About Taringa!

Popular channels

Martín Luther King(1929-1968)



Pastor baptista, Martin Luther King aplicó el principio de la no violencia a la lucha por la igualdad de derechos de la minoría negra en Estados Unidos. Esta dedicación le costó la vida, pero su figura se convirtió en un ejemplo para la humanidad. Recibió el Premio Nobel estadounidense, uno de los principales líderes del movimiento para la defensa de los derechos civiles e importante defensor de la resistencia no violenta a la represión racial.



Martin Luther King Jr. procedía de una familia negra relativamente acomodada de Atlanta, Georgia. Tanto su padre como su abuelo materno eran pastores baptistas y miembros destacados de la NAACP (National Association for the Advancement of Coloured People, Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color). A pesar de ello, Martin sufrió desde niño la realidad de la discriminación racial, particularmente fuerte en el sur de Estados Unidos, lo que formó su determinación de luchar contra ella. A los quince años ingresó en el Morehouse College de Atlanta (1944). Tras considerar la posibilidad de convertirse en abogado, médico o profesor, finalmente decidió seguir los pasos de su familia, aplicando el mensaje cristiano a la lucha contra la injusticia. Fue consagrado pastor baptista (1947) y nombrado asistente en la iglesia de su padre.


En 1948 ingresó en el Crozer Theoloqúal Seminary, en Pensilvania. Allí conoció una realidad social distinta de la sureña, y entró en contacto con el pensamiento de Gandhi(1950). Su doctrina de la no violencia para luchar contra la injusticia impresionó vivamente al joven pastor, que llegó a declarar: «De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción». Licenciado en Teología (1951), marchó ese otoño a la Universidad de Boston, donde so matriculó en I limo fía, disciplina en la que se doctoró cuatro años después.


En Boston conoció a Coretta Scott, una joven de Alabama, que complementaba su beca trabajando como asistenta para pagarse sus estudios de canto en el New England Conservatory. En 1953 los casó el padre de Martin, se convirtió en un firme apoyo en su lucha.


El primer combate
Apóstol de la no violencia, Martin Luther King gozaba de un prestigio inmenso. La presencia de casi 100.000 personas en sus exequias lo atestiguaron, al igual que el duelo nacional decretado por el presidente estadounidense Lyndon Johnson. Sin embargo, esta popularidad era sólo aparente.
Los métodos del pastor eran cuestionados, principalmente por aquellos que consideraban que no iba lo suficientemente lejos en sus reivindicaciones. La cuestión de los afroamericanos aún no estaba resuelta. Cuando Martín Luther King nació, el 15 de enero de 1929 en Atlanta (Georgia), los afroamericanos eran víctimas de la segregación racial Desde luego, la decimocuarta enmienda de la Constitución estadounidense (28 de julio de 1868) garantizaba sus derechos civiles y su igualdad con los blancos ante la ley. Pero la realidad era distinta principalmente en el sur de los Estados Unidos.

El 1° de diciembre de 1955, en Montgomery (Alabama), una costurera negra, llamada Rosa Parks, rehusó ceder su asiento a un pasajero blanco en el autobús, tal como lo dictaba la costumbre. Fue detenida y condenada. De inmediato, los negros decidieron boicotear el transporte público. Estaban liderados por un joven pastor bautista, Martín Luther King. «Al odio, nosotros contestaremos con amor», proclamó. En efecto, su éxito después de un año de boicot fue el de los afroamericanos. Pero también, el de su método: la desobediencia civil.


Militancia incansable
King logró su máxima influencia en la primera mitad de los años 60, al unir la acción directa en favor del registro de votantes afroamericanos en el sur y contra la segregación, a la presión respecto a la legislación en favor de los derechos civiles a escala nacional. Muchos líderes de las comunidades negras creían que King era demasiado extremista, por ejemplo, en su apoyo a la campaña de sentadas en los comedores segregacionistas que llevó a cabo el SNCC (Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos) en 1960. El presidente John F. Kennedy y su hermano Robert (Bobby) le advirtieron en reiteradas ocasiones que moderase su postura, pero en 1963, King subió la intensidad de la campaña y animó al enfrentamiento entre los manifestantes y la policía en Birmingham (Alabama), que tuvo como consecuencia una represión policial que conmocionó a la opinión pública mundial, y organizando la Marcha sobre Washington, con cerca de 250.000 manifestantes.


Un sueño de libertad
El fin de la segregación en los transportes públicos de Montgomery y de otras veintiséis ciudades del sur de los Estados Unidos constituyó una primera victoria para Martin Luther King, que dirigía la Southern Christian Leadership Conference (SCLC), una asociación de pastores que luchaban en favor de los derechos civiles. Sin embargo, sólo era una etapa.

