mas temidos. El devorador de hombres de Kahani, por ejemplo, mató a más de 200 personas, y el devorador de hombres de Rudraprayag, que acechó y mató a los peregrinos en ruta a un santuario hindú, mató a 125 personas antes de que él, también, fuera baleado por Jim Corbett. Más pequeño, más ágil y, algunos dicen, más astuto que los leones o tigres, los leopardos fueron considerados entre los animales más mortíferos del mundo por los cazadores. Uno de ellos afirmó que "si el leopardo era del tamaño de un león, sería diez veces más peligroso".

La Tigresa  de Champawat



Durante el siglo XIX, la región nepalí cerca de los Himalayas fue aterrorizada por el más famoso y prolífico devorador de hombres de todos los tiempos. Hombres, mujeres y niños fueron emboscados en la selva por docenas. Los ataques fueron tan frecuentes y tan sangrientos que la gente empezó a hablar de los demonios, e incluso del castigo de los dioses. El responsable era una tigresa de Bengala que había sido baleada por un cazador. Ella había escapado, pero la bala había roto dos de sus colmillos. En el dolor constante, se sintió incapaz de cazar su presa habitual, la tigresa se había convertido en Khor adam, una devoradora de hombres.
Pronto, el recuento de víctimas de la tigresa alcanzó 200. Cazadores fueron enviados a matar a la bestia, pero ella era demasiado astuta y fue rara vez vista por ellos. Finalmente, el gobierno nepalí decidió que el problema era lo suficientemente grande como para enviar el Ejército Nacional detrás de que el gato asesino. Aparte del caso de la bestia de Gevauden, esta fue probablemente la única vez en la historia, cuando se consideró necesario el ejército para hacer frente a una devoradora de hombres. Pero no pudieron capturar la tigresa. 
Ella fue, sin embargo, obligada a abandonar su territorio y cruzar la frontera con la India, hacia la región de Champawat donde continuó sus depredaciones. Se dice que con cada hombre que mató, ella hizo más audaz y valiente, y con el tiempo, empezó a atacar a plena luz del día rondando alrededor de las aldeas. 
Los hombres ni siquiera se atrevían a dejar sus chozas para ir a trabajar, por miedo a escuchar el rugido del tigre asesino en el bosque, esperando por ellos. Pero la mayoría de los devoradores de hombres comparten la misma suerte, y, finalmente, un hombre decidió poner fin al reinado de la tigresa. Este hombre era Jim Corbett, quien (irónicamente) se convirtió en uno de los mas grandes defensores de la conservación del tigre.
Corbett, diría después que sólo se encuentra una tigresa si se sigue el macabro rastro de sangre y extremidades hasta llegar a su última víctima; una adolescente. Corbett era un hombre duro y valiente, pero incluso él se horrorizó al ver el horripilante espectáculo. 
Corbett disparó y mató a la tigresa en 1911 La gente local estaba tan aliviada y agradecida que hicieron a Corbett un sadhu, un hombre santo. Para entonces, la tigresa había matado a 436 seres humanos, y éstos son sólo las víctimas que se han registrado, probablemente fueron muchos más que nunca fueron reportados. 
Esta tigresa sigue siendo la más prolífica comedora de  hombres individual en la Historia. No sólo eso; mató a más gente que incluso los peores asesinos en serie humanos (dejando a un lado el genocidio). Sólo un asesino en serie se dice que puede rivalizar con la tigresa de Champawat; una condesa húngara, extremadamente cruel llamada Erzebet Bathory ... quien fue, curiosamente, conocida como la "Tigresa de Cjeste"1

Gustave



Todos los devoradores de hombres en esta lista se han ido; sus matanzas son sólo recuerdos aterradores por ahora. Todos ellos ... excepto uno. En África, el país de Burundi asolado por conflictos convive con el mayor devorador de hombres de nuestro tiempo, un cocodrilo del Nilo macho que mide seis metros de largo y peso alrededor de una tonelada. Él es el mayor cocodrilo del Nilo con vida, así como el mayor depredador individual en todo el continente africano, y de acuerdo con los nativos y para Patrice Faye (un naturalista francés que ha pasado años tratando de capturar al devorador de hombres), y que ha matado más de 300 personas hasta ahora. 
Aunque todavía está vivo y activo, el cocodrilo (apodado "Gustave" por Faye) ya se ha convertido en una leyenda. (Hay incluso una película basada libremente en su historia, aunque es bastante mala).
Los nativos dicen que mata por diversión, no sólo por la comida; que mata a varias personas en cada ataque, y luego desaparece durante meses, o incluso años, para reaparecer más tarde en otra diferente ubicación para matar de nuevo. Nadie puede predecir cuándo o dónde aparecerá la próxima víctima.También se dice que tiene un apetito monstruoso, y corre el rumor de que él mató y devoró un hipopótamo macho adulto (un animal extremadamente peligroso y poderoso que la mayoría de los cocodrilos evitan). La piel blindada de Gustave lleva incontables cicatrices hechas por los cuchillos, lanzas e incluso armas de fuego. Una mancha oscura en la parte superior de la cabeza es el único rastro que queda de una herida de bala que supuestamente iba a poner fin a su reinado. Pero todos los cazadores (e incluso, una vez, un grupo de soldados armados) no han podido matarlo.
Patrice Faye mismo trató de capturar a Gustave mediante la construcción de una enorme trampa bajo el agua, pero, aunque el cocodrilo apareció, nunca se acercó como para ingresar a la jaula. Él acabó nadandoe alrededor de ella, "como si estuviera burlándose de sus aspirantes a captores". 
Se dice que tiene más de 60 años de edad, y Gustave es probablemente demasiado experimentado e inteligente para dejarse engañar, por lo que parece probable que él continuará con sus depredaciones y quizás, pronto, reclame el título del comedor de hombres más prolífico para sí mismo. 
Las cosas han cambiado mucho desde los tiempos de la tigresa de Champawat; Patrice Faye ya no quiere matar a Gustave. Él quiere protegerlo de las represalias humana; capturando a Gustave vivo para mantenerlo en un recinto seguro, Faye espera salvar vidas humanas, y también la del come hombres, para usarlo como reproductor para la conservación del cocodrilo del Nilo. El recinto ya se ha construido en el Parque Nacional de Ruzizi de Burundi, a la espera de la captura del mayor devoradora de hombres de nuestro tiempo.
0
0
0
0No comments yet