Canales populares

Mary Bell, la asesina de 10 años












Mary Flora Bell nació el 26 de mayo de 1957 en Newcastle, Inglaterra. Fue una niña maltratada desde su salida del vientre materno. Al nacer, Betty, su madre la alejo de sí con asco y repudio gritando: “alejen esa cosa de mí”; Betty tenía apenas dieciséis años.









Mary era una niña muy hermosa; parecía una muñeca, aunque siempre hubo algo andrógino en sus facciones. Desde los cinco años su madre la hacía participar en juegos sexuales con otros niños y a los ocho años la vendió a un cliente para que la desflorara. Luego la usaba para ofrecerla a cliente pedófilos. Mary declararía a la policía que su madre la sujetaba, desnuda, mientras los hombres que pagaban por ella le introducían el pene en la boca, hasta eyacular. Según su testimonio, siempre terminaba vomitando el semen. Así creció Mary, en medio de una familia enferma y disfuncional.

Durante ese tiempo, gozaba maltratando y torturando animales, como perros y gatos. El 25 de mayo de 1968, un día antes del cumpleaños número 11 de Mary, ocurrió una tragedia. Martin Brown, un pequeño niño que era vecino de las Bell, murió. Aunque la prensa dijo que se había caído mientras jugaba, lo cierto era que Martín había muerto estrangulado y que tenía varios golpes y una contusión sangrante en la cabeza.



Mary Bell fue liberada el 14 de Mayo de 1980 y permaneció en Suffolk. Su primer trabajo fue en una guardería local, pero los agentes de la libertad vigilada temían que fuera un trabajo inapropiado para ella. Tomó trabajos como camarera y fue a la universidad, pero estaba demasiado desanimada para seguir con ella. Después de volver con su madre, conoció a un hombre y se quedó embarazada. Esto provocaba una gran preocupación, ya que no se sabía si habiéndo sido capaz de matar a dos niños sería capaz de ser madre, aunque luchó por el derecho de quedarse con su hija, que nació en 1984.



En cuanto al asesinato de Martin Brown, la versión de Mary es cambiante, siendo desde un accidente a una compulsión inexplicable. Dijo que se peleó con su madre y que, por primera vez, le devolvió el golpe. Cuando apretó el cuello de Martin, narra con una vaga inexpresividad: "No estoy enfadada No es un sentimiento...es un vacío que viene...es un abismo...está más allá de la ira, más allá del dolor, era un sumidero de sentimientos,". "No intenté hacer daño a Martin: ¿Por qué debería? Era un niño pequeño que pertenecía a la familia de la esquina...". Aún así, Mary sigue implicando a Norma en la muerte de Brian Howe.
















0No hay comentarios