Check the new version here

Popular channels

Metallica: 25 años del “álbum negro”


___________________________________________________________________








Hasta hace 25 años, el heavy metal era para unos pocos. Si bien el hard rock había logrado acercar las distorsiones al público de MTV y las radios masivas, el costado más pesado (el heavy metal propiamente dicho) todavía era propiedad de la prensa especializada y en los medios mainstream ocupaba una sección apartada. Pero el 21 de agosto de 1991 Metallica llevó las tachas y el cuero al alcance de todos.

De la mano de su disco Metallica (más conocido como “el álbum negro”), James Hetfield y compañía lograron poner al heavy metal en el seno de la cultura pop y para ello no otorgaron concesiones de ningún tipo: lo hicieron a fuerza de un disco implacable que atravesó los parlantes de todo el mundo. Metallica y Metallica traían riffs demoledores, baladas perfectas y hits para todos los gustos. Hits de heavy metal. Golpes de metal pesado. Para celebrar los 25 años del disco que cambió para siempre la historia del género, repasamos algunas claves para entender su grandeza.







La prehistoria



Durante la década del 80, Metallica había logrado establecerse como banda emblema del thrash metal, ese subgénero nacido en la bahía de San Francisco que abogó por los riffs intrincados, las composiciones extensas, el doble bombo y las distorsiones como principal ropaje para vestir la ira y la desesperanza. Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax fueron, son y serán las cuatro bandas clave para entender el sonido. Entre 1983 y 1988, Metallica editó cuatro LPs: el crucial Kill ‘Em All, que contenía algunas composiciones de Mustaine (que para esa época ya estaba dando forma a Megadeth y había sido reemplazado por Kirk Hammet, que venía de Exodus), los imprescindibles Ride The Lightning y Master of Puppets (el ABC del thrash) y …And Justice for All, un disco repleto de buenas ideas pero que evidenciaba los traumas de la banda. Muerto Cliff Burton en un accidente de tránsito cuando volcó el micro que transportaba al grupo de gira por Suecia, Hetfield y Ulrich hicieron pagar derecho de piso a Jason Newsted con un boicot tan negacionista como inmaduro: en la mezcla del disco pusieron guitarras y baterías al palo y dejaron el bajo prácticamente en volumen cero. Aunque “One”, una balada pacifista pro eutanasia, fue promocionada como corte de difusión en lo que fue el primer videoclip de Metallica, el disco fue un innegable paso atrás en cuanto a calidad y actualidad sonora.


Dorados 90



Pasado el mal trago con una exitosa gira de presentación, Metallica se dispuso a componer los temas para su quinto trabajo de estudio sin plantearse demasiados cambios ni metas ambiciosas. Al fin de cuentas, eran cuatro jóvenes sub 30 que contaban con una buena reputación, cortaban tickets, vendían discos, tenían cerveza y mujeres no faltaban ¿para qué pedir más? Metallica compuso y demeó, durante los meses de agosto y octubre de 1990, varios de los nuevos temas en el sótano de Lars -que pueden escucharse en los correspondientes singles del disco- y antes de meterse en estudio fueron en busca de Bob Rock -a quien le harían pagar derecho de piso-, el canadiense que venía de darle a Mötley Crue las claves para que Dr Feelgood se convirtiera en su mejor trabajo de estudio. También el quinto de su discografía.



Menos es más y más es más


link: https://www.youtube.com/watch?v=YEEBCSComdM

Bob Rock tardó en ganarse la confianza de los cuatro pelilargos, pero logró hacerse escuchar a fuerza de pasar horas y horas en el estudio. Lars grababa de noche y James de día. En ambas sesiones, Bob estaba presente siempre. Una vez aceptado como quinto miembro, el productor los convenció primero de que si el bajo sonaba más fuerte, Metallica se volvería más agresivo y más pesado, todo lo que un heavy quiere escuchar. En Metallica, el bajo forma parte de un entramado sonoro contundente, por momentos los instrumentos se escuchan espaciosos, cada uno ocupando su rango dinámico específico y formando una masa compacta de alta definición que no da respiro. En ese juego de opuestos es que el cuarteto adquiere su poder. Lo que antes se lograba desde la composición (un arpegio seguido de riff en el comienzo de “…And Justice For All”), ahora se conseguía desde las texturas (“Hollier Than Thou”).

