About Taringa!

Popular channels

Lugares enigmáticos del planeta

Lugares enigmáticos del planeta

Isla de Pascua, Stonehenge y las Líneas de Nazca forman parte de los sitios cuya atracción reside en sus misterios y que plantean grandes interrogantes a científicos y turistas. También en la Argentina se pueden descubrir algunos de estos destinos inquietantes.

Pocas cosas más intrigantes que un buen sitio misterioso, de esos que esconden historias inexplicables o fenómenos que desafían la razón, cuyas explicaciones convencen sólo a medias y sólo a quienes quieran creerlas, y muchas veces dejan lagunas de dudas y preguntas.
De Chile a Escocia, de Perú a Australia o el Caribe, estos son sólo algunos de esos lugares que, más allá de su riqueza paisajística y cultural, atraen por ser fuente de grandes enigmas, que un buen viajero muchas veces prefiere disfrutar antes que develar.




Dibujos gigantes en la tierra
Perú

Empecemos por aquí cerca, por el sur de Perú, donde hay una serie de grandes, enormes dibujos sobre la arena dura del desierto, que sólo se ven desde cierta altura. Claro, la tentación es imposible de evitar. ¿Fueron hechos por extraterrestres?, ¿son guías de vuelo, pistas de aterrizaje? Bueno, es una teoría que muchos sostienen, aunque otras, más terrenales, agregan más pimienta al mistiero: ¿pistas de carreras antiguas?, ¿especies de calculadoras astronómicas gigantes?, ¿acueductos para riego?
Muchas especulaciones para estos monumentales diseños de piedra sobre arena, muy precisos: el mono, la araña o el colibrí, entre otros, que se distinguen con total claridad desde la altura. Junto con el famoso Candelabro de Paracas y los geoglifos de Atacama, poco más al sur, constituyen el gran misterio de Sudamérica. Aunque la arqueología moderna parece haber encontrado recientemente una respuesta (no “la” respuesta): la arqueóloga norteamericana Christina Conlee, que desde hace años estudia el tema, asegura que no hay evidencias de ovnis, pero sí de que las líneas fueron trazadas por integrantes de la cultura nazca hace más de 2.000 años, y serían caminos que se recorrían durante ceremonias rituales en las que se pedía lluvia. “Eran como grandes templos al aire libre, donde se realizaban las ofrendas a los dioses”, explica. ¿Fin del misterio? Puede que no. Lo seguro es que no es el fin del encanto: miles de personas siguen yendo cada año a maravillarse con estos monumentales dibujos que, como desde hace miles de años, sólo se ven desde el aire.
Aéreo a Lima, desde $ 2.400 (Aerolíneas, LAN, TACA). Paquete desde Lima con bus a Nazca, traslados y vuelo de 30´, US$ 195 (Amuy Viajes). Sobrevuelo desde el aeropuerto de Nazca, entre US$ 90 y US$ 100. Tour 9 días desde Bs. As. por Cusco, Machu Picchu y Nazca, con sobrevuelo, desde $ 9.523 (Les Amis).




