Info

"Me daba con un látigo y me violaba"

"Me daba con un látigo y me violaba", dijo la mujer abusada durante 20 años
La víctima tuvo 10 hijos con su padrastro, quien está detenido. Escalofriantes detalles del infierno que vivió.



SANTIAGO DEL ESTERO.- La mujer que fue violada durante 20 años por su padrastro, con quien tuvo 10 hijos, rompió el silencio y reveló escalofriantes detalles del infierno que vivió durante todo este tiempo. Entre otros detalles aterradores, la víctima de 35 años contó que comenzó a ser abusada a los 11 años, primero en el monte y luego en la casa, y que el hombre la golpeaba con un látigo, según consignó el diario "El Liberal".

La mujer vive en el paraje santiagueño Concháyoj, ubicado en el límite entre los departamentos Avellaneda y Sarmiento, por la ruta nacional 34, ingresando unos 12 kilómetros monte adentro. Allí sufrió los abusos de "El Viejo", quien la hizo madre a los 14 años.

En primera persona

"Mi pesadilla comenzó a los 11 años, si bien hasta ese tiempo los maltratos que padecíamos con mi hermano eran constantes, lo peor fue cuando empezó abusar de mí. Era en el monte, después también en la casa. A los 13 quedé embarazada, ya antes le había contado a mi mamá lo que pasaba pero nada pudo hacer, él nos pegaba mucho, a mi mamá también, a mí y a mi hermano con un látigo. Yo tuve que abandonar la escuela en cuarto grado porque él no me dejaba asistir. Me tenía controlada. Tenía miedo que le cuente a la maestra. Yo no podía despegarme del lado de él. Donde iba me llevaba. Así empezaron a nacer mis hijos que los anotaba en el Registro Civil de Lugones como propios. Me llevaba a mí y me tenía amenazada para que no diga nada", reveló.

Los cuatros primeros hijos producto de las violaciones viven en la provincia de Buenos Aires: un varón de 21 años, y tres mujeres, de 17, 16 y 15. Cuatro conviven con ella (tres varones y una niña, de 14, 11, 10 y 9), mientras que dos fallecieron: uno al nacer y otro a los 9 años, a causa de una enfermedad. Todos fueron paridos en su domicilio.

La mujer contó que "El Viejo" solía llegar ebrio a casa. "Cada vez que venía borracho yo esperaba lo peor. Siempre nos golpeaba. Era una pesadilla. Yo no podía pedir ayuda a nadie. No podía salir de casa. No hablaba con nadie. Mi hermano cansado de los malos tratos dejó el hogar. Y ahí me quedé sola", expresó.

Denuncia y temor

La mujer afirmó que teme represalias por haber denunciado a su abusador. "Yo tengo mucho miedo. No es fácil. Vivo sola con mis cuatro hijos, estoy desamparada. Mis hermanastros y sus familiares no me pueden ni ver, tengo miedo porque son violentos y temo que tomen represalias, porque ellos decían que yo con qué razón lo voy a denunciar, se burlaban como que a mí me gustaba lo que él me hacía".

El caso tomó trascendencia nacional e internacional. El diario español "El Mundo" se hizo eco de la noticia, así como el estadounidense "El Nuevo Herald" y otros medios Latinoamericanos.