Check the new version here

Popular channels

Malvinas: Batalla en Monte Longdon








- Batalla en Monte Longdon -



La batalla de Monte Longdon fue una batalla que tuvo lugar durante la Guerra de Malvinas entre las fuerzas británicas y argentinas. Aconteció los días 11-12 de junio de 1982 y se saldó con la victoria de las tropas británicas y la ocupación de una posición clave en torno a la guarnición argentina de Puerto Argentino.


- Antecedentes -



> Fuerzas Británicas

Consistió en el 3 PARA bajo las órdenes del teniente coronel Hew Pike (más tarde un general), apoyada por el 29º Regimiento de Artillería Real, con 6 cañones de 105 mm. El 2 PARA estaba en reserva. El apoyo naval fue proporcionado por la HMS Avenger.

> Fuerzas Argentinas

La fuerza argentina consistió en la Compañía B del Regimiento de Infantería 7 (RI 7), así como otros destacamentos de otras unidades. El comandante local argentino era el mayor Carlos Eduardo del Valle Carrizo Salvadores, el segundo al mando del RI 7. Estando en Malvinas, Carrizo Salvadores perdió a su padre en Catamarca, pero el mayor guardó para sí este hecho y permaneció en su puesto hasta el fin de los combates.

El Regimiento de Infantería 7, reforzada por dos de los pelotones de Infantería de Marina, se apostaron en Monte Longdon, Wireless Ridge y Cortley Ridge hacia el este. El teniente de navío (rango naval equivalente a capitán) Sergio Dachary (éste debió sobreponerse al dolor provocado por la muerte de su hermano Alejandro Dachary, oficial del Ejército Argentino y operador de unos de los radares Skyguard de Puerto Argentino impactado por un misil británico de un bombardero Vulcan) había llegado a Monte Longdon, en la semana anterior a la batalla, y fue el encargado de controlar las ametralladoras pesadas de los infantes de marina en Monte Longdon.

En su mayoría reclutas con un año de formación, los jóvenes soldados del RI 7 no iban a abandonar al campo con facilidad y la mayoría estaban dispuestos a mantenerse firmes. Ellos poseían fusiles FN FAL totalmente automáticas que entregan más potencia de fuego que el SLR británico, ametralladoras de uso general FN MAG 7,62 mm idénticas a las de los Paras.

Unos cincuenta hombres del Regimiento 7 lucharían con más decisión que el resto, después de haber sido entrenados en un curso de comandos organizado por el comando entrenado Mayor Oscar Ramón Jaimet, el Oficial de Operaciones del Regimiento de Infantería 6 (RI 6). El soldado raso Jorge Altieri, en una entrevista después de la guerra contó como él se entrenó duramente con la Compañía B:



"Se me dio con un fusil FAL de 7,62 milímetros. Otros chicos se les dio el FAP (ametralladoras ligeras) y otros recibieron PAMS (subametralladoras). El énfasis principal en el tiroteo fue hacer que cada bala contara. También me enseñaron cómo usar una bazuca, cómo hacer y poner trampas, y cómo navegar por la noche, y nos fuimos en helicóptero, taladros, ataques y emboscadas de noche y día."


También sostiene que lentejas con porotos verdes y un poco de carne de cordero constituyeron las principales comidas que se servían entre el 16 de abril y 11 de junio, pero estas comidas se complementaron con algunos lujos tales como barras de chocolate y pre-empaquetados raciones de combate. Sin embargo, en palabras del propio Altieri:


"No estábamos bien alimentados previo a los combates como debe ser, estábamos debilitados."


Sobre el aprovisionamiento de aquellos días, Julio Lago (soldado ranchero del Regimiento 7 Coronel Conde), muestra su particular visión.


"De entrada hacíamos tres comidas por día, después se hicieron dos y al final, una. Te levantabas a las cuatro de la mañana y preparabas un mate cocido; después ya entrabas con la comida que se repartía a mediodía, otra más que se repartía tipo cuatro, cinco de la tarde, y a preparar todo para el otro día. Y así era continuamente. El problema era que amanecía a las diez de la mañana o a las nueve, y oscurecía a las tres y media. Con el toque de queda no se podía circular de noche, o sea, no había tiempo para andar repartiendo la comida."


> Avance Británico

El 3 º Batallón, el regimiento de Paracaidistas británico, llevó a cabo una desesperada marcha a través de las colinas al norte del Monte Simon para tomar la pieza clave del terreno alto que dominaba Estancia House, apodado Granja Estancia. Las condiciones meteorológicas eran atroces, con los paracaidistas marchando a través de empinadas colinas resbaladizas hacia el objetivo. Nick Rose era un soldado raso en el 6 º Pelotón al mando del teniente Jonathan Shaw.


"El terreno dictaba exactamente cómo avanzariamos. Una gran parte del tiempo si íbamos a lo largo de las pistas - pistas de lo que pocos nos fuimos en - nosotros utilizamos fila india, que es un avance dificultoso en ambos lados del camino, como forma de zig zag. Pero hay grandes ríos de piedra - grandes rocas blancas - y usted tiene que cruzar y luego está el brezo y el tojo y está constantemente mojado. Así que la sensación térmica era - Creo que alguien dijo que menos de 40 grados - y tormenta de viento y lluvia horizontal - un escenario de pesadilla. ... Estamos horrible, estamos miserables como el pecado, todos nosotros - echamos de menos la casa, quieremos un cigarillo seco, botas cálidas y secas, un sanguche de queso con cebolla y una botella de leche superior azul. Solía ??soñar con estos."