El área extraterrestre
Estados Unidos

Unos 170 km al norte de Las Vegas, en el estado de Nevada, se encuentra la zona más secreta del mundo, sobre la que se tejen cientos de historias, de las científicas a las más delirantes. Se la puede conocer como “Dreamland”, o “Groom Lake”, pero su nombre es Area 51, y no es otra cosa que una inmensa base militar de la Fuerza Aérea estadounidense, de 155 km2, cuyo objetivo principal es desconocido, aunque está claro que se llevan investigaciones de armas avanzadas y pruebas de aviones experimentales.
Lo poco que se sabe del lugar es que tiene la pista de aterrizaje más larga del mundo, con casi 10 km, y que por allí trabajan prestigiosos ingenieros aeronáuticos en proyectos que siempre son top secret . El mito de la base se inició cuando se comenzó a rumorear que allí se habrían ocultado los restos del famoso choque de una nave extraterrestre en Roswell, Nuevo México, en 1947, por lo que sería no sólo la mayor evidencia de vida extraterrestre, sino un sitio en el que el gobierno experimentaría con tecnología y hasta vida interplanetaria.
Lo cierto es que el hecho de que el lugar sea nombrado en cientos de películas y series no hace más que incrementar su mito, sin develar sus misterios. Tanto como la paranoide seguridad que rodea el Area 51, cerrada al paso de civiles y protegida por sensores de movimiento, estaciones de radar, helicópteros y multitud de guardias armados. Incluso su espacio aéreo está cerrado a los aviones, y en las alambradas que la circundan cuelgan repetidas advertencias de que el ingreso está “estrictamente prohibido”, bajo pena de “seis meses de prisión”, y que –para las autoridades, claro– “está permitido el uso de dispositivos letales”. Por supuesto, se prohíbe tomar fotos, y cada vez que alguien lo intenta desde cerros cercanos, con grandes teleobjetivos –programas de TV lo han hecho más de una vez–, es interceptado en pocos minutos por una patrulla armada con fusiles M16 que le “aconseja” alejarse.
Pero el misterio, se sabe, atrae. Por eso hay excursiones que llegan a zonas cercanas, en las que el gobierno de Nevada encontró un buen filón: bautizó “Carretera extraterrestre” a la ruta 375, que pasa cerca de la base, y puso cartelería y “zonas temáticas ovni”, para que los visitantes se entretengan y sigan expandiendo el mito mientras escuchan historias de los E.T. y las luces extrañas que se ven en la zona. Es más, en el cercano paraje de Crystal Springs hay un “Alien Research Center”, presidido por un enorme y poco agraciado alienígena metálico. Y en el aeropuerto de Las Vegas, una línea aérea “fantasma” traslada todos los días a cientos de trabajadores hasta el área, en seis aviones sin identificación.
Las teorías de lo que verdaderamente esconde el Area 51 van de exóticas armas de energía y dispositivos para manipulación del clima al estudio de los viajes en el tiempo y la teletransportación, las actividades de un “gobierno mundial” en la sombra o la organización Majestic 12, e incluso la existencia de un sistema de ferrocarril subterráneo transcontinental. Diga la verdad: luego de todo esto, ¿no le dan ganas de espiar un poco la zona, aunque sea desde lejos?
Hay excursiones de todo el día desde Las Vegas (US$ 199) que pasan a ver los aviones “que no existen”, atraviesan el desierto por la “Carretera extraterrestre” y visitan Rachel, el pueblo más joven de Nevada, “capital mundial de los ovni”, donde el famoso Rachel Bar y Grill cambió su nombre a Little A’Le’Inn (se pronuncia “Little Alien”) y ofrece las “alien burgers”.




El triángulo energético
Mar Caribe

He aquí el mejor ejemplo de cómo se construye un mito. Paso uno: poner en primer plano algún fenómeno a primera vista extraño o infrecuente, aunque no suceda sólo en ese lugar sino que puede ocurrir tranquilamente en cualquier otro. Hay quienes situaron “triángulos” en distintos lugares, y en todos suceden hechos que parecen no tener una explicación clara. Pero la mayoría sí la tiene.
Bueno, pero vamos a lo nuestro, que esta nota no viene a derribar mitos, sino justamente a lo contrario. Entre Puerto Rico, la Costa de Florida y las Islas Bermudas se encuentra este triángulo que muchos consideran “maldito” y que ha sido objeto de las más alocadas teorías. La leyenda negra del lugar comenzó en 1918 con la desaparición del buque americano USS Cyclops durante un viaje entre Barbados y Baltimore, con 306 pasajeros y tripulantes. Pero el hecho más famoso ocurrió en 1945: la desaparición en pleno vuelo de una escuadrilla de bombarderos estadounidenses, de la que nada más se supo. Es el famoso “misterio del vuelo 19”, incrementado porque el hidroavión que partió al rescate el mismo día también desapareció. Luego hubo otros sucesos similares protagonizados por aviones y barcos, con 135 víctimas.
Ok, algunas cosas pasaron. Sin embargo, los hechos no confirman la fama: allí se producen en realidad menos siniestros que en otros sitios, y las causas de la gran mayoría han sido dilucidadas, dando por tierra –paradójicamente– con las teorías más atractivas: ovnis, fenómenos paranormales y fuentes de energía procedentes del fondo marino. La verdad va desde ciclones hasta accidentes absurdos, pasando por actos de piratería moderna –es una zona sensible al tráfico de drogas rumbo a Estados Unidos–. Y para quien siga dudando, debe saber que las compañías de seguros no consideran al “Triángulo de las Bermudas” un lugar más peligroso que otros. Punto final para la discusión. Pero no para la imaginación: lo mejor para quitarse las dudas es animarse a navegar y sumergirse en esas aguas. Aéreo a islas Bermudas por Delta Airlines, vía Atlanta, $ 10.550. Crucero de 7 Noches desde Miami pasando por St Maarten, Puerto Rico y Bahamas, $ 4.510 (MSC Cruceros).



