Canales populares

Mas sobre Josef Mengele, Opiniones

"La REALIDAD supera a la Ficción"


Esto es un programa mexicano de radio llamado "testigos del crimen" en la emisora "Ondacero" acá esta el link donde pueden abrir la gravacion del programa donde hablan sobre Josef Mengele, y la segunda guerra mundial,
http://www.mefeedia.com/entry/2601090/ esta muy bien es muy interesante e informativo,para ver una mirada sobre este tema, para saber que piensan las demás personas sobre este "ser humano" que existió en la segunda guerra mundial,aparte cuenta su biografía, cosa que es ventajosa para el que no le gusta leer, esta muy bien, recomiendo íntegramente bajárselo


"Los conflictos bélicos son episodios terribles, lamentables y traumáticos que dejan profundas cicatrices en la mente y en el cuerpo de quienes los sobreviven. Uno de los más atroces que recuerda la historia es la Segunda Guerra Mundial, de la cual se conocen innumerables testimonios de sangre y muerte. Entre estos destaca lo ocurrido en el campo de concentración de Auschwitz, Polonia, donde un médico desquiciado llamado Josef Mengele realizaba grotescos experimentos con seres humanos. En esta nueva emisión, los Testigos del Crimen abren las páginas de la historia para examinar uno de los más terribles casos de violación de los derechos del ser humano, el del llamado “Ángel de la Muerte”, el médico que llevó más allá sus ideas sobre la pureza de su raza"
Fuente-->http://www.mefeedia.com/entry/2601090/


http://www.auschwitz.dk/Remember.jpg



http://www.auschwitz.dk/mengelefor.jpg



Estuve buscando fotos de nuevo, pero no puedo publicarlas ya que mal o bien se trata de menores de edad, y gente que aun continua viva y sobrevivieron a las manos de este "ser humano", no puedo colgarlas , lo siento


por otra parte aquí hay un vídeo, que en mayor parte lo colgué por las imágenes, por el tema de no poder colgar las demás fotos, esta en italiano,pero se entiende bien, cuenta un poco la historia sucedida y quien era este "ser humano", es complicado encontrar vídeos en castellano, ya que "directamente"los países de habla hispana no se vieron afectados por sus crímenes




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=wP2ZT49BGp0




Esta pagina esta muy interesante
http://www.auschwitz.dk/Mengele.htm
hay mucha información, casos concretos y fotos




"Josef Mengele se ha convertido en el símbolo de la perversión de la medicina en la época del Tercer Reich buscando teorías científicas racistas. Su sonrisa burlona y su tacto, suave pero mortal, hicieron que se le llamara "El Ángel de la Muerte". La barbarie de sus crímenes no se pone en tela de juicio. Lo que todavía está en entredicho es la forma en que consiguió eludir a la justicia.

En su etapa de fugitivo, se rumoreó que había participado en experimentos con tribus indias de Sudamérica, que los dictadores se interesaban por él y que había tenido numerosas escaramuzas con la muerte. Se le retrató como un despiadado agente del poder que podía llamar en cualquier momento a guardias armados y perros de presa y que se movía entre una veintena de fortalezas impenetrables construidas en las profundidades de la selva. Según su leyenda, la única pista de su paradero era una hilera de muertos, agentes israelíes y cazadores de nazis independientes, cuyos cadáveres bordeaban las orillas del río Paraná.

Estos poderes de evasión aparentemente sobrehumanos se basaban en los mitos sobre la vida de Mengele durante la posguerra y los desmienten las casi 5.000 páginas de cartas y de diarios que escribió. Hemos tenido acceso restringido y excepcional a estos escritos y también a fotografías que no se habían publicado con anterioridad. Algunas de ellas aparecen en este libro. Entre los papeles de Mengele había un diario que llevó desde 1960 hasta pocas semanas antes de su muerte. También hay extractos de una autobiografía que Mengele comenzó durante la década de los sesenta, pero donde no se encuentra ninguna mención ni a Auschwitz ni a los diez años que pasó en Argentina, de 1949 a 1959. Pensamos que Mengele nunca escribió sobre Auschwitz por miedo a que esto ayudara a identificarlo. No podemos aventurar ninguna explicación para la ausencia de escritos de la década de los años cincuenta. Su hijo, Rolf, nunca ha visto ningún escrito de su padre de esa época y no cree que existan. También tenemos varios cientos de páginas de cartas que Mengele envió a su familia y a sus amigos de Alemania y las respuestas que le remitieron desde 1973. La familia Mengele destruyó las cartas escritas antes de 1973.