El 3 PARA estableció una base de patrulla cerca del Río Murrell el 3 de junio, dos kilómetros al oeste del Monte Longdon. Desde allí envió sus patrullas especializadas de la Compañía D para explorar las posiciones argentinas en la montaña. Un ejemplo de una patrulla de arranque que no pudo obtener un prisionero fue llevado a cabo en la noche del 4-5 junio de 1982. Una patrulla compuesta de tres hombres de la Compañía D, formado por el cabo Jerry Phillips y los soldados Richard Absolon y Bill Hayward, fueron enviado a la ladera norte del monte. El pequeño grupo fue dado la tarea de penetrar el 1er Pelotón del subteniente Juan Baldini en las laderas occidentales con el fin de obtener un prisionero, con el apoyo de una batería de seis cañones de 105 mm, al amparo del cual los francotiradores especializados dispararon contra Baldini, mientras que otro disparo un cohete de 66 mm hacia una de las fosas de mortero del primera pelotón bajo ordenes del cabo Carrizo Óscar. Los comandantes argentinos reaccionaron vigorosamente, y el equipo de francotiradores pronto se encontraron bajo intenso fuego de ametralladora, además de fuego de artillería y mortero. No hubo bajas entre los argentinos. Uno de los participantes británicos, sin embargo afirmó haber disparado y matado a dos argentinos y terminado con los servidores de uno de los morteros con un cohete antitanque de 66 mm disparado corta distancia.







En el lado argentino, se dio cuenta de pronto de que los soldados del Pelotón de Reconocimiento del Regimiento de Infantería 7 apostados en en la posición circundante de Wireless Ridge estaban mal equipados para llevar a cabo su propio patrullaje. Así que, las unidades de comandos argentinos, normalmente utilizados para reconocimientos profundas tuvieron que asumir este rol. Ellos fueron capaces de hacerlo con cierto éxito y en las primeras horas del 7 de junio, una patrulla combinada de la Compañía de Comandos 601 y el Escuadrón de Fuerzas Especiales 601 de la Gendarmería Nacional (EFE601GN), investigando los informes de mayor Jaimet de actividad enemiga alrededor del Murrell Bridge fueron vistos acercándose hacia el puente.

Después de varias noches en la zona de los cabos Paul Haddon y Peter Brown y sus patrullas habían llegado justo en el acantilado en la orilla occidental del río Murrell, que la patrulla del sargento Ian Addle había estado utilizando como una base

En un corto espacio de tiempo una centinela informó de figuras en movimiento hacia abajo cerca del puente. Los paras abrieron fuego y un confuso tiroteo se desarrolló en la oscuridad, con armas cortas, ametralladoras, granadas LAW y Energa de fusil se intercambiaron.

La patrulla de comandos al mando del capitán Rubén Figueroa fueron bastante agresivos y antes del amanecer había obligado a retirar a los Paras, teniendo que dejar atrás gran parte de su equipo. Sólo un suboficial argentino (Sargento Rubén Poggi) resultó levemente herido durante la contraemboscada argentina. A partir de entonces las patrullas británicas tuvieron que ser montadas más cerca de su propia línea.

Como la historia oficial del Regimiento de Paracaidistas británico ha reconocido:



"Ellos se vieron obligados a evacuar sus posiciones rápidamente, dejando atrás sus mochilas y la radio, pero lograron retirarse sin sufrir ninguna baja. La ubicación se examino en la tarde del 8 de junio por otra patrulla, pero no había ni rastro de las mochilas o de radio, lo que significaba que la red de comunicaciones por radio del batallón podia haber sido comprometida."


Sin embargo, el Coronel Pike y sus jefes de compañía, en la víspera de la batalla todavían tenían a los comandantes argentinos en baja estima, y no esperaban que darian mucha resistencia...

Por esta razón, el coronel británico esperaba sorprenderlos al avanzar lo más cercano posible a su pelotón adelantado al amparo de la oscuridad, antes de irrumpir en sus trincheras con la bayoneta calada. Los tres objetivos principales - Fly Half Full Back y Wing Forward - fueron nombrados después de las posiciones empleadas en el juego de rugby. La Compañía B atacaría a través de Fly Half (apertura) procederia hacia Full Back (espalda), mientras que la Compañía A, seguido por la Compañía C, si es necesario, haría lo mismo en Wireless Ridge.Pero la moral seguia manteniéndose bueno en el Regimiento 7. El soldado raso Fabián Passaro de la Compañía B sirvió en Monte Longdon con el 1er pelotón primero y recuerda la vida en ese momento:



"La mayor parte de nosotros nos habíamos ajustado a lo que nos habían puesto, nos habíamos acostumbrados a la guerra. Pero algunos chicos (identificados en el libro Dos Lados De Infierno) todavía estaban muy deprimidos y, en muchos casos, se esteban empeorando. Por supuesto, estábamos muy hartos de llevar la misma ropa puesta por tantos días, yendo sin una ducha, teniendo tanto frío, comiendo mal. Fueron demasiadas cosas juntas, aparte de nuestro temor natural de la guerra, el bombardeo y todo eso. Pero pienso que algunos de nosotros nos adaptábamos mejor que otros. Habían chicos que estaban muy preocupados; y traté de levantarles un poco el ánimo. 'No se preocupen,' les dije. 'Nada sucederá, estamos a salvo aquí. ¿'No ven ustedes que nunca podrán conseguir llegar aquí arriba? Somos unos mil; si ellos tratan de subir, nosotros los veremos y les sacaremos la mugre a balazos."


Cuando la Compañía B (bajo ordenes del mayor Mike Argue) del 3 PARA fijaron las bayonetas para asaltar las posiciones del 1er Pelotón en Monte Longdon, se encontraron avanzando contra un vasto campo minado. Los zapadores británicos más tarde contaron unas 1.500 minas antipersonales sembradas en las laderas oeste y norte de Monte Longdon, pero sólo explotaron dos, recordó el cabo Peter Cuxson, porque el resto estaba congelado por el hielo. De lo contrario la batalla final por Puerto Argentino habría sido una historia totalmente diferente, concluye el suboficial que elimino una posición de ametralladora argentina esa noche.





> Comienzo del Combate

Al anochecer el viernes 11 de junio , el 3 PARA marcho a sus lineas de partida, y después de una breve parada, comenzaron a hacer sus cuatro horas de marchas hacia sus objetivos.

Al comenzar a aproximarse la Compañía B hacia Monte Longdon, el cabo Brian Milne pisó una mina, que después de un avance muy silencioso, alertó al pelotón de conscriptos del Subteniente Baldini.