Las piedras milenarias
Inglaterra

Cada 21 de junio, solsticio del verano boreal, el sol salía atravesando justo el eje de este centro ceremonial, un claro indicio de que quienes lo construyeron sabían de astronomía. El mismo día, el sol se ocultaba atravesando el eje del Woodhenge, donde se encontraron huesos de animales y objetos que evidencian que se celebraban fiestas, probablemente al anochecer.
El punto es que, aún cuando existan explicaciones parciales y teorías, todavía no se sabe a ciencia cierta para qué fue construido Stonehenge, un conjunto formado por dos círculos de piedra concéntricos rodeados, ubicado 140 km al sudoeste de Londres. Dicen algunos que era un templo; otros, que era un observatorio astronómico; y otros, un calendario prehistórico. Con varias teorías a cuestas pero ninguna certeza, Stonehenge sobrevive desde hace milenios en la campiña de Wiltshire, cerca de Salisbury.
Lo que se sabe: en sus inicios era un monumento circular de carácter ritual rodeado por un talud y un foso, similar a otros situados en el sur de Inglaterra. Más tarde tomó su aspecto actual, para lo cual se transportaron 32 bloques de arenisca desde las montañas de Preseli, al sudoeste de Gales, en tanto la piedra del “Altar” fue llevada desde una región cercana a Milford Haven.
Lo que se cree: se construyó a lo largo de 1.600 años y se terminó hace 3.500, y posiblemente las piedras se movieron utilizando bolas de madera o piedra o cojinetes a modo de rodamientos, y no troncos, como se pensó originalmente. Pero hay un obstáculo: hay piedras que debieron viajar más de 380 km, y algunas pesan más de 50 toneladas, con lo que habrían hecho falta 600 hombres para mover sólo una.
La población más cercana es Amesbury, a la que llegan buses desde Londres. De allí se puede caminar 2,5 km o tomar un taxi o bus público. Otra ciudad cercana es Salisbury. El tren desde Londres tarda 1h 30 y cuesta 36 libras. En Salisbury hay un bus público y también tours desde 24 libras, guía incluido. Entrada para adultos, 8 libras; menores (5 a 15 años), 4,8.