Nuestro estudio exhaustivo de los pensamientos de Mengele junto con los relatos únicos que nos han proporcionado los miembros de la familia dejan entrever un perverso orgullo por lo que hizo en Auschwitz. Lo más asombroso de todo es la evidencia de la absoluta ausencia de remordimiento. No es, sin embargo, un estudio sobre la banalidad de la maldad de Mengele. Nos hemos centrado en la forma en que escapó de los aliados y cómo se las arregló para pasarse treinta y cinco años huyendo.
Este libro intenta separar la fantasía de la realidad. Es una crónica clara y sencilla de la vida de Josef Mengele, desde su infancia regalada en Baviera hasta su tumba miserable en Brasil, sesenta y ocho años después. Estudiamos los esfuerzos que se hicieron, y los que no se hicieron, para llevarlo ante los tribunales. Pensamos que hemos proporcionado muchas respuestas a la que consideramos la cuestión más importante de todas: ¿Por qué nunca fue atrapado?

Este empeño es el resultado de una labor de equipo. John Ware, productor de televisión, se vio implicado en el caso Mengele en 1977, cuando preparó un documental para el programa World in Action, para Granada Television de Inglaterra. Gerald Posner, abogado, se sintió atraído por el caso en 1981, durante la contienda legal para conseguir compensación para los gemelos supervivientes sometidos a los experimentos de Mengele. En 1984, Ware y Posner unieron sus fuerzas, una sociedad que floreció a pesar de la separación transatlántica.

Nuestra conclusión es sencilla y la escribimos con más desesperanza que ira. No es simplemente que Mengele no fuera castigado por sus crímenes. Cumplió condena, si es que a eso se le puede llamar condena, pujando por el tiempo en una sucesión de sórdidos escondrijos en Sudamérica, un viejo desagradable, consumido por la autoconmiseración, solitario y resentido hasta con su familia, que consiguió ocultarlo hasta el final. Tampoco es que se haya perdido la oportunidad de provocar un enfrentamiento con la poderosa familia Mengele, que vive en su aislamiento dinástico alejada del resto del mundo. La parodia auténtica es que, al no conseguir atrapar a Mengele cuando estaba vivo, los gobiernos de Alemania Occidental, Israel y Estados Unidos, además de los de Argentina, Paraguay y Brasil, le han robado al mundo la posibilidad de estudiar la mente de un hombre que fue la auténtica personificación del mal. personalidades destacadas en las divisiones de la Waffen-SS."


Fuente-->http://www.esferalibros.com/libros/libropcapitulo.html?libroISBN=8497342925

Esto es medio largo, pero esta muy interesante, cómo fue que los siete hermanos de la Compañía Teatral Liliput, una de las más celebradas en la Europa oriental de entre guerras, salvaron su vida en Auschwitz actuando y bailando para Mengele.



El doctor Mengele y los siete enanitos


Por Sergio Kiernan

El 18 de mayo de 1944 el doctor Joseph Mengele fue feliz. Estaba en el laboratorio de Auschwitz cuando uno de sus asistentes le avisó que habían llegado más trenes. Los vagones de carga llenos de una humanidad doliente y lista para la esclavitud o la muerte eran rutina para Mengele, un trabajo de oficina, pero el asistente agregó un detalle que lo hizo bailar. Literalmente: elegante como siempre en su uniforme y delantal, con las botas de caballería relucientes, el médico dio unos pasitos de punta y taco y salió volando al patio de los rieles. Es que en el tren que llegaba de Hungría había enanos. Mengele amaba a los enanos.

El mísero sádico no se merecía encontrarse entre sus prisioneros con un fenómeno probablemente único y ciertamente famoso en los escenarios húngaros: la Compañía Teatral Liliput, compuesta por los siete enanos Ovitz –hermanos y hermanas– y dieciséis personas de estatura normal, los Slomowitz y los Fischmann, empleados que los rapidísimos enanos declararon de inmediato como sus parientes “normales”. A Mengele se le hizo agua la boca con este grupo familiar y los testimonios coinciden en que se reía en voz alta. Fascinado ya freudianamente por todo lo anómalo –los siameses, los gemelos, los enanos– que era su material para crueles e inútiles experimentos, el médico ordenó que la compañía teatral fuera llevada a una de las barracas de prisioneros especiales.

Así comienza una historia olvidada y surrealista de esa locura que fue el Holocausto, rescatada por los periodistas israelíes Yehuda Koren y Eilat Negev en su libro Eramos gigantes en nuestro corazón, que acaba de editar en inglés la editorial Carroll and Graf. Koren y Negev alcanzaron a entrevistar al último de los Ovitz, la bella Perla, que murió a fines de los ‘90, y a varios de los que los conocieron en Hungría e Israel, y se encontraron con un cuento difícil de calibrar: los enanos salvaron la vida porque eran unos mentirosos compulsivos y un cerrado grupo de manipuladores, que se limpiaron a Mengele.