Más de 20 soldados argentinos salieron de sus carpas de campaña para abrir fuego, pero la mayor parte del pelotón recién comenzaba a despertar y salir de sus bolsas de dormir cuando el Pelotón No. 4 del teniente Ian Bickerdike 4 pelotón llego a estar entre ellos, ametrallando y tirando granadas entre los argentinos indefensos.

El cabo Stewart McLaughlin estuvo presente en el grueso de la acción, eliminando una ametralladora de 7,62 mm argentina en el terreno elevado mirando a las laderas occidentales. Él cabo reunió a su sección, les ordenó a que ellos fijaron las bayonetas y luego los hizo subir hacia la colina entre una lluvia de fuego de ametralladora argentina.

El 6º Pelotón del teniente Jonathan Shaw, en el flanco derecho de la Compañía B, capturó la cumbre de Half Fly sin alguna lucha. Sin embargo, no habían detectado media docena de reclutas argentinos del pelotón adelantado, después de haber tirado varias granadas en varios búnkeres abandonados, y estos lanzaron un feroz ataque contra el pelotón desprevenido, lo que resulta en un número de bajas antes de que el área fuera despejado de argentinos.

Durante tres horas, el combate cuerpo a cuerpo, hizo estragos en el sector de la 1er Pelotón, hasta que los paras expulsaron a los defensores.






En todo la posición del 1er Pelotón, pequeños grupos de soldados estaban luchando por sus vidas. Los soldados rasos Ben Gough y Dominic Gray lograron arrastrarse sin ser detectado hasta un búnker argentino y se agacharon junto a ella mientras que los marinos reclutas adentro disparaban.

Al unísono los dos paras quitaron el seguro de las granadas y las hicieron rodar a través de la rendija de disparo del bunker. En el instante en que la granada explotó los dos saltaron en el bunker y empezaron a bayonetear a los dos marinos. El soldado Gray mató a un marino al pegar con su bayoneta a través de la cuenca de un ojo. Los soldados Gough y Grey fueron luego mencionado en los despachos.

Baldini parece haber sido muerto mientras disparaba una ametralladora. El cabo Darío Ríos fue encontrado muerto junto con el comandante del pelotón.

Las cuchilla y botas de Baldini fueron retirados por la utilización de los soldados británicos.Una foto del teniente argentino muerto apareció en la edición original de tapa dura del libro Operación Corporate. La historia de la Guerra de las Malvinas, 1982 (Viking Press, 1985).

También murieron en el combate inicial, el sargento de caballería Jorge Alberto Ron y el observador adelantado de la artillería argentina, el teniente Alberto Rolando Ramos, cuyo último mensaje fue que su posición era rodeado. Subteniente Baldini fue póstumamente condecorado con la Nación Argentina a la medalla al Valor en Combate.






> Refuerzos Argentinos

Justo cuando parecía que los paracaidistas sobrepasarían el 2do Pelotón del sargento Raúl González en el vertiente sur de la montaña y el 3ro Pelotón del teniente Enrique Neirotti en el vertiente norte, refuerzos del 1er Pelotón del teniente Hugo Quiroga de la Compañía de Ingenieros 10 º en Fullback llegaron para ayudar Neirotti y González.

A través de los combates iniciales en este sector, la mayoría de las posiciones argentinas en la silla de montar de la montaña se mantuvieron firmes, los recientemente llegados ingenieros usando visores nocturnos montados en la cabeza, resultaron ser bastante letal para los paracaidistas.

El soldado Nick Rose en 6 Pelotón reanuda su historia:



"Pete Gray se levantó y fue a echar un granada 42 granada y le disparó un francotirador en el antebrazo derecho. Nos pareció que la granada había explotado. Les golpeamos su brazo hacia abajo en el suelo para detener la hemorragia, creyendo que había perdido la mitad de su antebrazo derecho y la mano, pero todavía estaba allí y su brazo doblado en el antebrazo en lugar del codo - una cosa horrible de ver. Hay fuego viniendo hacia adentro en todas partes, un montón de cosas que están cayendo por la sierra y luego 'bang' mi amigo 'Fester' [Tony Greenwood], es alcanzado justo encima de su ojo izquierdo, sólo un metro de distancia de mí. Eso fue una cosa terrible. "Fester" era un tipo tan encantador. Luego le toco a 'Baz' Barratt. "Baz" se había vuelto a tratar de conseguir vendajes de curación eso para Pete Grey y estaba volviendo cuando 'bang' fue alcanzado en la espalda. Fue entonces cuando nos estancamos como un pelotón."


La batalla iba mal para el mayor Argue Mike. La resistencia argentina era fuerte y bien organizado.

En el centro de la montaña estaban los reclutas de Marina Jorge Maciel y Claudio Scaglione en un búnker con una ametralladora pesada y los conscriptos marinos Luis Fernández y Sergio Giuseppetti con rifles equipadas con visores nocturnos.

El teniente Ian Bickerdike y un señalizador, y el sargento Ian McKay y un número de otros hombres en el Pelotón 4 estaban tratando de realizar un reconocimiento sobre las posiciones de los marinos; al hacerlo, el comandante del pelotón y señalizador resultaron heridos.

El sargento McKay se da cuenta que había que hacer algo, decidió atacar la posición de ametralladora pesada que estaba causando tantos problemas y tanta miseria.

El asalto fue recibido por una lluvia de fuego. El cabo Ian Bailey fue herido de gravedad, un soldado raso muerto y otro herido.

A pesar de estas pérdidas el sargento McKay, con total desprecio por su propia seguridad, por lo que ganaría póstumamente la Victoria Cruz, siguió corriendo hacia la posición enemiga solo. Peter Harclerode quien se le otorgó el libre acceso a el diario de guerra del 3 PARA, y posteriormente escribió PARA! (Arms & Armour Press, 1993), señaló que McKay y su equipo eliminaron a varios fusileros marinos en la posición, pero no pudo neutralizar la ametralladora pesada.






El mismo cabo McLaughlin logró arrastrarse hasta encontrarse dentro de distancia de poder lanzar granadas hacia la ametralladora pesada de los marinos, pero a pesar de varios esfuerzos con granadas de fragmentación y cohetes LAW de 66 mm, fue incapaz de silenciarla.

