Check the new version here

Popular channels

Mickey y Donald, prohibidos por los salafistas egipcios

Por Raymond Ibrahim



El Dr. Yasir Burhami, vicepresidente del partido salafista egipcio, emitió una fetua (decreto islámico) la semana pasada, en la que afirmaba que está prohibido colgar imágenes “del Pato Donald o del Ratón Mickey” en los dormitorios infantiles.
Burhami añadió en la página web ana salafi: (“Soy salafista”)


Todos los juguetes infantiles son arrojados al suelo por el niño, que luego los abraza, y con eso no hay problema. Sin embargo, no veo permisible colgar semejantes imágenes, según un hadiz sahih [canónico] del profeta del islam (paz y bendiciones a él), que dice “Los ángeles no entran en los hogares en los que hay un perro o una imagen”.


Los salafistas son musulmanes de hoy en día que siguen escrupulosamente las palabras y hechos de Mahoma, profeta del islam, tal y como están recogidas en el hadiz y en otras fuentes. Debido a ello, son una mina de información en lo relativo a las prácticas y enseñanzas del fundador del islam y de sus primeros seguidores.

No resulta sorprendente, por tanto, que sean musulmanes de mentalidad salafista quienes evocan y defienden habitualmente una serie de cosas consideradas absurdas o perversas en un contexto occidental: desde tratar de implantar un hadiz canónico que obliga a las mujeres a amamantar a hombres adultos (de forma irónica, es para proteger su “castidad”) a beber orina de camello para gozar de buena salud o a instar a la destrucción de todas las iglesias. En todos estos casos, fue Mahoma quien lo dijo así.

De acuerdo a ello, el mismo Dr. Burhami, el líder salafista egipcio, ha sido responsable de una serie de fetuas “controvertidas”, en las que ha declarado, por ejemplo, que el islam permite que los maridos musulmanes dejen a sus esposas en manos de violadores para poder salvar su propia vida; que, aunque un hombre musulmán puede casarse con no musulmanas, concretamente con cristianas y judías, debe odiarlas –y demostrarles que lo hace– porque son “infieles” (aunque disfrute de ellas sexualmente); que los taxistas y conductores de autobús musulmanes tienen prohibido transportar a sacerdotes cristianos coptos a sus iglesias, respecto a lo que dijo que está “más prohibido que llevar a alguien a una licorería”; que el matrimonio con chicas menores de edad es permisible; que los musulmanes no deben celebrar el Día de la Madre –“aunque ello entristezca a vuestras madres”–, porque es una innovación occidental; y que a los musulmanes no se les permite abandonar el islam.

Ésta es la mentalidad a la que el Gobierno egipcio de Al Sisi ha permitido recientemente regresar a las mezquitas y a los medios del país.
0No comments yet