La historia de los enanos Ovitz comienza en Rozália, un pueblito de Maramures, al norte de Transilvania, que antes de la Primera Guerra Mundial pertenecía a Hungría y hoy descansa en Rumania. Es un país montañoso de bosques oscuros aptos para duendes y leyendas, con campesinos de pobreza inmemorial, judíos y un pueblo razonablemente grande, Sighet, donde nació el Premio Nobel Elie Wiesel, otro húngaro deportado a Auschwitz. En esa Rozália nació en 1868 Shimshon Eizik Ovitz, que pasó apenas los noventa centímetros de altura, para consternación de su muy ortodoxa familia, adscripta a la línea talmúdica que afirma que los defectos de nacimiento son la cuenta por los pecados de los padres. Shimshon, sin embargo, fue un hijo tratado con cariño que se dedicó a la animación de fiestas y, con los años, al espiritualismo, terminando como una especie de sabio consejero de almas perdidas.

A los 18, por medio de una celestina profesional, el enano se casó con una mujer de estatura normal que murió joven, lo que hizo que prontamente se volviera a casar con otra “alta”. El activo Shimshon tuvo en total diez hijos, de los cuales siete resultaron enanos. Rozika, Franziska, Avram, Frieda, Micki, Erzsebet y Perla –”Piroska”– estaban afectados por un tipo de enanismo muy raro, la displasia seudoachandroplástica, que afecta a 1 niño en 60.000 y tiene la característica de dejarles piernas pequeñísimas y frágiles, pero una cabeza normalmente proporcionada y muchas veces de rasgos armoniosos.

Shimshon enseñó a sus hijitos a tocar instrumentos, a cantar y contar historias, y a sonreír, siempre sonreír. Cuando eran adolescentes, fundó la Compañía Liliput y comenzó a recorrer Maramures con enorme éxito. Pronto tenían la mejor casa de la aldea, se compraron el auto más grande que encontraron para ampliar las giras y contrataron a los primeros Slomowitz y Fischmann como asistentes. Se hicieron famosos en el circuito local del vaudeville porque eran realmente talentosos, tenían buen oído para las melodías de moda y, como prácticamente todos los judíos húngaros, hablaban idish, rumano, alemán y húngaro. Hungría, una dictadura, se alió al triunfante Hitler hasta que los rusos hicieron picadillo sus ejércitos a principios de 1943. Para 1944, quedaba claro que era cosa de meses que Stalin acampara en Budapest y el gobierno buscaba desesperadamente abrirse del Eje y hacer la paz por separado. El 19 de marzo de 1944, el Führer ordenó invadir al aliado ladino que hasta se negaba a entregar a sus 800.000 judíos, e instaló un gobierno más afín, formado por nazis locales. La invasión pescó a los Ovitz de temporada en un teatro estatal en medio del campo, detalle que muestra cómo la farándula húngara ignoraba abiertamente las leyes antijudías de 1940: la Compañía Liliput era un éxito, sus enanos eran famosos y a nadie le importaba un pito que fueran judíos.

Pero con la Wehrmacht llegó Adolf Eichmann, que rápidamente organizó la deportación de todo judío que no estuviera en Budapest, territorio al que no podía acceder para no quemar que el gobierno era títere. Los Ovitz llegaron a Auschwitz entre los 400.000 compatriotas arrestados y fueron parte del 20 por ciento que sobrevivió a los nazis.

Mengele prontamente puso a los Ovitz a trabajar. Auschwitz realmente era un universo concentracionario e incluía una gran cantidad de artistas: los oficiales del campo recibían muchos visitantes que había que entretener. Los enanos y sus “parientes” de estatura normal no usaban el uniforme a rayas, comían mejor que el resto de los prisioneros –lo que no es mucho decir–, hacían comedia una vez por semana, en alemán y para jerarcas de visita, y también regularmente se sometían a dolorosas extracciones de sangre y fluido raquídeo. No se quejaban, muy conscientes de que la estaban sacando barata.

Para diciembre de 1944 las cámaras de gas dejaron de funcionar. En enero, Mengele se escapó a Alemania, primera escala de una fuga que terminaría en una playa brasileña, y dejó en Auschwitz I y en Birkenau 50.000 hojas de apuntes “científicos” que prueban palmariamente que, científicamente hablando, era un cretino. Los Ovitz vieron entrar a los soviéticos al campo el 27 de enero de 1945 y pronto estaban de vuelta en Transilvania, donde se enteraron de que su familia había sido exterminada y su casa saqueada por los vecinos. Como eran previsores, habían enterrado sus joyas en el jardín, capital que les permitió reconstituir la Compañía Liliput y poner rumbo al oeste, parando sólo en la costa belga. Para 1949 estaban en Israel, volviendo a la fama. La vejez los encontró tranquilos, viviendo de sus dos cines en Haifa.


Fuente-->http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-2155-2005-04-10.html
0
0
0
0No hay comentarios