El mayor Carrizo Salvadores en Full Back se había mantenido en contacto con los jefes argentinos en Puerto Stanley:



"]La situación es crítica. Ordeno al teniente Hugo Quiroga un contraataque. Otra lucha cuerpo a cuerpo. Hay bajas de ambos lados. Se logra estabilizar el frente de ataque inglés, pero el fuego de la artillería enemiga continúa. Los proyectiles estallan por todas partes, a metros donde teníamos el comando. Los ingleses nos están envolviendo. Pido refuerzos y llega tropa al mando del teniente Raúl Castañeda. Realiza un contraataque por el sector noroeste. Son las tres de la madrugada. Castañeda tiene éxito. Hace retroceder a los ingleses."



> Ataque Argentino

Ahora era el turno de los argentinos para atacar. El Mayor Carrizo Salvadores maniobró el Pelotón reforzado de Castañeda para acercarse a los Pelotones 4 y 5 mientras que bajo la dirección de un suboficial, parte del pelotón de Castañeda convergieron hacia el puesto de socorro británico. El Sargento de Color Brian Faulkner, al ver que más de 20 heridos Paras en las laderas occidentales de la montaña estaban a punto de caer en manos de una de las secciones del pelotón de Castañeda, desplegó a todos los que estaban lo suficientemente aptos para defender el puesto de socorro regimental británico.


"Elegí cuatro tipos y me subí en esta alta altura, y al hacerlo este pelotón (en verdad una sección de quince fusileros) de veinte, o treinta argentinos estaban viniendo hacia nosotros. Nosotros simplemente habrimos fuego sobre ellos. No se cuantos nosotros matamos, pero recibieron lo que merecían, porque ninguno de ellos quedaron parados cuando terminamos con ellos."


Las cosas estaban tan mal que la compañía del Mayor Mike Argue de cesaron el fuego y dedicaron todos sus esfuerzos para retirarse de Fly Half. Peter Harclerode, un destacado historiador británico del Regimiento de Paracaidistas, lo revelo oficialmente, diciendo que:


"Bajo fuego de cobertura, los pelotones números 4 y 5 pelotones se retiraron, pero otro hombre resultó muerto y otros heridos en el proceso. En ese momento, el teniente coronel Hew Pike y su Grupo "R" llegó a la escena y el mayor Argue le informó sobre la situación. Poco después, el Sargento Mayor de la Compañía Weekes informó que los dos pelotones se habían retirado a una distancia segura y que todos los heridos habían sido recuperados. Los muertos, sin embargo, tuvieron que ser dejados donde habían caído. Mientras tanto, en la ladera sur del objetivo, los heridos del pelotón numero 6 estaban siendo evacuados mientras que el resto se mantuvo al amparo de las rocas."


Se informa que el comandante británico de la Brigada de Comandos, el brigadier Julian Thompson, dijo:


"Yo estaba a punto de retirar mi Paras de Monte Longdon. No podíamos creer que estos adolescentes disfrazados como soldados nos estaban haciendo sufrir muchas bajas"


En el momento en que los 21 sobrevivientes de los 46 hombres del pelotón de Castañeda habían logrado bajar de la montaña, estaban totalmente agotados. Uno de ellos, el soldado Leonardo Rondi, lucía una boina marrón - tomado de un soldado paracaidista muerto.

El soldado raso Rondi, después de haber esquivado a los grupos de paras para entregar mensajes a los líderes de sección de Castañeda, había encontrado un para detrás de una roca (que pudo haber sido el sargento McKay) y se llevó la boina roja y SLR que más tarde dio a los comandantes argentinos como trofeos.

Rondi fue galardonado con la medalla La Nación Argentina al Valor en Combate.




> Ataque Británico

Tras los inesperadamente feroces combates en Fly Half, el mayor Argue tiro hacia atrás los Pelotones Números 4 y 5, y el Regimiento de Artillería Comando 29 empezó a martillar la montaña desde Monte Kent, después de la cual se lleva a cabo un ataque del flanco izquierdo.

Bajo intenso fuego, los restos de 4 y 5 pelotones al mando del teniente Mark Cox comenzaron hacia su objetivo Full Back, sufriendo algunas bajas a manos del pelotón de Castañeda mientras avanzaban.

A medida que se despejaba la posición argentina, el soldado raso Grey fue herido de un tiro en la cabeza, pero se negó a ser evacuado hasta que el mayor Argue había consolidado sus tropas adecuadamente en sus posiciones en Fly Half.

El soldado raso Kevin Connery personalmente mato a tiros a tres soldados argentinos heridos en esta acción. Los paras no se podían mover más lejos sin tener pérdidas inaceptables y por lo tanto se los retiró al extremo occidental del Monte Longdon, con las órdenes que la Compañía A del mayor David Collett se moviese por la Compañía B y asaltar, desde el oeste, el objetivo del este Full Back, una posición fuertemente defendida, con fuego de cobertura que se la Brindaría la Compañía de Apoyo.

Los subtenientes John Kearton y Ian Moore reunieron a sus pelotones, cerca de la cima occidental y les había informado sobre cómo tratar con el enemigo. Pronto se atacó la posición en un amargo combate cuerpo a cuerpo, despejando de la posición de los defensores argentinos con rifle, granada y la bayoneta.

Mientras que la Compañía A estaba despojando las últimas posiciones, el cabo McLaughlin fue herido por una munición de cañón sin retroceso Czekalski disparado de Wireless Ridge.

El valiente suboficial fue muerto por una bomba de mortero disparado desde de la Compañía C del RI 7 en Wireless Ridge mientras se abría camino hacia el puesto de socorro. Los argentinos defendieron rigurosamente a Full Back.

Aunque ya herido, el cabo Manuel Medina del pelotón de Castañeda se hizo cargo de un destacamento de cañón sin retroceso y personalmente disparo por la cresta hacia la Compañía de Apoyo Compañía británica matando a tres paras, incluyendo al soldado raso Peter Heddicker, que tomó toda la fuerza de la ronda de 105 mm, e hiriendo a otros tres.

