Canales populares

LOS VIKINGOS EN PARAGUAY

El estudio de los mitos paraguayos ha consumido el tiempo y el saber de los investigadores, al punto que las fuentes basadas en las tradiciones están completas. Los problemas surgen cuando se pasa a la exégesis sin haber sometido previamente el material a una hermenéutica científica, para determinar el texto auténtico. Otro prejuicio es la admisión del carácter “aborigen” de los mitos. Además, la inercia de los estudiosos, para quienes “ya está todo dicho”, incapaces de revisionismo, haciendo caso omiso de los últimos descubrimientos antropológicos realizados en el país.

Desde el punto de vista de los portadores de mitos y la naturaleza de los mismos, se pueden establecer dos grandes grupos: guaraníes y no-guaraníes. Los mitos guaraníes, según las etnias que los transmiten se clasifican en: mitos mbyá, mitos chiripá, mitos tavyterá, mitos guayakis y mitos del guarini pytã. Los mitos no-guaraníes comprenden dos grandes grupos: mitos pámpidos y mitos huárpidos, que corresponden a las pampas y a los Andes, respectivamente. Los mitos guaraníes pertenecen a las selvas, o mejor, fueron adaptadas a ellas.

Los investigadores han llegado a la conclusión que todas las fuentes son precolombinas en su origen, sin influencia hispánica, ya que fueron recogidas de etnias no cristianizadas. Con los mitos del guarini pytã, el proceso es más interesante aún: catequizados por franciscanos, las creencias precolombinas o mitos, tuvieron una vida paralela, porque los seres mitológicos tenían sus reales en la región y constituían una estructura bien definida, conservándose inalterables en las compañías, como una supervivencia de las creencias antiguas, de los antiguos pobladores de la región: los karios.

La característica señalada de la regionalización de un sistema de mitos ha facilitado la investigación de los siguientes aspectos: localización del mito, estructura, analogías y exégesis.

EL VALLE DEL GUARINI PYTÃ


En los documentos se mencionan “los campos del Guarnipitán”; el “parage de Guarnipitán”; el “valle del Guarnipitán”. El naturalista Félix de Azara apunta el vocablo Guarnipitán pero se equivoca en la traducción: “donde se dejó la batalla”; en efecto, la “n” final nasaliza la “a” precedente, significando el vocablo pitán “rojo”. Nótese, además, la pronunciación “Guarni” que denota un origen extraño a la lengua de los mbyá, quienes dicen “marambotá” a la guerra. En esta región estaban los pueblos nativos de: Itá, Yaguarón, Ypané y Guarambaré. Un estudio filológico del vocablo nos llevó a la reconstrucción siguiente: Vari Ing Ruitá-Varini Puitan-Guarni Pitán-Guarini Pytâ-Guarani Pytâ. La palabra es de origen vikingo y significa el Guerrero Rojo, nombre que los describe perfectamente.

Como el sistema de mitos de la región abarca este valle y los colindantes, hay que atribuirles una mayor amplitud al Guarnipitán.



LA ESTRUCTURA DE LOS MITOS GUARINI PYTÃ


Los distintos elementos que lo componen, el orden de los mismos, la función y el contenido de cada mito, muestran la unidad de concepción del sistema:

1. Tupâ y Arasy se instalan en Areguá (Tupâ es una divinidad del séptimo cielo guaraní, el dueño de los truenos y relámpagos).
2. La primera pareja humana es creada con elementos minerales y vegetales.
3. Son creados los espíritus buenos (angatupyry) y malo (taú).
4. Entre los hijos de la primera pareja están Marangatú y Tumé (es el héroe civilizador guaraní precolombino y predicaba el cristianismo).
5. Una de las hijas de Marangatú, es raptada por Taú. Entonces Arasy lo maldice y nacen los siete monstruos de esa unión: Yaguarú, Mbói, Tu’i, Moñái, Yasi Yateré, Kurupí, Ao Ao, Huichó.
6. A raíz de las discordias entre los monstruos Tumé reúne a los mburuvichá y avaré del Guarnipitán para ordenar la tierra. Porasy, la hermana menor de Tumé, se ofrece para ejecutar el plan. Atrae a todos los monstruos a la gruta de Yaguarú, donde son encerrados por Tumé, quien enciende fuego, pereciendo en la hoguera Porasy, porque no pudo salir a tiempo y a pesar de la borrachera de los monstruos.
7. Taú pretende vengarse de Tumé, quien se salva mediante un Gua’á. Volvió la discordia entre los hombres y Tupá produjo el Yporú (Diluvio). Se salvaron en el Ygarusú, Tumé, sus hermanos y el Gua’á.
8. Al atracar su barca, Tumé vio en una colina dos hermanos donceles montados por Amarasô y Paraguá, los padres de la raza guaraní, radicados en la cuenca del Amazonas y del Paraguay.



