Canales populares

Magario en la cuerda floja

VERÓNICA MAGARIO EN LA CUERDA FLOJA SI LA MATANZA NO RECUPERA VOTOS EN EL SUFRAGIO DEFINITIVO.



Más allá de la marketinera comunicación oficial de los datos electorales el domingo de las PASO, el círculo íntimo de Cristina está que trina por la cantidad de telegramas impugnados o anulados que llegaron al Correo provenientes de La Matanza.

Repiten lo que dice el propio jefe electoral Adrián Pérez… “algunos telegramas que representan miles de votos de La Matanza son ilegibles o están mal confeccionados”.

O sea, seguirán siendo inservibles aun en el recuento definitivo y Cristina no podrá aumentar demasiado su caudal de votos.
¿Qué falló para que entrado el siglo XXI se produzcan este tipo de errores que cuando los cómputos son muy apretados deciden la suerte de uno u otro candidato?

Porque en verdad que un telegrama sea ilegible o esté mal confeccionado es casi inconcebible.

Pasó algo muy común y repetitivo pero que en esta circunstancia de empate técnico sale a la luz con mayor virulencia.



Verónica Magario creyó que las encuestas eran ciertas, que Cristina obtendría una gran diferencia en toda la provincia -en otros distritos aparte del suyo-, y se eligieron fiscales de mesa entre sectores no muy preparados para la función. Claro, se les pagó migajas hasta en viáticos mínimos y no puede pedírsele demasiada corrección a personas que no están en un mínimo nivel para entender su función como fiscal de mesa.

Si, otra vez la rapiña de la intendenta y su gente íntima por quedarse con la caja de los fiscales y autoridades propias como pasó muchas veces en la provincia de Buenos Aires. Pero esta vez Cristina volvió a enfurecerse con “la tilinga” (como la llama delante del lazarillo Fernando Espinoza).. cuando CFK volvió a mostrar que su pacifismo electoral era solo marketing, no la dejó subir al escenario donde solo sobresalían Jorge Taiana con gesto de terror y Espinoza con una mueca que no era precisamente una sonrisa.

A las 4 y media de la madrugada del lunes Cristina dijo: ”No somos vagos”. Nadie nunca los acusó de vagos, solo de ladrones y corruptos.



Y si Magario y su gente se quedó con el dinero de los fiscales y colaboradores de La Matanza y eso produjo una cantidad de sufragios, y telegramas inentendibles o mal redactados, se sabrá en próximos días.

Si hubiera competido contra Randazzo en lugar de creerse “única y eterna”, quizás hubiese sido una actuación más notable y el resultado podría haber sido más decisivo. En esto Magario no tiene responsabilidad, aunque la caída de ambas al precipicio es solo cuestión de tiempo. Ambas son lo más parecido a esas escenas de sainete con dos conventilleras tirándose de las mechas en una pelea callejera.

Por Jorge D. Boimvaser



0No hay comentarios