El Mayor Carrizo Salvadores abandonó su puesto de mando en Full Back solamente cuando un misil MILAN se estrelló contra unas rocas justo detrás de él. En el puesto de comando argentino el Mayor Collett encontró 2.000 cigarrillos que dio a los fumadores en su compañía.






> Secuelas

La batalla y el fuego inmediato de cobertura argentina que siguió duró doce horas y había sido costosa para ambas partes. 3 PARA perdió diecisiete hombres durante la batalla, un ingeniero real unido al 3 PARA, también fue muerto.

Dos de los 3 PARA muertos - los soldados rasos Ian Scrivens y Jason Burt - sólo tenían diecisiete años, y el soldado raso Neil Grose fue muerto en su cumpleaños de 18 años.

Un total de cuarenta paracaidistas británicos resultaron heridos durante la batalla. Otros cuatro paras y un REME murieron y siete paracaidistas resultaron heridos en el bombardeo de dos días que siguieron a que fue dirigido por el Teniente de Navio Marcelo de Marco del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 en la montaña de Tumbledown.

Los argentinos sufrieron 31 muertos y 120 heridos, con cincuenta también siendo tomado prisionero.

El Cabo de Lanza Vicente Bramley estaba patrullando la mitad occidental del Monte Longdon, cuando se le confrontó con todo el horror del combate nocturno. El suboficial del 3 PARA y empeñoso escritor tropezó con los cuerpos de cinco paracaidistas muertos por el pelotón adelantado argentino.



Unas cuentas balas zumbaban por encima y se estrellaron contra las rocas. Un cabo gritó que Tumbledown estaba disparando contra nosotros. Corrimos hacia un un espacio bastante apretado en el camino y todos llegamos a un abrupto fin, ya que era un callejón sin salida. Cuatro o cinco cuerpos yacían tendidos allí, juntos. Esta vez eran nuestros propios hombres: el camuflado Para guardapolvos golpeó mis ojos de inmediato. El CSM (Sargento Encargado de la Compañía) Weekes estaba de pie sobre ellos como un guardian, gritando a algunos de sus hombres para cubrir el otro extremo de la ruta de acceso y una pequeña cresta. El CSM y el Sargento P (Pettinger) intercambiaron palabras rápidas. Yo no les escuchaba, mi mente estaba ocupada totalmente con mirar a los riscos para el enemigo. Me di vuelta y mire a nuestros propios muchachos, muertos en el suelo, abatidos cuando intentaban correr a través de esta brecha. Sentí la ira y la tristeza. El rostro del CSM mostró la tensión de haber visto la mayor parte de su compañía ya sea herido o muerto a tiros. La lucha de esa noche fue escrito en todas las líneas de su rostro."


- La batalla en primera persona -



El relato que se muestra a continuación es de un soldado ingles que combatió a los 17 años en Monte Longdon, la batalla más sangrienta de la guerra de Malvinas.

Cabe destacar que los soldados de las tropas británicas de paracaidistas tenían edades que iban desde los 17,18,20 y 25 años. Esto destruye la errónea idea de las campañas desmalvinizadoras que predican que tan solo los argentinos contaban en el combate con soldados jóvenes... los británicos también los tenían.



- Mark Eyles Thomas -



El Monte Longdon apareció en la oscuridad, mi corazón se aceleró y me ganó el temor.

Entre las rocas en la cima escarpada, protegidos por bunkers fortificados, 600 soldados argentinos estaban esperando a mi batallón.

A pesar de nuestra moderna tecnología y armamento sofisticado, esta batalla iba a ser solo de hombres, cara a cara, cuerpo a cuerpo, metro a metro.






¿Qué hacía yo en esta posición, a miles de kilómetros de casa y de la gente que amaba? A los 17 años no estaba en edad ni siquiera para ver una película con clasificación X, o beber una copa en el pub de mi barrio.

Sin embargo, en cuestión de minutos, yo podría hacer el último sacrificio para mi país. ¿Cómo harían mi madre y mi hermana para hacer frente a la noticia de mi muerte?

Mi cuerpo se estremeció. Traté de controlar mi respiración, pero mi ansiedad era demasiado grande.

Mi corazón latía con fuerza mientras esperaba la orden de avanzar.

Me había unido al Ejército después de dejar la escuela, a los 16 años, como un acto de rebelión en contra de mi padre , un disciplinado hombre fuerte que había querido que yo sea un jugador de críquet profesional.

Jugué en el condado de Kent a la edad de diez años, pero la presión que puso en mí se hizo insoportable, así que me uní al Ejército.

Mi primer año me enrolé en la escuela de Paracaidistas, encargada de la formación de de los jóvenes de 16 años de edad que abandonan los estudios.






Fue difícil pero me hice de tres grandes amigos, todos de la misma edad que yo.

Jason Burt, de Walthamstow, el tipo más alegre que puedan conocer. con una complexión tipo mediterránea y amado por las chicas.

Ian Scrivens, de Yeovil, era un tipo cabeza rapada, medía 6 pies, tan duro como el hierro, pero que podía bailar como John Travolta y su música favorita era Motown.

Scrivs fue el líder natural, con poder de convencimiento superior para su su edad y con presencia.
Neil Grose era el cuarto miembro de nuestra pandilla, un tipo tranquilo, muchacho confiable y un tirador con talento.

De todos nosotros, él era el más cercano a su familia. Ya extrañaba terriblemente durante el entrenamiento. Una vez, esperando en la cola para llamar a casa, oí que hablaba con su madre.
Era obvio que la conversación fue difícil para él, así que hablé con ella. Me dijo que extrañaba a su hijo y yo le prometí que cuidaría de él.

Todos ganamos nuestras alas y nos enviaron al Para 3 (3 de Paracaidístas). En aquel entonces con 17 años se podía ingresar en el Ejército con consentimiento de tus padres, como hoy en día, pero también se podía luchar en el frente, algo que ahora no se permite.






En 1982, la única restricción era que no se podía servir en Irlanda del Norte. A Nuestro batallón no se le permitió ir a Ulster (Irlanda del Norte) durante algún tiempo.