El dios Tupâ (llamado también Tupavé y Tenondeté), es la suprema divinidad de la raza guaraní (Escultura en madera en el Museo Mitológico Ramón Elías de la ciudad de Capiatá, Paraguay). Posee las mismas funciones que el dios Thor del norte de Europa.



ANALOGÍAS CON LOS MITOS NÓRDICOS


Este sistema del Guarnipitán tiene puntos de contactos tales que elimina la mera coincidencia por creación separada. En efecto, las semejanzas abarcan la armadura, el código y el mensaje, según pasamos a glosar.

1. Tupâ es el Thunor anglosajón o el Thor escandinavo, con sus mismas funciones. La tradición guaraní no recuerda un rapto anterior, protagonizado por Thor (Tupá) quien logró llevarse a Jarasxa (Arasý).
2. En la mitología escandinava, de dos árboles sagrados Asch y Embla, nace la primera pareja, a través de la savia tomada del suelo y circulando por sus raíces entrelazadas.
3. Loki es el espíritu astuto, maligno y traidor; Bálder es el espíritu recto, benigno y bondadoso, en la mitología nórdica.
4. En el siglo IX los vikingos ya estaban cristianizados, teniendo sacerdotes (avaré; avá es varón en godo; ré es pasado en guaraní) célibes llamados Thull Gnupa (Padre Ñupa), dando en guaraní Tunupa-Tumé.
Las crónicas prueban que los guaraníes fueron cristianizados en épocas precolombinas.
5. Loki, el espíritu maligno escandinavo, se había casado con Angerboda engendrando con ella monstruos espantosos: la serpiente Yormund y el lobo Fenris, así como otros seres vivos.
6. En la mitología nórdica es Odín quien se preocupa de ordenar el mundo caótico de los gigantes, ases, silfos y elfos. Es que, los vikingos cristianizados, no tuvieron problemas de aceptar a Jesús en reemplazo de Odín o Thor. También lo hacían a través de los avaré, como en nuestro caso Thull Gnupa (Tunupa-Tumé). Odín convierte el Asgard en un gigantesco campamento y se anuncia la catástrofe, el Ragnarôk, el ocaso de los dioses. La palabra pasó al guaraní como Roñairô y luegoÑorairõ, con el significado de agresión mutua.
7. El mundo de los hombres es arrasado por incendios, terremotos e inundaciones. Es el caos, del cual surgirá un nuevo mundo.
8. Una nueva generación de dioses asume el mando. Surge un mundo sin disputas, lleno de amor, de bondad, pureza y felicidad para todos.
Además, los siete monstruos tienen su equivalente nórdico, con las mismas funciones. El Yaguahú (Jâger, cazador; Hund, perro), el perro cazador en norrés; en el mito nórdico es Gorm. El Mbói Tu’i es la gran serpiente (Yormund). El Moñái es un elfo escandinavo, el cual se dedica al robo, que atesora en las cavernas. El Yasi Yateré es un silfo de ojos azules y cabellos rubios; se apropió de la varita de las hadas. El Kurupí es el Freyr escandinavo, sensual y cazador, dotado de gran falo. El Ao Ao es un gigante de la mitología nórdica, capaz de engullir y transformarse en monstruo. El Huichó es el lobo Fenris, que ronda los cementerios y se alimenta de cadáveres.

Thor lucha contra la serpiente Yormund (o la Serpiente de Midgard), que es Mbói Tu’i, la gran serpiente en la cosmogonía guaraní. Manuscrito islandés del siglo XVII.





[/align]EXÉGESIS

Estos mitos no están incorporados en las tradiciones mbyá, chiripá y tavyterá. Se mantuvieron como un sistema en el Guarnipitán, antigua tierra de los kariog (karl-campesino; org, casa en norrés). Tienen influencia cristiana precolombina y no tienen influencia cristiana postcolombina, porque el sistema de creencias cristianas del coloniaje era administrado por sacerdotes celosos de la pureza de su doctrina. La única hipótesis más probable es la aculturación de los mbyá litoraleños por vikingos en el siglo XIII de nuestra era, dando los karios. Los vikingos aportaron su organización sociopolítica: aldeas, caminos, gobiernos y mitos.

