Canales populares

Melina Lezcano, rubia de Agapornis .

Todavía no se puede decir que Agapornis, pero entre las fotos filtradas de Melina Lezcano y sus confesiones hot, la cosa queda bastante cerca. “No me acuerdo la cara de quién era” dice la rubia recordando un sueño que revela sus ganas de que le den bomba, “pero estaba cocinando y venían de atrás, me agarraban y me empezaban a tocar. Terminamos cogiendo en la mesada de la cocina, terrible!” Déjese de joder haciendo covers Lezcano, filme la escena de la cocina y Agapornis de una vez! Y coraje no le falta: Melina se animó a leer los comentarios a sus fotos en Notiblog y respondió a la muchachada. “Cuántos comentarios, nunca vieron una rubia en bolas?” escribió la chica Agapornis, “me da asco que se estén tocando con mis fotos, mejor encárense una mina.” Pero no te preocupes: esa actitud de “mina fina indignada” es tan fingida como su amor por la cumbia. “Todos me tratan como una princesita, me encanta dar esa imagen porque después se sorprenden de lo guarra que soy.”


Melina Lezcano tiene pinta de rubia concheta pero es bien guarra. “Es como hay que ser, una señorita en la calle y una puta en la cama.”

Era obvio que después de las fotos filtradas de Hollywood algo tenía que pasar a nivel local y Melina Lezcano cumplió: la cantante de Agapornis trató de calentar a un rugbier en un chat y terminó haciendo honor al nombre del grupo. “Me copa dar esa imagen porque todos me tratan como una princesita y después se sorprenden de lo guarra que soy” tipeó la rubia agregando por si no quedara claro que “es como hay que ser, una señorita en la calle y una puta en la cama.” Pero al destinatario del mensaje (sería Tomás Cubelli, jugador de Los Pumas) no le alcanzó con ver medio pezón y algo de ojete. “Nada de lo que me mandés me va a calentar” tipeó Melina Lezcano pezonea Agapornis el pibe del otro lado, “no me calientan las fotos, pero qué buena que estás.” Cubelli dijo que no fué así, quizás para no quedar como que arrugó ante el avance de una rubia impresionante, pero es probable que haya sido el jugador de Los Pumas porque Agapornis fue formado por gente del La Plata Rugby Club y fueron ellos los que eligieron a Melina Lezcano (ningunos giles), que entonces era modelo, como segunda cantante. “Yo había hecho música antes de ser modelo, así que la transición no fue tan abrupta como parece” dice la rubia, “a los 13 años participé en Generación Pop y quedé en la banda Scratch 8, después a los 18 empecé a modelar e hice conducción en Fashion TV antes de entrar en la movida tropical.” Y como cualquier rubia en ambiente tropical, Melina Lezcano desnuda Agapornisle van a ofrecer de comerse la banana. “Me llegan mensajes y llamadas de gente a la que le dieron mi número, pero no les doy pié para que avancen” dice contradiciendo la actitud de guarra bien puta del chat, “yo no doy espacio para propuestas indignas.” Pero igual Melina sabe que mostrar el lomo vende y por eso reforzó la delantera. “Me agrandé las lolas porque eran mi trauma desde los 15 años, me las pagué yo” dice con orgullo, “pero no me hice nada más, si a los 25 años me tengo que hacer cirugías me pego un tiro, me gusta lo auténtico.” Y para una banda que destroza temas de rock pasándolos a ritmo de cumbia, lo más auténtico de Agapornis pueden ser las fotos hot de su cantante. “Hice fotos pero no me parecieron atractivas las poses que hice” dice Lezcano, “no me considero una bomba sexy, pero hice la producción porque creo que le suma a la banda.”



Con Melina Lezcano las apariencias engañan: es difícil adivinar que con esa carita inocente sale a buscar pija por chat y que a pesar de su pinta de concheta la rubia canta cumbia. “Nunca escuché música tropical, pero esto es algo distinto, es cumbia pop” explica la nena de Agapornis, “cuando empecé mis amigas me preguntaban ‘¿Qué hacés vos cantando cumbia?’ y la verdad es que es muy difícil de cantar, yo tardé en acostumbrarme al ritmo.” Pero por suerte al ritmo del bombeo se acostumbra rápido. “Me ven como una princesita y después se sorprenden de lo guarra que soy” dice de su pinta de nena bien, “pero es como hay que ser, una señorita en la calle y una puta en la cama.” Y parece que en la cocina también. “Terminamos cogiendo en la mesada de la cocina” dice recordar un sueño hot, “venían de atrás, me agarraban y me empezaban a tocar.” Tal como harías vos!

MAS FOTOS LINCE? EN LA FUENTE PAPA
0
0
0
0No hay comentarios