Las wandjinas
Australia

Cuentan las leyendas que en varios sitios de Australia, sagrados para los pueblos originarios del país, se libraron duros combates entre el Dios del Sol, que llegó del cielo en una nave, y el Dios de la Tierra. Representaciones de estas luchas quedaron reflejadas en extraños monolitos y formas diseminados por toda Australia. En gran medida en Kimberley, una remota zona del noroeste, muy poco poblada y con magníficos paisajes rojizos. Allí, en 1838, el soldado y explorador George Grey descubrió una serie de pinturas rupestres antropomorfas, y muy particulares: la verdad es que se asemejan muchísimo a astronautas o lo que podemos imaginar como extraterrestres, y dan lugar a numerosas teorías y especulaciones. Los aborígenes dan a estas figuras el nombre de wandjinas , y aseguran que no fueron hechas por sus antepasados sino por los propios seres representados, cuando descendieron a la Tierra en tiempos muy antiguos, trayendo la civilización y la prosperidad. Con hasta siete metros de altura, las pinturas muestran personajes con dos grandes cuencas oculares sobre una tez blanca y carentes de boca. Y prácticamente todas llevan en sus cabezas especies de aureolas luminosas, además de tener de tres a siete dedos en sus manos y pies, protegidos con sandalias, cuando los aborígenes australianos siempre anduvieron, como aún hoy, descalzos. De todas la figuras, destaca la que representa a un hombre vestido con una larga túnica color rosa y un círculo doble rodeando su cabeza, también de color rosa y oro, y una especie de inscripción con 6 letras o números en un alfabeto desconocido.
Dicen muchos que es uno de los más claros indicios del pasado extraterrestre de la Humanidad. Para admirarlo puede ir a unos 2.800 km de Sidney, casi en el corazón de Australia, en el árido Red Center del país. Allí se levanta Uluru, o Ayers Rock, una formación rocosa de casi 350 metros que impacta por sus cambios de color según la hora y la luz. Para los habitantes originarios de la zona, los anangu, esta gran piedra es crucial en la intrincada red de rutas del Tjukurpa o Tiempo del Sueño –el principio de todo, la creación–. Pero para llegar al mayor enigma hay que recorrer su perímetro (9,4 km) y admirar las enigmáticas pinturas y grabados que decoran cuevas y recovecos. Muchas están relacionadas con la fertilidad y las cosechas; en muchas otras, las wandjinas nos desafían con su pasado misterioso.
Directo Buenos Aires-Sidney con Aerolíneas Argentinas, desde $ 8.568 ida y vuelta. Vuelo a Alice Springs con Qantas, desde US$ 440. Excursión a Uluru al amanecer, US$ 115 por persona; con guías aborígenes, US$ 120.



Gigantes que vigilan
Chile

Aunque existen cinco teorías sobre cómo se movieron hasta los sitios que ocupan hoy, muchos siguen sin querer creerlas. Y por eso los moáis de la Isla de Pascua, en medio del Pacífico, siguen siendo tan enigmáticos. Y tan imponentes, oteando el horizonte desde las áridas praderas de la isla. Las explicaciones sobre su origen pueden sonar bastante convincentes aunque su función es más discutida. Sin embargo, no son el único enigma de la isla, porque a mediados del siglo XIX se encontraron en cuevas unas tablas de madera con inscripciones jeroglíficas que representan seres animados y plantas y que, curiosamente, resultan muy pero muy parecidas a otras halladas en el Valle del Indo –hoy Pakistán–, cuna de una de las primeras civilizaciones de la humanidad. El sistema propio de escritura de los rapanui era el rango rango, cuya interpretación y enseñanza se perdió con la muerte de los sacerdotes por la lucha entre tribus. ¿Por qué el lenguaje de esas tablillas sólo se encontró en esta isla y no hay ni rastros de él en el resto de la Polinesia?; ¿de dónde procedía el conocimiento que permitió levantar los moáis?; ¿por qué otros pueblos polinesios, emparentados con los pascuenses, no tuvieron la misma necesidad? Son algunas preguntas sin respuesta que hacen de Rapa Nui, o Isla de Pascua, todavía un gran enigma.
Pasaje ida y vuelta a Isla de Pascua por LAN, vía Santiago, desde $ 5.313. Hotel 4 estrellas con piscina y spa, desde US$ 282 p/persona. Paquete 4 días/3 noches, desde $ 2.896 (Argentour).



Fenómenos paranormales
Estados Unidos

Bueno, éste sí que es un lugar plagado de las mejores historias de apariciones y fenómenos paranormales, como para llenar varios de esos programas de TV americanos con cazafantasmas y testimonios del tipo “ y entonces, sabes, esa criatura vino hacia mí y yo empecé a correr, sabes ?” Bien. Más de uno podrá hacerse el superado y burlarse, pero lo más probable es que no se atreva a internarse de noche en algunos recovecos del llamado Triángulo de Bridgewater, delimitado por los pueblos de Abington, Freetown y Rehoboth, en el sudeste de Massachusetts, cerca de Boston.
Con 520 km2, es uno de los sitios de mayor concentración de eventos paranormales del mundo, y hasta supuestos rituales satánicos alimentan su fama. Eso sí: alberga decenas de cementerios –con sus correspondientes historias espeluznantes–, y en su corazón está el pantano de Hockomock, ese que los antiguos indios algonquinos llamaban “El lugar donde moran los espíritus”. Por su terreno, por los caimanes y serpientes, por sus pozos de arenas movedizas y por los gases tóxicos que emite, es un lugar más que peligroso para cualquiera. Dicen que –bueno, así se expanden las leyendas– para los indios estaba prohibido internarse allí, y dejaron una profecía: “Los hombres blancos jamás podrán habitar este sitio y jamás podrán sentirse seguros aquí”. Y parece que se cumple, porque de cosas raras, hay de todo, incluyendo apariciones del famoso Piegrande y una rara fauna que incluye criaturas imposibles, pájaros gigantes o serpientes descomunales.
Por Copa Airlines a Boston, vía Panamá. desde US$ 1.316 ida y vuelta. Paquete 5 días, 4 noches, con aéreo, alojamiento y asistencia, $ 8.398



