Check the new version here

Popular channels

Los “representantes de México” no se parecen a los mexicanos

Los “representantes de México” no se parecen a los mexicanos





Un casting de Aeroméxico en el que rechazan morenos, ha reabierto el debate en torno al racismo y el clasismo
Los indígenas, los pobres, los gays y los de piel morena son los más discriminados en el DF

En la sala de espera hay un grupo de 14 jóvenes altos y delgados, de tez blanca, ojos claros y pelo castaño tirando a rubio. Seis de ellos son argentinos, cuatro españoles, y un estadounidense. Esperan ansiosos su turno para el casting de un comercial que representará “a la afición mexicana” de la selección nacional de fútbol. No se sabe a qué papel opta cada uno, pero los carteles que hay pegados a la pared exigen requisitos similares: “Perfil internacional, con clase”, pone en uno de ellos. Los otros son más explícitos: “No morenos”, “clase alta, look Condesa o Polanco [en alusión a dos de los barrios más caros de la Ciudad de México]”, “piel blanca, que no parezcan rancheros”.

“La discriminación en México es una inercia cultural cuya continuidad resulta alarmante”, comenta el periodista Sergio González Rodríguez. La capital mexicana registra altos niveles de intolerancia y las principales víctimas son los indígenas, los homosexuales, los pobres y los de piel morena. Lo afirma la Encuesta de discriminación encargada por el Gobierno del DF y difundida el 13 de agosto pasado. “Y lo puede corroborar cualquiera que viva en este país”, añade la cineasta Luciana Kaplan (Buenos Aires, 1971), autora del premiado documental La revolución de los alcatraces (2012), que refleja la discriminación dentro de las comunidades indígenas. La argentina, llegada a México con tres años, recuerda con desconcierto sus primeros tiempos en la capital, “cuando las madres de mis compañeras de clase me pedían que fuera amiga de sus hijas, porque era muy rubita, y claro, tener una amiga rubia les daba estatus y glamour”.

Quizás esas madres simplemente se guiaban por los modelos que las marcas comerciales mexicanas presentaban como ejemplo de lo bello, lo próspero y lo recomendable. Las campañas promocionales rara vez reflejan al 59% de mexicanos que representan las clases bajas. Basta con echar un vistazo a la calle para darse cuenta de que un país con un 60% de población mestiza y un 30% indígena (de acuerdo con el World Factbook de la CIA) no se parece en nada al representado por los anuncios publicitarios. Muchos definen el fenómeno como malinchismo, término que expresa la tendencia de muchos mexicanos a preferir lo extranjero a lo nacional (de ahí la alusión a La Malinche, la indígena que fue amante y traductora del conquistador español Hernán Cortés).

“El imperio de los chingones terminará cuando los agachados dejen de admirarlos”, dijo el intelectual Enrique Serna. Pero las cosas parecen estar cambiando y los agachados cada vez están menos agachados. Cada vez hay más gente que denuncia a través de blogs, películas, documentales, o incluso en las redes sociales. Es el caso de Tamara de Anda, una bloguera mexicana que el pasado 12 de agosto evidenció la discriminación de las campañas publicitarias en su cuenta de Twitter, en la que tiene más de 19.000 seguidores: “Me llega un mail de un casting para publicidad de @AeroMexico_com. Especifican que no quieren a NADIE MORENO. Tsss”.

El mensaje voló por Internet y fue tuiteado más de 400 veces. “La misma tarde me llamaron de la castinera (la empresa encargada de realizar las pruebas a los modelos) indignados por la difusión de mi mensaje. Poco después me contactaron periodistas y se formó un escándalo, pero creo que ya era hora. Le ha tocado a Aeroméxico, pero lo de pedir gente blanca y con ‘look Condesa’ lo hacen todas las marcas comerciales desde siempre”.
0
0
0
0No comments yet