A la ocupación pacífica (sit-in) de restaurantes, parques y piscinas prohibidos a los negros, sucedieron marchas de protesta contra el racismo. A menudo, el Estado federal intervino para hacer respetar localmente la integración racial, como en las escuelas de Little Rock (Arkansas) en septiembre de 1957. En abril de 1963, junto con los pastores negros y los liberales blancos, King atacó las discriminaciones del mundo laboral, en Birmingham (Ala-bama). Enfrentó los perros policiales de «Bull» Connor, el encargado local de las fuerzas del orden.

Las cámaras de televisión retransmitieron las intolerables imágenes de manifestantes desarmados, golpeados por la policía. Esto conmovió al presidente Kennedy. En agosto, Martin Luther King organizó una marcha hacia Washington. Ante 250.000 participantes, reunidos a los pies del Lincoln Memorial, pronunció un vibrante alegato en favor de la igualdad. «Sueño que nuestro país se levantará y vivirá plenamente la verdadera realidad de su credo», dijo alzando la voz. En respuesta a este llamado, el presidente Johnson firmó el Civil Rights Act que instauró en 1964 el fin de la segregación en los lugares públicos.

En 1965, el Voting Rights Act reforzó el control del Estado federal sobre el proceso electoral y protegió los derechos civiles de los negros. Fue el término oficial del apartheid, cuya aplicación todavía persistía en los estados del sur, un siglo después de la abolición de la esclavitud (decimotercera enmienda votada el 10 de diciembre de 1865).


De la esclavitud a los derechos civiles
Desde la abolición legal de la esclavitud en diciembre de 1865, al final de la guerra de Secesión, hasta la conquista de los derechos civiles (Civil Rights Act en 1964 y Voting Rights Act en 1965), transcurrió un siglo. Sin embargo, distintos movimientos, principalmente el Ku Klux Klan (fundado en 1867 y prohibido por el Congreso en 1871), se opusieron por medio de la violencia a la emancipación de los negros. La conquista de los derechos civiles fue obra de movimientos como la NAACP y el Estado federal, que en este tema combatieron la resistencia de los estados sureños.

Martin Luther King, cuestionado
En 1964, Martin Luther King recibió el premio Nobel de la paz. Esta consagración a la edad de treinta y cinco años no cambió en nada la actitud del pastor, que persistió en condenar, con el mismo vigor, que las desigualdades entre las razas. Estados Unidos se empantanaba en la guerra de Vietnam. Proporcionalmente, eran muchas más numerosos los jóvenes negros que iban a la guerra que los jóvenes blancos.

Martin Luther King estaba indignado con esta situación y desaprobaba este conflicto colonial que sobrecargaba los gastos militares tares y acarreaba una disminución del programas sociales. El problema negro no era sólo el del respeto a los derechos civiles.
En un espectro más amplio, se trataba del problema de la pobreza y la exclusión. King lo entendió, pero mostró, a la vista de numerosos militantes, una excesiva moderación, ya que al mismo tiempo nuevos líderes invocaban el Black Power (el «poder negro»). El conflicto se radicalizó. A partir de octubre de 1963, el FBI mandó vigilar al pastor, trató de intimidarlo y difundió rumores en su contra. Agente comunista, libertino sexual, peligro para la seguridad nacional: todas estas acusaciones provenían directamente de la oficina de Edgar Hoover, jefe del FBI.

Cada vez más a menudo, Martin Luther King era atacado por militantes negros en las manifestaciones. A pesar de sus llamados a la calma, ya no lograba controlar la situación. En 1965 estallaron los primeros motines urbanos en Watts, un barrio de Los Ángeles. En marzo de 1968, una marcha no violenta degeneró en disturbios en las calles de Memphis: un joven negro de dieciséis años fue asesinado, unos sesenta manifestantes heridos, y se necesitaron casi 3.000 guardias nacionales para restablecer el orden.

El sueño de Luther King

Tengo el sueño de que un día esta nación se alce y viva de acuerdo con su verdadero credo: 'Decimos que estas verdades son evidentes por sí mismas; que todos los hombres son iguales'. Tengo el sueño de que un día en las colinas rojas de Georgia, los hijos de antiguos esclavos y los hijos de antiguos amos puedan sentarse juntos a la mesa de la fraternidad. Tengo el sueño de que un día incluso el Estado de Mississippi, un Estado desierto sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, se transforme en un oasis de libertad y justicia.


Una muerte anunciada
Para Martin Luther King la vida se volvió cada vez más peligrosa. Ya en septiembre de 1957, una joven negra se había abalanzado sobre él y lo había apuñalado. En Memphis, el 3 de abril de 1968, el pastor pronunció un discurso que fue catalogado de premonitorio: «He visto la Tierra Prometida. Puede que no llegue a ella con ustedes. Pero quiero que sepan esta noche que nuestro pueblo llegará a la Tierra Prometida. Nada me preocupa. No le temo a ningún hombre. Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor». Al día siguiente, Martín Luther King fue asesinado.