Siete meses después, sin embargo, la Argentina invadió las Malvinas, y fuimos embarcados en el crucero de línea SS Canberra en nuestro camino hacia el Atlántico Sur.

Al principio el viaje era alegre y divertido. Todos creiamos que un acuerdo diplomático sería alcanzado y que daríamos la vuelta y regresaríamos a casa.

Pero la realidad era otra. Cuando nos enteramos que el HMS Sheffield había sido hundido, nuestro regreso a casa se disolvió. A partir de entonces, sabíamos que tendríamos que desembarcar en las Malvinas.

El 21 de mayo el 3 Para desembarcó sin respuesta defensiva sobre Green Two Beach, en San Carlos, en la Isla Soledad y marchamos 80 millas tierra adentro a través de terreno hostil, con un clima atroz.

A medida que el Para se lanzaba a una velocidad vertiginosa, el ejército de conscriptos argentinos se retiraron para ocupar su posición final en la herradura de las montañas que rodean la capital, Port Stanley.

En la noche del 11 de junio, 12 de los hombres del 3 Pará fueron los encargados de tomar la fuertemente defendida cumbre del almenado Monte Longdon, que cerraba el camino de la ofensiva final para liberar la capital.

Longdon estaba cuatro millas al oeste de Puerto Stanley. La ventaja de la altura desde la cima residía en que imposibilitaba cualquier ataque contra la ciudad, ya que sería vulnerable a menos que la parte trasera de la montaña fuera tomada.

Nuestra Inteligencia nos informó que un batallón de soldados argentinos de alrededor de 600 hombres del Regimiento de Infantería Mecanizada 7 ocupaban una serie de búnkeres fortificados y posiciones de ametralladora entre las rocas en la cima escarpada.






Se contaba que su moral sería baja y su resistencia débil. Se nos aseguró también que no había campos de minas.

Con el apoyo de misiles Milan y morteros, además de fuego sostenido de nuestras propias ametralladoras , el 3Para debería asaltar las posiciones.

Para ayudar a la sorpresa, el ataque sería en silencio, lo que significaba que las posiciones argentinas no serían bombardeadas por la artillería.

Al amparo de la oscuridad, nuestro pelotón, 4 Pelotón B, avanzaría a la descubierta a lo largo del borde norte de la montaña, antes de trasladarse hacia el sur, hasta un punto intermedio conocido como Fly Half.

Allí se uniría con las fuerzas del 5 Pelotón para continuar el avance hacia la cumbre, con nombre en código Full Back. Nuestra fuerza atacaría una cumbre más pequeña, conocido como Wing Forward.

Justo después de la medianoche avanzábamos en formación escalonada. Menos de cinco minutos más tarde hubo una explosión seguida de gritos de dolor.

Mi comandante de sección, el cabo Brian Milne, había pisado una mina anti-personal. La inteligencia se había equivocado y el elemento de sorpresa quedaba eliminado.

Inmediatamente, rondas tras ronda de balas de ametralladoras argentinas cayeron sobre nosotros y las bengalas iluminaron el cielo.
Me dejé caer sobre el terreno.






En Monte Longdon nuestro objetivo inicial, Fly Half, todavía se encontraba a 100 metros a mi derecha.

Nuestra sección, ahora en los espacios abiertos en el campo de minas, era vulnerable a los disparos del enemigo.

El Cabo Milne gritaba con los horrendos gemidos de los hombres que sufren graves heridas.
Nos quedamos allí tirados en el frío y la hierba húmeda, incredulos de lo que se estaba desarrollando ante nosotros.

Junto a mí, mi amigo Jason Burt se volvió y dijo que se acercaría a el cabo Milne para inyectarle su morfina.

Jas dijo: " Si puedo aliviar en algo su dolor le daré mi morfina."
Como todo soldado sabe, la morfina syrette es llevada en el cuello para uso propio. De la manera que iban las cosas, se trataba de ser muy valiente para dar su propia morfina en una fase tan temprana de la batalla.

Ron Duffy lo arrastró hacia nosotros. "Creo que perdió la parte inferior de la pierna", susurró Jas . "OK, muchachos, no digan nada de lo que han visto aqui "- dijo Ron -"sería malo para la moral".

Rompimos nuestra posición y avanzamos a los pies de la montaña para unirnos al resto de nuestro pelotón. Arriba de nosotros se había desatado el infierno.






Los hombres gritaban "Muevanse a la izquierda" o "Contra el bunker de la derecha!". El caos reinaba. Los Argentinos gritaban las órdenes desde lo alto, seguido por ráfagas de armas automáticas, balas trazadoras y explosiones.

De vez en cuando se oía el fuerte sonido del golpeteo de una enorme bestia diseñada para destrozar aviones en pleno vuelo. La ametralladora pesada calibre.50, El enemigo había encontrado un nuevo objetivo para el arma: nosotros.

Se nos dijo que nos movieramos alrededor de la esquina de una pared de roca y la formada por una, pequeña cresta rocosa. Una vez en el lugar, llegó la orden de cargar de frente hacia el enemigo. Teníamos una posición Argentina con una ametralladora cal .50 a sólo 30 metros de distancia.

Los hombres estaban detrás de mí y a mi izquierda, sus bayonetas brillando bajo la luna. Jas estaba junto a mi derecha, todos esperando la orden de atacar.

En la Primera Guerra Mundial se dio la orden de ataque por el sonido de un silbato, con lo cual los chicos se lanzaban contra el enemigo. Más de 60 años más tarde, estábamos haciendo básicamente lo mismo pero sin el silbato.

"¡Carga!" Pasamos la cresta y corrimos hacia el enemigo. Disparaba mi arma y no pensaba en nada. Sin dudas, sin miedo, como un robot.

Mientras cruzaba el terreno delante de la posición, dispararon contra mí. Seguímos como imparables, sin inmutarnos por las grandes armas.






Cubriendome detrás de un macizo de rocas, miré hacia atrás a través de la oscuridad sobre el terreno, donde vislumbré más soldados del pelotón, heridos, o inmóviles.
Consideré romper la cubierta y recordaba vagamente a Jas, que estaba a mi derecha, corriendo por el terreno.

