Check the new version here

Popular channels

Malestar y quejas de los damnificados en el día ....

[
Malestar y quejas de los damnificados en el día después del temporal

La lluvia paró y el sol ilumina –con intermitencias- la Ciudad, pero las consecuencias del fuerte temporal que la azotó en las últimas horas de ayer salieron hoy a flote. Los más perjudicados son los comerciantes, principalmente de Belgrano, que liquidan la mercadería arruinada por la inundación en los locales. Además, hubo caídas de árboles que provocaban destrozos y semáforos que seguían sin funcionar.

El Gobierno porteño, a través de la Subsecretaría de Emergencia, informó que entregará subsidios los damnificados por las lluvias (en los primeros 45 minutos cayeron 50 milímetros) desatadas por la tarde-noche y que provocaron daños en vehículos, locales y viviendas, en distintos barrios. También causó caídas de árboles, voladura de techos y la suspensión de tres líneas de subtes.

Los interesados deberán realizar el trámite en los Centros de Gestión y Participación y pueden informarse a través de la página Web de la Ciudad, según detallaron en la cartera.

No obstante, comerciantes de Belgrano –uno de los barrios más golpeados por el temporal- se quejaron de que todavía no cobraron el subsidio por las inundaciones del verano pasado. “Nos prometieron el subsidio de 8000 pesos el año pasado y nos dieron 200 pesos después de hacer tantos trámites”, protestó el dueño de una sedería y continuó: “Ni lo fuimos a cobrar porque era una tomada de pelo”.

La lluvia se desató pasadas las 19, cuando la mayoría de los locales estaban abiertos y el tránsito era intenso en la zona. “Todavía no se dio una solución al problema de la limpieza rápida de los conductos, para que evacuen el agua y se produce el anegamiento de los locales. Eso sumado al tráfico, que cuando pasa produce oleaje complica aún más. Una cosa sencilla para evitar esto es cortar el tránsito. Así el agua escurre, no tenemos olas y nosotros podemos zafar de este problema”, añadió el comerciante.

En la misma línea, vecinos y comerciantes del barrio, realizaban desde esta mañana las tareas de limpieza y remoción de muebles y estanterías, en medio de una resignación generalizada, ya que afirman que el fenómeno se repite con cada tormenta fuerte que afecta a la ciudad.

En la avenida Cabildo, en sus intersecciones con las calles Blanco Encalada y Olazábal, los porteros, equipados con envases de lavandina, trapo de piso y secadores, intentaban limpiar la entradas de los edificios y las veredas, en los que se acumulaba basura húmeda arrastrada por el agua.

Nancy, de 32 años, empleada de un maxikiosco de Blanco Encalada y Cabildo, contó a la agencia de noticias Télam: "Pudimos levantar algo de mercadería, pero mucha de ella se perdió".

En el Banco Columbia de Cabildo y Olazábal personal de seguridad y de limpieza trabajó durante toda la noche porque "por la inundación, se coló agua sucia y restos de basura", señaló Marcela, una empleada.

En tanto, los habitantes de un edificio ubicado en José Hernández y Moldes se mostraban preocupados por las grietas que se formaron en las paredes como consecuencia del agua acumulada. Ayer, durante la tormenta, debieron evacuar el edificio, de cuatro años de antigüedad, porque la lluvia, que “caía como una cascada” por la medianera, inundó las cocheras y alcanzó al tablero eléctrico.

Además, esta mañana, treinta semáforos de la zona norte de la Ciudad permanecían fuera de servicio y había cortes de energía en Parque Patricios, Once, Caseros, Barrio Norte, Recoleta y Liniers, informó el titular de Defensa Civil porteño, Daniel Russo.
0
0
0
0
0No comments yet