El profesor Vicente Pistilli.



Las inscripciones rúnicas prehistóricas que se extienden en inhóspitos sitios de esta tierra esconden huellas de visitantes extranjeros que han dejado rastros en sangre nativa, en el pretérito americano. El investigador paraguayo Vicente Pistilli, profesor de arqueología de la Universidad Nacional de Asunción es uno de los defensores de la presencia de europeos en el continente americano años antes de la llegada de Colón.

Los hallazgos arqueológicos realizados hace unos años atrás en las zonas de Amambay y Villarrica, en su mayoría son inscripciones rupestres. Algunos expertos identificaron como rúnicas, porque fueron relacionadas con los caracteres empleados en la escritura de los antiguos escandinavos.

A raíz de este descubrimiento surgieron las incansables investigaciones que hasta la actualidad se realizan por varios científicos nacionales y extranjeros, como las reveladas en el año 1970 por el geólogo paraguayo Pedro González y en 1972 por el científico francés Jacques de Mahieu.

La historia también relata que en 1898, el sabio Honoré ya hablaba de los extraños grafitos. Sin embargo, el escepticismo de otros es una fría barrera que obstaculiza el curso de las indagaciones, así como la duda si fueron escandinavos, nórdicos los que llegaron a tierra sudamericana.

En otras páginas de la historia, otros estudiosos hablaban sobre un gran Imperio en el Alto Perú (Bolivia) en el siglo XII, y de temerarios viajes fenicios, etruscos y cartaginenses, por lo menos 1000 años antes de Cristo. Además, que Colón había sido el último en enterarse que la tierra era redonda. Por eso, la pregunta es ésta: ¿Quiénes
¿VIKINGOS EN PARAGUAY?

En este país, según las investigaciones del profesor de arqueología Vicente Pistilli, los vikingos posiblemente se asentaron en Paraguay en el siglo XIV, también considera que puede tratarse de fenicios, chinos, arameo o etruscos, naciones de comerciantes y navegantes intrépidos, señala el profesor. En cambio, no es posible afirmar quiénes grabaron los cuestionados petroglifos de los cerros Mbaracayú, Morotí, Polilla, Ybyturuzú, Ypir, Gasory y Lorito.

Pistilli asegura que la historia paraguaya comienza con la llegada de los supuestos vikingos en el año 1400 d.C., sigue con el arribo de Alejo García en 1521; Sebastián Gaboto en 1524 y la posterior fundación de Asunción por Juan de Salazar y Espinoza. El INSTITUTO DE LA CIENCIA DEL HOMBRE de Buenos Aires publicó las crónicas de las investigaciones de Pistilli que realiza desde 1975. En los legajos, el profesor de arqueología dice que algunos científicos están de acuerdo en que Cristóbal Colón fue el último en descubrir América, así como contradicen la teoría porque aseguran que en Portugal se conservan documentos que testimonian que los hermanos Pinzón estuvieron en América antes de acompañar al almirante Colón.

Pistilli sostiene que las inscripciones halladas son de carácter rúnico, escritura propia de los expedicionarios de un gran imperio vikingo preincaico ubicado en Tiahuanaco, Alto Perú. Esas escrituras se basan en un sistema alfabético que se remonta al siglo III d.C. Consta de veinticuatro signos angulares, sin curvas, probablemente debido a que fueron grabados en madera y piedra. También se especula que la fusión del alfabeto griego y latino en uno nuevo fue producto de los teutones. Según Pistilli, la mayoría de estas inscripciones fueron encontradas también en los países escandinavos como Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos, Grecia. Además, en México y Paraguay, indica.

Pistilli, lleva cuatro décadas investigando este problema y orienta su tesis en el mismo sendero en que el sociólogo y antropólogo de Jacques de Mahieu se encaminaba. fueron los verdaderos autores de las inscripciones en los cerros de Amambay y Villarrica?
0
1
0
1Comentario
cachotam

LOS GUARANIES LLEGARON A PARAGUAY DESDE EL AMAZONAS UNOS 300 AÑOS ANTES QUE COLON DESCUBRIERA AMERICA

0