"Jas", le llamé. Nadie me respondió. "Tom, ¿eres tú?" -preguntó una voz. Tom era mi apodo.
"¿Eres tú, Scrivs?" le dije.

-“Sí, yo” respondió. “Estoy aquí con Grose, ha recibido un disparo”. Me arrastré de nuevo a buscar a Jas. Lo encontré acostado boca abajo, a unos 30 pies de donde yo me había cubierto.
Lo llamé, pero no tuve respuesta. Mientras me acercaba yo temía lo peor. "Jas" le dije, esperando que él me contestara. Una vez más, nada. Lo tome de la ropa, su cuerpo se desplomó hacia mí y uno de sus brazos cayó a su lado. Una ronda de la ametralladora .50 había penetrado en su casco, matándolo instantáneamente.

Me quedé mirando a Jas, incapaz de separarme de él. A medida que la sangre corría por su cara, me recordé de una de las muchas situaciones que habíamos compartido en la noche, durante nuestra formación en el Brecon Beacons.

Nos habíamos jurado que ,si llegara a morir uno de nosotros, el otro le quitaría las placas de identificación y se las entregaría a sus padres como un recuerdo, un recuerdo del desinteresado y último acto de valentía.

Me preparé, pero debido a sus heridas no pude. No me atreví a hacerlo. Mental y físicamente, la tarea me superaba. Me disculpé en mi interior y lo deslicé suavemente hacia abajo.

Luego me arrastré hasta Scrivs, que estaba con Grose en el centro del campo de batalla. "Creo que a recibido un disparo en el pecho"- dijo Scrivs- "pero puedo encontrar el orificio de salida."
Cada vez que sonaba un disparo, Scrivs se tendía sobre Grose para protegerlo. Debía haber un francotirador disparando contra nosotros todo el tiempo “Jas está vivo?”. " Yo negué con la cabeza lentamente. Scrivs cerró los ojos por un segundo , con dolor. Me sentí agradecido por su simple expresión de simpatía. Su fortaleza mental, al igual que su físico, siempre fue evidente.
Con la posición de la ametralladora ahora en silencio, se oía a otros miembros del pelotón heridos gimiendo y pidiendo ayuda.

Pensé con alivio que la hemos eliminado. Nos aseguramos que el vendaje de la herida de Grose en el pecho estuviera sellado firmemente alrededor de sus bordes. Grose gemía de dolor y tenía dificultad para respirar.

Estaba a nuestro lado gravemente herido, pero dió un grito de dolor y nos rogó que no lo movieramos.

Con una herida en el pecho los pulmones pueden llenarse de liquido y Grose podría haberse ahogado en su propia sangre. Teníamos que colocarlo sobre su lado lesionado para que pudiera drenar los líquidos internos y el flujo en el pulmón dañado, dejando a su pulmón sano para funcionar.

"Grose, debe apoyarse en el lado de su lesión," dije, tratando una vez más de cambiar su posición. “No me muevan!" gritó. Otros miembros de la Compañía B llegaron para asistir a los heridos.






Le dijeron:"tranquilo amigo volveras a disfrutar de tu fiesta de cumpleaños" Scrivs en broma preguntó a Grose. "Desde luego, saben que hacer. Pero creo que los vecinos se molestan con el ruido."

Grose intentó reír, pero el dolor era demasiado. “No me hagan reír", nos dijo.
"Vas a tener que moverte", le dije a Scrivs. No podemos quedarnos aquí al descubierto." Puse mi mano sobre el hombro de Scrivs para moverle, quedando con la cabeza más cerca de la mía. En ese mismo momento se escuchó un disparo

Scrivs cayó sobre mi regazo y algo líquido salpicó en mi cara. Saqué a Scrivs de encima mio de un tirón salido de una instintiva repulsión. Se quedó inmóvil en un costado de la roca.
Me quedé sin poder creer lo que había sucedido. Un minuto antes yo estaba hablando con Scrivs, con mi mano sobre su hombro, al siguiente se había ido.

Un escalofrío me recorrió la espalda. Dondequiera que miraba, los soldados estaban heridos.
Pensé, en verdad esto no está sucediendo. Luego Grose me miró y preguntó: "Dónde está Scrivs ?"

No quería decirle la verdad, pero la veía en mis ojos. Grose entornó los ojos, esta vez en el dolor de perder un amigo, y cayeron sus lágrimas. Yo también lloré.






"¿Dónde esta el maldito helicóptero?" preguntó Grose.-Le mentí que ya llegaba y le dije que me quedaría con el. Por todos lados resonaban los disparos de los francotiradores. Los demás miembros del pelotón se acercaron. Alguien le dió un poncho. Grose fue llevado colina abajo a una improvisada ayuda de emergencia del regimiento (RAP), levantado al amparo del viento en un conglomerado de rocas.

Alrededor de las 3 a.m. Grose comenzó a perder la conciencia. "Mantén tus ojos abiertos", le dije, temeroso de que se fuera. "Si te duermes perderas el helicóptero"." Grose me miró y dijo: "bien Tom, sé que el helicóptero ya viene."

Dejando a Grose por unos momentos, corrí alrededor de la RAP en busca de un médico. Contra una pared de roca, junto a un grupo de chicos heridos, hallé a uno. Se encontraba con la cabeza entre las manos, totalmente agotado.






"No hay vendas, la morfina se está acabando, todo se termina."
Lo fulminé con la mirada y le dije: "Ven y le dará cierta tranquilidad. Dile que va a estar bien."
A regañadientes, el médico me siguió a donde yacía Grose. Inspeccionó a Grose en la boca para comprobar sus vías respiratorias.

Grose tosió un coágulo de sangre. El médico carraspeó, se volvió hacia mí, sacudió la cabeza y se retiró, resignado al hecho de que no había nada que hacer.

En ese momento, yo lo odiaba más que a los enemigos. Tomé la cabeza Grosey lo acune como lo haría a un hermano. Él se agitó en un último intento desesperado para luchar por la vida.
“Gracias, Tom. " murmuro y se echó en mis brazos por un instante, antes de lanzar su último aliento. No lo podía desprender de mis manos, esperando en vano que el pudiera volver a la vida.
Las lágrimas me inundaron los ojos y después un aumento enorme de la emoción me golpeó.
Lloré incontrolablemente. Lloré por Grose, lloré por sus padres, lloré por su hermano y lloré por su hermana.

