Popular channels

Mercedes Sosa sobre el Aborto



No es fácil vivir y mucho menos fácil es en esta vida ser mujer.

Imaginemos a las jovencitas y no jovencitas que empujadas por la miseria, por el hambre y desocupación tienen que abortar. Imaginemos cómo las tratan, cómo las flagelan en esos lugares clandestinos y sórdidos.

Cuando me pidieron de la UNICEF que trabajara para ellos se los dije muy claro:

Voy a hablar por los niños y por las mujeres. Voy a decir con todas las letras que estoy a favor de la despenalización del aborto. Es decir, en contra de la hipocresía, de la mentira y de la clandestinidad terrorífica a la que son empujadas mujeres pobres y marginales. Porque una cosa es estar abortando en una clínica con calefacción y anestesia y música funcional, y otra cosa es abortar en cualquier rincón inmundo con unos fierros terribles que te meten ahí, adentro, para arrancar un cuajo de vida que, si la dejara vivir, se la condenaría al analfabetismo, al hambre…

Digo yo, pregunto yo a los hipócritas que están en contra de la despenalización: ¿acaso ellos no provocan miles, millones de abortos todos los días? Abortos cuando cierran las fábricas, abortos cuando dejan sin trabajo, aborto cuando condenan a chicos al hambre y nada más que al hambre que los descerebra y hasta los mata.

No me cansaré de decirlo: hay que educar, hay que enseñar a usar anticonceptivos; nosotras crecimos sin saber tantas cosas… Que se dejen de joder las madres que andan queriendo tener la nena virgen hasta el casamiento. Hipócritas de mierda. ¿Cuándo van a reconocer que la hija de quince, dieciséis, diecisiete años puede de repente enamorarse y acostarse y hacer eso tan bello que es el amor y quedar gruesa por culpa de tanta pacatería, de tanta educación para la hipocresía?

Realmente, es indudable que quienes favorecen y crean las siniestras condiciones para el aborto son los que impiden la legalización. Ésos provocan más abortos fomentando la ignorancia, condenando a las mujeres pobres a eso tan terrible que se multiplica y multiplica por la falta de trabajo y la falta de educación. Yo como tantas mujeres no quiero promover ni alentar el aborto; quiero que cada mujer sea dueña de su cuerpo y de sus ovarios y de su destino. Nadie puede decir qué hacer con los ovarios de una mujer, salvo ella misma.”


(Extractos del libro “Mercedes Sosa. La Negra” de Rodolfo Araceli, Ed.Sudamenricana.)


link: https://www.youtube.com/watch?v=SIrot1Flczg




Lean el post y sensibilícense con el sufrimiento del otro, si no absténganse de comentar.
0
0
0
0No comments yet