La investigación permitió detener, dos meses después, en Londres, al principal sospechoso: James Earl Ray; un prófugo de una penitenciaría de Missouri. ¿Tenía cómplices? No se investigó en ese momento, a pesar de que el mismo Ray afirmó que un tal Raoul lo había obligado a comprar el fusil, reservar una pieza frente al motel, y había asesinado él mismo al pastor. ¿Cuál era su móvil? Hasta la fecha, se desconocen los motivos de Ray.


En marzo de 1979, más de diez años después de los hechos, una comisión investigadora de la Cámara de representantes concluyó que Ray era el único culpable. Sin embargo, en un país suspicaz desde el asesinato de Kennedy, las hipótesis de todo tipo siguieron circulando, principalmente porque Martín Luther King se había convertido en una figura mítica, más que en un personaje histórico.

Discriminación ilegal
La aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que declaraba ilegal muchas formas de discriminación, y de la Ley de Derecho al Voto del año siguiente fue la culminación de la acción militante de King. Al recibir el premio Nobel de la Paz, King estaba en la cúspide de su fama. No obstante, tambaleaban sus apoyos entre los negros. Los separatistas nunca habían aceptado sus puntos de vista sobre la integración, es decir, que todas las razas tuvieran los mismos derechos en una sociedad no segregada. Por otro lado, muchos jóvenes afroamericanos empezaron a distanciarse de la no violencia, afirmando el derecho a usar la fuerza en defensa propia. Mientras que los jóvenes activistas lanzaban el agresivo eslogan «Black Power» (Poder Negro), King se mostraba dubitativo y falto de decisión. A partir de 1965, tuvo que luchar tanto con las causas como con su conciencia. Su intento de entrar en contacto con los afroamericanos de Chicago en 1966 tuvo un éxito relativo. Su abierta oposición a la intervención de EE. UU. en Vietnam resultaba ofensiva para muchos afroamericanos que estaban orgullosos de que sus hijos sirvieran en un ejército integrado. Su distanciamiento de los problemas de derechos y de raza en favor de la preocupación por la pobreza se veía problemáticamente «socialista» en el contexto político estadounidense.


El Black Power
Durante la década de 1960, los problemas de pobreza y la guerra de Vietnam contribuyeron a radicalizar los movimientos de emancipación de los afroamericanos y a marginar a Martin Luther King, que persistía por la vía de la no violencia. Los Black Muslims (Musulmanes negros), fundados en 1930, eran liderados por Malcom X, que proponía crear estados negros independientes en el sur de los Estados Unidos.

En 1963, S. Carmichael lanzó el eslogan Black Power y reclamó el advenimiento de un verdadero «poder negro», económico, político y social. Después del asesinato de Malcom X en 1965, un nuevo grupo apareció, más extremista aún: los Black Panthers. Estos movimientos encontraron en la violencia callejera y en el terrorismo sus medios de expresión. Sin embargo, las protestas se expresaron a veces de manera inesperada. Durante los Juegos Olímpicos de México en 1968, en el momento del himno nacional de Estados Unidos, varios velocistas negros alzaron el puño, en símbolo de la adhesión al Black Power. Esta imagen fue trasmitida a todo el mundo.


Asesinato en Memphis
El odio que despertaban las posturas de King lo habían convertido en un objetivo «Tengo un sueño...»
King saluda a la multitud desde el Lincoln Memorial el 28 de agosto de 1963, durante la Marcha sobre Washington. Fue entonces cuando leyó su discurso «Tengo un sueño...», probablemente el más inspirado e inspirador de su oratoria. de atentados. En secreto, el FBI lo tenía bajo vigilancia ya que su director,
John Edgar Hoover, afirmaba que era comunista y trataba de hacerle chantaje utilizando pruebas sobre su supuesta promiscuidad. El 4 de abril de 1968, King fue asesinado en Memphis. Un delincuente común llamado James Earl Ray fue declarado culpable, aunque siempre se dudó de su responsabilidad. La
muerte de King provoco disturbios e incendios en numerosas ciudades de EE. UU.: un irónico epitafio para un defensor de la no violencia que tiene un lugar asegurado en el panteón de los héroes estadounidenses.


Algunas de sus frases

"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol."

"Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano."

"Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos."

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos."

"Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda."

"Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir."

"Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia."

"La oscuridad no puede sacarnos de la oscuridad. Solo la luz puede hacerlo. El odio no puede sacarnos del odio. Solo el amor puede hacerlo."

" Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas."

"Estados Unidos es el mayor exportador de violencia en el mundo."

"Siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto."

"Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros."

"Hemos guiado a los misiles y desviado a los hombres."

"La libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor; debe ser exigida por el que está siendo oprimido."


0No comments yet
      GIF