Check the new version here

Popular channels

Mar de Aral [Oro azul]

MAR DE ARAL



La Unión Soviética decidió en 1918 desviar parte del agua de los dos grandes ríos de Asia

Central, el Amu Darya en el sur y el Syr Darya en el nordeste,
para poder desarrollar

cultivos de regadío en el desierto de Asia Central. De esta manera, el Asia Central soviética

comenzó a producir arroz, melones, cereales y, muy en especial, algodón. La Unión Soviética

pretendía convertirse en uno de los principales productores mundiales de algodón, y lo consiguió.

En la actualidad, Uzbekistán es uno de los mayores exportadores de algodón en el mundo.


Mar de Aral Hace 19 años




Antes de 1960, se estima que ya se desviaban a la tierra entren 20 y 50 kilómetros cúbicos de

agua. Así, la mayor parte del suministro de agua del Mar de Aral se había desviado y en la década

de los 60, el mar comenzó a menguar. Entre 1961 y 1970, el nivel del Mar de Aral descendió a un

ritmo medio de 20 cm al año. En los años 70, el ritmo de descenso del nivel casi se

triplicó, hasta alcanzar entre 50 y 60 cm anuales. En los años 80, el nivel del mar se

reducía una media de entre 80 y 90 cm cada año. Y a pesar de esto, el volumen de agua

utilizada para la irrigación continuó en aumento: La cantidad de agua extraída de los ríos se

duplicó entre 1960 y 1980. Mientras tanto, la producción de algodón casi se duplicó en el mismo

periodo.


Proceso de retiro




La progresiva desaparición del gran lago no sorprendía a los soviéticos. Ya lo habían esperado.

Aparentemente, en la URSS se consideraba que el Aral era un "error de la naturaleza", y un

ingeniero soviético habría dicho en 1968 que "es evidente para todo el mundo que la

desaparición del Mar de Aral es inevitable"
.


Efectos de la contracción del mar

La contracción del mar ha dejado extensas llanuras cubiertas de sal y de productos tóxicos, que

son arrastrados por el viento a las zonas habitadas.La población cercana al Mar de Aral presenta

una incidencia elevada de ciertas formas de cáncer y enfermedades pulmonares, entre otras

patologías.



Numeros:

La cuenca del Mar de Aral está situada entre los 55°00' E y los 78°20' E y entre los 33°45' N y

los 51°45' N.

Esta cuenca tiene una superficie total de 2,7 millones de km2 y su territorio es compartido por

siete países: Afganistán, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán y la

República Islámica del Irán.

El Mar de Aral fue el cuarto lago más grande del mundo. Los problemas empezaron entre los años 60

y 70 con el desvío del caudal de los ríos Amu Daria y Sir Daria para cultivar algodón en las

tierras áridas de la entonces Asia Central Soviética. Se construyeron noventa y cuatro embalses

de agua y 24.000 km de canales en estos dos ríos para abastecer de agua para regadío a 7 millones

de hectáreas de tierra agrícola.



En 1963, la superficie del Mar de Aral medía 66.100 km2, con una profundidad media de 16 metros y

una profundidad máxima de 68 metros. Su volumen de sal, en aquellos años, era de un 1%. En 1987,

27.000 km2 del antiguo fondo lacustre se habían convertido en tierra seca. Un 60% del volumen de

agua del Mar de Aral se había perdido, su profundidad había descendido 14 metros, y su

concentración de sal se había duplicado. En la década de los 90, el Mar de Aral recibía menos de

una décima parte de su flujo anterior, y de vez en cuando no recibía nada de agua.

En la actualidad, el Mar de Aral ha reducido un 75% su tamaño y se ha dividido en dos. A la

velocidad actual de descenso, el Mar de Aral podría desaparecer por completo para el año 2020.



Actualmente, unas 200.000 toneladas de sal y arena de la región del Mar de Aral son transportadas

diariamente por el viento y depositadas dentro de un radio de 300 km. La contaminación de sal

está reduciendo la superficie disponible para la agricultura, destruyendo pastos y provocando

escasez de forrajes para el ganado. El ganado se ha reducido de tal manera en la región que el

gobierno ha emitido un decreto para reducir su matanza para alimento.

Las consecuencias para la salud han sido igualmente negativas. Las poblaciones de Qyzlorda en

Kazajstán, de Dashhowuz en Turkmenistán y de Karakalpakstán en Uzbekistán reciben agua

contaminada con fertilizantes y químicos, no apta para el consumo humano o para la agricultura.



El agua potable en la región contiene una cantidad de sal por litro cuatro veces superior al

límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La tuberculosis ha alcanzado proporciones epidémicas. Se estima que en algunas ciudades hay 400

casos en una población de 100.000 habitantes.

En algunas regiones, la tasa de mortalidad infantil ha alcanzado las 100 muertes por cada 1.000

niños nacidos vivos, una cifra superior al promedio de Asia Meridional. Cerca del 70% de los 1,1

millones de personas en Karakalpakstán padecen enfermedades respiratorias crónicas, fiebre

tifoidea, hepatitis y cáncer de esófago.



La independencia de los países de Asia Central no ha logrado calmar la crisis. De hecho, la falta

de cooperación ha mantenido el deterioro continuo de los indicadores de medios de sustento, salud

y bienestar. La producción de algodón ha descendido un quinto desde principios de la década de

los 90, sin embargo continúa la sobreexplotación del agua. La pérdida de cuatro quintos de todas

las especies de peces ha arruinado la que fuera una industria pesquera dinámica en las provincias

de la cuenca inferior. Mientras que en 1959 las industrias pesqueras del Mar de Aral producían

casi 50.000 toneladas de pescado, en 1994 las capturas anuales ascendían sólo a 5.000 toneladas.

Desde 2001, como parte de un proyecto conjunto con el Banco Mundial, Kazajstán construyó la presa

Kok-Aral y una serie de diques y canales para restaurar el nivel del agua en la región

septentrional (y por último meridional) del Mar de Aral. El proyecto ya está aportando

beneficios: la superficie del mar del norte se ha expandido un tercio, y los niveles de agua han

aumentado de 29 a 40 metros. Si se mantienen estos progresos, las perspectivas de rehabilitación

de las comunidades pesqueras y de restauración de la sostenibilidad son prometedoras. Si otros

países de la cuenca también participaran, el alcance de la rehabilitación en toda la cuenca

podría aumentar considerablemente



Fuente 1
Fuente 2
Fuente 3


por hay lei: "comentar es agradecer"
0
0
0
0
0No comments yet