Check the new version here

Popular channels

Macri tiene subte y aval para endeudarse

Macri tiene subte y aval para endeudarse

La ley demandó una negociación de 14 horas. El PRO resignó las medidas que limitaban la actividad gremial y la tasa a los combustibles. Se financiará con un impuesto a los sellos y a los autos suntuosos, y el aumento del peaje.




Cuando el jefe de Gobierno Mauricio Macri promulgue la ley que en la madrugada de ayer sancionó la Legislatura porteña, no sólo recibirá la operación del subte, el Premetro, y las potestades para concesionarlo, estatizarlo y definir sus tarifas. También contará con un permiso para contraer deuda por 300 millones de dólares, a razón de 100 millones por año, para "infraestructura de emergencia". Ese endeudamiento millonario era mucho menor doce horas antes de la sanción de la ley, que finalmente formalizó el regreso del subte a manos porteñas, desde 1994, y le aportará a las finanzas del PRO, un ingreso anual extra de 500 a 600 millones de pesos. El dinero, que en los papeles debería ser destinado a infraestructura, irá a parar al fondo de fideicomiso del subte, una caja creada por la nueva norma que durará tres décadas y concentrará los ingresos del boleto, más una combinación de impuestos que finalmente contó con el visto bueno de legisladores macristas y kirchneristas.
La norma final requirió una dura negociación de 14 horas que, cerca de la medianoche, registró momentos muy tensos para los legisladores del PRO, especialmente cuando tuvieron que soportar la bronca del jefe de Gobierno Mauricio Macri, por haber resignado por completo las reformas laborales que impulsaba el PRO. Entre ellas, figuraba la rediscusión de la jornada laboral de seis horas, la relación directa entre las futuras paritarias salariales al aumento de la tarifa y la declaración como "servicio esencial" para obligar a los metrodelegados a garantizar el 60% del servicio en hora pico. La puja por las cuestiones laborales terminó a favor de los metrodelegados, con un texto que sólo los obliga a notificar 48 horas antes de la realización de una medida de fuerza. Ayer, luego de la votación, el gremio independiente sostuvo que "el texto que se aprobó finalmente en el recinto es un gran triunfo para la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, ya que cada artículo o inciso violatorio de conquistas obreras fue retirado de la redacción final".
La combinación de impuestos que irán a parar al "Fondo Subte" incluye una reformulación del impuesto a los sellos, en lugar de la tasa sobre combustibles, junto con un aumento del 10% en los peajes que cobra Autopistas Urbanas y alícuotas del 4 al 5% para automóviles suntuosos. Esa fórmula también estuvo a punto de caerse por la insistencia del alcalde con la tasa sobre los combustibles, pero también fue resignada cuando comenzaron a llegar mensajes desde la Casa Rosada para evitar que la sanción por la transferencia fracasara. La confirmación de ese intercambio de voluntades, terminó de ocurrir ayer, durante la segunda sesión extraordinaria, donde el PRO se aprestaba a dar sus votos para permitir, entre otros proyectos, el desembarco del plan de viviendas Pro.Cre.Ar. en territorio porteño.
En sus planes originales, el PRO también había diseñado una emergencia con poderes especiales, por cinco años, para operar el servicio, pero durará dos, con opción a tres, con acuerdo de la Legislatura. La oposición también logró imponer que cada aumento de tarifas pase por audiencia pública, un requerimiento que el macrismo quería evitar.
Varios de esos puntos formaban parte del proyecto alternativo que había logrado consensuar Proyecto Sur, Buenos Aires para Todos, la Coalición Cívica y el Interbloque K, compuesto por el Frente para la Victoria, ibarristas y Nuevo Encuentro. A la hora de la votación, el Interbloque K aportó sus votos al proyecto suavizado por el macrismo, mientras que coalicionistas, lozanistas y pinistas rechazaron la norma final, entre otras cosas, por esos 300 millones de dólares y por la indulgencia con la concesionaria Metrovías del Grupo Roggio, que aun así no oculta su preocupación por haber perdido los negocios colaterales bajo tierra que explotó durante 18 años, como el aprovechamiento de los túneles para redes de fibra óptica y el alquiler de los locales comerciales. Dentro del gobierno porteño, estiman que la norma, que aún disgusta a Macri, será promulgada la semana que viene. Desde entonces, Roggio deberá negociar por tres meses con la estatal Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), a partir de un precontrato que la ciudad ya diseñó, junto con un plan de operaciones que comenzaría a funcionar el 1º de enero del año 2013, cuando el subte comience a transitar el año de su centenario.
0
0
0
0
0No comments yet