1. Entretenimiento
  2. »
  3. Taringa!
  4. »
  5. Info

Método japonés más efectivo para ahorrar 7 pasos sencillos




Según varios estudios, las personas en Latinoamérica son menos ahorrativas, pero, ¿por qué crees que sucede esto? Hay muchos factores que determinan esta condición, pero el principal es la falta de una educación financiera, la poca gestión de los ingresos y gastos personales. ¿Sabes exactamente cuánto gastas en diversión al mes? Bueno, este artículo te ayudará a optimizar tus ingresos, a través de 7 pasos sencillos desarrollados en el libro japonés de contabilidad doméstica Kakebo, mediante el cual podrás adquirir una cultura ahorrativa y cumplir tus sueños.


¿Qué es Kakebo?
Kakebo es un libro de control de la contabilidad doméstica de origen japonés, cuya primera versión fue creada por Motoko Haní, que la publicó en el año 1904. Desde entonces, sigue prevalenciendo su versión física por encima de muchas aplicaciones que buscan llevar este mismo modelo. Puedes comprarlo fácilmente aquí o descargar las plantillas aquí. Independientemente de tus ingresos, o de tu edad, nunca debemos dejar a un lado la necesidad de ahorrar. Seguramente has intentado hacerlo para poder viajar con tu pareja en esas vacaciones tan deseadas, para pagar tu educación o la de sus hijos, para comprar tu vivienda propia, o, simplemente, para tener una ayuda extra en cualquier emergencia o situación imprevista, pero por falta de control y disciplina no lo has conseguido.

Seguramente te has preguntado muchas veces cómo lograr ahorrar una porción de tus ingresos sin dejar de cubrir todos tus gastos mensuales. Es más sencillo de lo que crees. Mediante este modelo de cuentas para el ahorro doméstico implícito en estos 7 pasos, seguramente conseguirás excelentes resultados. ¡Adelante!



1. Ordenar tus ingresos y gastos fijos estimados:
Ingresos — Gastos
Debes anotar el total de tus ingresos y restar los gastos fijos que tengas cada mes, como por ejemplo:

  • Vivienda (pago de hipoteca o alquiler).
  • Servicios Públicos (agua, luz, gas domiciliario, telefonía fija e internet, plan de telefonía móvil).
  • Transporte.
  • Gimnasio.
  • Educación.
  • Salud.
  • Créditos/deudas.



2. Debes marcar el porcentaje de ahorro que te vas a proyectar como meta en el mes
Debe ser una meta que esté dentro de tus posibilidades para que puedas cumplirla. Puedes empezar con objetivos bajos, y mes a mes incrementarlos.

3. Planificar de qué forma se va a conseguir la meta propuesta en el punto anterior
Para lograr tu objetivo es importante que reflexiones acerca de qué manera puedes conseguir tu meta; escribe tus compromisos. Algunas opciones son, por ejemplo:

  • Este mes iré al cine solo un fin de semana.
  • Llevaré mi almuerzo a mi trabajo.
  • Ahorraré en servicios públicos para reducir mis gastos.
  • Iré a mi trabajo en bicicleta.




4. Seleccionar tus gastos por categorías
Debes definir en qué gastas tu dinero, a través de 4 categorías que te ayudarán a determinar en qué estás gastando más dinero de lo debido y a qué tipo de cosas debes darle prioridad.

Las categorias son: supervivencia, ocio/diversión, educación/cultura, y extras.


5. Seguimiento diario y semanal de tus gastos
De la misma manera que cuando creamos un presupuesto, debemos ir apuntando nuestros gastos diarios ubicados en las diferentes categorías, para, a partir de ellos, poder realizar los diferentes balances. Esto nos permitirá no solo conocer cuánto dinero gastamos semanalmente, sino también nos permitirá identifcar las categorías en las que gastamos más de lo que debemos, y aquellas en las que estamos gastando lo suficiente.

6. Análisis de los resultados obtenidos
Al final de cada mes, podrás analizar en qué días y semanas gastas más dinero, si lograste o no tus metas propuestas y qué cosas debes cambiar para conseguir mejores resultados en el siguiente mes. Estas son algunas preguntas que puedes formularte para tener un análisis mucho más productivo de tus resultados mensuales:

¿Cuánto ingresos tuviste este mes?
¿Cuánto te gustaría ahorrar el próximo mes?
¿Cuánto estás gastando en cada categoría?
¿Qué gastos quitarías para el próximo mes?


Qué buena herramienta para la toma de decisiones, ¿verdad?



7. Fijarte mejores objetivos
A partir de los resutados obtenidos en el mes, puedes ir aumentando tu meta mensual de ahorro. Verás que con el paso de los meses, podrás sentirte orgulloso de tu cultura financiera, y verás excelentes resultados en el control de tus gastos mensuales. No en vano los japoneses, desde muy pequeños, adquieren el hábito de tener totalmente organizadas sus finanzas personales, lo que les facilita la cultura de ahorro a lo largo de su vida. No está de más que les enseñes este método a tus hijos y sobrinos, ¡sería un gran regalo para sus vidas!








+18
16
0
16Comentarios