Otro de los grandes logros de Bob fue bogar por que los temas se volvieran menos intrincados y, sobre todo, más cortos. Mientras …And Justice For All tiene 9 canciones y una duración total de 65 minutos, Metallica ofrece 12 canciones en 62. Las estructuras dejaron de ser una amalgama interminable de riffs que por momentos tenían el único objetivo de presumir virtuosismo y se daba paso al siempre efectivo patrón estrofa-estribillo-estrofa. Los riffs estaban presentes, sólo que golpeaban en el momento justo y ahora se podían tararear. Es cierto que las canciones ahora sonaban más lentas, pero no menos cierto es que también sonaban más pesadas.



La voz



Por primera vez en su vida, James Hetfield tomó clases de canto por recomendación, claro, de Bob Rock. La diferencia respecto de los discos anteriores es notable: Hetfield dejó de escupir frases frente al micrófono para dotarlas de teatralidad y matices. Si su sentido melódico antes podía vislumbrarse sólo en las baladas, ahora se mostraba capaz de llevar toda su capacidad vocal a cualquier terreno que se le presentara.




Los temas clave


A partir de un riff creado por Kirk Hammet y tuneado por Lars Ulrich, que propuso repetir la primera parte tres veces y usar la respuesta como cadencia final, “Enter Sandman” se edificó como EL tema de Metallica. Además de abrir el disco, fue el single adelanto que preparó el terreno para todo lo que vino después.





Si el manual de la perfecta balada indica que las estrofas deben ser lentas y arpegiadas para que el estribillo explote con distorsión liberadora, “The Unforgiven” subvierte teleológicamente el esquema. Acá las estrofas son las que inician distorsionadas y el estribillo, arpegiado y desolador, es un salto al vacío sin paracaídas por abrirse.





Acá sí Metallica se aferra a los libros. Un arpegio abierto con cuatro cuerdas al aire, melodía perfecta, estribillo esperanzador (“La vida es nuestra, la vivimos a nuestra manera, y nada más importa“) y el mundo rendido a los pies del grupo.





Aunque el vértigo thrash es ofrecido en cuentagotas, Metallica retoma sus raíces a pura velocidad y con el redoblante como punta de lanza. ¿El detalle? Bob Rock pasó la voz de Hetfield por un vocoder en el inicio del estribillo, recurso impensado para el heavy metal unos años atrás.



El “álbum negro” en números:




30 millones. De copias del “álbum negro” se vendieron entre 1991 y 2015.

1 millón. De dólares, fue el costo total de producción del disco.

346. Recitales dio Metallica entre 1991 y 1994 presentando el disco por todo el mundo. Como resultado, el box Live Shit Binge & Purge registra shows en Mexico y San Diego de la época, además de uno en Seattle de 1989.

5. Cortes de difusión. Todo una rareza para un disco de heavy metal hasta el momento. “Enter Sandman”, “The Unforgiven”, “Nothing Else Matters”, “Wherever I May Roam” y “Sad But True”, en ese orden, fueron lanzados como singles con sus respectivos videoclips.

2. Documentales. El proceso de grabación y lanzamiento del disco quedó retratado en dos documentales: A Year And a Half in The Life of Metallica y Classic Albums – Metallica – “The Black Album”.

3. Divorcios. Durante la grabación del disco, Lars Ulrich, Kirk Hammet y Jason Newsted se divorciaron de sus parejas. Las interminables sesiones de grabación fueron parte de la causa.

1. Metallica llego al tope de los rankings en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia, Suiza, Nueva Zelanda, Noruega y Canadá.

0. Instrumentales. Por primera vez, el cuarteto no incluyó ningún instrumental en un disco. Si bien “To Live Is to Die” (…And Justice For All) contiene unas líneas escritas por Cliff Burton a modo de homenaje, el tema es considerado como el final de una tetralogía de instrumentales que se completa con “Anesthesia (Pulling Teeth)”, “The Call of the Klutu” y “Orion”.
















+3
0
0
0No comments yet