La piscina de Nessie
Escocia

Más de 1.500 años tienen las versiones y rumores sobre un animal enorme que habita las aguas del lago Ness, en Escocia. Y aunque la credibilidad y precisión de las narraciones siempre se vieron cuestionadas, lo cierto es que, según la mayoría de las descripciones modernas, se parecería a un plesiosauro, criatura acuática prehistórica extinta. Supuestamente extinta, diría un habitante local, ya que docenas de hoteles, operadores de tours en bote y comerciantes de baratijas relacionadas al fenómeno viven gracias a la leyenda, muy famosa en la cultura popular del Reino Unido y Escocia. Se comprobó que una de las dos famosas fotos que retratarían al animal, la de Marmaduke Wetherell, es falsa. Pero la otra, subacuática, obtenida por Robert Rines a principios de la década de 1970, que muestra una especie de gran aleta romboidal, no ha sido desmentida. Incluso dio lugar a que Sir Peter Scott, un reconocido naturalista de Gran Bretaña, anunciara en 1975 el nombre científico del monstruo: Nessiteras rhombopteryx (del griego ‘monstruo de Ness con aleta de forma diamantada’). Mejor llamarlo como lo conocemos cariñosamente: Nessie.
Vuelo a Inverness por Air France-KLM, vía París y Birmingham, desde $ 12.791. Los cruceros por el lago van de 13 euros por una hora a 40 euros por 6 hs, sumando visita a Corrimony Cairns.


IMPERDIBLE
Duendes, ovnis y monstruos
Desde visitas de ovnis hasta monstruos, duendes o bosques energéticos, en la Argentina también hay un buen listado de sitios rodeados de enigmas. Si de ovnis se trata, “el” lugar parece ser el cerro Uritorco, en el Valle de Punilla, Córdoba. His-torias sobre avistamientos, luces, objetos extraños y apariciones tiene miles. También una famosa huella de nave extraterrestre en la sierra del Pajarillo, leyendas de ciudades subterráneas y hasta una que refiere al Santo Grial y el caballero Parsifal. Pero no es el único sitio famoso por los avistamientos; la Recta de Tin Tin, en la ruta 33 que une la Cuesta del Obispo con Cachi, en los Valles Calchaquíes salteños, también tiene su fama desde hace muchos años, y hasta hoy. En Río Negro, los bosques que rodean El Bolsón son conocidos por sus pequeños habitantes: duendes y gnomos, en tanto en el “bosque energético” de Miramar, en la costa atlántica bonaerense, suceden cosas extrañas: no hay ruidos ni pájaros, es frío y oscuro, y su energía particular hace que las ramitas logren extraños equilibrios. Sin embargo, seguramente el misterio más famoso del país es el de Nahuelito, una criatura acuática desconocida que, dicen, habita las frías aguas del lago Nahuel Huapi y cuya existencia se remonta a hace siglos: ya los mapuches hablaban del “cuero”, un monstruo sin cabeza ni patas que habitaba el lago. Hay fotos que lo registran, pero siempre son bastante borrosas. La hipótesis más atractiva de su existencia es la que dice que sería un sobreviviente de la época de los dinosaurios, aunque también tiene su encanto la que lo relaciona con una extraña mutación de un animal local producida por experimentos nucleares.
0No comments yet