Sostuve firmemente a Grose por una última vez, puse su cabeza suavemente en el suelo, besé a mi amigo en la mejilla y dije adiós. Quedo acostado con la cabeza baja. Usé el poncho para cubrir su cuerpo y su cara.

El sargento Fuller, quien se había hecho cargo del 4 pelotón después de la muerte del sargento Ian McKay, y McLaughlin reunieron a los hombres restantes para avanzar de nuevo.






La porción de tierra en que se combatió había sido ocupada de nuevo por las tropas argentinas. El Cpl McLaughlin me condujo a una posición de liderazgo.

Yo había perdido mi rifle cuando estaba con Grose, pero me dió una pistola Browning 9mm con nueve rondas de municiones.

Atacar en una posición de liderazgo con sólo esta arma sería suicida y sin sentido. Yo lamentablemente había dejado mi rifle, pero después me sentí culpable de que se culpara a un amigo muerto por este hecho.

Los hombres me pasaron y avanzaron con sigilo, fusiles en ristre. Inmediatamente un solo disparo sonó, seguido luego de una andanada de disparos. El soldado líder cayó muerto con una bala en la frente.

En el ataque se sufrieron otras bajas. El avance se detuvo, Estábamos perdiendo la batalla.
El peloton fue empujado hacia abajo hacia el RAP. Llegaron grupos de apoyo reforzando el ataque con misiles Milan y fuego de ametralladoras.

Una vez más, la compañía B se lanzó hacia delante. Desde su posición más alta en la ladera, el 5 pelotón inició fuego de cobertura y se hizo cargo del asalto. Un contra ataque argentino fue detenido y finalmente obligado a retroceder.

En las primeras horas de la mañana, la cumbre fue finalmente tomada.
La compañía B recibió la orden de sacar a sus heridos a una posición de ayuda más segura, al pie de la montaña. En total, 23 hombres del 3Para murieron y resultaron heridos 47. Los argentinos perdieron 31 hombres con 120 heridos y 50 prisioneros.






La realidad de nunca volver a verlos me golpeó. Sufro repeticiones de la batalla en mi mente. Llegué a la conclusión que la única razón por la que había sobrevivido a la carga inicial fue que a medida que el artillero argentino vacío la munición de derecha a izquierda fui corriendo en la dirección en la que se propagaban las balas.

Me sentía culpable por no retirar las placas de Jas y por no comprobar el pulso de Scrivs. También me sentía responsable por no ser capaz de salvar a Grose. Había defraudado a mis amigos.
Las pesadillas y flashbacks son parte de la vida de un soldado a la vuelta a la batalla. Comenzaron la primera noche, después de los combates en el Monte Longdon, y he vivido con ellos desde entonces.

Toman parte de tu vida y te conviertes en un esclavo de ellos. Tienes miedo de apagar la luz, o cerrar los ojos, sabiendo que tan pronto como uno se relaja, la mente divaga y lo devuelve al fondo de la batalla.

A menudo me despertaba en medio de la noche sobresaltado, bañado en sudor o gritando. Una vez que el momento había pasado, comenzaba a llorar. No he recibido ningún tipo de asesoramiento del Ejército y me sentía traicionado por el batallón, pero yo había firmado por tres años y no pude dejarlo.

Poco más de seis meses después de Longdon, me casé con mi novia Laura. Pasé a tener dos hijos, pero no fué el último matrimonio.






Las Malvinas me había cambiado de manera irrevocable, y después de dos años y medio nos separamos. Al mismo tiempo, dejé el Regimiento de Paracaidistas y comencé a trabajar en la industria de seguridad privada.

Desde entonces me he vuelto a casar, tengo dos hijos más y cree mi propia empresa, que emplea a 300 personas.

Con quien me casé, por coincidencia en el aniversario de la Batalla de Longdon en 1990, ha sido testigo de las pesadillas, los flashbacks, las depresiones, culpas y, por desgracia, las sesiones inevitables para sanar. Pero ella me ha apoyado en todo y estamos muy felices.






Nuestro hijo, Dominic, tiene 17 años y, en un giro irónico, ahora planea alistarse en el ejército como oficial.

Soy muy consciente de que podría terminar en Irak o Afganistán, pero debe seguir siendo él mismo.

Éramos jóvenes e ingenuos en ese entonces pero creo firmemente que los jóvenes de 17 años no deberían tener que arriesgar su vida por su país.






A los 17 años, sus padres tuvieron que dar su aprobación para que se unan a las Fuerzas. Ningún padre debería tener que vivir con el sentimiento de que dieron su aprobación para que fuera a morir en la guerra.

Ojalá la guerra de Malvinas nunca hubiese sucedido, yo ahora estaría disfrutando de la compañía de mis tres amigos, a quien extraño mucho. No pasa un día que yo no pienso en ellos.
Espero que al describir los acontecimientos que rodearon sus muertes, no he causado a sus familias más dolor.

A la tierna edad de 17 años, Scrivs, Grose y Jas dieron su vidas por su país en la circunstancias más valientes.

They must not be forgotten. No hay que olvidar...




Soldados británicos con la mirada perdida y cansados luego de los feroces combates en Monte Longdon



- Carta a un soldado Inglés -



La siguiente carta pertenece a un soldado Argentino, apuntador de una ametralladora pesada, que según sus palabras: "Partió en dos a un inglés con su ametralladora y lugo lo escuchó agonizar durante horas". A causa de éste acto, con la recomendación de una psicóloga, decidió escribirle una carta al soldado que mató:



Fuimos preparados como soldados para defender los intereses de nuestra patria, lamentablemente nuestros intereses estuvieron encontrados, en consecuencia tuvimos que representar cada uno a nuestro país, a millones de compatriotas y en esa confrontación es donde participamos ambos, fuimos los gladiadores de nuestra civilización. Nosotros somos el resultado de la falta
+1
0
0
0No comments yet